Ir al contenido principal

Sociólogo, docente de Uniautónoma, será homenajeado por la Federación Colombiana de Tejo

Fredys de Jesús García Sierra
Primer campeonato municipal,
en Plato, Magdalena
Por John Acosta

El sociólogo Fredys de Jesús García Sierra, catedrático del Departamento de Humanidades, de la Universidad Autónoma del Caribe, será homenajeado por la Federación Colombiana de Tejo (FCT), en el marco de los 60 años de fundación de esta organización deportiva, en un acto que se llevará a cabo en Villavicencio, el primero de noviembre de 2014, dentro del desarrollo XXIV Campeonato Nacional Interclubes.

El profesor Fredys García se consagró campeón nacional individual de tejo por tres ocasiones, durante los torneos realizados en 1982, en Barranquilla; en 1986, en Bogotá, y en 1989, en Tunja. En mayo de 2004, publicó un libro sobre este deporte, titulado El Tejo, deporte y cultura. Según la Federación Colombiana de Tejo, este trabajo escrito es “de obligatoria lectura por todos los que practicamos y participamos de este deporte”.

En plena actividad, en sus años mozos
Desde 1996, García Sierra se desempeña como catedrático en la Universidad Autónoma del Caribe. Ha sido profesor de Sociología, Ética, Socioantropología, entre otros cursos. Además, es Director Académico del Centro Educativo La Universidad del Saber, del municipio de Soledad, en el departamento del Atlántico.

Este homenaje lo rinde la federación, “conscientes de la sacrificada e invaluable trayectoria deportiva por usted desarrollada, en beneficio de la práctica, divulgación y masificación del tejo como Deporte Nacional, Símbolo Cultural y Patrimonio de la Nación, desde las diferentes facetas de su vida, ya como deportista insigne, sociólogo y escritor”, de acuerdo a la comunicación que la FCT le envió al profesor García.

Su tercer campeonato nacional. Tunja, 1989
Así recuerda Fredys García su primera experiencia en el tejo: “cierta vez, nos escapamos de la casa donde vivíamos con nuestros abuelos paternos; precisamente, un día domingo en que los trabajadores de la compañía petrolera se encontraban departiendo y jugando. En un momento de descuido, entramos a la cancha y, sin ser vistos, tomamos un tejo y lo lanzamos. Fue muy grande la impresión al escuchar el estruendo de la explosión ocasionada por el reventar de la mecha”.

Eso sucedió en la población de Plato, en el departamento del Magdalena. Ese día, los jóvenes inquietos siguieron lanzando y, a pesar de no reventar más mechas, siempre colocaban el tejo cerca del bocín. “Escuchamos por parte de los allí presentes expresiones con tono de admiración, tales como ‘¡ese muchacho tiene buena puntería! Ese es el sucesor de Carlos Palencia´”. Palencia era considerado, por esa época, el mejor tejista de Plato y de toda esa zona ribereña.
Su primer campeonato nacional. Barranquilla, 1982


Con el equipo Los chicos malos, compuesto por cuatro jóvenes, Fredys García obtuvo el máximo galardón como campeones municipales durante tres años consecutivos, en su natal Plato. Una vez trasladado a Barranquilla, donde estudió Sociología, siguió con la práctica de este deporte hasta lograr los tres campeonatos nacionales que mencionaron arriba.

Es, precisamente, esa constancia y ese amor por el Tejo, lo que la FCT resaltará en Villavicencio, durante los actos conmemorativos de los 60 años de creación de esta organización deportiva. Un sociólogo inquieto, docente consagrado y caribeño de cuerpo y alma, amante y practicante de un deporte, que es más practicado por personas del interior del país, pero que Fredys García lo siente y lo vive tanto, que ha demostrado que no fue casual la mecha que hizo explotar la primera vez que, siendo muy joven, lanzó un tejo en su vida.

Comentarios

  1. Excelente virjo John.
    Hay que invitar a Fredys al centro recreacional las vegas para constatar que tiene llave misma puntería

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.