Ir al contenido principal

Carta abierta a los directivos de Fecode, de un padre de familia de colegio público

Por John Acosta

Empiezo a escribirles esta carta a las 6:00 de la tarde porque, después de terminar mi jornada laboral, no quiero llegar a mi casa. Otras veces, no veo la hora en que llegue el final de la tarde para ir a compartir con mi familia; sin embargo, hoy es diferente. La razón es triste y contundente: se me cae la cara de la vergüenza al ver a mis dos hijas a los ojos. No sé cómo explicarles por qué ellas son las únicas del conjunto residencial donde vivimos que llevan más de una semana sin poder asistir a clases porque sus profesores están en paro. Un medio día de la semana pasada, uno de los vecinitos que acababa de llegar de su colegio privado, se topó con mi hijita menor. Su asombro fue enorme: “¿Qué te pasó?, ¿por qué no fuiste hoy al colegio?”, le preguntó a mi pequeña hija, cuando la vio sin uniforme. “Es que estamos en paro”, le respondió ella con resignación. Quise que me tragara la tierra cuando el inocente niño preguntó todavía más extrañado: “¿Y qué es paro”?


Yo sé que ustedes, señores directivos de Fecode, estarán pensando que, sencillo, les explique a mis dos hijas menores que sus profesores están en huelga porque un grupo de ellos están ganando un millón doscientos mil pesos mensuales y quieren ganar más. Me queda muy difícil hacerles entender que eso es poco dinero, cuando la mayoría de los padres de sus compañeritos de clases ganan mucho menos de la mitad de eso. Yo mismo tengo que hacerme un lavado enorme de cerebro y aceptar que sí, que es muy poco sueldo, cuando mis colegas periodistas recién graduados ganan ochocientos mil pesos (y no hacen paro porque, entre otras cosas, no habría quién informara a la gente sobre esa huelga).

Tendría que explicarles también a mis hijas que antes de que ese grupo de profesores ganara millón doscientos mil pesos, los docentes tenían un envidiable régimen laboral, que les permitía, incluso, alcanzar hasta tres pensiones. No sería muy difícil hablarles de esto, pues ellas conocen a una tía política (esposa de un tío de ellas, no que haga parte de la fauna política de este país) que, gracias a esos desmanes salariales, tiene finca, dos costosas casas, un flamante carro, dos hijos profesionales que los educó en universidades privadas. Por supuesto, tendría que decirles que, precisamente, esos descalabros de nóminas fueron los que llevaron al Estado aplicar los correctivos que degeneraron en la situación actual; es decir, a una situación exagerada se le aplicó otra medida extrema.

Obviamente, a la disposición descomunal y holgada que gozaban antes, se llegó tras una deuda histórica que tenía la nación con los profesores. La grave situación del docente de entonces, llevó a que el compositor Hernando Marín se inspirara para parir esa hermosa canción: Los Maestros, interpretada por Poncho y Emilianito, Los Hermanos Zuleta. “Y las gallinas de arriba le echan flores a las de abajo” (“¿Flores?, jumm”, decía, pícaramente, Poncho), terminaba el autor su obra, refiriéndose a que, quienes tenían el poder en el gobierno, maltrataban al profesor. La solución excesiva a esa antaña injusticia, hizo que muchos obreros de a pie a los que no son directivos de sindicatos, me refiero), se sintieran gallinas de abajo frente a los docentes.

Señores directivos de Fecode, lo anterior indica que no se debe seguir cometiendo el error de buscar soluciones extremas a las sucesivas problemáticas que han originado las continuas medidas exageradas.

Me tocaría, también, señores directivos de Fecode, decirles a mis hijitas que a ustedes les da lo mismo que el paro se prolongue, pues los hijos de ustedes, aunque suene tristemente contradictorio, no estudian en colegios públicos. Así es, los hijos de los directivos de Fecode estudian en los colegios privados más caros del país. Un colega periodista, que se retiró de los medios porque ganaba muy poco, ahora es docente de un colegio público: él está entre los que ganan el millón doscientos mil pesos. Ese colega me dijo, a raíz del paro actual, que no hay un solo profesor de colegio público que tenga sus hijos estudiando en colegios públicos. A mí me parece una exageración esa afirmación. “Ni siquiera yo, que soy de los que menos gana”, me dijo el ex colega.

Por último, señores directivos de Fecode, no sé cómo explicarles a mis pequeñas hijas otra contrariedad de este paro. Porque es muy jodido hacerles entender que quienes las evalúan a ellas, no quieren que el Estado los evalúe a ellos. A mí me da mucha pena con ustedes, pero la evaluación docente sí es una excelente forma de garantizar la calidad de educación de mis hijas. Le agradezco al Estado, como padre de familia, que se mantenga firme en ello, que no ceda ni un solo milímetro en este sentido. Es comprensible que a ustedes les importe un rábano la calidad de la educación pública, al fin y al cabo sus hijos tienen garantizada la calidad en los colegios privados donde ustedes sí han podido matricularlos. Ese derecho no me le dejo quitar por el egoísmo de unos directivos sindicales.

Mis dos hijas menores estudian en uno de los mejores colegios de Barranquilla
Ojalá no lo dañe Fecode
Sé que esta misiva les importa nada a ustedes. Sé que es tratar de disparar pólvora mojada, por las razones expuestas arriba. Es más, corro el riesgo de ser catalogado por ustedes como paramilitar, neonazi, pro yanqui, ultraderechista, pequeño burgués, fascista, en fin, toda esa verborrea caduca de los años 50 que todavía la izquierda radical de Latinoamérica grita a voz en pecho cada vez que alguien comete la osadía de decirles la dolorosa verdad o les clama piedad por algo, como lo hago yo ahora, por la educación de mis hijas. Sé que la victoria que han logrado con las movilizaciones de este paro, los pone en un alto nivel en las asambleas próximas de los partidos y movimientos que ustedes tributan, como el Polo Democrático, Progresistas y Alianza Verde.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.