Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

¿El perdón social a las Farc sustituye su culpabilidad jurídica?

Por John Acosta
Debo confesar que me sorprendió gratamente el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), cuando en su discurso de firma de los acuerdos en Cartagena ofreció perdón a las víctimas de las acciones violentas de esta guerrilla cincuentenaria. Durante el proceso de diálogo en La Habana, los cabecillas de las Farc manifestaban siempre que ellos no tenían nada de qué arrepentirse y, por lo tanto, no ofrecerían perdón. A esto último es a lo que nos tenían acostumbrados la gente de Tirofijo, pues la dureza de este grupo armado fue lo que siempre afloró en los más de 50 años de vida revolucionaria. De manera que ver y escuchar esa tarde a Timochenko reconociendo sus errores y ofreciendo perdón por ellos es, por lo menos, refrescante para el alma. Vea aquí el perdón a Timochenko:

Las estacas

Estar viejo es luchar en cada despertar para aceptar y resolver los nuevos laberintos que van forjando las arrugas en la piel, en las manos y en los recuerdos
Por Linda Esperanza Aragón
¿Cómo se hace para arrancar esas estacas que se clavan y se vuelven indelebles? ¿Será posible ocultar unas cuantas estacas? Mucha gente lo intenta a través de cremas rejuvenecedoras, cosméticos y cirugías; hacen más rico a este sector industrial. No obstante, las estacas seguirán clavadas; seguirán justo donde están, pues la mentira no tiene fuerza en el territorio en que estas se instalan. Y por mucho que se intente sacarlas, el tiempo no miente, aunque el cuerpo refleje un rejuvenecimiento manipulado; el tiempo es franco.

Jóvenes universitarios leyeron el acuerdo Santos-Timochenko y reflexionaron sobre él

Por John Acosta
Cerca de mil estudiantes de las diferentes disciplinas que ofrece la Universidad Autónoma del Caribe se leyeron los seis puntos del acuerdo firmado entre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), alias Timochenko, en una actividad académica promovida por el curso transversal obligatorio Sociedad y Cultura para la Paz.

Quiénes son los intelectuales no uribistas que apoyan el No al acuerdo Santos-Timochenko

Dentro del submundo gris en que ha caído el debate político en torno al Plebiscito para refrendar o no los acuerdos a que llegaron los delegados del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y del líder máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Timoleón Jiménez –Timochenko-, ha prevalecido el oscuro interés de ambas campañas (los del Sí y los del No) en minimizar la discusión a solo una disputa personal entre Álvaro Uribe Vélez y el actual presidente de Colombia. Por supuesto, cada una de las dos campañas tiene defensores disímiles entre sí y que no necesariamente comulgan ni con el ex presidente Uribe (muchos del No) ni con el presidente Santos (muchos del Sí).

Dos nobeles de paz, Piero y otras personalidades pensaron el Siglo XXI en Uniautónoma

Fotos y textos: equipo de Comunicaciones de Uniautónoma
Pensando el Siglo XXI, el evento institucional de la Universidad Autónoma del Caribe, reflexionó en su versión 2016 sobre Construcción de Paz en tiempos de Incertidumbre.
La Universidad Autónoma del Caribe otorgó a las nobeles de Paz Rigoberta Menchú y Jody Williams, el título de doctoras Honoris Causa, la máxima distinción de la institución. El Consejo Directivo de la Universidad Autónoma del Caribe exaltó las obras de las nobeles por sus esfuerzos contra la discriminación, la violencia, por una sociedad en paz, la defensa de los derechos humanos y por el fin del conflicto en las sociedades en las que vivieron.

¿Regresó la pueril estrategia electoral de polvorizar al oponente mediante condenas políticas y jurídicas?

Por John Acosta
Los hechos se empecinan en demostrar que, al parecer, ha regresado la misma estrategia pueril de la anterior campaña presidencial colombiana como arma trapera para desacreditar al contrincante, ahora en otra campaña electoral, la del plebiscito.
La campaña presidencial de 2014 se caracterizó por la guerra sucia entre los candidatos más opcionados: Juan Manuel Santos a la reelección, apoyado por los partidos de la U, Liberal y Cambio Radical, y Óscar Iván Zuluaga, del partido Centro Democrático. (Lea aquí: Queremos propuestas, no agravios, señores Santos y Zuluaga) El país presenció, impávido, los ataques de lado y lado, que, incluso, rayaban en la bajeza. Por supuesto, en estas batallas por la degradación moral y sicológica del adversario tenía las de ganar quien ostentaba el máximo cargo de la República, pues contaba a su disposición con toda la parafernalia  económica, militar, política y hasta jurídica para responder los ataques del contrincante y fabricar el riposte…