Ir al contenido principal

Caso periodista Castaño vs revista El Mal Pensante

En su edición de febrero de 2011, la revista cultural colombiana El Mal Pensante sorprendió a sus lectores con un artículo que dejaba muy mal parado a un prestigioso periodista colombiano. Haga click aquí para leer ese artículo de El Mal Pensante

El 13 de noviembre de 2012, el portal La Silla Vacía publica una nota sobre este caso. Haga click aquí para leer esa nota

El 15 de enero de 2013, la revista De La Urbe, de la Universidad de Antioquia, publicó una respuesta a La Silla Vacía, que el periodista acusado escribió en su blog. Haga click aquí para leer la respuesta del periodista acusado

El 21 de marzo de 2013, la revista SoHo publica una crónica del periodista, donde él confiesa sus pecados ante un monseñor que tiene sus mismos dos nombres y su mismo primer apellido. Haga click aquí para leer esa crónica

El 27 de mayo, la misma revista SoHo publica el resultado de una investigación que hizo una periodista sobre este caso. Haga click aquí para leer el artículo sobre la investigación

En abril de 2013, la revista El Mal Pensante publica un nuevo artículo en el que se refiere a la crónica de confesión con monseñor y a la investigación de la periodista. Haga click aquí para leer el nuevo artículo de El Mal Pensante sobre este tema

Comentarios

  1. 1.El caso Castaño: explicación a los lectores: este articulo nos habla sobre las naciones “bolivarianas”, como lo afirma “José Alejandro Castaño firmó con Casa Amèrica Catalunya un contrato para escribir “seis textos relacionados con el legado de Simón Bolívar en cada uno de los seis países que liberó: Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia y Panamá”. Esos textos conformarían un libro de apoyo y complemento a la exposición Liberando al Libertador, también organizada por Casa Amèrica, cuya apertura se había fijado para la primavera de 2010. En virtud del contrato Castaño se obligaba a entregar los textos a más tardar entre “el 1 y el 15 de marzo”. A su vez Casa Amèrica se comprometía a pagarle la totalidad de los honorarios en los primeros días de 2010.” Claramente vemos como él nos va contado lo que paso en la historia pero podría ser la original historia de un autor caprichoso, como los es José Alejandro Castaño, que por lo general nunca cumple con los artículos que dice que va a realizar, este autor es un irresponsable porque piensa que esto es algo muy relajado pero no es así, por esta razón no cumple con los plazos y nunca cumple con lo previsto. De esta manera se pone a juicio lo que está pasando a el Ministerio de Cultura y a todas las instituciones que salieron afectadas, pero en realidad Castaño es un irresponsable y deja la credibilidad de los periodistas por el suelo .
    OPINIÓN PERSONAL: Pienso que a este tipo de personajes no deben de contratar para realizar un trabajo de esta envergadura, primero porque nos deja a todos los periodistas como un zapato, segundo esta persona no tiene ningún tipo de moral ni de ética profesional y menos tratándose de un tema que para todos nos llena de orgullo.

    ResponderEliminar
  2. 2. De Castaño a oscuro:
    En este artículo vemos como nos cuentan quien fue José Alejando Castaño, desde sus inicios como periodista nos muestran cuales fueron sus primeras publicaciones por cuales medios daba a conocer lo que escribía, es importante resaltar que publico una novela sobre la vida de Pablo Escobar, pero al pasar el tiempo varios periodistas se dieron cuenta que el reconocido periodista falsificaba fuentes y hechos que jamás habían pasado, pero esto no importo para que Castaño siguiera escribiendo mentiras sobre tantas cosas que nos afectan como lo colombianos.
    Varias veces le piden la rectificación pero el siempre busca la manera ilegal para no rectificar el claro ejemplo fue sobre su publicación de La Silla aunque verificó de una manera que los lectores no quedaron conformes, este periodista es una persona sin ninguna credibilidad alguna.
    OPINIÓN PERSONAL: Este personaje cada vez ensucia más a todos los periodista de este país, porque de otras partes del mundo ya encontraron que sus escritos están llenos de mentiras, entonces no me parece justo que un tipo de esta “calaña” lo sigan dejando publicar en revistas reconocidas del país, y por la parte legal estoy de acuerdo que le investiguen, y le puedan comprobar sus mentiras y la justicia colombiana tome cartas en el asunto.

    ResponderEliminar
  3. 3. La imaginación es recurso periodístico (Declaración juramentada de un cronista incierto)
    La realidad de este personaje es su gran imaginación como, nos los hace ver Castaño en este texto, constantemente en sus crónicas están llenas de una gran imaginación, porque de investigación, ni de fuentes reales no tiene nada de esto sus crónicas, se han hecho famosas por su manera de mentir.
    Es algo insólito que Castaño nunca, allá tenido que rectificar por hacer crónicas llenas de falsedades, soy de los que piensa que no hay una verdad absoluta pero este señor se pasó de la línea.
    Pero es muy distinto una verdad absoluta a una crónica llena de imaginaciones y mentiras esto no es nada oportuno para el periodismo colombiano.
    OPINIÓN PERONAL: en realidad el periodismo es algo tan serio de tanto respecto, porque estamos jugando con la información de todas las personas y por eso no me parece que se use la imaginación para algo verdaderamente serio. Aunque Castaño se caracteriza por ser un buen narrador pero esto no le da derecho a poner en ridículo lo que es un verdadero periodismo.

    ResponderEliminar
  4. Eliana Redondo Morales11:25 p. m., febrero 14, 2014

    1:José Alejandro Castaño un reconocido periodista se embarco en un viaje en el cual monto y engallo a muchos, entre ellos a la Casa América Catalunya con la cual firmó un contrato para escribir seis textos relacionados con el legado de Simón Bolívar en los países que liberó el libertador valga la redundancia. Resaltando que no cumplió con la fecha de entrega y las pospuso hasta que se canso.
    No bastándole con esto, se contacto con la revista cultural el Malpensante proponiéndoles un proyecto muy ambicioso en el cual el mostraría todo su talento para escribir describiendo los hechos de acuerdo a las investigaciones y trabajos de campo que ya venía realizando sobre los países que liberó Simón Bolívar; le pidió recursos a la revista para tener más tiempo para escribir muchos caracteres acerca del tema que estaba relacionado directamente con el bicentenario de Colombia. La revista el Malpensante corrió con todos los gastos de los viajes confiando en que le tendría el trabajo listo para la fecha que habían fijado pero lamentablemente no fue así, hizo lo mismo que con la Casa América Catalunya los dejo plantados muchas veces con la esperanza de recibir un material en el cual habían invertido una suma alta de dinero. En La revista ya un poco molestos por no ver los resultados, decidieron hablarle claro y decirle que no postergarían más la fecha de entrega del material tan deseado, lo que al final desencadenaría un problema mayor porque les venía otra sorpresa. El periodista quizás presionado por no cumplir con las fechas le adelanto una parte del material a los Malpensastes con la amarga sorpresa que ellos descubrirían luego de que sus colegas en Catalunya se molestarían por haber copiado un material que ya Castaño había vendido y que no podía ser publicado por otro medio. Esto era más que suficiente para que la credibilidad del periodista se viene al suelo pero no fue así también engaño a la revista Semana publicando testimonios y entrevistas de fuentes que jamás existieron y que solo provenían de su imaginación al igual que dentro de su barco embarco a la revista Soho. Qué tristeza conocer estas noticias sobre el periodismo colombiano que después de ser una representación tan buena del periodismo en nuestro país y fuera de el por errores que jamás deberían ser cometidos por los profesionales de la información se vea 100% afectada por no investigar e inventar cosas donde no las hay.

    ResponderEliminar
  5. Eliana Redondo Morales11:52 p. m., febrero 14, 2014

    2:este articulo nos da a conocer mas detalles sobre quien es José Alejandro Castaño y como comenzó a ejercer su profesión trabajando en varios medios medios de comunicación en donde a pesar de que mostraban y valoraban el esfuerzo, dedicación y creatividad del periodista es bueno repetir que no confiaban en sus trabajos porque al parecer desde la universidad tenia muchas maneras de mostrar sus conocimientos para formar una historia demasiado llamativa en poco tiempo. es difícil que aunque sigue libre para expresarse como quiera y con todo el reconocimiento que ganado a través de fuentes no reales es difícil que en estos momentos pueda por lo menos estar tranquilo con tantas presiones por parte de todas las personas que critican lo que hizo durante mucho tiempo y como jugo con medios tan importantes y de una larga trayectoria que se esfuerzan día a día para que sus noticias, crónicas, reportajes e informaciones sean difundidas lo mas veraz y creíble posible, porque a la final esa es la labor que deben poseer los buenos periodistas generadores y dadores de la buena información

    ResponderEliminar
  6. Eliana Redondo Morales11:55 p. m., febrero 14, 2014

    2:este articulo nos da a conocer mas detalles sobre quien es José Alejandro Castaño y como comenzó a ejercer su profesión trabajando en varios medios de comunicación en donde a pesar de que mostraban y valoraban el esfuerzo, dedicación y creatividad del periodista es bueno repetir que no confiaban en sus trabajos porque al parecer desde la universidad tenia muchas maneras de mostrar sus conocimientos para formar una historia demasiado llamativa en poco tiempo. Es difícil que aunque sigue libre para expresarse como quiera y con todo el reconocimiento que ya ha obtenido a través de fuentes no reales es complicado que en estos momentos pueda por lo menos estar tranquilo con tantas presiones por parte de todas las personas que critican lo que hizo durante mucho tiempo y como jugo con medios tan importantes y de una larga trayectoria que se esfuerzan día a día para que sus noticias, crónicas, reportajes e informaciones sean difundidas lo mas veraz y creíble posible, porque a la final esa es la labor que deben poseer los buenos periodistas generadores y dadores de la buena información

    ResponderEliminar
  7. Eliana Redondo Morales11:44 a. m., febrero 17, 2014

    En el artículo la imaginación es recurso periodístico: José Alejandro Castaño responde con un tono de ironía y muy convincente a todas las declaraciones que se han hecho en su contra, narra explícitamente cada suceso por el cual esta siendo señalado y describe uno a uno los lugares donde trabajó como periodista, reportero y cronista, afirmando que su labor era admirada por muchos y criticada por pocos y que hacía buen uso de los recursos literarios que aprendió en la universidad y aplicó en sus practicas profesionales. Aunque se sentía en esos tiempos solo un aprendiz de la labor que iba a ejercer el resto de su vida. Trabajo en muchos medios escritos importantes en el país, realizó crónicas, escribió un libro y ganó varios premios entre ellos el Simón Bolívar, galardones que dice que no obtuvo por inventar e imaginar falsos testigos si no por su creatividad y diferente forma de mostrar y dar a conocer los hechos.
    En mi opinión pienso que es válida la forma como el periodista se defiende y que existen algunos recursos literarios que pueden ser utilizados para embellecer y horrorizar o mas bien exagerar la información aunque no todo el tiempo pueden ser utilizados, y menos en hechos de relevancia o tan importantes a los cuales se les debe dar un tratamiento mas serio e informativo esto para concluir que los periodistas deben utilizar todos los recursos necesarios para expresarse pero no salirse de los parámetros que rigen la información y siempre asumir que la ética periodística es muy importante y si no se aplica puede llevarnos al desprestigio total.

    ResponderEliminar
  8. Opinión:

    La explicación de muchos hechos está resumida en la sabiduría popular que brindan ciertos dichos, destacaré uno en particular que viene al caso: “Si el río suena es porque piedras lleva”.
    José Alejandro Castaño asegura que eso es cuestión de envidias, me refiero a las habladurías que, según él, siempre han existido desde su época de estudiante y practicante.
    Su opinión se contradice mucho, pues, en muchos aspectos hace entender al lector que lo que le ha ocurrido es a causa de su trabajado infortunio. Como el no haber podido cumplir con las fechas ni con los plazos otorgados por Casa América de Cataluña, como por la revista El malpensante.
    En si ya ese es un hecho bastante grave, como periodista tanto como ser humano. Y a juzgar por este simple hecho, milagro sería salvarse de la horca profesional a la que fue sentenciado.
    Sin embargo, es la segunda historia que se teje en este nido la que me parece más delicada. Siempre he estado de acuerdo con manejar los ritmos, utilizar figuras literarias, darle enfoques diferentes e inusuales a las historias, colocarle estilo.
    Pero hay una línea muy delgada que divide el periodismo bien narrado a una narración con datos periodísticos. Se puede jugar con el lenguaje sin separarse nunca de la realidad comprobable. Ahí radica el arte de ser periodista: que muchos estén de acuerdo o no con lo que dices, pero que nadie lo ponga en duda.
    Lo más absurdo del caso, fue haber aceptado realizar ese drama con un monseñor que comparte nombre con el periodista, a mi parecer, no es más que un intento de salvar su reputación a punta de religión, nada mejor para reivindicar cuentas en un país de creyentes. Pero que algo quede bien claro: el periodismo no tiene nada que ver directamente con la religión en su forma básica.

    ResponderEliminar
  9. 1. El caso Castaño se resume en el plagio que este periodista hizo con su misma obra. Como los mismos directivos de la revista El malpensante aseguran, el problema no fue el incumplimiento que Castaño tuvo con la entrega del material, sino, haber dado el mismo trabajo a tres casa editoriales diferentes. El tema era una serie de crónicas que retrataban el legado de Simón Bolívar en los 6 países que liberó.
    2. A pesar de su mala fama, fama que iba creciendo entre sus colegas. La cual lo tildaba de creador de fuentes y recreación de escenarios que nunca existieron. Los diarios y revistas del país lo seguían teniendo en cuenta dentro de sus espacios. En dos ocasiones graves los respectivos diarios prefirieron colgar la nota y despedir sin causar alboroto a Castaño.
    3. En este link, se encuentra la versión de José Alejandro Castaño. Brinda los datos que, según el, demuestran que todo lo expuesto por Joaquín Botero, en su artículo publicado en La silla vacía es mentira. Hace referencia a sus comienzos como periodista, época en la que se declara torpe, e impreciso. Resume los hechos en que su buen nombre se vio comprometido a razón de malas fuentes y hechos no comprobados. Se enorgullece de su estilo particular al escribir y dice ser un cronista incierto, que apoya profundamente la imaginación como recurso periodístico.
    4.Aquí la revista SoHo le propone una bizarra propuesta al periodista José Alejandro Castaño. Es un intento de involucrar la religión para blanquear la imagen de Castaño, a mi parecer. La propuesta es la siguiente, “confesar”, es decir, argumentar su versión de los hechos desde su punto de vista al monseñor homónimo del cronista. Entonces Castaño se expresa libremente de lo que el asegura fue lo que en realidad pasó con el incumplimiento de la casa editorial Casa América de Cataluña, la publicación del primer capítulo de las seis crónicas por parte de la revista El malpensante y el artículo dado a la revista SoHo.
    5.La periodista colombiana, Laura García, publica un trabajo de verificación para la revista SoHo, en la que se consultan fuentes, como los editores en jefe de Castaño, los cuales brindan su versión de los hechos sobre varios aspectos que expuso Joaquín Botero en su artículo para La silla vacía. Teniendo como objetivo principal, desmentir a Botero.
    6. Dado que José Alejandro emprendió una muy tardía cruzada a favor de su oficio como periodista y en defensa de sus historias y estilo. Mario Jursich, declara una última descripción de los hechos. Aquí el indica que la revista El malpensante solo lo acusó de no haber entregado nunca el material pactado y pagado en ninguna fecha. Por el otro lado, lo que se llegó a insinuar sobre la validez de sus fuentes y escenas, no le dieron profundidad y dejaron en claro que ese no era el punto fuerte del escrito, sin embargo, fue algo que se fue agrandando como una bola de nieve sin que nadie la pudiera detener.

    ResponderEliminar
  10. mi opinión en cuanto a lo de castaño , los principales pecados de este hombre o "periodista "fue mentir no solo a la compañía de revistas , editoriales sino a todos sus lectores , su acto de irresponsabilidad lo llevo a que fue una persona importante y "famosa" pero no por la calidad de periodista que era , sino por la vergüenza que le había hecho pasar a muchos diarios con sus publicaciones
    de esta manera su falta de objetividad,irresponsabilidad , su moral ética las deja por fuera de lo que es un complemento para un periodista , es allí donde no se valora el código dentologico que nos enseñan en la academia si quería tener fama u ocupar cargos buenos hubiera buscado la mejor manera para hacerlo que es trabajando e investigando de manera sincera .

    Los argumentos con los que se defiende castaño lo vemos reflejado en imaginación es un recurso periodístico , pude notar la insensates como se expresa , la ironía en que se dirige a las supuestas declaraciones que han hecho a su nombre también narra como a sido el proceso que ha llevado desde que comenzó a ser señalado , por otro lado narra que en la universidad trabajo mucho con literatura y desde hay fue trabajando d la mano con ella , es mas las aplico en sus practicas profesionales y es de hay que comienza "éxito profesional"
    en cuanto a la reacción de la revista SOHO con castaño me parece terrible porque entonces los futuros periodistas o los que se quieran dedicar a publicar sus pensamientos o realizar algún articulo van a verse tentados y como no paso nada lo siguen haciendo .
    como es posible que primero que todo castaño deja a la revista SOHO como un medio de comunicación o entretenimiento en lo mas bajo porque con un hecho de estos créanme que los lectores se van a sentir engañados y ya el medio va a perder credibilidad , segundo les roban dinero y tampoco toman ninguna medida , ¿ o es que castaño así sea un mentiroso y deshonesto sigue siendo leído y muy bueno ?
    es allí donde vemos que los rigurosos controles de calidad de SOHO no son personas realmente capacitadas para controlar este tipo de escritos o publicaciones.

    ResponderEliminar
  11. En referencia a Cuáles fueron los principales pecados del periodista debo decir que en el artículo de la Silla Vacía se muestra que el 10 de junio de 2010 Castaño escribió para Semana una crónica sobre la tragedia minera en Amagá. en la cual su principal pecado fue nunca haber estado allí, seguido de redactar y publicar falsedad en los hechos. Tres periodistas dijeron no haberlo visto en dicho pueblo y todos se preguntan ¿De dónde sacó los testimonios, el ambiente? ¿De la radio, de la prensa, de los reportes oficiales, o de su imaginación.
    Tobón dice que "Él no respetó el manual de estilo ni la disciplina y por eso su contrato no fue renovad". es decir además de fabular sus historias las inventaba y esto es un punto grave cuando de periodismo se trata.

    2. Castaño se defiende asumiendo sus errores pero priorizando los de Joaquín y de una forma atrevida se refiere a este pidiendo pruebas y dando por sentado testimonios que según él si recogió. Castaño saca una defensa algo barata refiriéndose a que "la imaginación es recurso periodístico, utensilio narrativo, aparejo más útil que el lápiz, que la libreta de apuntes, que la grabadora, ese trasto sobrevalorado que algunos usan como si fuera sustituto del cerebro, del mismísimo corazón". a lo que yo asumo debemos entender que el le puso corazón a todas sus historias y dando la razón a quienes lo despidieron, pues creo que con su defensa solo evidencia la falta de pruebas que tiene de cada columna o artículo escrito y los pocos recursos a los cuales se puede aferrar a su defensa. es decir la imaginación no es una excusa para inventar y escribir falsedades.

    ResponderEliminar
  12. Erika Beltrán Celedón8:54 p. m., agosto 08, 2014

    Personalmente pienso que Castaño es todo lo que nunca quisiera ser, yo, en mi labor periodística. Si de sus pecados hablamos podemos empezar por la falta de palabra al no cumplir con las fechas estipuladas de los artículos que debe realizar. Se muestra como un "periodista" irresponsable, que no le importa cumplir con las normas de ética profesional. Lo mas asombroso de los pecados de Castaño es la frescura con la que hace las cosas en pro a perder credibilidad, Castaño publico una novela sobre la vida de Escobar pero tiempo después se demostró que su escrito era falso, que sus fuentes no existían y que los hechos que plasmo nunca habían sucedido. De la misma manera vemos que en el artículo de la Silla Vacía, el 10 de junio del 2010 José Alejandro escribió para Semana una crónica sobre la tragedia minera en Amagá, pero él nunca estuvo en el lugar de los hechos, según periodistas que estuvieron detrás de la tragedia hasta el ultimo día. Entonces, todo lo publicado por Castaño fue producto de su imaginación. no fue veraz.

    Castaño se defiende, como haría cualquier ser humano, aunque el prefiere hacerlo con ironía, pide pruebas y argumenta que "La imaginación es un recurso periodístico..." como queriendo decir que es válido todas las historias que creo en su mente y corazón y luego se las entrego a los medios para que la publicaran.

    La revista SOHO reacciono, a mi parecer, de una manera acomodada,para limpiar el nombre de Castaño y sacar provecho de lo que escribe pues es un genio con sus leras y rápido para atrapar al público, aunque sea producto de su imaginación. Sin embargo no fue lo mas correcto de parte de la revista porque al ser un medio de comunicación debe primar la información con fuentes verificadas, investigaciones profundas e historias lo mas parecidas a la realidad. Es decir, todo lo que NO hace Castaño.

    ResponderEliminar
  13. Personalmente pienso que castaño hubiese hecho su carrera en literatura y en especial de ficción, puesto que en el periodismo la imaginación no puede ser un recurso para realizar un trabajo periodistico. Muchas veces los periodistas le damos nuestro estilo a las noticias que escribimos, pero es muy diferente a inventar fuentes, situaciones y circunstancias. El periodismo es una labor donde juega un papel fundamental nuestra credibilidad, a un texto periodistico no lo podemos maquillar porque asi se viviría en un mundo mágico y lleno de mentiras, en especial cuando vivimos en un país como el nuestro. Castaño no sólo jugo con su credibilidad sino, que también puso en tela de juicio su seriedad y responsabilidad en su trabajo, el jugar a que publico lo mismo en diferentes medios y no pasa nada eso deja mucho que decir. Era de esperarse que se iba a defender, y con todo y que mostro pruebas de algunos de sus trabajos, se sentía un tono agresivo, como queriendo imponer su estilo para hacer periodismo utilizando a la imanción como un recurso importante para el periodista, diciendo que no es nada malo, que al contrario ayuda a complementar la información, como si hacer peiodismo fuese como inventar allguna receta de cocina...

    ResponderEliminar
  14. Haciendo referencia a los pecados de Castaño, considero que el más claro de toda esta historia y el detonante que marcó su vida profesional, fue la irresponsabilidad que tuvo a la hora de responder por los documentos que debía entregar al medio mal pensante y la entidad española con la cual también tenía compromisos,un periodista nunca debe incumplir con la entrega de sus productos periodísticos porque es prueba fiel de que como persona tiene poca credibilidad. Y eso fue una de las cosas principales que tumbaron a José Alejandro Castaño, no cumplir con lo que debía a tiempo. Otro de sus pecados fue, las mentiras que utilizó a la hora de contar historias, prueba de ello fue lo expresado por la Silla Vacía en una publicación del 10 de junio del año 2010 en la crónica realizada acerca de la tragedia minera en Amagá, donde todo el tiempo hace alusión de fuentes, de ambientes, de lugares los cuales nunca confronto. Una publicación que según dice fue a base de la imaginación que este periodista tiene, ya que nunca frecuento el lugar al cual hacía referencia. Castaño, un ser que más que periodismo, hace literatura ficción, ya que sus diferentes pruebas solo existen en su imaginación.

    Castaño, se defiende a base de razones injustificadas, teniendo en cuenta que cuando decidió hablar acerca del tema que lo estaba culpando el periodista Joaquín de la Silla Vacía y otros periodistas, no mostró con cosas contundentes lo que decía acerca de sus trabajos, se baso en decir que si asistió a los lugares, que si entrevisto a un sin fin de testigos y que si vivió todo lo que comentaba, pero sin cosas reales que lo soportarán, ayudando así que su falta de credibilidad creciera ante la audiencia, ante sus colegas y más que todo, ante los medios. Para trabajar en el periodismo no se necesita tener datos imaginativos, se necesita tener cosas veraces que sustenten lo dicho, para así hacerse responsable de lo publicado, pero Castaño afirma, que el periodista necesita imaginación para contar y no siempre la creatividad para hacer volar la mente es útil cuando debes estar contando hechos reales. Castaño, lejos de estar preocupado porque su credibilidad ante los demás esta por el suelo, se encuentra tranquilo y lavándose las manos culpando al periodista de la Silla Vacía que el mentiroso es él, olvidando los fraudes que a lo largo de su carrera ha hecho.

    El medio de Soho, logra reaccionar de acuerdo a su conveniencia, es decir, defienden al implicado en este caso, olvidando todos los problemas de confrontación que Castaño tiene y haciendo referencia, que lo que importa es la imaginación. Soho, limpia el nombre del periodista, teniendo en cuenta las culpas que a este lo persiguen y de manera irónica ayuda a que Castaño, se siga limpiando las manos y siga haciendo ver, que todas sus publicaciones tienen verdad e imaginación. Lo único que la revista logra tener en cuenta es, la facilidad que el autor tiene para atrapar espectadores, pero olvida que como medio debe tener la rigurosidad pertinente para revisar todo lo que sus periodistas deciden publicar.

    ResponderEliminar
  15. karina castro segrera

    No podría llamar los “pecados” de Castaño como principales, porque realmente todos tienen una trascendencia, ni decir este es un pecado mayor o este menor, este hombre cometió toda una cadena de errores que al parecer no fueron tan importantes para los medios impresos de este país que seguían respaldado a este supuesto periodista. Desde algo tan clave como la importancia de la fuente y el manejo que se le debe dar, comprobar los hechos, ser lo más legítimos con la información que se está publicando, no se trata de alcanzar esa objetividad utópica que tantos nos hablan en los salones de clases, pero tampoco llegar al extremo que alcanzo este hombre con sus historias fantásticas, donde no hay nada de subjetividad sino un exceso de imaginación y ficción.


    Pienso que con lo que se defiende Castaño no son argumentos, todas esas líneas me parecen una total burla, llena de un sarcasmo y un descaro que por más que lo sigamos leyendo nunca nos va a convencer. A mi parecer la imaginación no es una herramienta con la que el periodista pueda contar, o por lo menos no como nos la quiere mostrar este hombre. Está claro que la crónica se presta para los detalles y la descripción, dejar volar nuestra inspiración, pero no llenar toda una historia de mentiras, como lo hace Castaño, que con su teoría del uso de las comillas piensa justificar todas sus farsas.

    ResponderEliminar
  16. María Paula Sossa Londoño1:01 p. m., agosto 10, 2014

    1 pienso que el mayor pecado de Jose Alejanadro Castaño fue el de prometer a dos medios importantes y a sus directivas como lo son Casa América en Cataluña y la revista El malpensante, una gran cantidad de textos en los cuales escribiría un libro y seis crónicas acerca de los países que había librado nuestro Libertador Simón Bolívar. Además de no contestar a los llamados de los dos medios y meter en un problema a Casa de América con El Mal Pensante por su incumplimiento y por haber enviado los textos primero a la revista y no al medio español . Incorporándole que había una gran cantidad de dinero involucrado el cual pidió para sus viajes e investigaciones y de lo cual lo que aportó, no fue ni la mitad de lo que había prometido.
    Para sumarle otro pecado a lo anterior, refuto la idea que él tiene de “Creer que la crónica es incierta y que requiere de imaginación”. Pues esta, es otro género periodístico que si bien, lleva los sentimientos del autor, nunca debe perder la veracidad, pues con una pizca de ficción ya se convierte en literatura perdiendo credibilidad como periodista.

    2 En De la Urbe publicaron lo que Castaño publicó en su blog: “crónicas inciertas” en la que el periodista se defiende de la siguiente manera:
    Jose Alejandro Castaño se defiende escribiendo en un portal de él diciéndole a Joaquín Botero, el que escribió en La Silla Vacía, una columna llamada “De Castaño a oscuro”, que es un mentiroso y un atrevido. Él dice que ya se cansó de quedarse callado, que la familia y muchas personas profesionales en el periodismo, le dijeron que ya era hora de que hablara y desmintiera todo lo que han dicho de él. Además, que si es verdad que para el mismo Castaño el hecho de que es importante en el periodismo la imaginación pero no como todos piensan, sino como una herramienta útil y como un recurso periodístico.
    A lo anterior, explicó que cuando publicó la crónica sobre el día en que ganó el Independiente Medellín, el recorrió algunos barrios de la ciudad antiqueña buscando historias y afirmó que esos milagros que el menciona si ocurrieron pero que fue lo que le contaron y no pudo constatarlo con el protagonista al cual le sucedió el milagro.
    También dice que su despedida de un medio no fue que lo hayan “echado” sino que en cambio, fue amistosa. Así, en un escrito extenso, Castaño comienza a contar en cada párrafo todas sus visitas y las crónicas que salían de ellas que eran asombrosas y que fueron publicadas para El Colombiano, para el País de Cali y por otros medios de comunicación; como también afirma que si fuera mentira todo lo que el investigó y escribió, cómo sería posible que se hubiera ganado tantos premios.
    Sin embargo dice que “no le teme a las crónicas inverosímiles” lo que me da a entender que no son totalmente verdaderas.
    Sumado a lo anterior, “el cronista incierto”, -como el mismo se hace llamar, aceptó el reto de escribir para SOHO, una crónica en la cual se confesaba con un obispo de Cartago.
    En esta confiesa que su gran error fue haberle fallado a Casa América en Cataluña y a su director Marc, pero desmiente que el dinero para comenzar los viajes le fue enviado en septiembre por El Malpensante.
    A pesar de ello, el afirma que su pasado como cronista en los periódicos y revistas colombianas era totalmente cierto que tal vez el único error fue EL DE SEGUIR PROMETIENDO A CASA AMÉRICA Y A EL MALPRENSANTE, algo que no podía cumplir en “tan corto tiempo”.

    ResponderEliminar
  17. María Paula Sossa Londoño1:02 p. m., agosto 10, 2014

    3 Me parece que la revista SOHO, realiza un gesto bueno y de admirar por otros medios de comunicación, al invitar a que el cronista Jose Alejandro Castaño, se DEFIENDA ante todos los medios, periodistas y lectores del país que lo acusaron o creyeron en “mentiras” que medios como EL Malpensante o la Silla Vacía habían dicho sobre él. Pero por otro lado, pienso que debió primero verificar si los “pecados” del cronista eran ciertos o no y hacer una introducción antes de que Castaño empezara con su crónica en la que se confiesa, explicándole a los lectores que como medio “imparcial” solo lo publican como un artículo y no como una forma de “defender” al protagonista de esta historia. Además, como lo dice El Malpensante en su artículo: El caso Castaño: segunda explicación a los lectores, desde cuándo un sacerdote absuelve los pecados de un periodista?, tal vez como persona más no como profesional. Pienso que el error más grande y grave lo sigue teniendo Castaño, no supo hacer las cosas bien, ni como periodista o cronista, ni como persona.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.