Ir al contenido principal

En los zapatos de Vicky Dávila

Por John Acosta

El primer grito de alarma lo leí ayer en la revista Semana, cuando un forista opinó en el artículo que informaba sobre la salida de Vicky Dávila de La FM. Así iba a iniciar yo esta columna hoy, pero pensaba transcribir enseguida el texto completo del comentario del aludido lector: sin embargo, cuando lo busqué ahora ya no lo encontré, a pesar de que me leí nuevamente todos los argumentos de quienes participaron. Noté, sí, que se incrementó el número de disertadores, pues ayer eran cinco páginas y hoy van diez. Lo curioso del asunto es que a quien iba a citar en este espacio era uno de los defensores de la desafortunada periodista. No obstante, la traída a colación de su dictamen no era por darle el lado a la ahora ex directora de La FM sino por el matiz que le dio el lector al debate suscitado: lo redujo a un episodio más de la pelea entre el presidente Juan Manuel Santos y el ex presidente y hoy senador Álvaro Uribe.

En los 94 comentarios que leí en mi nueva búsqueda, me encontré con este:

En todo caso, el segundo sobresalto vino por parte de un colega y amigo periodista, que comentó en Facebook una frase que retwittié:


El colega y amigo comentó en Facebook, a donde Twitter envió el mensaje: “Seguramente en las mentes de los uribistas la culpa de todo es de Santos. Que falta de memoria. Todos esos hechos sucedieron cuando el emperadorzuelo Uribe era presidente. Lloran a la Dávila porque tienen una menos periodista parlante a su servicio”. Retwittié este de la periodista Salud Hernández-Mora: “Acabo de ver que Vicky Dávila se fue de la FM. Lo siento por ella. Pudo embarrarla, seguro, pero mucho menos que los que ella denunció”. Otro amigo y colega comentó en Facebook sobre esa misma frase: “Digamos que se nota lo uribista después de leer ese comentario, pero como docente de comunicación social no queda nada bien justificar a la porquería de periodista que es Vicky Davila”.

Pues bien, me niego a caer en el reduccionismo de un episodio más de la pelea Santos-Uribe al que quieren llevar este debate.

Aunque no se debe perder de vista el meollo del asunto (las graves denuncias de tráfico sexual al interior de la Policía Nacional), evidentemente, la publicación de un video con una conversación de alto contenido pornográfico abre de nuevo el debate sobre ética periodística y la capacidad de autocensura del periodista. Tomo atenta nota de lo que propone Javier Darío Restrepo, maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, cuando dice: “Es el momento de que los periodistas nos preguntemos qué habríamos hecho si tuviéramos ese video en las manos”.

Voy a correr un riesgo necesario: ponerme en los zapatos de Vicky Dávila, no para justificarla, sino para tratar de entenderla. Un periodista mexicano se metió en los zapatos de un talentoso joven que asesinó y descuartizó a una adolescente y publicó un reportaje. Por supuesto, el reportero fue crucificado en internet: soy consciente, por tanto, del linchamiento cibernético a que me expongo, pero creo que es hora de tratar de entender por qué la ex directora de La FM tomó la decisión de publicar ese video.

Carlos Ferro Solanilla
Si el video hubiese llegado a las manos de la periodista sin que mediara ningún antecedente, estoy seguro de que no lo hubiese publicado, pues, efectivamente, no dice nada en sí, diferente a una conversación íntima entre dos seres humanos que, aparentemente, se gustan. Resulta que los dos protagonistas tienen algo en común, además, obviamente, de esa atracción sexual, si se quiere llamar así: quien graba a escondidas la escena (Ányelo Palacios), denuncia que en la Policía Nacional existen unos oficiales de alto rango que inducen a la prostitución a los jóvenes alférez con la promesa de ascensos dentro de la institución; la víctima de la grabación (Carlos Ferro, no era consciente de que lo estaban grabando) era viceministro del Interior hasta antes de la publicación del video, a quien involucran de hacer parte de las oscuras prácticas denunciadas.

Alférez Maritza Zapata
El 25 de enero de 2006 murió la alférez Lina Maritza Zapata, de 21 años, en el interior de la Escuela de Cadetes de Policía General Santander. Los directivos de la institución dijeron que había sido un suicido. Adiela Gómez, madre de la joven fallecida, dice que, por casualidad, su hija se encontró con una red de prostitución homosexual dentro de la escuela y por eso fue asesinada. Adiela y su esposo, Hernán zapata, tuvieron que salir del país por amenazas contra su vida.

En abril de 2009 fue asesinado Eduardo Díaz Pinzón, de 52 años. Había sido secretario de Gobierno de la entonces gobernadora de Cundinamarca Leonor Serrano de Camargo. Tuvo una estrecha relación política y personal con Carlos Ferro Solanilla, uno de los protagonistas del famoso video. Díaz Pinzón mantenía una relación homosexual con John Harold Arias Berján, un patrullero de la Policía de 25 años de edad. El agente fue miembro del esquema de seguridad del entonces congresista Carlos Ferro. Una noche, Eduardo Díaz desaparece misteriosamente. “Existe un video (registrado en las cámaras del edificio donde convivían) donde quedó esta evidencia: los dos (Díaz y Arias) entran de manera normal. Una hora después el ascensor desciende al sótano, con el policía que arrastra un bulto muy pesado, claramente un cuerpo. Otro hombre lo espera en un vehículo que rápidamente se acerca a la puerta del ascensor. “La carga” es introducida al baúl. Y el carro sale raudo del lugar. Cinco días después las autoridades descubren el cadáver, con señales de tortura”, escribe el periodista Édgar Artunduaga en el portal Kienyke.

Édgar Artunduaga
En otra parte de su escrito, Artunduaga dice que “el caso es investigado por funcionarios de la Fiscalía en Fusagasugá, donde Ferro ejerce autoridad y control casi general. Corriendo riesgos, dicen ellos, familiares de la víctima han adelantado sus propias pesquisas, pero siempre se encuentran con la muralla de un superior que dilata el proceso. El sospechoso siguió en la Policía y conocidos lo vieron prestando servicios de seguridad en el Congreso, muy cerca de un alto oficial”. El periodista agrega que no es claro que el oficial haya asesinado a su amante “pero la familia de Díaz Pinzón no encuentra explicación a las presiones de Ferro y sus influencias para resguardarlo”.

Debido a las investigaciones que adelantaba la periodista Vicky Dávila sobre la presunta prostitución en la Policía (que en los medios de comunicación se conoce como Comunidad del Anillo), la hoy exdirectora de La FM fue víctima de seguimientos y chuzadas ilegales por parte de miembros de la Policía. De acuerdo a lo que publicó el portal La silla vacía, Vicky Dávila dijo que “ya Ányelo había denunciado que Ferro recibía servicios de la comunidad del Anillo”. Ferro Solanilla había negado a La FM que conocía a Ányelo Palacios.


Con todos estos antecedentes, el video llega a las manos de Vicky Dávila. Ya existía un caso reciente en el que el periodista Daniel Coronell publicó una foto en el que un alto funcionario público aparece mostrando sus partes íntimas: aquí, la foto fue editada para mostrar solo lo que se necesitaba para respaldar la acusación de Coronell, además de que fue el mismo funcionario quien envió la foto a su secretaria (obviamente, no para que se publicara). En el caso del video, si la intención era probar que, efectivamente, Ferro le mintió a La FM porque sí conocía a Ányelo Palacios, la periodista debió editarlo, aunque, de todas maneras, estaba el agravante de que fue grabado sin conocimiento del ex ministro.

Comentarios

  1. Si de abordar una sola perspectiva en este tema, que propone gran amplitud, se tratara, la cosa está complicada. Uno no sabe de qué hablar, si de que Ferro es marica, o si Vicky morbosa, o Uribe mejor que Santos, o todo eso de lo que a la comunidad cybernetica se le ha dado por comentar con gran, medianos o escasos conocimientos a fondo de lo que pasa, más allá de lo que han dejado saber los medios. Lo cierto es que ya cyberlinchamos bastante a la pobre Vicky, me incluyo porque hago parte de esta enorme esfera virtual. Pero el periodista Acosta hace una propuesta interesante en lo que transcurre de su columna, ¿Por qué no ponernos en los zapatos de Vicky Davila?, no para justificarla, sino para entenderla, ¿Qué hubiese hecho otro periodista de haber tenido ese vídeo en sus manos?, yo creo que al menos un gran porcentaje de los periodistas hubiese considerado más de una vez publicarlo, no sé si hubiesen llegado al hecho, pero si hay algo que se conoce de Vicky, es que no se vale de censuras.
    Laura Gómez.

    ResponderEliminar
  2. Stephania Diazgranados8:29 a. m., febrero 20, 2016

    Stephania Diazgranados Villarreal: "lo que está mal, está mal aunque lo haga todo el mundo; lo que está bien, está bien aunque no lo haga nadie".

    Considero que, antes de ser periodistas, médicos o políticos somos seres humanos, por tanto caemos en constantes equivocaciones. No obstante, hay límites en cada situación, en donde debemos actuar con precaución y prudencia, sobre todo si nuestros comentarios, actos y publicaciones se encuentran en la mira de todo el mundo y aún más si sobre nosotros recae una responsabilidad social, por tanto, lo actualmente sucedido con la periodista Vicky Dávila ha generado toda una polémica y controversia en el país (Colombia). Pienso que, yo le daría la mitad de la razón y la otra mitad la criticaría un poco pues, estoy de acuerdo que se haya sacado a la luz pública toda la suciedad que se esconde en la institución de la Policía Nacional, como lo es la red de prostitución entre estos miembros y el exceso de autoridad que utilizan ciertos personajes con altos rangos para aprovecharse de sus subalternos y chantajearlos para que los satisfagan sexualmente a cambio de un ascenso; ahora bien, no estoy de acuerdo con la forma en como Dávila puso este tema en debate ante la sociedad, pues, es cierto que la sociedad tiene derecho a la información pero, sobre este prima el derecho a la intimidad, y el video publicado por la periodista no es más que una conversación de gustos sexuales, y, los periodistas deben tener siempre presente una ética periodística que los rija. Por ello, manifiesto que, la denuncia de 'La comunidad del anillo' pudo haberse denunciado de mejor manera.

    ResponderEliminar
  3. Evelio Durán Duque8:31 a. m., febrero 20, 2016

    Al igual que usted me pongo en los zapatos de la periodista Vicky Dávila, y considero que el acto cometido, fue un avance para que este país mejore, si, lo sé, rompió la ética y las reglas del periodismo violando un par de leyes, pero ¿Quién no las violado? Publicar esto fue un arma de doble filo, considero que era necesario porque como usted menciono: “Si el vídeo hubiese llegado a las manos de la periodista sin que mediara ningún antecedente, estoy seguro de que no lo hubiese publicado” ella ya tenía información y razones suficientes para sacar el vídeo al aire.

    ResponderEliminar
  4. Fionna Locarno Pimienta8:35 a. m., febrero 20, 2016

    fionna locarno pimeinta:

    Respecto al tema pienso que, el afán del protagonismo y el morbo, no es un ejercicio periodístico, por querer ser y hacer una premisa, se hace una mala conducta acerca de este,el
    periodista debe saber callarse, no hablo de silenciarse si no de tener esa capacidad de reflexión antes de fomentar tanta opinión pública. Un video donde personalmente no veo ninguna clase de prueba periodística, si no dos personas hablando de sus inclinaciones sexuales.

    ResponderEliminar
  5. ponerse en los zapatos de la periodista es difícil,no sabemos la presiones que haya sufrido o la información que tendría en sus manos,quizá el vídeo es una muy buena evidencia pero lo dio a conocer en un momento y con tan pocas pruebas, que Colombia solo vio una conversación homosexual sin ningún delito. Pienso que se apresuro al publicar el vídeo por la primicia, si hubiera indagado mas, y así hallar muchas mas evidencias de lo que ella quería mostrarnos porque en realidad algo pasa, si el señor Anyelo Palacios grabo esa conversación y darla a conocer es porque existe una razón detrás de todo esto, si no no lo hubiera grabado, si Vicky hubiera investigado un poco mas el tema quizás su historia seria diferente.

    ResponderEliminar
  6. La periodista Vicky Dávila no debió publicar este vídeo bajo ninguna circunstancia, pues lo que trataba de denunciar ella era la red de prostitución conocida como la 'comunidad del anillo, lo cual sería un delito, pero en este solo se ve la conversación que sostienen dos hombres que al parecer disfrutan el uno del otro, cosa que no es ningún delito y además se vulneró el derecho fundamental a la intimidad.

    ResponderEliminar
  7. Víctor Castellanos8:49 a. m., febrero 20, 2016

    Víctor Castellanos.
    Las instituciones públicas en colombia suelen ser cunas de corrupción y mafias, desde los altos funcionarios políticos hasta los policías patrulleros que recorren las calles buscando una "bonificación". Uno de los problemas graves de toda esta situación, es la manera inescrupulosa en la que la tan polémica periodista Vicky Dávila difunde un vídeo casi que pornográfico y más íntimo que de opinión pública en los medios de comunicación, asimismo no es un secreto, como se refiere el columnista en el anterior escrito, que la Policia Nacional ha perseguido a quienes han intentado desmantelar la famosa "comunidad del anillo", entre quienes se encuentra Dávila, sin embargo la periodista actuó más como humana que como profesional y cuando me refiero a humana es a esas emociones e impulsos que a veces nos controlan, digo esto porque el vídeo si bien revela asuntos polémicos, no significa ningún argumento específico a la hora de desmantelar la supuesta red de prostitución; concuerdo que si el vídeo iba a servir como denuncia sólo era necesario una parte exacta del mismo, quizá en la que hablan precisamente del acoso de algunos altos mandatarios, mas no todo el vídeo.
    Pero lo más triste de toda esta situación, más allá de la falta de ética periodística cosa que no es nada nuevo en este país, más allá de la relación homosexual entre dos funcionarios (cosa que no tiene nada de triste), es el foco de atención de la opinión pública con respecto a este último tema, ¿en qué momento se volvió más importante la relación homosexual de dos personas que la red de prostitución en sí? o ¿en qué momento de nuestra sociedad nos desviamos de la conciencia y la lógica que permitimos que estos asuntos nos indignen más que la muerte por inanición de niños en la guajira, de niños que mueren a diario producto de la corrupción y el abandono?. Me parece pertinente y casi que ineludible hablar de corrupción en un organismo estatal, lo que me causa tanta indignación es esa concentración llena de morbo y dramatismo por una relación homosexual más allá de la misma corrupción interna de ¡tan honorable institución!.

    ResponderEliminar
  8. Thalia Córdoba Chinchia8:49 a. m., febrero 20, 2016

    Vicky Dávila a la hora de publicar este video muestra su posición central frente a lo que está pasando ya hace varios años al interior de la Policía Nacional, pero de igual manera cabe resaltar que no tuvo en cuenta lo que significa la ética profesional, debía de haberse fijado que esta reproducción iba hacer vista por miles de personas que se informa de lo que pasa en nuestro país.
    Si nos ponemos en los zapatos de Dávila, ningún otro periodista es capaz de enfrentar la situación como ella lo hizo y revelar a Colombia “La Comunidad del anillo” ¿Acaso si ella no muestra el video hubieran avanzado las investigaciones? Cierto que no. Todo esto dio paso a evidenciar el silencio y esa parte oscura de lo que no muestran a los colombianos.
    No obstante, esta es otra prueba de que este gobierno corrupto está manipulando los medios de comunicación al mejor estilo.

    ResponderEliminar
  9. Karenis Alegría Oviedo8:49 a. m., febrero 20, 2016

    Para emprender a este tema, hay que entender que algún día esa comunidad del anillo tenían que desmantelarla, pero, por otro lado Vicky Dávila violó el derecho a la intimidad; Por lo tanto es triste que esa noticia venga de un periodista sin ética, quien con fiereza lanza un vídeo de la Policía Nacional, cuyo impacto es desfavorable para el pueblo colombiano y dejando como resultado la caída de un Viceministro y de un General de la Policía.
    Por otro lado es cierto que cada quien es libre de hacer lo que quiera y es responsable de sus actos, como dijo George Orwell: "Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo los demás son relaciones públicas". Creó que el Viceministro es libre, el solo debe responderle a su familia sobre este acto engañoso, y no al pueblo Colombiano porque es normal que ya un político engañe al País.
    Karenis Alegría Oviedo.

    ResponderEliminar
  10. MARÍA CAROLINA BABILONIA ACOSTA8:50 a. m., febrero 20, 2016

    Una avalancha se desata ahora, luego del proceso del caso que venia bajo una silenciosa investigación. Ahora ocupa tiempo y espacio en redes y medios de comunicación del país. Por que nuestros "Entes" encargados de la seguridad y el orden publico son los principales focos que lo ejercen, bajo presiones internas a todos los que apenas comienzan el servicio.
    No es violentar la vida privada de una persona, y tampoco justificar a otra que solo ejerce su labor de informar. Solo que, la primera inculpa a un numero de personas afectadas y bajo investigación por asesinato o abuso. Que ahora a la luz pública, denuncian tal injusticia.
    En mi opinión, todo es una fachada que quiere mostrarse, porque somos tan injustos con nuestro país que le gastamos esfuerzo a algo que esta muy claro, en vez de pensar en otras situaciones que suceden en el país, y que realmente preocupa mas, como el caso guajira. No hablo que los abusos a estos militares o las muertes no importen, pero no es a eso que le estamos dando negrillas en la noticia.
    No obstante cabe saber que todo lo han maquillado para beneficio. y evitar el desprestigio de esta gran institución.
    El caso Vicky Dávila no fue una embarrada, quizás muy arbitrario de su parte colgar una prueba a destiempo. Porque tarde o temprano la bomba debía estallar. y esa es su función, informar.

    Pruebas que a su vez apuntan a una parte del rompecabezas que arma una pieza importante en una investigación y es encontrar uno de los autores de dicha búsqueda.
    Que en el vídeo no muestra, cabalmente pero que justa prueba acierta cada vez a la verdad.
    Junto con otros archivos, ya investigados.

    Quizas el periodismo que ejerció Vicky esta vez no haya sido tan veraz. A causa de meter la manos en vasijas calientes. Pero a su fin, no dejo de hacer periodismo.

    ResponderEliminar
  11. En cuanto a todo este escandalo mediático sobre el vídeo que publico Davila, pienso que ella no debió dar a conocer dicho vídeo, ya que para mí y creo que para muchos no demuestra ni prueba que la "comunidad del anillo" existe ni mucho menos que el viceministro Carlos Ferro abusaba de su autoridad para obtener algún beneficio sexual. Vicky se equivoco, lanzó una noticia que si lo que quería era ayudar al proceso de investigacion que desde hace más de tres años se le esta haciendo a la Policía Nacional, no lo logró.

    ResponderEliminar
  12. Evelio Durán Duque8:52 a. m., febrero 20, 2016

    Al igual que usted me pongo en los zapatos de la periodista Vicky Dávila, y considero que el acto cometido, fue un avance para que este país mejore, si, lo sé, rompió la ética y las reglas del periodismo violando un par de leyes, pero ¿Quién no las ha violado? Publicar esto fue un arma de doble filo, considero que era necesario porque como usted menciono: “Si el vídeo hubiese llegado a las manos de la periodista sin que mediara ningún antecedente, estoy seguro de que no lo hubiese publicado” ella ya tenía información y razones suficientes para sacar el vídeo al aire.

    ResponderEliminar
  13. Andrea Ángel Pizano8:52 a. m., febrero 20, 2016

    Como periodistas siempre pensamos en ser los primeros en “destapar” una historia, pero también pienso que todo se debe hacer a su debido tiempo. Hay formas de publicar o hacer conocer un suceso. La forma en la cual la periodista Vicky Dávila decidió revelar los hechos de “la comunidad del anillo” no me parecen que practican la ética y buena intención que tanto nos insisten durante nuestra formación como profesionales. Dávila es reconocida por no censurar su información pero el problema en el video que denunció, para culpar a Ferro principalmente, es que no tiene evidencia de estos actos para los cuídanos que desconocen a fondo las investigaciones hechas por las personas afectadas que intentan destapar esta presunta comunidad. Si Dávila habría tenido más pruebas en el momento de presentar el video, con más información de fondo, quizás el enfoque de la noticia no habría sido las preferencias sexuales de Ferro y Palacios, si no, demostrar lo que están haciendo los altos funcionarios del gobierno.
    Aunque no esté de acuerdo con la forma en la cual Dávila haya destapado la información, me parece un poco sospechoso que haya tenido que renunciar su puesto como periodista en el momento que iba a destapar una noticia con tanta importancia. Al final esto muestra perfectamente como es el periodismo de nuestro país. Si la noticia no es aprobada por el gobierno, no la vas a poder publicar, alguien siempre te lo va a impedir.

    ResponderEliminar
  14. No sabría si ponerme en los zapatos de la ex Directora de la FM Vicky Dávila, ya que siento que no solo se trató de destapar toda esa hoya podrida que hay dentro de la policía, sino que se comenta que la periodista tuvo sus razones personales. Entiendo que no estuvo bien que publicara el vídeo en su totalidad, ya que tenía que mostrar lo que realmente era importante para el caso, porque lo único que podemos ver y oír, es la relación que estos dos evidentemente sostenían.
    Estoy de acuerdo con la postura del profesor Acosta. Hay muchas cosas que mirar en este caso, ya que muchos dicen que es una “disputa” entre el presidente Santos y el hoy Senador Uribe, aunque me entristece un poco saber que si este vídeo no hubiera salido a la luz pública, quizás nunca se le hubiera dado la importancia que tiene el saber que nuestros policías eran víctimas de abusos sexuales por parte de una red de prostitución a la cual conocemos con el nombre de “la comunidad del Anillo”.

    ResponderEliminar
  15. Gheraldine Peñaranda.8:54 a. m., febrero 20, 2016

    Involucrar al presidente Juan Manuel Santos y el ex presidente y hoy senador Álvaro Uribe, en una polémica actual (comunidad del anillo) que hasta ahora solo muestra relevancia entre algunos oficiales y capitanes de la Policía Nacional de Colombia y el ex viceministro Carlos Ferro, es mezclar el agua con el aceite. La disputa entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe, es un tema aparte. Lo que nos concierne hoy es comentar acerca de la carencia de ética periodística que posee la ex directora de la F.M. Vicky Dávila, es sabido que sobre el derecho a la información debe prevalecer el derecho a la intimidad, cuando la información íntima no que afecte a otras personas, mostrar un video sin suficiente información relevante sobre la comunidad de anillo y que además, destruye la imagen de alguien, debe ser más que un principio periodístico (inmediatez), no hay que mostrar cosas solo por ser el primero en sacar la primicia debido a que a veces resulta una caída fuerte de un caballo que galopa sin control. Es importante destacar que la academia busca formar periodistas que antes de mostrar una ‘primicia´ previamente investiguen la información y hasta qué punto es necesario publicar (no todo es pertinente), de esta manera la noticia no se vuelve un chismorreo mediático y el periodista no se perjudica como se presenta en el caso de Vicky Dávila.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo Víctor Castellanos dijo...
    Víctor Castellanos.
    Las instituciones públicas en Colombia suelen ser cunas de corrupción y mafias, desde los altos funcionarios políticos hasta los policías patrulleros que recorren las calles buscando una "bonificación". Uno de los problemas graves de toda esta situación, es la manera inescrupulosa en la que la tan polémica periodista Vicky Dávila difunde un vídeo casi que pornográfico y más íntimo que de opinión pública en los medios de comunicación, asimismo no es un secreto, como se refiere el columnista en el anterior escrito, que la Policía Nacional ha perseguido a quienes han intentado desmantelar la famosa "comunidad del anillo", entre quienes se encuentra Dávila, sin embargo la periodista actuó más como humana que como profesional y cuando me refiero a humana es a esas emociones e impulsos que a veces nos controlan, digo esto porque el vídeo si bien revela asuntos polémicos, no significa ningún argumento específico a la hora de desmantelar la supuesta red de prostitución; concuerdo que si el vídeo iba a servir como denuncia, sólo era necesario una parte exacta del mismo, quizá en la que hablan precisamente del acoso de algunos altos mandatarios, mas no todo el vídeo.
    Pero lo más triste de toda esta situación, más allá de la falta de ética periodística cosa que no es nada nuevo en este país, más allá de la relación homosexual entre dos funcionarios (cosa que no tiene nada de triste), es el foco de atención de la opinión pública con respecto a este último tema, ¿en qué momento se volvió más importante la relación homosexual de dos personas que la red de prostitución en sí? o ¿en qué momento de nuestra sociedad nos desviamos de la conciencia y la lógica que permitimos que estos asuntos nos indignen más que la muerte por inanición de niños en La Guajira, de niños que mueren a diario producto de la corrupción y el abandono?. Me parece pertinente y casi que ineludible hablar de corrupción en un organismo estatal, lo que me causa tanta indignación es esa concentración llena de morbo y dramatismo por una relación homosexual más allá de la misma corrupción interna de ¡tan honorable institución!.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. María José Jacquin8:56 a. m., febrero 20, 2016

    Evidentemente la ex directora de la FM Vicky Dávila tenía sus razones para publicar el vídeo de la manera que lo publicó, esta forma tan atrevida como expuso su vida en riesgo. Considero que estuvo muy bien que haya denunciado esta presunta red de prostitución en el interior de la policía nacional, ya es hora de que en este país se acabe la corrupción y estos escándalos vergonzosos, pero también es cierto que nosotros como periodistas debemos tener en cuenta siempre nuestra ética profesional y no solo por el hecho de ser periodistas y tener la responsabilidad y el deber de controlar nuestras palabras y la información que cae en nuestras manos, sino como seres humanos, antes que todo somos seres humanos y existen miles de formas para hacer las cosas para que luego las consecuencias de nuestros actos no nos pasen la cuenta de cobro.

    ResponderEliminar
  19. La periodista Vicky Dávila tomó la decisión de publicar el video de la conversación entre el ex viceministro Carlos Ferro y el capitán de la policía Ányelo Palacios motivada por la rabia y la venganza, puesto que el año pasado se conocieron las chuzadas que le estaban haciendo a ella y a otros cinco periodistas por tener información sobre procedimientos turbios llevados a cabo en la Policía Nacional referentes a acosos sexuales, enriquecimiento ilícito y posesión de bienes ilegales.
    Las investigaciones databan que los seguimientos habían sido realizados por parte de altos miembros de esa institución, lo que da a pensar que la ex directora de la F.m., al tener el video en sus manos, no pensó con cabeza fría y quiso “sacarse el clavo”, pero lo único que logró fue dejar en entredicho su ética profesional y el compromiso como periodista con el país .

    ResponderEliminar
  20. “El ojo siempre mira para fuera”, el ser humano siempre tiende a generar polémica por los actos que cometan otras personas, esto es lo que no nos deja ponernos en los zapatos de aquellos que están pasando por momentos difíciles, quizás los peores. Ahora bien, se han encargado de resaltar la ética periodista, olvidando que todos comentemos errores. No han indagado el porqué de los actos que llevó a la ex directora de la FM Vicky Dávila, hoy repugnada por una parte de la sociedad, la que hoy ha lanzado ‘látigos’ de ofensas, a reaccionar posiblemente sin pensar. No aplaudo lo que hizo, pero tampoco se puede juzgar a una persona sin saber los motivos de sus acciones, conociendo desde hace muchos años el ‘Túnel’ oscuro que hay dentro de la Policía.

    ResponderEliminar
  21. Todo el asunto de la ética periodística no es más que una cortina de humo para eludir el tema de ‘La comunidad del anillo’. Esto no implica que la ética no sea importante, lo es, es esencial para el ejercicio del periodismo, pero el debate que ha suscitado desvía la atención del hecho más importante.
    El periodista sí debe autorregularse, y sí debe autocensurarse; en este sentido, Vicky Dávila cometió un error al publicar el escandaloso video sin su debida censura, quizá impulsada por el rencor, por devolver los ataques que ha recibido o por el afán de la codiciada primicia. Suceso que, claramente, le costó el puesto, como toda Colombia ya sabe, como los colombianos critican o apoyan, como si supieran lo que debió ser estar en su lugar.
    Yo pienso que el video debió publicarlo en su debido momento y únicamente con los minutos necesarios que explicaran el vínculo entre ambos personajes, ahora Carlos Ferro puede respaldarse alegando el daño a su integridad y su vida personal.
    Sí son pruebas, los dos hombres mencionan algo, aunque mínimo, de un lazo entre policías y altos funcionarios del gobierno, pero los periodistas no somos jueces.

    ResponderEliminar
  22. Es claro que Vicky Dávila en medio de la presión por seguimientos y chuzadas ilegales por parte de miembros de la Policía Nacional, tomó la apresurada decisión de publicar un vídeo del que participa Carlos Ferro quien antes de la divulgación íntima era viceministro, y el capitán de la policía Ányelo Palacios en una conversación de tono sexual que en lugar de demostrar lo que dicha periodista busca, la existencia de la ‘Comunidad del Anillo’, presunta red de prostitución homosexual en la policía, se concluye que la grabación sólo revela la atracción sexual entre dos hombres. Y por consiguiente, las consecuencias del escándalo han llevado a la conclusión que el periodismo en este país no tiene objetividad ni veracidad, pues si analizamos me atrevo a lanzar la hipótesis de que el mencionado porno video fue una trampa del entonces capitán de la policía para acabar con la vida personal y profesional del exviceministro o también pudo ser una estrategia de Vicky Dávila para defenderse de las “supuestas” chuzadas.

    ResponderEliminar
  23. @Sofiaarzuza
    Más que una opinión, fue informar de lo sucedido y dar a conocer datos ya antes revelados por otros medios, pero más allá de colocarse en los zapatos de la ex-directora de la F.M Vicky Dávila es preguntarse ¿Por qué teniendo una carrera exitosa y sobre todo la experiencia en el campo periodístico, no se dio a la tarea de investigar el trasfondo y llegar a las últimas consecuencias, antes de publicar un vídeo que solo comprueba la homosexualidad del viceministro Carlos Ferro?; creo que más allá de querer demostrar la corrupción presentada en el interior de la policía, lo que quería era ser la primicia de todos los medios y ser ella quien haya sido la primera con esta “evidencia” para destapar a la famosa “Comunidad del anillo”.

    Supongo que no es ético lo que Vicky quiso demostrar, pues puso en tela de juicio la integridad, la honra y el buen nombre de una persona que teniendo participación en una corrupción o no, ella debió mostrar lo que le afecta al país mas no, lo que le concierte a su familia y hasta el mismo, porque si es o no es, pues eso es libertad de cada quien, pero como ella misma expresa en la carta que le respondió a la docente de la universidad de Bogotá “cada quien hace con su capa un sayo” y cita la frase de George Orwell “periodismo es publicar lo que alguien no quieres que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. Siendo así y si no le importaba la vida privada de Ferro ¿Por qué publica algo que no demuestra la corrupción que existe dentro del cuerpo de nuestros héroes de la patria (Policía Nacional)?. Puntos a su favor o encontrar lo que si es cierto es que Dávila con solo la demostración de este vídeo provoco la renuncia inmediata del ex-general Rodolfo Palomino, la salida del congreso de Carlos ferro, una nueva polémica entre Santos y Uribe, y hasta su propia salida de la F.M, porque no solo demostró y puso en aprietos su vida personal sino un verdadero escándalo que mal o bien nos concierne a todos.

    ResponderEliminar
  24. Jhoser Bermúdez

    La supuesta moralidad y carácter justiciero que todos los colombianos tenemos cuando algo que no está dentro de lo "correcto" sucede, es uno de los puntos que más nos caracteriza.

    Es fácil hablar de la ética cuando de forma muy segura, más de la mitad de los periodistas que hubiesen tenido en sus manos este vídeo lo hubiesen publicado sin haber adelantado ninguna clase de investigación.

    Pienso que, todo este revuelo creado simplemente fue una cortina de humo estratégica muy bien utilizada por los altos poderes, para así opacar temas realmente importantes. No quiero decir que la publicación del vídeo estuvo bien, todo lo contrario, me pareció apresurado por parte de la periodista darlo a conocer cuando en cualquier otro momento pudo haber sido de gran importancia para adelantar un proceso.

    Los temas que se quisieron ocultar con esta cortina de humo, anteriormente nombrada, pienso, fueron: La desnutrición y muerte de los niños en el departamento de La Guajira por falta de agua; las grandes cantidades de dinero robados de la empresa de refinería ubicada en Cartagena, Reficar; y por último, la que con más intención se hizo, pues pertenece directamente a un organismo del estado, la muy conocida "comunidad del anillo". Pues toda investigación periodística, en estos últimos días se ha visto opacada, por las divulgaciones, en las que se hayan afectado la intimidad de Carlos Ferro y su familia, como también la falta de ética de la periodista Vicky Dávila.

    ResponderEliminar
  25. María Alejandra Suárez2:49 p. m., febrero 20, 2016

    A raíz del vídeo todo el mundo ataca a la información de Carlos Ferro por violar el derecho a la intimidad pero el punto es que la labor del periodista es informar y sacar a la luz todo aquello que no queremos descubrir porque todo lo demás es relaciones públicas, además acá es nadie se está metiendo con la sexualidad de Ferro lo que entra en juego es la prostitución que es un delito y lo peor es que obligan a policías que muchas veces no son homosexuales sino que realizan estos actos por tener un mejor cargo en la policía, o por ser pobres. Además debemos resaltar que en una persona pública antes de primar la intimidad debe primar la ética profesional al ser "un ejemplo para la sociedad" lo que si debemos reconocer es que esta noticia es una cortina de humo porque todo el mundo habla del derecho a la intimidad y nadie menciona el deleitó en sí donde están involucrados los más altos mandos del país que son los mismos senadores quienes promueven las "leyes" porque así como los mismos periodistas atacan a Vicky Dávila no son capaces de criticar la prostitución como un delito? Fue la única periodista capaz de enfrentársele a una red que involucra a los cargos más importantes de Colombia, lo curioso es que después que el editor de la FM le da pasó a la primicia ahora como se les viene el país encima consumido por cortinas de humo y el gobierno les parece más fácil pedirle su renuncia por temor que el estado tome represarías contra el medio de comunicación es por eso que creo en la firme convicción de que los medios deberían ser libres de intereses económicos y patrocinios, así mismo quien sale por los policías vulnerados y asesinados por descubrir la verdad? Lo que sí fue un error periodístico fue no editar el vídeo aunque una equivocación menos grabe que la corrupción que se vive en las instituciones del país.

    ResponderEliminar
  26. Para ponerse en los zapatos de la periodista y ex directora de La F.M. Vicky Dávila primero tenemos que pensar como seres humanos y reconocer que todos podemos cometer errores dependiendo de la situación en la cual nos encontremos.
    Como estudiante de Comunicación Social creo que su error fue apresurarse en la publicación de un material tan delicado, pero a la vez, tan irrelevante en la investigación de la presunta red de prostitución masculina que funcionaría entre los altos cargos del país, la polémica 'Comunidad del Anillo'. Es claro que en el vídeo no se comete ningún delito, es obvio que moralmente el señor Ányelo Palacios cometió un error grabando al ex viceministro Carlos Ferro a escondidas, y que su objetivo era probar que había mentido al negar conocerlo, pero hasta la fecha en nuestra retrógrada Colombia no es punible mantener relaciones homosexuales entre personas adultas, por lo cual la publicación de este vídeo no iba a ser una ficha clave para desenmascarar la verdad detrás de la 'comunidad del Anillo', aunque sí para manchar la reputación y la vida pública y familiar de Ferro, porque sí, aquí ser gay y político está mal visto.
    Es por esta razón que pienso que la señora Vicky Dávila debió haberse tomado un minuto para pensar en su responsabilidad social como periodista y su ética, en vez de pensar en asegurar la primicia. Calcular las consecuencias que traería la publicación del vídeo, como fue la renuncia del ahora ex viceministro Ferro y los malintencionados comentarios que se han publicado hacia el y su familia y la distracción que causaría de la verdadera investigación que se debería estar realizando al interior de la Policía Nacional.

    ResponderEliminar
  27. "En los zapatos de Vicky Davila", en parte es complicado colocarse en los zapatos de los demás, nadie sabe como actúa o bajo que presión puede llegar el ser humano hacer algo. No la justifico tampoco la juzgo, como periodista si, se le fue la mano al haber publicado de esa forma dicho vídeo que hoy en día tiene enloquecido a todos los medios, ademas ella perdió igual o mas que cualquier otra persona que este incluido en este hecho, viéndolo de otra perspectiva ya el Sr. Carlos Ferro no tendrá porque esconder quien realmente es. No se supone que uno debe aceptar y respetar la intimidad de los demás y que no hay porque esconder quien en realidad eres, al igual el mundo esta cambiando y no creo que sea su final a mi me parecer lo veo como un nuevo comienzo para lograr vivir su vida sin tapujos o miedos del que dirán. A la final en este país las cosas mas importantes y por las cuales nosotros deberíamos preocuparnos en pocos días se olvida. Acepto que la famosa periodista no tuvo ética ante esta situación, pero que tal si miramos mas allá de lo que hoy los medios nos esconde? En fin... procuremos INVESTIGAR antes de Juzgar o cometer algún error.

    ResponderEliminar
  28. Yelmis Ramos.

    Como periodistas siempre queremos buscar la verdad e investigar lo que realmente es de importancia para la sociedad. sin embargo, no nos colocamos a pensar en lo que puede afectar. en este caso, vemos la publicación del video que público la periodista Vicky Dávila donde hubo una fuerte conversación del Capitán de la policía Ányelo Palacio y el ex viceministro Carlos Ferro. Partiendo de lo que el periodista Jhon Acosta dice en su columna, pienso que es complicado colocarse en los zapatos de los demás, pero porque no hacerlo como expresa el ¿Qué hubiéramos hecho si ese video estaría en nuestras manos?, yo pienso que es difícil tomar una decisión como estas. por lo tanto pienso que fue una publicación apresurada y esto no quiere decir que este en contra o a favor de la Vicky, es solo que el periodista debe tener ciertos criterios en los medios y a la hora de publicar una noticia. Por último, resalto una frase muy importante y es que, "En cuestiones de ética nadie es juez de nadie"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.