Buscar este blog

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Jóvenes universitarios leyeron el acuerdo Santos-Timochenko y reflexionaron sobre él

Pequeños grupos analizan por acuerdo
Por John Acosta

Cerca de mil estudiantes de las diferentes disciplinas que ofrece la Universidad Autónoma del Caribe se leyeron los seis puntos del acuerdo firmado entre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), alias Timochenko, en una actividad académica promovida por el curso transversal obligatorio Sociedad y Cultura para la Paz.


La metodología usada consistió en hacer grupos de 12 estudiantes. Cada dos estudiantes tomaban uno de los seis puntos del acuerdo y se lo dividían: la mitad se lo leía uno y la otra mitad se lo leía el otro. Luego, se reunían los dos, socializaban entre ellos lo leído y elaboraban un mapa conceptual sobre el acuerdo correspondiente. Una vez terminada esta primera etapa, se reunía el grupo de 12 estudiantes, compartían entre todos la totalidad del acuerdo y elaboraban un mapa conceptual general de los seis puntos del documento oficial. Para esta etapa tuvieron una semana y la realizaron como trabajo independiente; es decir, fuera de las aulas de clase.

Toman como apoyo los mapas conceptuales elaborados por ellos previamente
El Estado colombiano promulgó, en septiembre de 2014, la Ley 1732 por la cual se establece la Cátedra de la Paz en todas las instituciones del país. En la Universidad Autónoma del Caribe, en su decisión firme de contribuir con el logro de la convivencia pacífica, se diseñó enseguida una estrategia para iniciar, en el período inmediato, un curso en donde se reflexionara sobre el momento histórico de Colombia, en el marco de los acuerdos para la paz y el postconflicto, atendiendo, precisamente, la correspondencia de las instituciones educativas de incluir en sus objetivos de formación ciudadana la tarea de educar para la paz.

Facsímil de un mapa conceptual de un acuerdo
Lograr que ese curso iniciara, de forma transversal y obligatoria, para todos los estudiantes de la Universidad Autónoma del Caribe, a partir del primer semestre  de 2015 implicaba toda una destreza académica, que asumiera el reto de no pasar por los trámites burocráticos de esperar la renovación curricular de cada uno de los 20 programas de pregrado que la universidad ofrece. El reto lo asumieron el Departamento de Humanidades, el Centro de Altos Estudios para la Paz y la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas.

La estrategia consistió en la modificación del syllabus de un curso transversal del área básica institucional ya existente: Enfoque Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS), administrado por el Departamento de Humanidades. Con la actualización, el curso se denomina ahora Sociedad y Cultura para la Paz. La modificación se diseñó “para responder, académicamente, al compromiso de introducir a los estudiantes en la reflexión de los factores que generaron el largo conflicto  armado en Colombia, la dinámica de su fortalecimiento y sus consecuencias como obstáculo para el desarrollo económico, social, político y cultural del país. Y, sobre esta base, promover comportamientos para la paz y la convivencia ciudadana”, como quedó en la justificación del curso.

Grupos de plenaria
En este segundo período de 2016, hay 23 grupos del curso Sociedad y Cultura para la Paz, con un promedio de 40 estudiantes cada grupo.

Luego de que los colectivos de 12 estudiantes terminaran su trabajo independiente, cada grupo del curso regresó a su clase y se hizo la socialización con otra metodología: primero se reunieron por cada acuerdo; es decir, los que se leyeron el primero de cada colectivo reflexionaron sobre ello, y así sucesivamente. Después, se hicieron plenarias en la que se compartía todo el contenido del documento.

Facsímil de un mapa de todo el documento
Cada plenaria hizo, al final, un listado de lo que sus integrantes consideraban era ventajoso y desventajoso para el país. Aquí se publica las coincidencias de todas las plenarias:

Acuerdo 1. Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma Rural Integral

Ventajas: Equidad de género en la distribución de subsidios para entrega de tierras: igualdad de condiciones para la mujer y el hombre al momento de adjudicar tierra. Erradicación de la pobreza en la zona rural. Uso adecuado de la tierra. Garantía de una vida digna para las víctimas.

Desventajas: Hectáreas insuficientes en comparación a la pérdida territorial: 3 millones de hectáreas

A la derecha, pewqueños grupos por acuerdo. Y a la izquierda, una plenaria
Acuerdo 2. Participación política: Apertura democrática para construir la paz

Ventajas: Garantías y derechos que les da el gobierno para una vida civil.

Desventajas: Creación de un partido político de las Farc



Acuerdo 3. Fin del Conflicto

Ventajas: Dejación de armas. Cese al fuego bilateral. Reincorporación a la vida civil.

Desventajas: Cantidad de dinero dada a los ex combatientes para su desmovilización: una suma exagerada en millones de pesos por ex combatiente

Facsímil de uno de los documentos producidos por una plenaria
Acuerdo 4. Solución al problema de las Drogas Ilícitas

Ventajas: Implementación de programas de sustitución de cultivos ilícitos. Planes integrales de desarrollo con participación de las comunidades.

Desventajas: Que las Farc no devuelvan el dinero obtenido con sus actividades ilícitas, como el narcotráfico


Acuerdo 5. Acuerdo sobre las Víctimas del Conflicto

Ventajas: Reparación a las víctimas. Búsqueda de desaparecidos y entrega de restos a

familiares

Desventajas: Un Tribunal de Justicia topoderoso que dejará impune los crímenes cometidos por los líderes de las Farc

Acuerdo 6. Implementación, verificación y refrendación

Arriba, izquierda, grupos por acuerdo. El resto, plenarias
Ventajas: Ruta de implementación y verificación conjunta entre el gobierno y la guerrilla. Mecanismos que brindan transparencias. Desarrollo del acuerdo en máximo 10 años. Velar por llevar a la práctica cada acuerdo.