Ir al contenido principal

Este basurero es el regalo de Navidad que la Alcaldía de Puerto Colombia y Grama Construcciones les dan a los vecinos del corredor universitario

Por John Acosta

No se podía esperar menos de la insensatez de una constructora y de la desidia de una alcaldía costeña. Es, por tanto, un regalo navideño muy digno de semejante binomio: la prepotencia de una empresa privada y la apatía, por decir lo menos, de unos politiqueros de quinta. El resultado, por supuesto, es el tremendo monumento que la flamante Grama Construcciones y la Alcaldía de Puerto Colombia le han levantado a los residentes del sector de Villa Campestre que queda por el Boulevard Ciudad del Mar. Se trata de un enorme basurero que se ha formado en la mitad de la vía que la constructora no ha pavimentado y por lo que los funcionarios públicos del municipio de Puerto Colombia se hacen los de la vista gorda.


Otro ángulo del mismo basurero. Al fondo, a la izquierda, edificios en
construcción de Grama. A la derecha, casas construidas por Grama y
habitadas ya
Hace un mes, en este mismo blog escribimos sobre esta vía que estaba convertida en un lodazal por la acción de las lluvias. Ni a las autoridades municipales de Puerto Colombia ni a los directivos de Grama Construcciones les importó un bledo la denuncia pública por el lamentable estado de esos escasos 500 metros de calle destapada, a pesar de que el texto se puso a circular por las redes sociales de esas organizaciones (haga click aquí para leer ese artículo). Para otorgarles el beneficio de la inocencia, uno podría pensar que tanto la empresa privada, como la Alcaldía, estaban esperando a que pasara el invierno para que, al secarse el lodo, terminara el problema, como si el meollo del asunto no estuviera en que ni el uno ha pavimentado lo que le corresponde ni el otro ha hecho cumplir las obligaciones adquiridas.

Los edificios del fondo y las casas de la derecha fueron construidos por
Grama. Los apartamentos empiezan a ser habitados
Un colega periodista, que se encuentra realizando una investigación sobre el particular para un informe especial que publicará el medio para el cual trabaja, nos contó que había hablado con los funcionarios de Puerto Colombia y que ellos le habían mostrado las cartas enviadas a Grama Construcciones exigiéndole la pavimentación del tramo de vía que falta en el Boulevard Ciudad del Mar. ¿Por qué se quedan en eso: en unas simples comunicaciones escritas y no proceden a las acciones judiciales en defensa de una parte de la comunidad que ellos deben proteger? ¿Por qué esa timidez de las autoridades de Puerto Colombia frente a la prepotencia de Grama Construcciones? ¿Qué es lo que impide a estos funcionarios públicos actuar con la firmeza debida frente a la larga negligencia mostrada por la constructora sobre este caso?

El recuadro rojo es el tramo que Grama Construcciones se ha demorado en
pavimentar
Insistimos en que los Consejos de Administración de los conjuntos residenciales, levantados por Grama alrededor de esta vía destapada, deben unirse en una sola voz y hacerse oír, tanto por la Alcaldía de Puerto Colombia, como por la misma constructora. Debe haber una acción conjunta de los administradores de estos condominios con dos objetivos fundamentales: por un lado, que el alcalde y sus empleados despierten de la modorra y obligarlos a que tomen las cartas que les corresponden; y, por el otro, hacer que Grama Construcciones cumpla con lo pactado al momento de venderles la casa o el apartamento. Es obvio suponer que la solución no está solo en recoger la basura, sino en pavimentar pronto el tramo del boulevard.


Mientras tanto, ahí sobre el tramo destapado sigue la vergüenza de unos funcionarios porteños incompetentes y de una constructora que sigue haciendo y ofreciendo viviendas, con la tranquilidad de no tener una autoridad firme que los vigile. Ahí está el enorme basurero que crece todos los días, ante la mirada impotente de los vecinos del sector, que deben pasar la Navidad con semejante inmundicia en sus narices: ¡Gracias, señor Alcalde de Puerto Colombia y señor Gerente de Grama Construcciones, por ese aguinaldo que le han dado, conjuntamente, a quienes pagan cumplidamente sus impuestos prediales!

Aquí hay otro artículo relacionado con el tema:

¿Por qué las autoridades de Puerto Colombia no obligan a la constructora Grama a cumplir sus compromisos en Villa Campestre

Comentarios

  1. Es el colmo, tampoco han terminado el boulevard de la calle de Ciudad del mar, el camino peatonal del mismo solo lo hicieron hasta la mitad!!!

    ResponderEliminar
  2. El problema no es Grama, es la autoridad que no ejerce su autoridad porque es incapaz de morder la mano que le da de comer, y unos residentes que tampoco viven una cultura ciudadana plena y que no son capaces de unirse para defender sus derechos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.