Uniautónoma: innovación y responsabilidad ecológica brillaron en la primera edición de Green Academy

Estudiantes explican el contenido de sus proyectos

Con gran acogida la comunidad universitaria recibió el evento encargado de formar ciudadanos ambientales.
Por Milena Ortiz


El Departamento de Humanidades de la Universidad Autónoma del Caribe, con el fin de formar profesionales integrales y conscientes de la responsabilidad que tienen de cuidar su entorno, llevó a cabo el evento Green Academy: Formando ciudadanos ambientales, el pasado 27 de febrero, en las instalaciones de la Casa Club Caribe.

La actividad tuvo como propósito presentar algunos de los mejores Proyectos Ambientales Universitarios (PRAU) que han realizado los estudiantes en semestres anteriores para la materia de Bioética y Medio Ambiente, la cual busca inculcar la sostenibilidad y responsabilidad social empresarial a los alumnos de todos los programas de pregrado, para que, desde su área de estudio, presenten iniciativas que impacten positivamente su contexto.


La profesora Vanessa Ramos es la coordinadora del curso de Bioética y
medio ambiente
El primer proyecto presentado a los asistentes fue desarrollado por las estudiantes Gloribet Ortiz, Zilenty Montoya, Diana Duarte, Saquir Rodríguez, Daniela Argel y María Revuelta, quienes se preocuparon por la contaminación presente en las playas, específicamente en las del corregimiento de Salgar, donde se encontraron con una invasión de desechos, hecho que afecta a los habitantes, turistas y animales.

Seguidamente, los estudiantes Andrea Pallares, Luis Arroyo, Huber Bustamante, Carlos López y Luis Jiménez mostraron su proyecto investigativo que consistió en la descripción y explicación de la cría de peces y mariscos que se da en el barrio Las Flores de la ciudad de Barranquilla.

El tercer proyecto tuvo como eje el exceso de producción de papel y cartón, el cual genera grandes cantidades de residuos por parte del ser humano.

El tercer proyecto tuvo como eje la gran cantidad de residuos de papel y cartón generados por el ser humano. A partir de este problema, el grupo de alumnos, conformado por Keyla Consuegra, Valery Gómez, Kevin Caiaffa, Milton Gutiérrez, María Dávila, Yurleidis Torres y Andrea Yanes, sugirió la estrategia del reciclaje para reducir los desechos. Por eso, visitaron varias empresas a fin de conocer cómo es su proceso de reciclaje de papel y cartón.

(Aquí puede ver un vídeo del evento):


En la misma línea, Hernando Meléndez, del programa de Ingeniería Mecatrónica, hizo una demostración de su proyecto, que consistió en reciclar el cartón y usarlo en el diseño una bicicleta lo suficientemente fuerte como para resistir el peso de una persona.

Carolina Chinchilla, de la Fundación Proyecto Tití Cabeciblanco, fue muy
dinámica en la exposición ante los estudiantes
El último proyecto expuesto tuvo como eje un animal exótico y en peligro de extinción. Los estudiantes tuvieron en cuenta que los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, en los cuales se usó como símbolo a un mono tití cabeciblanco, que habita principalmente en los departamentos del Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba y el noreste antioqueño, y que se ha visto afectado por la tala de bosques, el comercio ilegal de especies silvestres y por ser utilizado para la investigación biomédica. Por eso, Emmanuel Amaya, Andrea Hasselbricnk, Jean Carlos Floraison, Derian Hernández y Keller Gámez viajaron hasta Luruaco (Atlántico) en busca de la historia del tití y esto fue lo que presentaron en el evento Green Academy.

Continuando con la temática, como invitado, se presentó la Fundación Proyecto Tití Cabeciblanco, nacida en el año 1985. Su participación en la actividad tuvo como fin brindar información que ayude a la conservación del mono ‒también llamado algodonoso‒ y su hábitat en los bosques tropicales de Colombia. Asimismo, explicaron sus programas que combinan la investigación de campo, educación y apoyo a la comunidad; esto, con el objetivo de que los estudiantes se animen a realizar sus PRAU bajo esta línea.

Viviana Ahumada, de la organización Inpsicon, presentó el proyecto
Ciudadano de Honor, mediante una dinámica. Abajo, el representante
de la Fundación Sanar, instruyó a los estudiantes sobre el reciclabe
de papel, cartón y periódico
Por otro lado, se contó con la presencia de la Fundación Sanar, que nació en el año 1989 con la finalidad de recaudar fondos para el desarrollo de programas misionales enfocados en ayudar a niños con cáncer. Iniciaron reciclando papel, cartón y periódico; luego, con el pasar del tiempo, fueron sumando otro tipo de materiales y, en el 2012, adoptaron la alternativa de reciclar tapas plásticas. Esto le dio un nuevo impulso a la organización, pues logró movilizar a empresas y ciudadanos del común.

Por último, hizo su exposición el proyecto Ciudadano de Honor, que hace parte de la organización Inpsicon y está enfocado en la investigación e intervención social, a través de la educación sobre el consumo responsable y la cultura ciudadana, aplicando un modelo pedagógico basado en cuatro “R”, que conforman la Familia Rueda: Ramón (Reducir), Rosita (Reciclar), Rita (Reutilizar), Ito y Ringo (Responsabilizar).

Así, se dio por terminada la primera edición de Green Academy: Formando ciudadanos ambientales, enriquecida por la innovación de los estudiantes y fundaciones invitadas que trabajan arduamente por brindar alternativas ecológicas y cambiar el panorama medioambiental que vive el planeta.

Comentarios

Publicar un comentario

Los más leídos en todo el tiempo

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

El Mono Arjona de la novela de Diomedes Díaz es la antítesis de El Negro Acosta de la vida real

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad