Buscar este blog

sábado, 2 de noviembre de 2013

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta

Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Cuando uno escucha el cinismo con que Juan Manuel Santos trata de recuperar puntos de popularidad en las encuestas, no puede evitar que estas tristes paradojas de la política colombiana le ronden por el cerebro hasta terminar exorcizando en el papel en blanco estos fantasmas del pasado reciente.

El ex ministro de Defensa, bajo cuya administración miembros de las fuerzas armadas de Colombia asesinaron a civiles desarmados para hacerlos pasar como guerrilleros dados de baja en combate, expresó en un discurso, ahora como Presidente, que, en gobiernos anteriores, la mitad de los ministros habían terminado en la cárcel, en clara alusión a la administración de su ex jefe Álvaro Uribe Vélez. Por supuesto, Santos, el ex ministro en cuestión, hoy embestido con el máximo cargo de nuestro país, debió ir también a la cárcel, si se trata de que los jefes paguen, por omisión, lo que sus súbditos hacen. Con esa misma filosofía, es que los antiuribistas exigen que Álvaro Uribe sea llevado detrás de las rejas para que pague lo que los empleados de Juan Manuel Santos, Andrés Felipe Arias y “la mitad” de sus ministros hicieron.

No obstante, el gran pecado de Arias fue aspirar a la Presidencia de la República al mismo tiempo que lo hacía Santos, ambos para continuar con la política del, entonces, popular presidente Uribe: como la gente prefería a Arias por su parecido físico con el mandatario, había que debilitarlo para que le quedara el camino libre a las ambiciones del entonces ministro de Defensa, fiel, por conveniencia electoral, a Uribe, Juan Manuel Santos. La periodista Claudia López lo denunció muy bien en una columna que publicó en el diario El Tiempo: este diario se había ensañado contra Andrés Felipe Arias para despejarle el camino a uno de sus accionistas, Juan Manuel Santos (Click aquí para conocer detalles del caso de Claudia López). La periodista fue despedida el mismo día que publicó la denuncia, Arias terminó en la cárcel porque sus empleados cometieron hechos menos graves que los cometidos por los empleados de Santos y este último es Presidente de Colombia.

Es obvio, entonces, que, si se mide con el mismo racero de justicia aplicable a los ex ministros, Juan Manuel Santos debió pagar más de los dos años de cárcel que Andrés Felipe Arias; es decir, Santos debía estar en una celda de La Picota y no en el solio presidencial de la Casa de Nariño.


Debía, por tanto, el actual presidente, si tuviera algo de vergüenza, ser prudente en sus declaraciones para que su enorme rabo de paja no salga a relucir, como ahora.