Ir al contenido principal

Biografía de Antonio Navarro Wolf

Es un ingeniero y político, exmilitante del grupo armado insurgente M-19. Ha sido constituyente, ministro de Salud, alcalde de Pasto, representantes a la Cámara, gobernador de Nariño para el periodo 2008 - 2011, secretario de Gobierno de Bogotá entre enero y marzo de 2012 y, actualmente, se desempeña como vocero nacional del Movimiento Progresistas.
En 1972, obtuvo el título de Ingeniero Sanitario en la Universidad del Valle, luego de lo cual realizó estudios de postgrado y se desempeñó como profesor de la misma universidad. Se especializó en Ingeniería del Medio Ambiente en Loughborough University, Inglaterra (1976). Fue becario de la Fundación Rockefeller, del Consejo Británico y del International Development Research Center, IDRC, de Canadá.
Profesionalmente, como ingeniero sanitario, fue asesor del Departamento de Medicina Social de la Universidad del Valle (1972), coordinador del Centro de Investigaciones Multidisciplinarias para el Desarrollo Rural, CIMDER (1972-1977), asesor internacional del IDRC (1976-1978), profesor de la Universidad del Valle (1972- 1978), director del Plan de Estudios de Ingeniería Sanitaria, en la misma universidad, y consultor privado.
A finales de los años setenta, se incorporó a la guerrilla del M-19, que depondría las armas como parte de la negociación de paz, en 1990. En el M-19, Navarro ascendió hasta convertirse en el segundo comandante de la organización. Uno de los episodios más controvertidos del accionar del M-19, lo constituyó la Toma del Palacio de Justicia el 6 de noviembre de 1985, en la cual un comando armado del grupo guerrillero se tomó el Palacio para presentar una demanda armada ante la Corte Suprema de Justicia contra el presidente Betancur por la violación de los acuerdos de paz. Como resultado de la toma y la retoma por parte de las fuerzas militares, se dio la muerte de un gran grupo de guerrilleros, civiles y magistrados, además de la desaparición de varias personas que salieron con vida. Aunque, probablemente, los eventos de esta toma nunca serán totalmente esclarecidos, algunas versiones actualmente refutadas sugieren que la guerrilla hizo la toma financiada por el narcotraficante Pablo Escobar, quien, supuestamente, exigió como contraprestación la destrucción de archivos comprometedores. Sin embargo, estas versiones se han ido desmintiendo con los resultados de las recientes investigaciones de las comisiones de la verdad, donde se concluye que el incendio fue causado por el accionar de las fuerzas militares.
Junto al ya fallecido Álvaro Gómez Hurtado (en la foto) y a Horacio Serpa
 Uribe presidió la Asamblea Nacional Constituyente de 1991
Navarro coordinó el Equipo Negociador de Paz de este movimiento durante las negociaciones con el gobierno del presidente Belisario Betancur (1984-1985.) Fue nombrado jefe de la Comisión para organizar el Diálogo Nacional, de la que también formaban parte Vera Grabe, Alfonso Jacquin, Andrés Almarales e Israel Santamaría. Los diálogos se rompieron, las treguas se incumplieron y murió el proceso de paz. En mayo de 1985, fue víctima de un atentado en una cafetería de la ciudad de Cali, cuando un colaborador del Ejército lanzó una granada que causó una explosión a diez centímetros del pie de Navarro. Resultó herido de gravedad. Una esquirla le seccionó el nervio que mueve la parte izquierda de la lengua. Y la herida en el pie que de la rodilla para abajo el hueso estaba destruido. Debido a informaciones de seguridad, iba a sufrir un nuevo atentado en el hospital, por lo cual varias personalidades intervinieron para que pudiera salir del país. Le amputaron la pierna en México y su recuperación fue en Cuba, donde le hicieron una prótesis.
Posteriormente, él, junto a Carlos Pizarro, llevaron a cabo las negociaciones de paz con el gobierno del presidente Virgilio Barco (1989). La paz se firmó el 11 de marzo de 1990.
Tras la firma de los acuerdos de paz (1990), el M-19 postuló a su máximo comandante, Carlos Pizarro Leongómez, a la presidencia de la república, pero este fue asesinado en un vuelo comercial saliendo de Bogotá a Barranquilla el 26 de abril de 1990. A pesar de la cercanía de la firma de los acuerdos de paz, Navarro tomó la decisión de enterrar a Pizarro en paz. Después del entierro de Carlos Pizarro, se reunieron los cuadros de dirección del M-19 y decidieron continuar con el proceso de paz y la candidatura a la Presidencia de Navarro, quien obtuvo un destacado tercer lugar.
Navarro fue uno de los tres presidentes de la Asamblea Nacional Constituyente que redactó la Constitución Política vigente en 1991. El 4 de julio de 1991 se proclamó la nueva Constitución. Ha sido ministro de Salud (1990), candidato a la presidencia nuevamente (1994), alcalde de Pasto (1995-1997), representante a la Cámara por Bogotá (1998-2002) con la mayor votación y senador (2002-2006) con la segunda votación más alta del país.
Fue honrado con la medalla de los Servicios Distinguidos en Categoría I, por la Dirección General de la Policía Nacional (1997). El premio al Mejor Alcalde de Colombia, por El Tiempo, el Instituto FES de Liderazgo y otras instituciones (1998), con el título de “Ejecutivo del Año”, por la Cámara Junior de Colombia (1998) y destacado como el “Mejor congresista” por la Revista Cambio (2002).

Navarro fue precandidato del Polo Democrático Alternativo (PDA) para las elecciones presidenciales de mayo de 2006. En una consulta interna, Navarro perdió frente al ex magistrado Carlos Gaviria Díaz, quien se convirtió en el candidato oficial del PDA. Tras el triunfo de Gustavo Petro en la Alcaldía de Bogotá fue nombrado por este Secretario de Gobierno, donde asumió la voceria del alcalde; sin embargo, por motivos aparentemente personales, Navarro renunció a finales de marzo de 2012. En junio del mismo año asumió la Vocería Nacional del Movimiento Progresistas.
Actualmente, se conoce como precandidato presidencial del Movimiento Progresistas, que acaba de alirase con el Partido Verde
(Con datos de wikipedia)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.