Ir al contenido principal

Cuando la cultura permite mostrar el potencial que se tiene

Estudiantes de primer semestre durante la Gala Cultural Formativa, en Teatro
Por John Acosta

Había que verlos cómo transmitían esa emoción profunda entre los asistentes. Ellos, que por primera vez se subían a un escenario, se salían del personaje real y cotidiano que eran y se convertían en verdaderos artistas. Al verlos con esa seguridad con que se entregaban, nadie podía imaginar que eran jóvenes en el primer semestre de sus carreras universitarias, tan disímiles unas con otras que solo podían confluir en la gracia especial de la cultura. El público estaba compuesto por más de 200 personas, que se extasiaban con cada presentación brindada por estos muchachos, ávidos de descubrirse ellos mismos en la habilidad para mover las profundas fibras del sentimiento humano, innata y potencializada por un instructor profesional.


Estudiantes de Uniautónoma muestran lo aprendido en Danza
Alguna vez hemos pensado que tenemos un don artístico; incluso, es posible que en la soledad de nuestro cuarto, el deseo de demostrárnoslos nosotros mismos ha sido superior al miedo escénico que nos invade y, entonces, sucumbimos a la tentación de actuar frente al espejo. No obstante, la inmensa mayoría de los mortales debemos cargar con la frustración de no haber tenido la oportunidad de enfrentar el terror de someternos a las exigencias de un público que admire ese potencial escondido. Si acaso, ya en nuestra adultez avanzada y alucinados por un rato de licor en el organismo, cogemos el ímpetu avasallador que nos permita vencer esa bendita timidez que nos atormenta y le damos rienda suelta al diablillo (o ángel) interno de nuestra vena artística. Apenas terminamos esa presentación imprevista, un sonoro aplauso de nuestros amigos nos hincha el orgullo. Solo hasta ahí  hemos llegado, cuando mucho. Pues la Universidad Autónoma del Caribe ha diseñado un curso transversal para que todos sus estudiantes exploren, en el primer semestre de sus disciplinas, ese don agazapado en sus conciencias.

En el Polideportivo, los jóvenes del  área de Deportes
La ley 115 de 1994 del Congreso de la República de Colombia, “Por la cual se expide la ley General de Educación”, en el Título II establece que “el aprovechamiento del tiempo libre, la práctica de la  Educación Física, la recreación y el deporte, debe ser obligatoria  en todos los establecimientos  oficiales o privados en todos los niveles”. El curso Cultura y Deporte, además de responder esta obligatoriedad legal, se ha constituido en el lugar de encuentro entre los estudiantes de todas las profesiones de la Universidad Autónoma del Caribe. Es facilitado por el Departamento de Humanidades, pero el área de Deporte se potencializó con la creación del nuevo programa Deporte y Cultura Física, ya que se aprovecharon los conocimientos y experiencias que tienen los doctores y magísteres  de esta nueva unidad académica.

Frente a este curso, los estudiantes de la Universidad Autónoma del Caribe tienen la posibilidad de escoger entre 20 disciplinas de las dos áreas. Los de Deporte realizan sus actividades académicas en el  moderno polideportivo que la universidad construyó en las afueras de Barranquilla, en una agradable zona campestre. Los de Cultura lo hacen en unos salones especiales, acondicionados por mandato del rector, Ramsés Jonás Vargas Lamadrid, para teatro, danza y música.



En canto participaron, arriba, de izquierda a derecha: Illiany Rivera, Yolimar Nieto, Deiner Pérez y Angie Segura; abajo, de izquierda a derecha: Angie García, Angélica Velásquez, Andrea Sánchez, Sandra Sarmiento y Johan Lozano.



Jorge Pedrozo y Mónica Chiquillo, docentes del
área de Cultura
Los inquietos docentes Mónica Chiquillo, de Teatro y Danza, y Jorge Pedrozo, de Música, observaban orgullosos cómo sus estudiantes vencían los demonios de sus temores para entregarse en cuerpo y alma al público expectante, compuesto por familiares, docentes y compañeros de estudios. Mónica y Jorge han ideado este evento, que se realiza año tras año, para que sus discípulos muestren lo aprendido en las dos horas semanales del semestre académico. Lo llaman Gala Cultural Formativa, que hoy, 12 de noviembre de 2015, se realizó en el Gran Salón de la Casa de Eventos de la Universidad y no en el Teatro del Alma Máter porque este escenario se encuentra en remodelación. Y a juzgar por la reacción espontánea del público, que aplaudía emocionado, los artistas demostraron que sí aprovecharon las enseñanzas de sus dos profesores en la oportunidad que les brindó Autónoma del Caribe, la Universidad.








Artículos relacionados:

El recital de poesía Palabra de Mujer enamoró a los estudiantes de Uniautónoma

Uniautónoma realiza conversatorio sobre 10 años de la declaratoria del Carnaval de Barranquilla como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad

Hubo opiniones encontradas sobre el Carnaval como Patrimonio de la Humanidad en conversatorio organizado por Uniautónoma

Uniautónoma celebra el Día Internacional de la Poesía y el de la Mujer en un evento cultural

Uniautónoma inicia semana de homenaje a Gabo

Uniautónoma realiza seminario sobre la violencia de género

“En Pasto, la gente no paga ni un solo peso para ver su carnaval porque no tenemos zonas VIP”, dijo Presidenta de Carnavales de Negros y Blancos

Universidad Autónoma del Caribe rindió homenaje a la memoria de Gabo en el primer aniversario de su muerte

Uniautónoma celebró Día del Idioma con diversos actos culturales

Tertulias literarias de Uniautónoma: una manera de impulsar la creatividad y el ingenio

Ernesto Sábato compartió su Túnel en Uniautónoma

Las elucubraciones que generó en Colombia la muerte de Gabo

El Gabo que nunca conocí

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.