El presidente Duque, la nueva Mineducación y la Uniautónoma del Caribe

Arriba: El presidente Iván Duque; la nueva mineducación, María Victoria
Angulo y la rectora de Uniautónoma, Claudia Da Cunha

Por John Acosta

Se respira un aire de optimismo en la Universidad Autónoma del Caribe. Los empleados, docentes y administrativos, nos hemos permitido soñar de nuevo; incluso, muchos hemos reactivado los pequeños proyectos productivos que, de manera individual, habíamos iniciado y habíamos abandonados a mitad de camino porque la empresa criminal que saqueó a nuestra institución educativa nos asfixió económicamente. Aunque nunca dejamos perder la calidad académica, los delincuentes de cuello blanco, saqueadores de nuestra organización de estudios superiores, nos golpearon duro. Este básico problema de déficit presupuestal lo estamos superando ya, afortunadamente.

Sin duda, la rectora Claudia Da Cunha Tcachman ha liderado bien este proceso de recuperación. Ya se nos paga cumplidamente el salario del último mes trabajado más el abono, cada treinta días, de medio mes de los tres meses caídos hasta superar por completo esa deuda; es decir, ahora recibiremos mes y medio de sueldo hasta diciembre, que es cuando la universidad se pone al día con todos sus docentes y administrativos. Con esto, los empleados de esta querida institución hemos podido ver el vestigio de luz al final del túnel, después de más de dos años de padecimiento silencioso, inicialmente, y de tragedia pública, después, durante ese transitar tortuoso por el pasillo oscuro por donde nos condujo la empresa criminal que masacró (hasta ahora, impunemente) la economía de esta organización académica.

Víctor Armenta
En su momento, criticamos con fortaleza el nombramiento de Víctor Armenta del Gordo en la Rectoría, pues lo hizo, precisamente, la cabeza del monstruo que nos arruinó; sin embargo, hay que reconocer que el académico nos sorprendió positivamente con sus acciones:retiró a varios altos funcionarios de la administración de Ramsés Vargas, abrió convocatoria para ocupar algunos de los cargos que iban quedando, como el de la Secretaría General; incluso, dejó bastante avanzado el proceso de elección de los representantes de los docentes, de los egresados y de los estudiantes al Consejo Directivo de la universidad. Lamentablemente, los estertores agazapados de la empresa criminal que desfalcó las finanzas de nuestra institución aún mueven sus tentáculos ponzoñosos para esconder información valiosa o demorar la entrega de datos precisos; así boicotearon el proceso que llevaba Armenta del Gordo con el ministerio de Educación para el análisis del estado real de nuestra institución. Es cuando este Ministerio decide nombrar a la rectora actual, quien ha hecho un enorme trabajo para organizar las maltrechas finanzas que dejó la horda de altos directivos, quienes todavía deambulan impunes porque no ha habido poder humano que los juzgue.

Es placentero para docentes y demás empleados de esta universidad, regresar a los centros comerciales con la familia, después de tanto tiempo encerrados obligatoriamente en la casa por la falta de plata, y encontrarse, casualmente, con sonrientes compañeros de trabajo en esos lugares de esparcimiento. Así es: los trabajadores de la Universidad Autónoma del Caribe hemos vuelto a nacer a la vida comercial de este país, después de padecer miles de penurias por culpa de unos facinerosos que aún gozan de total libertad.

Claudia Da Cunha
Hemos estado atento de blindar a la universidad de las amenazas externas, como las embestidas de los politiqueros de Barranquilla para apoderarse de esta empresa de educación superior. Confesamos que, bajo este imperativo y firme propósito, a veces, juzgamos a priori; sin embargo, estamos convencidos de que, en esta materia, es mejor pecar por exceso que por defecto. Recuerdo que, cuando el Ministerio de Educación nombró a Claudia Da Cunha como rectora de nuestra universidad, al principio, tuvimos dudas por su independencia política, pero las acertadas acciones demostraron que es una ejecutiva académica sin amarras partidistas.

En este sentido, estamos a laexpectativa de lo que pueda suceder con el cambio de gobierno, a partir del 7de agosto de 2018. La Universidad Autónoma del Caribe, afortunadamente, sigue con la mentalidad librepensadora de su comunidad académica: eso quedó evidente en las pasadas elecciones presidenciales, donde la ideología variopinta de todos permitió que hubiese participación para los distintos matices en confrontación democrática; incluso, hasta para el abstencionismo.

María Victoria Angulo
Quienes votamos por la fórmula de Iván Duque y Martha Lucía Ramírez (y no fuimos pocos en esta universidad) tenemos la seguridad de no ser decepcionados con el manejo que el Ministerio de Educación le dará a nuestra institución de educación superior. Creemos que se debe apoyar el exitoso proceso de recuperación logrado hasta ahora, pues un cambio de rumbo podría abortar el avance obtenido por nosotros. Concretamente, esperamos de la nueva ministra de Educación, María Victoria Angulo, nombrada por el presidente electo, Iván Duque, permitir correr el flujo de calidad académica (que nunca hemos perdido, a pesar del derrumbe financiero al cual fuimos sometidos); es malo para una institución cambiar de rector más de dos o tres veces en un mismo año, aunque, si las circunstancias lo exige, debe hacerse, pero ese no es el caso para la Universidad Autónoma del Caribe, como lo hemos argumentado a lo largo de este escrito.



Iván Duque
Desde el punto de vista de mi posición ideológica, me dolió que Iván Duque no haya ganado en Barranquilla ni en el departamento del Atlántico, pero, cuando pienso en el bienestar de la universidad donde llevo laborando más de un cuarto de mi vida, considero fue lo mejor que pudo haber pasado, pues, dada la triste y arraigada costumbre política, Duque no le debe nada a ningún politiquero de esta zona y, por tanto, entre muchos otros cargos y contratos, no se feriará la Rectoría de la Universidad Autónoma del Caribe para pagar favores electorales. Pienso que, por lo menos desde este punto de vista, está garantizada lacontinuidad del exitoso proceso llevado hasta ahora por Claudia Da Cunha.


Artículos relacionados:

Ni Duque ni Petro se refirieron a la impunidad por caso Uniautónoma

Docentes y estudiantes, el privilegio de reescribir la historia de Uniautónoma

Homenaje público a la heroína oculta de la crisis de Uniautónoma

La Fiscalía General no mete a la cárcel a los culpables del robo a Uniautónoma

Estudiantes promueven una cultura de amor hacia la Universidad Autónoma del Caribe

Bajada de sueldo por bonificación: el pauperismo que legó Ramsés Vargas

Sintrauac: ¿… Y Ramsés Vargas se salió con la suya? (1)

La negociación: ¿... Y se salió Ramsés Vargas con la suya? (2)

Los retos del nuevo Rector de Uniautónoma para desligarse de Ramsés Vargas

Honores y disculpas a los aguerridos estudiantes de Uniautónoma del Caribe

Silvia Gette y Ramsés Vargas: harinas del mismo costal

Crisis en Uniautónoma del Caribe: ¿y mi derecho al silencio?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

El Mono Arjona de la novela de Diomedes Díaz es la antítesis de El Negro Acosta de la vida real

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad