Ir al contenido principal

Universidad Autónoma del Caribe rindió homenaje a la memoria de Gabo en el primer aniversario de su muerte

Por John Acosta

Esa tarde, los que iban ingresando a la plazoleta, se topaban con el arrullo de la voz que leía el cuento, acompañada por las notas suaves de una guitarra que enamoraba. No había de otra: la urgencia de la clase que iniciaba, o lo que fuera, debía esperar, pues la tonalidad de quien leía, mezclada con la música apropiada, no daban ganas de hacer otra cosa distinta a quedarse para escuchar hasta el final de lo que allí se decía. O más bien, lo que allí se leía. Hasta el rector de la institución, Ramsés Jonás Vargas Lamadrid, que sintió en su oficina del cuarto piso el susurro de las palabras y el compás musical, no resistió la tentación de abrir la ventana y asomarse: no la volvió a cerrar hasta que el último lector leyera la última palabra en un idioma diferente.


Resulta que, mediante dos grandes jornadas culturales, la Universidad Autónoma del Caribe rindió este viernes 27 de abril  un sentido homenaje a la memoria del escritor colombiano Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982, con motivo del primer aniversario de su fallecimiento.

En la mañana, a partir de las 10:00, se proyectó un documental sobre la vida del escritor, titulado ¿Quién era Gabriel García Márquez?. Los estudiantes de todos los programas de la universidad disfrutaron el recorrido por la existencia del autor de Crónica de una muerte anunciada: su niñez en Aracataca, parte de su juventud en la población de Sucre, sus primeros pasos en la escritura como periodista en Cartagena, Barranquilla y Bogotá. La publicación de sus libros, su pasión por la música, especialmente por el vallenato. El reconocimiento que le hizo la Academia Sueca al otorgarle el Premio Nobel de Literatura. En fin, los muchachos se extasiaron con la vida del novelista costeño.

Este trabajo televisivo lo disfrutaron los estudiantes y profesores en el tercer piso de la biblioteca Benjamín Sarta. Además, los asistentes acompañaron a Gabo a tocar las palmas, cuando se  colocó un vídeo de una parranda vallenata a la que asistió Gabriel García Márquez, en la que el autor de El amor en los tiempos del cólera acompañó a interpretar la canción de sus preferencias, titulada Jaime Molina, de Rafael Escalona.

Por último, en este mismo escenario, los estudiantes y profesores presentes escucharon un audio, en donde el propio escritor leyó un fragmento de su obra cumbre, Cien años de soledad. El pedazo escogido por el nobel colombiano fue el pasaje sobre Remedios, la bella. Los jóvenes universitarios disfrutaron de la hermosura e inocencia de esta joven fantasiosa, narrada por la voz de su creador.

En la tarde, a partir de las 2:30 pm, un grupo de estudiantes y profesores leyeron, en la plazoleta de la universidad, el cuento La siesta de los martes, escrito por Gabriel García Márquez. Este relato era uno de los preferidos por el autor, tanto, que él mismo lo consideró, por mucho tiempo, como uno de los mejores suyos. La lectura estuvo acompañada por música de guitarra de fondo, interpretada por Nelson Camacho, del grupo de boleros,  de Bienestar Universitario, de la Universidad Autónoma del Caribe.

Stefany Uribe, egresada de la Universidad y coordinadora de Cultura de Bienestar Universitario, inició la lectura del cuento; la siguió el profesor de Literatura Carlos Armando Blanco; continuó la profesora Linda Bernal, coordinadora del área de Ética y Valores, del Departamento de Humanidades; luego, la profesora Ana Sájer, coordinadora del área de Lenguaje, también del Departamento de Humanidades, y finalizó la lectura de La siesta de los martes el comunicador social periodista Víctor González, director de Bienestar Universitario.

Quienes estuvieron en la plazoleta esa tarde, escucharon el primer pasaje de Cien años de soledad, leído en ruso, en vivo y directo, por el docente de ese país Vladimir Pototski, profesor de curso Sociedad y Cultura para la Paz, del Departamento de Humanidades. Pototski contó a los asistentes que él empezó a conocer a Latinoamérica a través de las obras de Gabriel García Márquez.


Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.