Ir al contenido principal

“Es urgente articular las ciencias humanas con las ciencias sociales”: Blas Zubiría.

El sociólogo Blas Zubiría, con maestría en historia y autor de artículos como ‘Convergencias y divergencias entre sociología e historia’, estuvo presente en el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior, llevado a cabo el pasado 24 y 25 de mayo en la Universidad Autónoma del Caribe; su ponencia llevó por título ‘Reconocer la tradición del pensamiento crítico latinoamericano: Una premisa necesaria en la formación humanística universitaria’.

Este conferencista, que vino en representación de la Universidad del Atlántico, desarrolló en su ponencia la respuesta a interrogantes como: ¿es posible que en nuestras universidades se enseñe una perspectiva de las humanidades que reconozca la tradición de reflexión propia de los latinoamericanos? Con esto, haciendo referencia a lo que se enseña en las Universidades en términos de formación humanística, por medio de espacios que se abren para reflexionar sobre la tradición del pensamiento social latinoamericano.


De esta manera, a través de un pequeño recorrido histórico, Blas Zubiría planteó cómo desde las ciencias sociales y desde las humanidades en general, se ha ido cultivando este terreno de autonomía en Colombia y la Región Caribe; proponiendo a su vez, que la tarea recaiga en las enseñanzas de las humanidades y las ciencias sociales en las Universidades, las cuales lleven a reconocer la tradición crítica que propone un conocimiento comprometido con las transformaciones que los países latinoamericanos exigen.

"Hay necesidad de articular las ciencias humanas o de humanidades y ciencias sociales. Es una discusión que tiene una larga tradición. En su momento, se plantearon las dos culturas como una discusión que trataba de delimitar las ciencias sociales o las ciencias duras de las humanidades. Es una discusión que plantea, incluso, clasificaciones separadas: las artes, la poesía, el teatro, la pintura, la música, la literatura y, por el otro lado, las ciencias sociales: la sociología, la antropología, la historia. Se llegó a plantear en esa discusión teórica, de un lado,  ciencias nomotécticas y, por el otro lado, las ciencias ideográficas: ciencias que buscaran correlacionar, a partir de distintas variables, un conocimiento que permitiera establecer leyes universales o ciencias que permitieran reconocer las particularidades, la singularidad de los procesos y no poder establecer leyes universales. Es una discusión abierta, permanente; sin embargo, mi posición frente a eso, y lo que quiero compartir aquí, es la que en su momento señaló Immanuel Wallerstein, cuando, en un trabajo realizado para la Unesco, propuso que era necesario abrir e impensar las ciencias sociales. Y para él, la distinción entre ciencias nomotécticas y ciencias ideográficas, lo que hacía era compartimentar, generar unas especies de estancos, que, por supuesto, tienen una lógica de poder que se reproduce desde las universidades mismas, desde los centros de investigación, que se reproduce en la medida en que uno se siente seguro sobre un terreno que pisa y cuando llega a los parajes blandos de las fronteras, comienza a dudar. Pero si el diálogo está abierto, si impensamos las ciencias sociales, si nos abrimos a las humanidades en ese diálogo, vamos a enriquecer mucho más nuestras perspectivas”.

Aquí puede ver la conferencia de Blas Zubiría:



En este mismo blog estaremos publicando los vídeos de cada una de las 12 conferencias de los ponentes:

Edgar Rey Sinning, Universidad Popular del Cesar
Alberto De Castro, de la Universidad del Norte
Rosaura Salazar, de la Universidad Metropolitana
Yolanda Fandiño Barros, de la Universidad Libre
Juan Carlos Escalante, Universidad Autónoma del Caribe
Alvaro De La Espriella, de la Universidad Autónoma del Caribe
Adelaida Jiménez, Universidad Reformada
Dairo Orozco Molina, Universidad de la Costa CUC
Fidel Llinás Zubiría, Universidad del Atlántico
Yolanda Altahona, Universidad Simón Bolívar
Arturo Barros, Universidad Autónoma del Caribe

Artículos relacionados:
Las humanidades tendrán su reivindicación en un Simposio organizado por Uniautónoma

Así fue la apertura del exitoso Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior

"Hay una profunda deuda social con la enseñanza de las humanidades en el Caribe colombiano": Édgar Rey Sinning

“Un empleado se mantiene en su puesto por su creatividad y su razonamiento crítico”: Alberto De Castro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.