Ir al contenido principal

¿Para qué la gota mágica cuando hay uvito?

Los amplios patios de las casas de Bomba, Magdalena, la playa y los alrededores del Tarraplén poseen frondosos árboles de uvito que soportan sequías.

Por Linda Esperanza Aragón

Su nombre científico es córdia dentata poir. Aunque, realmente, se le llama por su nombre común: uvito o gomo. Pertenece a la familia de las boragináceas, y sus lugares geográficos de origen son Suramérica y Centroamérica.


El árbol de uvito puede medir 12 metros de altura, su tronco es curvo y huele a caña de azúcar. Su follaje es de un verde suave. Sus hojas son ásperas al manoseo, pero simples y alternas al mismo tiempo. Flores pequeñas de color blanco agrupadas le dan una estética fresca y genuina. Asimismo, sus frutos, que son bayas blancas ovaladas, carnosas y pegajosas, le dan a este árbol más espesura.  El árbol soporta hasta las más severas sequías.

Sus características naturales son espléndidas. Hablar de ellas detalladamente puede ser sublime. Sin embargo, quisiera darle otro toque a este texto. Esto no se tratará de una expedición botánica exhaustiva, tampoco tengo la intención de crear un herbario en la web. Prefiero hacer de todo esto una serie de relatos que intenten definir lo imprescindibles que son los frutos del árbol de uvito en la cotidianidad de Bomba, Magdalena.

En tiempos ancestrales, sus bayas se aplicaban en jarabes calientes como emolientes y los campesinos las utilizaban para contener las hemorragias en los terneros después de ser castrados. Pero, esencialmente, esos frutos conservan un pegante que parece inmortal, no se agota y saca de apuros. Para qué la gota mágica o el Colbón cuando hay uvito en los amplios patios, en la playa y cerca al Tarraplén (sendero popular de la población). Nunca se ha comercializado, solo basta con pedírselo a algún vecino o dirigirse a alguno de estos sitios para conseguir el adhesivo.

Lo mejor no es el uvito, sino lo que se hace con él. Con su sustancia glutinosa es posible pegar hojas de papel y remendar billetes destrozados; incluso, el uvito ha llegado a reemplazar ese producto cosmético comercial: el gel. Los muchachos lo utilizan para hacerse peinados y resaltar sus cortes de cabello. Si no hay para el gel, entonces, se emplea el uvito.

La gente con imaginación es la que le da vida al uvito. Cuando hay que pagar las deudas, pero algún billete resulta roto, no existen excusas: pa’ eso está el uvito. Y es un artista aquel que resuelva este tipo de calamidades. Pegar con uvito requiere de cuidado y creatividad, pues el billete, al final, debe parecer flamante, como si nunca hubiese estado fraccionado.

Se cree que gozar es irse de rumba o consumir todo lo que se posee frente a nuestros ojos, sin embargo, gozar tiene otro significado más delicado, más sublime, y es que gozar también puede tratarse de disfrutar una conversación, de caminar hasta la playa para conseguir uvito, de valorar los privilegios de la naturaleza.

Por otro lado, este fruto representa cohesión social, pues cuando se va en busca de un uvito a la casa de algún vecino, es imposible que no se dé una charla amena. Siempre será importante saber qué fue lo que se rompió o qué es lo que se debe pegar. De lo aparentemente trivial brotan diálogos que conservan el interés por el otro y la solidaridad social. Por eso, el uvito no solo es adherente, sino que, además, es un componente que permite el despliegue de la interacción.

-         - Vea, hágame el favor de regalame un gajo de uvitos.

-         - Claro. ¿Qué va a pegar, comadre?

-  -Lo que pasa es que mi pelaíta tiene una tarea y necesita pegar hojas de papel.

-    -¡Hombe, cómo no! Espéreme aquí, ya le traigo el gajo.

La poetisa argentina Alejandra Pizarnik dijo que el poeta es un gran terapeuta y que el quehacer poético implica exorcizar, conjurar y reparar, de manera que escribir un poema es reparar la herida fundamental, la desgarradura.


El uvito vendría siendo como la poesía: una bella forma de unir, soldar y articular. Entonces, ¿para qué la gota mágica cuando hay uvito?

Artículos relacionados:
Fiestas de mayo en Bomba: el sabor de un pueblo

Bomba, tierra de relatos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.