Ir al contenido principal

Uniautónoma del Caribe y el Centro Nacional de Memoria Histórica se unen para apoyar en la reconstrucción de un mejor país

“La Paz no es un papel, no es solo un momento. Está en manos de la juventud”, Marta Romero.

Por Adaluz Trespalacios

Las tardes de cinco jueves de este segundo período del año 2016 han sido dedicadas a la reconciliación, con la participación de los estudiantes de diferentes disciplinas de la Universidad Autónoma del Caribe, a través de la experiencia del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) con las víctimas de este largo conflicto que ha padecido Colombia. Con cuatro sesiones en la Casa Club Caribe y una en el Teatro Mario Ceballos Araujo, funcionarios e investigadores del CNMH compartieron con los jóvenes universitarios los principales resultados de sus reflexiones e investigaciones con las víctimas. Estos eventos se han dado mediante el convenio firmado entre la Universidad Autónoma del Caribe y el Centro Nacional de Memoria Histórica.


El primer acto fue el jueves 25 de agosto. Se trató de un Taller de Memoria Histórica, dirigido por las funcionarias del CNMH Tatiana Rojas Roa, del Área de Pedagogía, Dirección de Construcción de la Memoria, y Laura Rojas.  La jornada inició con una actividad para activar el cuerpo y la atención de los estudiantes y se conformaron grupos de trabajo; luego, se hizo un recorrido por la memoria desde el cuerpo, mediante un escaneo corporal. Después, los estudiantes plasmaron los recuerdos más importantes que vinieron a la mente de cada uno durante el escaneo; los dibujos los hicieron sobre una silueta del cuerpo. El resultado fue expuesto a manera de galería en las paredes del salón y los grupos observaron en silencio los mapas del cuerpo de cada estudiante. Cada grupo reflexionó después sobre esos trabajos, mediante unas preguntas orientadoras. También se reflexionó sobre la ciudad y el departamento: las huellas que ha dejado el conflicto, lo que recuerdan o hayan escuchado o leído.

Las cifras del conflicto

El jueves 29 de septiembre se realizó la conferencia “Cifras del Conflicto Armado Colombiano”, dirigida por Jairo Eligio González, investigador del Centro Nacional de Memoria Histórica, politólogo de la Universidad Nacional, especialista en Acción sin Daño y Construcción de Paz. Actualmente, trabaja con el Observatorio de Cifras del Conflicto del CNMH. En su intervención, mencionó el número de masacres del conflicto por grupos armados desde el año 1980 hasta el año 2012. De acuerdo a los estudios e investigaciones de la base de datos de masacres del conflicto armado en Colombia, el grupo que con sus actos dejó  mayor víctimas fueron los paramilitares con 1166 asesinados; en segundo lugar, se encuentra la guerrilla  con 343; tercer lugar la fuerza pública con 295 y, por último, los grupos armados no identificados con 158 asesinados. El número de masacres en el conflicto armado en Colombia aumentó en el año 2000 y empezó a disminuir en el año 2002.

Jairo Eligio González
El evento culminó con las cifras de las víctimas registradas por el conflicto armado, las cuales son “ocho millones ciento noventa mil; 7 millones de esas son víctimas de desplazamiento forzado, no solamente reconocido entre municipios sino también infrahumanos, y el millón restantes son víctimas de otras modalidades o mejor delito, es decir, homicidios y reclutamiento de violencia sexual”, señaló Eligio González.

Antes de la conferencia de ese día, las docentes de la Universidad Autónoma del Caribe, Claudia Beltrán y Marta Romero hicieron un recuento del convenio firmado entre el Centro Nacional de Memoria Histórica y la Universidad Autónoma del Caribe.  Estas profesoras, junto con otros docentes, vienen desarrollando un proyecto en la Vereda La Bonga con víctimas del conflicto.

Aquí puede verse video sobre esta jornada:




Para entender la intención de la investigación es primordial saber que Colombia ha sido un país víctima del conflicto por más de cinco décadas; desde entonces se ha distorsionado el significado de la palabra “paz” para su sociedad. Recientemente, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, firmó un acuerdo de finalización de este conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, uno de los grupos bélicos más grandes que ha tenido la nación y que ha arrebatado centenares de vidas a la sociedad civil.

En su intervención, la profesora Claudia Beltrán explica de manera detallada el proyecto, el cual “recoge las memorias del desplazamiento de la comunidad de la vereda La Bonga que se encuentra muy cerca de Palenque, apoyando todo el proceso de retorno, ya que fueron personas desalojadas de sus territorios hace 15 años”. Además, La profesora Marta Romero, indicó qué “lo mas importante que se puede resaltar es que los estudiantes logren tener información verás y completa, legitimizada por el Estado y también por las víctimas y por la gente que ha sido parte del conflicto”.

Uribe y el proceso de paz

Carlos Mejía
El jueves 20 de octubre estuvo Carlos Alberto Mejía Walker, quien es especialista en Derecho Constitucional y magíster en Ciencia Política. Mejía Walker hace parte del equipo de Respuesta Judicial y Administrativa del CNMH. Compartió con los estudiantes acerca de las dinámicas del conflicto armado en nuestro país y sobre las herramientas de reparación simbólica que ha desarrollado el CNMH desde el equipo en que él se desempeña. Igualmente, dio cifras y argumentos sobre cómo se llegó a la mesa de negociaciones, partiendo desde el gobierno  de Andrés Pastrana, con los sinsabores  del despeje del Caguán. 

Mejía Walker aclaró que también en ese período se modernizó a las Fuerzas Armadas de Colombia hasta la llegada de Álvaro Uribe  y su política de seguridad democrática, quien le empezó a propinar golpes importantes a la insurgencia. Este reconocimiento despertó entre los estudiantes asistentes la sensación de que Mejía Walker era uribista, pero también sirvió para avivar al  auditorio con  una serie de preguntas sobre el momento actual  o el limbo jurídico en que se encuentra lo firmado con las FARC, y sobre la intención o proceso con el ELN.


Álvaro Sierra
El jueves 27 de octubre estuvo el conocido periodista Álvaro Sierra Restrepo, quien, además, es asesor de la Dirección General del CNMH. Sierra Restrepo disertó sobre Comunicaciones y Memoria del conflicto. También habló sobre los resultados del plebiscito: para él, no se puede concluir de manera tajante que el Sí ganó solo en las áreas rurales y mostró los mapas de resultados por departamento. Expuso que algunos de los puntos que plantea el ex presidente, senador y fundador del Centro Democrático, Álvaro Uribe para el acuerdo final, son negociables, como la reconciliación de los integrantes de las FARC y las víctimas del conflicto; proceso que ya se ha venido realizando en las diferentes zonas rurales, y otros no tan negociables, como la no participación en la política a los que hicieron más daño y paguen por lo menos 5 años de cárcel; después de pagar los años estipulados sí  podrán ejercer el “derecho a la política”. Finalizó con la importancia y los retos del posconflicto y de la comunicación y el periodismo, ya que “la paz puede traer una avalancha de verdad”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.