Ir al contenido principal

El Siglo XXI hay que pensarlo ahora

Por John Acosta

La universidad está llamada a ser un recinto de reflexión permanente sobre los aconteceres que afectan profundamente la humanidad. Por supuesto, no se trata de un monólogo de saberes que haga gala de la sociedad del mutuo elogio, sino un discurrir respetuoso de conceptos contrarios, una invitación constante al diálogo constructivo y a  la tolerancia activa, por la disidencia de pensamientos. En todo caso, hacer un escrutinio juicioso, y desde todos los ángulos, de la azarosa época que nos ha llamado a ser testigos y protagonistas de su transitar vertiginoso. No obstante la rapidez en que se vive en este mundo contemporáneo, afortunadamente, ha habido seres humanos que se han detenido a analizar el alud de sucesos que se producen a cada instante: lo llevan a cabo, ciertamente, desde distintas orillas ideológicas y culturales, pero desde un análisis bien intencionado.

La verdad, pocas veces se tiene la providencial oportunidad de presenciar en vivo un diálogo de altura entre pensadores de diferentes tendencias sobre importantes temas de actualidad. La universidad debe propiciar esos espacios que motivan al resto de los mortales a recapacitar sobre su devenir. Los salones de clases no deben quedarse solo en el compartimiento de saberes entre docentes y estudiantes, sino que deben trascender hacia el exterior e integrarse con la cotidianidad de la vida que fluye a borbotones por doquier. Esa simbiosis es la que nos ayudará a comprender entre todos los enigmas de la contemporaneidad para no alejarnos de lo que debe ser la razón de la academia: contribuir a la búsqueda de un mundo feliz.


La reflexión debe ser en torno a todos los ámbitos de nuestra existencia: lo filosófico, lo literario, lo político, lo económico, en fin, abordado desde la óptica humanística, obvio. La universidad, pues, es el escenario ideal para el debate interdisciplinario, profundo y respetuoso de estos temas. Es allí donde deben confluir quienes han sobresalido por haberse dedicado a entender y explicar los fenómenos que tienen incidencia sobre la existencia humana.

Autónoma del Caribe, la Universidad como espacio de reflexión
En buena hora, la Universidad Autónoma del Caribe ha creado el espacio Pensando el Siglo XXI en Uniautónoma, donde importantes intelectuales se reunirán anualmente para compartir el resultado de sus reflexiones sobre el mundo que les ha correspondido vivir. “Ante la necesidad de brindar mayores oportunidades de desarrollo del pensamiento en torno a los saberes humanísticos, es obligatorio acometer acciones concretas tendientes a la creación de espacios donde se expresen líneas ideológicas de reconocidos pensadores de talla mundial y nacional. Las humanidades, como elevada expresión del pensamiento, son la mejor forma para integrar el conocimiento del mundo y su propósito de darle un sentido diferente al conocimiento racional y convertirse en un elemento integrador de la personalidad y de la cohesión académica y social”, expresa la Universidad Autónoma del Caribe en el documento donde presenta esta loable iniciativa.

En este primer año, la temática es “Posmodernismo, Cultura y Desarrollo”, en donde el pensamiento humanístico de la región Caribe colombiana podrá fortalecerse durante cuatro días de interesantes conversatorios. En la tarde del próximo 18 de agosto, el filósofo y sociólogo francés Gilles Lipovetsky abrirá con la conferencia inaugural La Edad de la Hipermodernidad: Cultura Individualista y Cultura Consumista; al día siguiente, Lipovetsky participará en el conversatorio ¿El hiperconsumo, una oportunidad para la autodestrucción humana o señal de nuestro progreso?

También participarán el periodista, político y escritor cubano Carlos Alberto Montaner, junto al periodista residenciado en Barranquilla Jorge Cura Amar, en el conversatorio El nuevo mapa político del mundo; el político y literato Gustavo Álvarez Gardeazábal, al lado del periodista y economista Mike Schmulson, en el conversatorio Literatura y política; el economista y ex ministro  Guillermo Perry, junto al economista, abogado y rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas, y del periodista y escritor Marco Schwartz, en el conversatorio Economía y desarrollo en el mundo globalizado; la periodista y politóloga colombiana María Jimena Duzán, al lado del bioquímico y académico Moisés Wasserman, en el conversatorio Presente y futuro de la educación, la gran crisis; el filósofo, escritor y ensayista Armando Silva disertará sobre Imaginarios culturales y nuevas narrativas urbanas; la artista interdisciplinaria, poeta y crítica Luz Ángela Caldas y el ex ministro de Educación Germán Bula hablarán sobre Posmodernidad y cultura.


Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.