Ir al contenido principal

El recital de poesía Palabra de Mujer enamoró a los estudiantes de Uniautónoma

Arriba y abajo, izquierda: Víctor González lee sus poemas. Arriba derecha:
los organizadores del evento y los poetas participantes. Abajo, derecha:Saray
Jácome, presentadora del evento
Por Milena Ortiz

El jueves 31 de marzo, se celebró en la Universidad Autónoma del Caribe el recital de poesía: Palabra de Mujer, organizado por el Departamento de Humanidades y  Bienestar Universitario, con el apoyo del grupo Metáfora. Ana Sájer, coordinadora del área de Lenguaje del Departamento de Humanidades, y Víctor Gonzáles, director de Bienestar Universitario, dieron inicio al evento, rompiendo con el protocolo tradicional, expresándose abiertamente hacia los estudiantes y profesores que se encontraban en el Gran Salón de la Casa Club Caribe.


Víctor González recitó, con voz suave y entonada, poemas de su autoría, en los que exaltaba la cadera de la mujer, reflexionaba sobre el olvido y daba unas rimas dedicadas a la fallecida Marilyn Monroe. La sencillez de sus palabras y su ritmo pausado provocaron una intangible conmoción en los sentimientos de la audiencia, manifestada en aplausos que, lejos de sentirse forzados, fluían espontáneamente cada vez que finalizaba un poema. De esta manera, el ambiente se volvió ameno en el salón y continuando con el cronograma, Ana Sájer, se dirigió a los asistentes para darles un cordial saludo e, igualmente, recalcar la importancia de celebrar el día de la poesía. Luego, se les dio paso a miembros del grupo Metáfora para que recitaran sus poemas.

Este vídeo resume el evento:

En primer lugar, Elías Segebre, elegantemente vestido de negro, trajo con su presencia la pesadez de la poesía en sí, definiéndola como ‘la pasión hecha letra’, contando así cómo llegó a practicarla, por algo de lo que ningún ser humano está exento: el desamor. Por último, recitó varios poemas, entre esos, uno llamado Contigo, que conmovió a la audiencia a comentar entre sí y juntar sus palmas para un aplauso.

Arriba izquierda: Elías Segebre y Luz Dary Martínez, del Grupo Metáfora,
leen sus poemas. Arriba derecha: Ana Sájer Maldonado relexiona sobre
el quehacer poético
Seguidamente, Luz Dary Martínez, también parte del grupo Metáfora, tomó el micrófono para agradecerle a la poesía por hacerle ver lo que no tenía y recitar Utopía  y Lo que eres, poemas de su autoría que llevaban consigo delicadas palabras como ella misma. Después, se acercó al atril el joven Carlos Camargo, estudiante de primer semestre del programa de Comunicación Social y Periodismo, para tomarse un espacio para exaltar a la mujer, en específico a las asistentes al evento, haciéndolas colocarse de pie para que fueran honradas con aplausos por ser desde siempre la inspiración para los más bellos poemas.

Luego, se recibió a la invitada especial, la poetisa Dina Luz Pardo, quien se sentó en la mesa que reposaba en la tarima, teniendo a su lado a los miembros del grupo Metáfora, Elías Segebre y Ricardo Castro, y el director de Bienestar Universitario, Víctor Gonzáles. Sin hacerse esperar, la conversación empezó a fluir haciendo sentir a la audiencia como si hiciera parte de un grupo de amigos reunidos en su círculo social y era ella la que hacia el papel de ese que escucha atentamente, de vez en cuando manifestándose con risas y aplausos.

La invitada especial Dina Luz Pardo deleitó al público con el erotismo de
sus poemas
Las palabras de la sucreña Dina Luz Pardo, tras haber publicado poemarios como Quebrantos de flor (1998), El leve trazo de mis huellas (2008) y Albricias y un ponqué de ilusiones (2008), hacían ver la experiencia de años dedicados a la poesía, años entre los cuales vivió la pérdida de su hija, lo que, explicaba, le llevó a que sus rimas estuvieran cargadas de dolor, siendo que al recitarlas a un público, más de uno terminara con lágrimas corriendo por su rostro, lo que no era mucho de su agrado, por lo que decidió buscar otras alternativas, dedicándose ahora a reflexionar y extraerle el arte a lo más cotidiano, como uno de los platos típicos de la costa Caribe: el ‘bocachico’, personaje de uno de sus poemas, que al ser recitado ante la audiencia, no hizo más que generar risas y aplausos.

Los asistentes celebraron felices la inspiración de Dina Luz Pardo
Así también, en medio de la conversación con sus compañeros de mesa, recitó con suave voz el poema pasional Esa noche y la reflexión en las rimas de Holística del vació. Finalizó con la invitación a seguir creciendo en la poesía. Sin embargo, la conversación no terminó al despedirse a la audiencia, pues aún con las sillas vacías, la poetisa se dedicó a escuchar a los organizadores del evento, agradecer por la invitación, dando palabras de aliento para que se continúen realizando eventos como este, en el que se exalte a la poesía, que más que un género literario, se ha convertido en un estilo de vida para muchos.

Artículos relacionados:

Uniautónoma realiza conversatorio sobre 10 años de la declaratoria del Carnaval de Barranquilla como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad

Hubo opiniones encontradas sobre el Carnaval como Patrimonio de la Humanidad en conversatorio organizado por Uniautónoma


Uniautónoma celebra el Día Internacional de la Poesía y el de la Mujer en un evento cultural


Uniautónoma inicia semana de homenaje a Gabo


Uniautónoma realiza seminario sobre la violencia de género


“En Pasto, la gente no paga ni un solo peso para ver su carnaval porque no tenemos zonas VIP”, dijo Presidenta de Carnavales de Negros y Blancos


Universidad Autónoma del Caribe rindió homenaje a la memoria de Gabo en el primer aniversario de su muerte


Uniautónoma celebró Día del Idioma con diversos actos culturales


Tertulias literarias de Uniautónoma: una manera de impulsar la creatividad y el ingenio


Cuando la cultura permite mostrar el potencial que se tiene


Ernesto Sábato compartió su Túnel en Uniautónoma


Las elucubraciones que generó en Colombia la muerte de Gabo


El Gabo que nunca conocí



Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.