Con "El Poder sanador de la filosofía", regresó el Café filosófico a Uniautónoma

Un evento que apunta a una educación integral
 Por Keller Maideth Gámez Pérez

A partir de las 2:45 p.m. del 24 de septiembre, los estudiantes llegaron a la biblioteca Benjamín Sarta de la Universidad Autónoma del Caribe a participar en la nueva reflexión que programó el ‘Café filosófico’.

Patricia Celemín, directora de la biblioteca Benjamín Sarta, se encargó de darle la bienvenida a los estudiantes y maestros; en sus palabras resaltó la importancia de abrir estos espacios de reflexión que apuntan a una educación integral. La biblioteca, junto con el Departamento de Humanidades, ambas unidades pertenecen a la Universidad Autónoma del Caribe, han hecho causa común para realizar el Café filosófico periódicamente.


En esta ocasión, el filósofo, psicólogo y docente de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, Mauricio Pareja, tuvo en sus manos la ponencia del evento, llamada ‘Filoterapia: El poder sanador de la filosofía’. Para él, la filosofía sirve como solución para las problemáticas que se nos presentan día a día, y la carencia de ella en nuestras vidas ha hecho que se pierda el valor de la madre de todas las ciencias.

El profesor aprovechó el aroma a café que inundaba la sala para relacionarlo con el concepto erróneo que se tiene de la filosofía. Comentó que muchos asocian la terminación “filos” con hambre, puesto que ese es el significado que se le atribuye en la costa Caribe colombiana. Pero hizo la aclaración y desglosó la palabra filosofía: Philos = amor. Sofos= sabiduría. Sin embargo, según explicó, también existe una variación del último concepto porque en la cotidianidad se cree que tiene algo que ver con inteligencia.

Por ello, el filósofo piensa que se ha desvinculado la carrera de filosofía con la vida cotidiana, así que la filoterapia es el ejemplo adecuado para entender por qué es necesaria en nuestras vidas.

Filoterapia: una fuerza sanadora

A manera de introducción, hizo un recorrido por los temas tratados por esta. En la antigüedad, cuando había ausencia total de ella, las personas esperaban que Dios resolviera cada aspecto de sus vidas: “Dios estaba hasta en la sopa”, dijo Pareja. Entonces, la filosofía llegó como esa posibilidad que le permitió a los humanos pensar por sí mismos y crear una mejor sociedad.

Así que se iniciaron los estudios del hombre, la sociedad, la naturaleza, el arge, que es el origen del universo, entre otros. Pero no hay que alarmase, no se debe pensar que se deja a un lado las creencias religiosas, sino que es esencial para todos: creyentes y no creyentes.

Luego, desarrolló la explicación de la premisa: “La carencia de la filosofía nos da problemas”. El ejemplo que utilizó para que los presentes entendieran fue el del uso de una frase coloquial: “Hablando se entiende la gente”; manifestó que dicha expresión está incompleta si no hay filosofía, porque lo que se debe hacer es dialogar filosóficamente, sino todo se convertiría en un “vomitadero de racionalidad”, donde todos quieren tener la razón y no tienen ni un argumento de esta magnitud.

“La capacidad de razonar es terapéutica”. Mauricio dijo que es primordial porque nos ayuda prevenir de muchos males. Característica que ayudaría a los adolescentes, o todos los que se comporten como tal, porque es la etapa que se basa en hacer. “Haz, pero haz bien”, mencionó. Aquí entra en juego el papel de la sabiduría, para que todos sepamos vivir la vida. Sin embargo, no se puede ver la terapia como la salvadora esperada, porque no es un hecho puntual, es un camino.

Se llegó al punto de entender que se debe tener el hábito de filosofar, esto se puede hacer leyendo libros que nos ayuden a entendernos a nosotros mismos y a los demás, y desarrollen nuestra capacidad de discernir filosóficamente para tomar buenas decisiones en lugar de las malas.



Seis verdades terapéuticas para la vida

La hora del fin del evento llegaba y el ponente concluyó con seis verdades terapéuticas para la vida:

1.    Comprender el tipo de personalidad nos permite romper con los patrones repetitivos de nuestro pasado.
2.    La propia naturaleza de la personalidad recibe una tendencia a ocultar muchas verdades sobre nosotros mismos.
-Esencia: Es lo que hace que tú seas tú y no otra cosa.
-Personalidad: Máscara
3.    Las máscaras están hechas de acuerdo con tu cualidad esencial.
-No se debe permitir que la máscara tome el control.
4.    Mi cualidad esencial se vuelve mi peor pesadilla cuando vivo de manera obsesiva y compulsiva.
-Obsesiva: Idea que se repite en forma descontrolada.
-Compulsiva: Acción que se repite en forma descontrolada.
5.    Parte A: La gente no cambia
Parte B: Pero la gente sí cambia.
Cambiar no es dejar de ser, es ver en la dirección correcta.
6.    Todo gran don requiere de una gran responsabilidad.

Así finalizó ‘Filoterapia: El poder sanador de la filosofía’, la directora les dio las gracias a los asistentes, al conferencista y al director del Departamento de Humanidades, John Acosta, por su colaboración en el Café filosófico.

Luego el profesor Juan Carlos Escalante hizo una intervención, donde reflexionó sobre el tiempo que se debe invertir filosofando, acto que ayuda a hacer una introspección. Además, enfatizó en lo esencial de seguir abriendo estos espacios en la universidad, para conseguir la calidad anhelada.

El evento culminó con una invitación a los estudiantes para que asistan a la próxima presentación del Café filosófico.

Artículos relacionados:












Comentarios

Entradas más populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

El Mono Arjona de la novela de Diomedes Díaz es la antítesis de El Negro Acosta de la vida real

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad