Homenaje público a la heroína oculta de la crisis de Uniautónoma


Por John Acosta

Facebook suele ser cruel, a veces. Y uno, masoquista, que propaga la ferocidad de esta red social; incluso, cuando lo compartido taladra hasta las profundidades más recónditas del alma. Me acabó de pasar ahora en carnavales. Facebook me recordó una foto de hace dos años, así sin anestesia: era pleno sábado, cuando el furor de estas fiestas estaban en todo su apogeo y yo, tirado en la cama de mi casa porque no tenía ninguna posibilidad financiera de disfrutar de este jolgorio. Me tocó hacer lo único que la tecnología ha inventado para sobrellevar casos como el mío: curucutear las redes en mi celular para obligar a que el sueño me dominara y poder escapar así del infortunio de esta varadez sin precedentes, pero llegó Facebook y ¡zaz!, me espetó la bendita foto esa para rematarme  el orgullo, mal herido por la situación que nos embarga. En el retrato aparecemos mi compañera de hogar y yo, con pinta carnestolénica, listos para la Batalla de flores de hace dos años. Y me decía: “Este recuerdo no lo verá nadie si usted no la comparte”. Y lo compartí.

Debo confesar que solo hasta entonces, cuando la vi retratada sonriente, con sus flores carnavaleras adornándole la cabeza, me pude dar cuenta de la magnitud de su entrega. En casi 20 años que llevamos de vida en común, casi nunca la he visto ver televisión: solo lo ha hecho para disfrutar en vivo, a través del canal regional Telecaribe, de estas fiestas del desorden admitido y de la gozadera. Y lo hacía en el descanso que tomaba en la casa para emprender al día siguiente, con más ímpetu, la diversión presencial de su desborde anímico. Este año, sin embargo, apenas pudo salir dos veces. Y, en ninguna de esas, pude acompañarla, pues no quisimos pasar por la vergüenza de que la amiga que la invitó corriera también con mis gastos.
No solo el carnaval


La demora en el pago de nómina a los empleados de la Universidad Autónoma del Caribe, motivada por el desfalco al que fue sometida esta institución durante la nefasta administración que logramos sacar a punta de protestas masivas, nos ha llevado, a las más de mil familias que dependemos de esta organización académica, a sortear todos los días la iliquidez con los milagros cotidianos de la sobrevivencia. Y el autor central de estos prodigios frecuentes no es un ser sobrenatural que viene desde la divinidad a condolerse de estas víctimas de la avaricia desmedida de unas personas corruptas. No. Es un personaje de carne y hueso que le ha tocado echarse encima el desafío de salir airoso de esta dura prueba que unos criminales de cuello blanco nos atravesaron en el trasegar rutinario de los trabajadores de la Universidad Autónoma del Caribe. Es, por supuesto, la mujer dedicada y valiente que saca fuerzas de donde no las tiene para reanimar al marido acorralado por la desgracia.

La misma que soporta en silencio e impotente las volteadas constantes del hombre que está acostado a su lado en las noches interminables, azotado por el insomnio que produce la preocupación de los recibos de servicios públicos sin pagar, tirados sobre la mesa del comedor. La que comprende los mal genios repentinos y explotados contra los seres amados, que son los más cercanos. El mismo que llega otra vez al final de la tarde, con sus ojos hinchados y enrojecidos por la falta de sueño y encuentra unos calderos y unas ollas sobre la estufa, albergando alimentos cocidos, surgidos de la nada: producto del prodigio de la maga del hogar; y ya no hay sobre la mesa ni un papel que evidencie la deuda de la luz, del agua, del gas, de la televisión y del internet: están guardados ya en el fólder de las facturas pagadas. Lo que no nota el compañero distraído son las orejas sin los aretes, ni la muñeca amada sin la pulsera, ni el pecho palpitante sin la cadena con su dije: la vanidad mujeril entregada a la subsistencia de la familia.

Ni una frase de reproche que pueda herir la susceptibilidad vulnerada del esposo, humillado por las circunstancias laborales. Ni siquiera un inquietante “¿ya te pagaron?”. Mucho menos un injurioso “¿cuándo dicen que te pagan?” Nada de eso. Solo la creatividad femenina en busca de sortilegios que apacigüen la agonía diaria, infligida por unos directivos criminales que todavía gozan de total impunidad.

La esperanza, sin embargo, se mantiene intacta. La de ella para inyectarle optimismo al marido golpeado. Y la de él para no desanimar el positivismo de su compañera milagrosa.

Artículos relacionados:









Comentarios

JUANA CASTRILLO dijo…
Que lindo profesor John como enaltece a esa mujer tan buena que tiene a su lado.Usted es un caballero muy admirable.Ejemplo para muchos.
Laura Duran dijo…
Se dice que cuando dos personas adquieren de un matrimonio automáticamente se vuelven uno solo y yo pienso que esta mujer lo ha sabido sobre llevar y manejar como es. divinas las palabras y orgulloso se debe sentir ud al lado de tan excelente mujer, definitivamente da un buen ejemplo a pesar de la crisis que están pasando.

EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO

Entradas más populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

El Mono Arjona de la novela de Diomedes Díaz es la antítesis de El Negro Acosta de la vida real

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad