Estudiantes promueven una cultura de amor hacia la Universidad Autónoma del Caribe


Por Rachelle Parrado
El pasado 10 de abril, el grupo estudiantil independiente Acción UAC, junto con el Movimiento Actus, decidieron emprender acciones frente a la notable crisis por la que atraviesa la Universidad Autónoma de Caribe, de manera que a través de las redes sociales difundieron invitaciones, dirigidas a todo el cuerpo estudiantil, para llevar a cabo su primera actividad, la cual titularon “Gran jornada de limpieza”. Permaneciendo fieles a su discurso sobre la necesidad de reestructurar la Sala General, entre otros aspectos, los estudiantes líderes de estos grupos optaron por tomar los problemas inmediatos que ha dejado a flote la deplorable situación financiera de la institución, y convertirlas en oportunidades para generar conciencia cívica en la comunidad educativa.


El mal estado de los salones, pasillos, baños y sitios comunes de la universidad, ha dejado en evidencia, en primer lugar, la lamentable situación del alma mater, además de la usencia de la gran mayoría de los empleados dedicados a oficios varios, y, por último, y no menos grave, la apatía y la falta de sentido de pertenencia de la comunidad estudiantil. Por esto, Acción UAC se planteó la posibilidad de crear actividades que atendieran primeramente a la sensibilización, para crear una cultura de amor por la institución, partiendo de su realidad actual como argumento. Su objetivo principal es claro; William Borja, estudiante de sexto semestre de Comunicación Social y Periodismo y unos de los líderes y vocero principal del grupo, expresa: “Hemos decidido crear conciencia de nuestros entornos primeramente, y de la importancia que tiene la universidad en la sociedad”.

Desde muy temprano, el día 11 de abril, los estudiantes que atendieron al llamado de sumarse a la jornada, se reunieron para dejar sus donaciones de escobas, traperos, detergentes, tapabocas, recogedores, y demás utensilios solicitados por el grupo, para empezar la limpieza ese mismo día entre las 3:00 p.m. y las 7:00 p.m. Sin embargo, se hizo evidente que los estudiantes no solo participaron con sus donativos; en los rincones de la universidad, jóvenes de distintos programas y semestres y no pertenecientes al grupo Acción UAC, se integraron en la recolección de basuras y limpieza. La actividad se llevó a cabo satisfactoriamente, así lo comenta con entusiasmo Borja: “Entendimos que la respuesta era positiva, que agarrar una escoba no solamente era hacer aseo, sino que utilizarla era la representación de una toma de conciencia. Eso motivó que la suma independiente del estudiante fuera algo genuino que poco a poco fue creciendo hasta que logramos vincular tanto a estudiantes, como profesores y administrativos”.


Se prevé, por cuenta del grupo, que más actividades de carácter pedagógico se realicen en las próximas semanas, todas ellas con la intención de generar un sentido de pertenecía hacia la institución. El compañero Borja hace énfasis en lo siguiente: “Es necesario que en estos nuevos procesos que se adelantan dentro de la universidad, el estudiante entienda que su participación es fundamental”; de manera que, si se logra hacer una reflexión sobre la importancia de la intervención, seguimiento y veeduría a los procesos administrativos por parte de estudiantes, siendo la masa más grande dentro de la institución, sería una gran victoria frente a las hostilidades que afligen al alma mater, y un avance considerable en la construcción de una cultura de amor por la universidad. 

Artículos relacionados:

Crisis en Uniautónoma del Caribe: ¿y mi derecho al silencio?

Silvia Gette y Ramsés Vargas: harinas del mismo costal

Honores y disculpas a los aguerridos estudiantes de Uniautónoma del Caribe

Los retos del nuevo Rector de Uniautónoma para desligarse de Ramsés Vargas

Sintrauac: ¿… Y Ramsés Vargas se salió con la suya? (1)

La negociación: ¿... Y se salió Ramsés Vargas con la suya? (2)

Bajada de sueldo por bonificación: el pauperismo que legó Ramsés Vargas

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

El Mono Arjona de la novela de Diomedes Díaz es la antítesis de El Negro Acosta de la vida real

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad