Ir al contenido principal

Editorial Uniautónoma publicó dos nuevos libros del autor de este blog

Por John Acosta

La refundación de la Universidad Autónoma del Caribe marcha a todo vapor. En el vergonzoso pasado inmediato que precedió a la hoy orgullosa nueva universidad (nunca es más oscura la noche como cuando está por despuntar la claridad del alba), la publicación de un libro era un camino tortuoso en el que el autor claudicaba en el intento. Los rodeos iniciaban con lo más sencillo del proceso: el registro de la obra ante la Cámara Colombiana del Libro, pues nunca habían los míseros 70 mil pesos que costaba el ISBN, que es como la cédula de ciudadanía del texto. El descaro de la miserable actitud llegaba cuando el escritor debía sacar de su bolsillo el dinero para obtener  el bendito reconocimiento de su creación, indispensable para la publicación de su trabajo. Une vez registrada la obra, el autor debía esperar a que su libro despertara del interminable letargo a que lo sometían porque en la litografía de la institución no había ni papel ni tinta para el tiraje. Dos o tres años después de que la suela del segundo par de zapatos del insistente creador se desgastara de tanto ir a los talleres de publicación a averiguar por el estado del proceso, le salían con un deshilachado pañito de agua tibia para que calmara un poco la fiebre de publicar: le entregaban los tres (a lo sumo, cinco) únicos ejemplares que pudieron parapetar.


Hasta que, quiso Dios, que la intensidad de los rayos solares del ansiado amanecer venciera con gallardía la tenebrosa mancha negra que no permitía otear los extensos campos del conocimiento que, a pesar de todos los obstáculos, germinaban incólume en los salones de clases. Y la dominadora claridad meridiana del día se quedó para siempre en el horizonte de la nueva Universidad Autónoma del Caribe. Hasta la Litografía llegó la luz que permitió descubrir los anaqueles sombríos en donde reposaban las obras que los docentes de la institución habían esculpido con la candidez de artesanos. Y centenares de ejemplares de cada uno de esos maravillosos textos vieron, por fin, la diafanidad de las librerías. La Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) fue el escenario ideal en donde estas obras pudieron hacerse justicia a sí mismas. En los estantes capitalinos lucieron orgullosas las creaciones de los docentes de la nueva Uniautónoma y deleitaron, con la exquisitez de sus líneas, los exigentes gustos de los lectores voraces que visitaron este evento cultural.

Por un acto de elemental justicia, dos libros míos no pudieron estar en la Filbo. A pesar de hacer una larga fila de tres años (durante la tediosa tiniebla que nos antecedió), hubo que darle prioridad a otros títulos que tenían mucho más tiempo de estar represados en los anquilosados armarios del pasado reciente. Afortunadamente, les llegó la hora de sacudirse el polvo a mis dos obras y el 30 de septiembre de 2014 fueron presentados en sociedad, durante la Feria del Libro de la Universidad Autónoma del Caribe. Se trata de ¿Guajiros del montón?, en donde se recopilan 10 crónicas de personajes comunes y corrientes, que, por su tenacidad, han logrado lo que se han propuesto. Y Punzadas de la muerte, cuatro textos de periodismo narrativo que exponen el drama de la muerte en el Caribe colombiano.

¿Guajiros del montón? es un homenaje que se le hace a varios seres humanos reales que coincidieron en vivir aventuras en La Guajira colombiana. Así, una mujer que tuvo que vender su rancho porque Tabaco, el pueblo donde vivía, estaba sobre una codiciada veta de carbón, cuenta cómo es su vida ahora en la ciudad más grande de la costa norte del país; una profesora de escuela pública confiesa los fantasmas que la atormentaron cuando ella era la estudiante de primaria; un ex operador de equipo pesado de la mina de carbón a cielo abierto más grande del mundo describe el drama de su invalidez repentina por la desgracia de un disparo en Año Nuevo;  otro minero soñador narra las peripecias de haber fabricado su propio carro; un bullicioso operador de camión de 320 toneladas de capacidad relata cómo llegó a ejercer ese oficio, sin ni siquiera saber manejar una motocicleta; un grupo de indígenas wayuu decide honrar a un foráneo con una de las más altas distinciones de su raza; dos mineros más deciden, cada uno por su lado y de manera distinta, combinar su oficio de obrero  con una labor artística: pintar la vida sobre el lienzo y esculpir figuras con técnicas exóticas; un anciano de 100 años rememora su quehacer en la época de la inocencia, entre los que estás sus parrandas con el célebre Francisco El Hombre; y un humilde estudiante comparte las luchas que padeció para conseguir su título profesional.

Este libro tiene dos prólogos. El magíster en Lingüística Alejandro Espinosa Patrón, profesor de la Universidad Autónoma del Caribe y Director de la revista Encuentro, indexada en categoría B por Colciencias, y el doctor en Ciencias de la Información Jairo Valderrama, profesor investigador de la Universidad de La Sabana, hacen una reflexión sobre cada uno de los 10 textos del libro.

En Punzadas de la muerte un viejo narra, desde su ataúd, las incidencias de su propio velorio en tiempo presente y recuerda, con nostalgia de muerto, varios aspectos de su vida. En este relato, escribo sobre lo que siempre me llamó la atención: cómo viven en los pueblos del Caribe colombiano las primeras horas de luto por el pariente fallecido. Con él, me deshice de los espectros que me marcaron en la niñez con el velorio de mi abuelo, a quien le dedico el trabajo. Se titula Las primeras punzadas de la muerte y le da el título al libro. El texto Nadie asesinará la alegría del pueblo recopila algunos de los padecimientos vividos en La Junta, el terruño donde me crió mi abuela, durante la violencia guerrillera y paramilitar; de cómo el Festival Folclórico del Fique sirvió, muchas veces, como el paliativo eficaz para alejar los temores y las tristezas por los muertos que caían por las balas asesinas. En Libardo ganó seis granos de maíz, un grupo de jugadores de dominó cuentan, a su manera, las mismas historias tristes que han dejado en la población el accionar sin escrúpulos de guerrilleros y paramilitares. Finalmente, Riña estéril de un macho invertido es la historia de un gran amigo gay, que me pidió en vida que se la escribiera y que él alcanzó a leerla antes de morir de sida.


Esas son dos de las obras, iluminadas por el resplandeciente sol que, en buena hora, surcó para siempre los cielos de la nueva Universidad Autónoma del Caribe. Por supuesto, hay que darle los agradecimientos sinceros al rector de nuestra universidad, Ramsés Jonás Vargas Lamadrid, quien ha sido como el viento que despejó los nubarrones que quisieron interponerse entre el nuevo amanecer y el surgimiento de la nueva Universidad Autónoma del Caribe. Un abrazo enorme también para los colegas docentes, cuyos libros acompañan a los míos en este despejado trasegar entre exigentes lectores.

¿Guajiros del montón? se puede comprar en estos sitios web:

http://www.librosyeditores.com/tiendalemoine/literatura-y-critica-literaria/5435-guajiros-del-monton--9789584494405.html

http://www.buscalibre.com.co/libro-guajiros-del-monton/9789584494405/p/47339566

https://www.amazon.com/%C2%BFGuajiros-mont%C3%B3n-ACOSTA-RODRIGUEZ-Javier/dp/9584494406

http://www.libreroonline.com/libros/166933/acosta-rodriguez-jhon-javier/guajiros-del-monton.html

Punzadas de la muerte se puede comprar en estos sitios web:

http://www.librosyeditores.com/tiendalemoine/literatura-y-critica-literaria/5441-punzadas-de-la-muerte--9789584492821.html

http://www.buscalibre.com.ar/libro-punzadas-de-la-muerte/9789584492821/p/46874991

https://www.amazon.com/Punzadas-Muerte-Javier-ACOSTA-RODRIGUEZ/dp/9584492829

http://www.abebooks.com/Punzadas-Muerte-ACOSTA-RODRIGUEZ-John-Javier/18115533142/bd


Comentarios

  1. Lo importante es saber quién píntaba las nubes de negro...

    ResponderEliminar
  2. Aparecen en el campo finito de las letras escritas dos nuevos ejemplares de historias con un realismo mágico, que a veces no puedo entender si es el libro la fuente de la magia o definitivamente nuestra realidad es una vida mágica.
    Cuando leí nuestro nobel de literatura, me preguntaba cada 2 o 3 páginas, si esto ya lo había leído antes en otras obras o si estaba recordando historias de nuestra vida cercana. A manera de ejemplo, no he podido olvidar la reacción de los habitantes de Macondo, cuando en la segunda exhibición de una película con un actor que había muerto en otra película (la primera presentada una semana antes), destruyeron la incipiente sala de cine, porque era imposible que alguien hubiera vuelto a vivir; esta es la misma razón por la cual mi papá no ve películas cinematográficas.
    Entonces vuelvo a la reflexión inicial, lo aprendieron de los libros o el libro "simplemente narra" nuestra realidad.

    Espero encontrar en las páginas de tus 2 libros muchos recuerdos de este tipo.

    Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  3. 2216

    John "La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir".

    ResponderEliminar
  4. Bueno Chiche, " ya podei mori tranquilo" después de tener tus hermosas hijas,haber sembrado un "palito" e' mango en la junta y escribir estos libros, con todo el profesionalismo que le impregnas a cada labor.Me siento orgullosa de ser Guajira, de haber sido una de las locutoras bien guidas, en radio Cerrejon, por este gran ser humano: John Acosta Rodriguez.. felicitaciones mi querido....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.