Ir al contenido principal

Debemos ser escultores de nuestra propia vida: Arturo Barros

Arturo Barros
Por Karen Lizeth Niño

"Los seres humanos siempre delante de nosotros encontramos unas bifurcaciones", así inició Arturo Barros su respuesta a la pregunta ¿Por qué estamos donde estamos?, tema central del Café Literario realizado en días pasados por el Departamento de Humanidades de la Universidad Autónoma del Caribe. Barros, organizador del evento y quién lo presidió, basó su ponencia en las decisiones humanas y las bifurcaciones encontradas a la hora de elegir y en lo que luego esta determinación causa, llevándonos al final a ser el producto del camino que vamos escogiendo a lo largo de nuestras vidas.


Cuando un ser humano decide sobre algún aspecto de su vida, está aceptando un camino y rechazando otro. Esta elección siempre depende de la navegación que realice el pensamiento humano. Según Barros y los académicos en los cuales se enfocó, especialmente Artur Manfred Max Neef, autor de un libro también titulado ¿Por qué estamos donde estamos?, rechazar un camino no implica que este quede por fuera de lo que somos, pues el ser humano está directamente relacionado a sus circunstancias y de allí es que parte a elegir entre sus opciones.

En la historia de la humanidad, la navegación de las decisiones del hombre ha influido hasta en las condiciones sociales. Académicamente, los paradigmas centran sus bases en un autor o en una ideología según la elección efectuada por las clases imperantes, esto ocasiona que el desarrollo social se lleve de una forma u otra. Arturo explicó lo anterior dando ejemplos de distintos autores que han sido rechazados o aceptados en el proceder académico, social y cultural. Sumado a esto, añadió que "lo que era un medio lo convertimos en un fin y lo que es un fin lo hemos convertido en un medio". Lo anterior, tal como la elección de autores, definen las condiciones sociales en las que vivimos, la desigualdad, exclusión social y el hecho de que, por ejemplo, un continente como América Latina aun teniendo tantas riquezas, se encuentre sumido en la miseria y en la marginalidad. Dadas sus determinaciones, el mismo hombre ha generado que hoy sin importar los avances y cambios paradigmáticos, se siga explotando a las clases menos favorecidas o alienando, como diría Marx.

Usted puede ver el video del evento aquí:



Durante el encuentro muchos de los asistentes realizaron intervenciones, en estas interrogaban al ponente respecto a aquellas incertidumbres que aquejan el proceder humano y que dificultan la escogencia del camino apropiado para el logro de los objetivos.


Para concluir, Arturo Barros Ortegón, dejo a los estudiantes esta reflexión: "Ustedes son escultores de su propia vida, por eso nosotros somos lo que hacemos y no lo que hacen de nosotros", permitiendo así que los asistentes a este encuentro logren discernir respecto al rumbo que dan a sus vidas con cada paso y camino que eligen. 

Artículos relacionados:





Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.