Buscar este blog

lunes, 30 de mayo de 2016

Fiestas de mayo en Bomba: el sabor de un pueblo

Cuando todos se divierten, bailan y se convierten en una sola celebración, dan ganas de decir ¡qué bella está la plaza de Bomba!

Por Linda Esperanza Aragón

La tradición es el sabor de un pueblo. El alma de un lugar puede definirse por la música que se escucha, la danza que se dinamiza y la alegría que se despliega. Por eso, las fiestas patronales de Bomba, Magdalena, hacen más provocativo al mes de mayo. Este año, el festejo se tomó los días 21, 22, 23 y 24 de mayo.

Santa Rita de Casia es el motivo de la festividad más grande de la población. La plaza se repleta de niños, jóvenes y señores. Y de estos últimos, hay muchos que se parecen al Compae Chipuco porque usan un sombrero alón y pa’ remate les gusta el ron. Más de uno se toma sus tragos en nombre de esa Matilde Lina enamorada y encantadora que los trae locos.

sábado, 21 de mayo de 2016

"El día que vi a Shakira en persona, cambió mi vida": joven fans

Testimonio del joven estudiante de Periodismo que se hizo famoso ante los medios por haber llorado al obtener el anhelado autógrafo de su cantante favorita

Por Evelio Durán Duque

Muchos comentarios y regaños recibía yo cuando tenía 6 años, sí, ahora entiendo que me criticaban por ser fanático de una mujer que canta y baila ritmos pocos masculinos: me subía en los pupitres del salón de clase, bailaba y cantaba al ritmo de Ojos Así, en aquel tiempo el hit de moda. Y no me da vergüenza, tal vez me diera si en la actualidad no fuese shakifan, pero lo soy, lo sigo siendo. A medida que pasaban los años y venía álbum tras álbum, me enamoraba más de esa mujer barranquillera, que, con mucho esfuerzo y con todas las ganas, logró salir adelante y cumplir sus sueños, gran enseñanza que nos ha transmitido.

viernes, 20 de mayo de 2016

Las humanidades tendrán su reivindicación en un Simposio organizado por Uniautónoma

Por John Acosta

El mundo contemporáneo se debate entre la exacerbación de la individualidad, la multiculturalidad, el miedo como construcción, la globalización y la incertidumbre. Bajo dichos presupuestos, la reivindicación del ente sigue incólume su curso, dando como resultante la desnaturalización de los principios éticos y morales en tanto fragmentación de los mismos y el abandono de los elementos ónticos que conduzcan a la pregunta por el ser, por “el ser ahí”, por “el ser en el mundo”. En esta dirección, los programas de humanidades han comenzado a ser relegados a la enseñabilidad, en aras de una pertinencia entendida como “formación para el empleo”, situándose, por tanto, al margen de los procesos de construcción del sujeto, concebido como construcción en tanto el otro. La globalización de la información y las comunicaciones ha permitido la mundialización de la economía y, en sentido inversamente proporcional, la reducción de unos universales éticos no solo a las fronteras nacionales sino también a las del sujeto.

Con el objetivo de compartir los distintos enfoques que las facultades y departamentos de Humanidades de la ciudad de Barranquilla están desarrollando con respecto al quehacer humanístico al interior de cada Alma Mater, el Departamento de Humanidades, de la Universidad Autónoma del Caribe realizará, el 24 y de 25 de mayo próximos, el Primer Simposio de Formación Humanística en la Educación Superior,  dirigido a directivos, docentes y estudiantes universitarios.

viernes, 6 de mayo de 2016

‘La literatura es réplica de la condición humana’: Tatiana Guardiola

Los profesores Vladimir Potostki, Jaime Ríos, John Acosta y Tatiana
Guardiola participaron en el conversatorio basado en la lectura del texto
Cuándo empezó esta guerra
Por Milena Ortiz
En horas de la mañana, el pasado 27 de abril, Ana Sajer, la Coordinadora del Área de Lenguaje y Comunicación del Departamento de Humanidades, junto con los miembros del grupo Metáfora, Ricardo Castro y Elías Segebre, iniciaron la celebración del Día del Idioma y Día Institucional de la Lectura en la Universidad Autónoma del Caribe, con un recorrido por los salones de clase, con el propósito de incentivar aún más el hábito de la lectura en los estudiantes.

Bomba, tierra de relatos


Amanecer en el puerto de Bomba, Magdalena
En esta población se disfruta de la vida, todos los días se juega con las figuras literarias, siempre hay historias pendientes por contar y el pasado se deja esculcar para seguir dándole camino a los recuerdos.
Por Linda Esperanza Aragón
Allá la tierra es fina; en ella quedan registradas las huellas de los caminantes, de los taburetes, de los caballos, de los cerdos, de las gallinas y del viento. Bomba, Magdalena, no está adoquinada. La tierra parece ser un patrimonio inconmensurable. Cuando se camina, los pies quedan empolvados; por eso, es una costumbre sacudirse a la hora de acostarse a dormir.

lunes, 2 de mayo de 2016

Vecinos del corredor universitario madrugaron a limpiar su boulevard, a pesar del trasnocho al que los sometió Electricaribe

Hubo poco sol, lo que favoreció la jornada
Por John Acosta

Solo fue un amague pasajero al inicio de la jornada. Afortunadamente, quienes estábamos ahí supimos manejar la situación. El experimentado jardinero que se contrató ya había podado tres árboles y se disponía a intervenir el cuarto. Entonces, el caminante de unos 70 años, que se había levantado temprano para su habitual caminata dominguera en el boulevard, comenzó con sus alaridos a todo pulmón: que se estaba cometiendo una masacre contra los árboles, que eso pasaba cuando personas sin experiencia se ponían a hacer algo para lo que no estaban capacitado, que Barranquilla necesitaba árboles, en fin. Dejé el rastrillo con que recogía las bolsas plásticas y la basura general y me le acerqué para tratar de calmarlo. Le expliqué que eso era una iniciativa comunitaria de vecinos que queríamos darle una cara digna al sitio donde habitábamos, que el señor que podaba los árboles conocía muy bien su oficio, pero el anciano siguió con su perorata. Afortunadamente, los dos perros que lo acompañaban parecían temerle al amo y eran diametralmente opuestos a él: sumisos, agachaban la cabeza y no lo acompañaron con sus ladridos.