Buscar este blog

domingo, 31 de marzo de 2013

La Avenida del Río: ¡termínenla pronto, por favor!


Por John Acosta

Era una tarde extraña: un sol que agonizaba entre la bruma de la polución, una amenaza de lluvia que se diluía al compás de la muerte del astro y una brisa fría que desafiaba el calor tropical de esa hora. Era domingo de Ramos y las calles de Barranquilla estaban desiertas. Íbamos en cuatro carros: cada familia iba en el suyo. Entramos por Barlovento, una zona a la que todavía le quedan vestigios de la desidia oficial, a pesar de que es epicentro de un ambicioso proyecto del municipio: la Avenida del Río.

Y fuimos a eso: a conocer la Avenida. Obviamente, el pavimento reluciente estaba nuevo. Y la fila de postes metálicos, con sus pantallas de cuello de cisne, le daban un aire señorial. Menos mal que íbamos despacio porque no hubiéramos alcanzado a frenar a donde se acaba el pavimento, sin ninguna señal previa que anuncie el fin temporal de las obras. Hubo una decepción enorme entre nosotros: ¿apenas hasta aquí va la obra? ¿Esto fue lo que inauguraron con bombos y platillos? Nos tocó regresarnos por ese mismo carril. Fue cuando divisamos que el primo que venía en el carro de más atrás, hablaba con dos infantes de marina que patrullaban en una moto.

El primo bajó el vidrio para indicarnos, con su mano izquierda, que lo siguiéramos: después supimos que los infantes se habían ofrecido para conducirnos por el desvío que lleva a la otra parte de la Avenida. Entramos, entonces, por una trocha: dos carros más, de gente que no conocíamos, se unieron a la caravana. Una volqueta venía con una carga de arena, subió al pedazo de avenida recién pavimentada y se perdió en la ciudad.

Nos tocó ir despacio por la trocha, pues el tráfico vehicular ya se notaba en las bateas que se habían formado sobre el terreno destapado. La tenue luz del sol moribundo permitía ver la zona todavía. Unos perros famélicos se disputaban alguna presa carroñera encontrada por esos parajes arenosos. Dos, tal vez tres, construcciones de tablas habían permanecidos incólumes a la demolición que hizo el municipio para darle vida a su proyecto de darle el frente al río Magdalena, después de décadas de años de haber crecido a su espalada. Un carretillero arrastraba su herramienta de trabajo con la resignación de quien sueña todavía con un futuro mejor. También un carromulero azotaba a su animal para sacarle, a la fuerza, una rapidez que su cuerpo hambriento no le permitía.

Llegamos a otra parte de la avenida, también recién pavimentada, que murió enseguida frente a un muro de ladrillos. Bordeamos la pared impertinente, pasamos por encima de una vieja y abandonada vía férrea, cubiertos por las miradas de unas tres o cuatro personas que asomaban sus cabezas por la cerca de palos que protegía al patio de sus casas. Entonces, lo vimos: altanero, orgulloso, permitía el paso solo por la mitad. Era un puente recién hecho, que estaba sobre uno de los ramales profundos que va al río.

Lo cruzamos y ahí se desprendía la otra parte de la Avenida del Río, con sus carriles recién pintados y su carrilera de postes metálicos, cual cuellos de cisnes gigantes. Anduvimos por ella y encontramos, a la derecha, el parqueadero: no éramos los únicos visitantes. Ni los últimos del día. En realidad, son muchos los habitantes de Barranquilla que quieren conocer lo que va de este ambicioso y buen proyecto. Así nos los confirmó uno de los agente de policía que está en uno de los kioscos sin estrenar del imponente malecón. “Aquí montamos guardia día y noche”, dijo el uniformado.

La gente aprovechaba la tenacidad del rojizo sol, que se negaba a sucumbir ante lo oscuridad que lo acecha y el hollín que lo abruma, para tomarse las últimas fotos sin flash. El olor a aguas negras que llega por oleada, hace recordar que el río Magdalena fue convertido en la alcantarilla de Colombia, en sus más de 1.500 kilómetros de longitud. Pero la imponencia de esa arteria fluvial vale la pena el esfuerzo para culminar cuanto antes la obra que lo resucita para los ojos de la Puerta de Oro de Colombia.

Lo único diferente del regreso fue que los perros ya no peleaban por la carroña y tuvieron tiempo para ladrar las llantas de los carros. Eso, y que hubo de prender las luces de los carros para sacarle el zigzag a las bateas de la trocha, pues el sol había perdido la batalla contra la noche que llegó.