Ir al contenido principal

“La vorágine de corrupción que asola a Colombia puede tener origen en la ausencia de las humanidades”: Álvaro De La Espriella

Por Milena Ortiz

‘Las Ciencias Humanas y su tratamiento en la comunidad universitaria de la Región Caribe’ fue el título de la ponencia de Álvaro de la Espriella, profesor de tiempo completo de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma del Caribe, quien es también columnista de El Heraldo, quien participó en el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, organizado por el Departamento de Humanidades, el 24 y 25 de mayo de 2016.


En primer lugar, De la Espriella planteó la importancia de las humanidades, siendo que ‘la historia nos mostró por siglos cómo el humanismo le dio naturaleza, nacimiento, a la tecnología; en todos los órdenes, en todos los campos, en todas las actividades humanas’. Explicando también que antes que el hombre se dedicara a la creación de máquinas y la tecnología, ya había nacido el arte de pensar, de razonar.

Sin embargo, al ver cómo hoy en día se han abierto más espacios para el desarrollo de las tecnologías, el ponente se cuestionaba dónde habían quedado las humanidades a las que actualmente se le dedican cada vez menos congresos, maestrías, seminarios, etc.

Prueba de esto, es el caso de Colciencias al que Álvaro de la Espriella se refirió manifestando su ‘enorme tristeza por ver la ceguera de nuestro gobierno al querer priorizar el incremento del impulso y el presupuesto en las ramas tecnológicas, en su afán por dinamizar la educación, destinándole el mayor rubro económico en Colciencias a la investigación y becas de las ciencias exactas y altas tecnologías, mientras que reduce ostensiblemente esos mismos rubros presupuéstales en la investigación y becas de las ciencias humanas o sociales.’


De igual forma, manifestó que ‘quizás, la vorágine de corrupción que asola a Colombia hoy día, pueda tener origen en la ausencia cada día más grande de principios éticos y valores morales que nacen, precisamente, de la profundidad del estudio de las humanidades’, que son lo que De La Espriella llama como ‘el palpitar del alma’.

Aquí se puede ver la conferencia de Álvaro De La Espriella:



En este mismo blog estaremos publicando los vídeos de cada una de las 12 conferencias de los ponentes:

Edgar Rey Sinning, Universidad Popular del Cesar
Alberto De Castro, de la Universidad del Norte
Blas Zubiría, de la Universidad del Atlántico
Rosaura Salazar, de la Universidad Metropolitana
Yolanda Fandiño, Universidad Libre
Juan Carlos Escalante, de la Universidad Autónoma del Caribe
Adelaida Jiménez, Universidad Reformada
Dairo Orozco Molina, Universidad de la Costa CUC
Fidel Llinás Zubiría, Universidad del Atlántico
Yolanda Altahona, Universidad Simón Bolívar
Arturo Barros, Universidad Autónoma del Caribe

Artículos relacionados:

Las humanidades tendrán su reivindicación en un Simposio organizado por Uniautónoma

Así fue la apertura del exitoso Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior

"Hay una profunda deuda social con la enseñanza de las humanidades en el Caribe colombiano": Édgar Rey Sinning

“Un empleado se mantiene en su puesto por su creatividad y su razonamiento crítico”: Alberto De Castro

“Es urgente articular las ciencias humanas con las ciencias sociales”: Blas Zubiría

"La formación en humanidades debe ser transversal en todos los procesos académicos": Rosaura Salazar

“Las humanidades no son de relleno, son para la formación del ser”: Yolanda Fandiño

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.