Ir al contenido principal

Frontera entre Colombia y Venezuela: cicatriz latinoamericana abierta

Por Linda Esperanza Aragón

La realidad que experimentan Colombia y Venezuela está atiborrada de tensiones y lesiones. Lo que viven, parece un principio de incertidumbre que trasciende hacia una coyuntura caótica. Si bien, las fronteras son las cicatrices del mundo, hoy por hoy el límite colombo – venezolano es una cicatriz abierta que sangra. La cruda decisión de Maduro de cerrarle el paso a nuestro país, promovió al derrumbe de las aspiraciones de los colombianos que fueron deportados. Van 800 expulsados. Algunos padres son separados de sus hijos. El abandono de las casas debe ser volátil. Lo que pueden tomar estas personas son cosas que les permitan correr y darse prisa.



¿Será que se construirá una paredilla monumental para que ésta deje de sangrar? No lo sé. Sin embargo, considero que no sería una cura viable. Al contrario, sería segregadora. Y la idea de ver a nuestras sociedades articuladas se extraviaría. Con esto, conseguiríamos perder el norte. Ah, y un Maduro más descompuesto. En este sentido, el expresidente Andrés Pastrana sumó su voz a RCN La Radio asegurando que cuando estuvo en Venezuela en abril, llamó la atención a la Cancillería y al Gobierno colombiano de la posibilidad de una crisis humanitaria que se iba a presentar. Ciertamente, es ineludible regenerar las estructuras de estos países.

En esta parte, recuerdo un fragmento de Política para Amador, donde Fernando Savater describe las consecuencias del afecto gubernamental calculado, dicho asunto lo adaptaré en este contexto: parece que Colombia y Venezuela fuesen una pareja amorosa que se abraza estrechamente (hasta el extremo de que uno no sabe de quién es la pierna o el brazo del otro) y que se penetran a veces con placentero consentimiento y a veces con dolorosa violación.

La autora de este
artículo

Esta fatídica situación se desenvuelve en un escenario en donde todo está estandarizado, lo que conlleva a que el carácter del hombre sea moldeado por las exigencias del mundo. Se ha perdido el interés en reconstruir los tejidos sociales. Se juzga sin tener en cuenta la esencia del otro. En este caso, Maduro calificó a los deportados como delincuentes. Lo que me lleva a creer que sujetos como él, poco a poco van agotando la posibilidad de restaurar las fibras del buen trato. No hay tacto, se ha mutilado este sentido.

Por su parte, los medios de comunicación, nos saturan, transmiten ruido. Nos ensordecen. Tanto así que no nos dejan hablar entre nosotros mismos. Y cuando por fin tenemos el espacio para hacerlo, es cuando todos queremos opinar al mismo tiempo. Esto es lo que yo llamo una sobrecarga de ideologías. Finalmente, para encontrar soluciones es importante limpiar las vías del diálogo, creer que nuestra naturaleza es la sociedad y no considerar la idea de cimentar una colosal paredilla, porque nos invadirá en vértigo. 

Artículos relacionados:
Lo que Nicolás Maduro quiere ignorar de su frontera con La Guajira

Crisis fronteriza colombo-venezolana, al derecho y al revés

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.