Ir al contenido principal

Riña estéril de un macho invertido

Por John Acosta


Poco después de cumplir su primer cuarto de siglo de existencia, Antonio María decidió ser marica. Su lucha por tratar de convertirse en el macho que debería comenzó con su adolescencia, cuando las necesidades fisiológicas propias de ese período lo obligaron a esconderse detrás del escaparate de su madre o a encerrarse en el baño de su casa para hacer que su parte varonil expulsara toda esa fuerza vital que se acumulaba en sus testículos.




Cuando yo lo conocí, con esa mezcla extraña que lo rodeaba de sonrisa de niña inocente y pestañear de puta en cacería, supe que era marica. Bastaba con verle su manera coqueta de menear la cabeza para reafirmar o negar lo que decía, su caminar indeciso tratando de que no delatara su verdadera condición a través de un fingido paso de hombre verdadero y que lograba en los demás el efecto contrario: todos, al menos yo sí, notábamos esa duda de ser o no ser en cada metro que él avanzaba a pie.

Quizás lo que más me hizo fijar en su feminismo fue la forma delicada en que daba la mano para saludar, en donde uno sentía la suavidad de unas texturas siempre sudorosas. Tampoco se quedaba muy atrás, en todo ese conjunto de coincidencias, su gruesa voz: a leguas uno se daba cuenta de que él trataba de imitar la voz grave y decidida de un varón a toda prueba, pero ya al caer la tarde le salía ronca, ya que sus cuerdas bucales estaban cansadas por el esfuerzo sostenido que habían hecho durante el día.

Tan convencido estaba yo de todo lo que intuía de él que no tuve ningún recato en decírselo a la jefa de redacción del periódico, una mujer taciturna, pero sonriente. “Ese man es marica, donde quiera vaya y pise”, le dije. Ella me miró fijamente, imitando una sorpresa que no sentía. “¿Será?”, me preguntó, con ese dejo de misterio característico en quienes por momentos se dejan envolver por el halo de la chismografía. “Póngale la firma”, insistí. “No, hombre, qué va, no creo”, dijo, como buscando que le entregara mis razones para afirmar eso. No le seguí el juego y me salí de su oficina rumbo a mi cubículo de redacción.

Aquello podría considerarse un atrevimiento de mi parte, pues creo que era la primera vez que se ventilaba el asunto públicamente en el periódico. Y lo hacía precisamente yo, que no tenía ni 15 días de haber entrado como redactor allí. Antonio María, en cambio, ya iba a cumplir el año, por lo que hasta apresurada podría resultar mi conclusión. Creo que por esa misma época le comenté el asunto a Tomás Darío, redactor de Judiciales, de quien me había dado cuenta era el mejor amigo de Antonio María. Tomás Darío me hizo primero un gesto de duda y, enseguida, expresó su desacuerdo conmigo: “No, viejo, esas son puras suposiciones infundadas suyas”. Dejé la cuestión ahí.


Lejos estaba de imaginarme, entonces, que por esa misma época, Antonio María estaba viviendo la agonía de decidirse si se aceptaba a sí mismo como lo que en realidad era y que se le notaba a millas de distancia por más que él intentara ocultarlo o si continuaba con la pantomima insostenible de mostrar una virilidad que nunca tuvo y que apenas se le insinuaba a sí mismo con un inservible animalito arrugado que le colgaba en la mitad delantera de su cuerpo.


Antonio María había tenido el valor de confesarle a Tomás Darío la enorme ambigüedad en que se encontraba. Lo hizo bien porque Tomás, además de ser un buen amigo, era un tipo reservado. Los tres, Antonio, Tomás y yo, nos hicimos excelentes compañeros y algunos fines de semanas solíamos salir de parranda para desintoxicar el espíritu, después de cinco días de noticias continua. Sin embargo, ante mí nunca salió de labios de Tomás Darío una palabra que revelara la verdadera condición de nuestro amigo. Tampoco de Antonio María, quien, supongo, no vio, en mi mamadera de gallo, garantía de mi silencio.

Era increíble: tantas horas compartidas en la sala de redacción y en los San Andresitos, como llamábamos en el país a los centros comerciales donde vendían productos de contrabando y a donde íbamos los sábados a tomar cerveza extranjera a precios de feria, tanto tiempo juntos los tres, digo, y nunca me enteré de la descarnada guerra que libraba el pobre Antonio María con su propio yo. Diez años después, cuando él se atrevió a admitirme que era marica y contarme de toda su lucha estéril para no aceptarlo, mi primera reacción fue de reproche: “¡No seas pendejo, carajo! Si me hubieras contado desde un principio, yo no te dejo coger para el otro lado. Eso fue Isabel la que te condujo a eso”. Me refería a una reportera gráfica del periódico, de la que nadie dudaba en privado de su lesbianismo. Antonio me sonrió, sin ocultar ya su feminidad: “No te preocupes, hombre: ya yo no tenía remedio”, me dijo.


Tenía razón. Él era el menor de seis hijos de una familia de clase media, donde tres hermanas consecutivas lo separaban de sus dos hermanos mayores. Era el consentido de su mamá, quien nunca pensó tener ese hijo a los 50 años, y los cuidados y el cariño que le brindaba no era el de una madre responsable sino el de una abuela sobre protectora. No lo dejaba jugar juegos de niños varones con los amiguitos del barrio por temor a que se lo lastimaran y era feliz cuando lo veía en el patio de la casa jugando a las muñecas con sus hermanas. Lo tuvo durmiendo en la habitación matrimonial hasta que él cumplió los trece años y debieron mudarse de barrio hacia una casa más amplia. Ella ya no encontró más excusas para mantenerlo en la pieza con su marido y Antonio María debió mudarse para el cuarto de sus hermanos. Por eso, al cabo de muchos años, cuando Antonio María era ya un adulto que había decidido ser marica y la primera en reprochárselo y poner el grito en el cielo fue su madre, él no tuvo ninguna duda en decírselo: “Tú eres la que menos tienes que hablar, mamá, porque si analizas bien, tú fuiste la que me trabajó, sin proponértelo, para que yo fuera lo que ahora soy”.


Antonio nunca hizo de padre cuando se reunía toda la muchachada de su primer barrio y jugaban al papá y la mamá o a la vaca y el toro: se representaba a sí mismo haciendo de hijo consentido o de ternero recién nacido. En más de una ocasión, al no haber niñas en el grupo de amiguitos, Antonio María hizo el papel de mamá, y hasta de vaca, en sus juegos infantiles. Entonces hacían todo lo que veían que hacían los animales en las veredas vecinas: se apareaban, parían, amamantaban.


Una vez, Antonio, haciendo de vaca, y uno de los muchachos, haciendo de toro, se internaron a “pastar” en el monte de un lote solitario que quedaba cerca. Escondido entre los matorrales, el toro empezó a rozar la vaca por detrás y terminó bajándole los pantaloncitos y con su gusanito parado lo rozaba entre las nalguitas del pequeño Antonio. “Acomódate bien, así como te pusiste ayer debajo de la cama de tu mamá”, le decía el torito. Con tan mala suerte para ambos que quien sabe por qué mala jugada del destino, en esos momentos pasaba por ahí el hermano mayor del torito. “Conque esas tenemos, ¿no?”, les dijo a los muchachos en tono amenazador. El torito, todavía con su gusanito en asta, pegó un brinco apenas escuchó al intruso y cayó justo frente al palo de mango que luchaba por salir de entre los matorrales, donde un pájaro sangre de toro se había detenido para protegerse del sol. “Nojoda, miren: un turpial rojo”, fue lo único que se le ocurrió decir al torito en un intento fallido para desviar la atención sobre el asunto de fondo. El pequeño Antonio María, que entonces tendría apenas unos ocho años, se alzó el pantaloncito, señaló al torito con el índice de su mano derecha y le dijo al recién llegado en forma acusatoria: “Yo no quería que él me hiciera groserías”. “¡Vayan para la casa, carajo!”, recibieron los dos como respuesta. Tuvieron la suerte que quien llegó fuera hermano del torito y no del pequeño Antonio María porque en un mundo tan machista como en el que vivían, ninguna familia estaba dispuesta a permitir un marica en su seno, ni siquiera en medio de la inocencia de la niñez. De modo que aquel incidente no pasó de ahí, pero Antonio no fue capaz de volverle a ver la cara al hermano del torito.


En otra ocasión, y por esa misma época, tal vez por razones diferentes, se encontraban también en ese lote enmontado Antonio María, uno de sus amiguitos y Esthercita, la indiecita que los padres de Antonio María criaron desde que ella tenía cuatro años. Era obvio que la muchacha sentía una fascinación infantil por el niño que los acompañaba. Ella había accedido a que el pequeño le hiciera lo que hacen los adultos cuando están casados y quieren tener hijos. Es que él no sólo era apuesto, si no que, además, todos en el barrio le admiraban su inteligencia: todas las chicas de su edad querían ser amigas de quien los papás no hacían si no ponerlo como ejemplo. De manera que Esthercita tenía sobrados motivos para sentirse orgullosa de estar allí en esos momentos. Pero el niño, en un repentino acto de solidaridad con su amigo Antonio María, le impuso una condición a la pequeña: “Primero va Toño”, le dijo. Esthercita les pegó una mirada fulminante a los dos, se subió su calzoncito de puntitos rojos que se había bajado hasta las rodillas y se bajó su vestidito de florcitas de colores que ya tenía regazado. “Entonces, no”, respondió y se fue iracunda. Inmediatamente, Antonio María, en un acto sorpresivo, se bajó sus pantaloncitos y se puso en cuatro patas delante de su amiguito: “Tranquilo, compadre. Toma, hazme a mí”. El chico ni siquiera se dio por aludido: esquivó a Antonio y se fue para su casa.


Todo eso sucedía en la calle, mientras en la casa Antonio María era el rey: sus hermanas y su madre sólo vivían para atenderlo: bañarlo, vestirlo, peinarlo. Hasta que la adolescencia lo sorprendió mimado como a un niño de tres años. Fue por ese tiempo en que sus padres decidieron cambiar de casa y se fueron a vivir a otro barrio. Antonio María empezó a compartir la habitación con sus dos hermanos, que eran mucho mayores que él, hombres hechos y derechos. Fue difícil para el joven adaptarse a los ronquidos descomunales de ellos en las noches infinitas, en que necesitó toda la fuerza de voluntad posible para resistirse a la tentación de irse a meter en la cama de su madre. Verlos desvestirse para acostarse o para el baño, era tormentoso para él, acostumbrado a estar entre mujeres desnudas.


Lo que quizás lo rescató de ese mundo de angustias, fue el afiche aquel del modelo perfecto, acostado boca abajo sobre la grama de un campo hermoso. El hombre aparecía en la foto sin más ropa que un calzoncillo diminuto. Cuando se topó por casualidad con aquella imagen, inmarcesible para él, que ocupaba las dos páginas centrales de una revista de farándula, Antonio María sintió un hormigueo extraño que le recorría todo su cuerpo. Arrancó el afiche y lo guardó entre sus libros de colegio. Claro, que con el pasar de los días, se le fue convirtiendo en un martirio peor que el cambio de cuarto.

Esa nueva tragedia se le evidenció más en la tarde en que se descubrió a boca abajo, rozando el colchón con su miembro parado y con la mente clavada en el afiche que guardaba en su maletín. Su corazón latió como nunca por el susto. Se puso de pie por el temor de que entrara alguien y lo descubriera en esas andanzas. Se encerró en el baño y tuvo allí, sobre su mano derecha, la primera eyaculación de su vida, pensando, precisamente, en el modelo semidesnudo de la foto que lo marcó. Ya tenía edad para saber que no era natural que a un hombre le pasara eso, deseando a otro hombre.

Salió del baño dispuesto a romper el afiche, pero cuando lo tuvo de nuevo en sus manos, no encontró el valor para hacerlo. Lo arrugó, poseído por la impotencia, y lo arrojó en la canasta de la basura, donde había echado el papel higiénico con que se limpió la evidencia de su padecimiento. Regresó a la habitación y se tiró sobre su cama a llorar en silencio. No pudo acostumbrarse jamás a esa situación, a pesar de que el hombre del afiche lo perseguía cada vez que debía esconderse detrás del escaparate de su madre o encerrarse en el baño a cumplir con el ritual que le calmara sus ímpetus juveniles.


Hubo de suceder algo extraordinario que enterraría para siempre el recuerdo del modelo en calzoncillos acostado sobre la grama. Antonio María debería tener 13 ó 14 años porque ya iba en el segundo o tercer año de la secundaria. Él había notado que en último grado estudiaba un joven alto y corpulento al que todos respetaban porque su recio carácter combinaba perfectamente con su físico. Una media mañana, en la mitad del recreo, Antonio María se disponía a entrar al orinal como de costumbre, antes de reiniciar las clases. Notó que desde afuera, un grupo de muchachos de último grado, llenaba de agua unos vasos desechables y tiraban el líquido hacia dentro del orinal por las rendijas de ventilación que estaban entre la pared y el techo. Era, por supuesto, un acto inusual. No tardaría nada en averiguar a quien mojaban los traviesos alumnos: antes de subir el primero de los tres peldaños de la entrada, Antonio María se topó ahí, a cinco centímetros de sus ojos, con el más grande trozo de carne viva que había visto hasta entonces: resulta que el grandulón, al sentirse empapado por sus propios compañeros, no tuvo otra idea que sacudirse su animal hasta darle vida y salir a mostrárselo a todos los que habían tenido la osadía de echarle agua, como una forma de mostrarles que se atuvieran a las consecuencias de haber mojado a un hombre de respeto.


Antonio María quedó tan atolondrado con aquella muestra de virilidad en su cara, que se olvidó de su orinada. Pero aseguró por mucho tiempo una compañía que habría de martirizarlo en sus noches de desvelos. Durante los fines de semana deseaba con ansiedad que llegara el lunes, no tanto por el placer de asistir a las clases, si no para volver a ver el hombre que lo trasnochaba. Llegaba al colegio echando ojo para todos lados hasta que descubría su figura imponente entre el grupo de amigos que lo veneraban. Cuando Antonio María llegaba tarde, pasaba por el curso de su delirio y se asomaba en la ventana sólo para tener la dicha de verlo sentado en su pupitre. Entonces se le aceleraba el corazón, le hervía la sangre, se le cortaba la respiración y salía corriendo a reponerse en su salón. En clase, no hacía nada diferente a mirar el reloj con el desasosiego de que sonara el timbre de una buena vez para salir feliz a recreo y rebuscarlo entre el enjambre de muchachos bulliciosos para que, al encontrarlo, se le descompusiera el mundo: tanta zozobra los sábados y domingos, tanta intranquilidad en las noches de lunes a viernes, tanta agitación durante sus clases para, al final, salir con un chorro de babas: lo veía y se desboronaba por completo.

No era capaz de nada. Ni de abordarlo siquiera para brindarle el saludo. Sudaba frío cuando lo veía mamar gallo con los compañeros de curso. Antonio María terminaba viendo siempre hacia la mitad del cuerpo de su adorado: veía el bulto que se le hacía en el pantalón y recordaba enseguida el día que lo vio con el sable arriba. El día que me confesó que era marica, me dijo que todavía no se explicaba cómo no lo descubrieron entonces: “Es que ese muchacho me embobaba”.

Casi perdía el curso. Le tocó reponer, en vacaciones, dos materias que había perdido. Afortunadamente para sus estudios, aunque desafortunadamente para sus sentimientos, su tormento se graduó ese año y Antonio María no volvió a saber de él, lo que lo sumió en una aridez espiritual donde él creyó que nunca germinaría el amor. Antonio quiso aprovechar esta situación para tratar de enderezar el rumbo de su vida.

Empezó por recriminarse lo que para él era, en ese entonces, una desviación inaceptable. Miraba cómo sus dos hermanos mayores se vanagloriaban de sus conquistas femeninas y cómo suspiraban sus hermanas por los hombres que le movían el piso. Creía ser la única persona en el mundo que se enamoraba de otro de su mismo sexo. Estaba dispuesto a dar la pelea para que eso no fuera así: decidió ser lo que le había tocado por naturaleza: un varón.

Esa firmeza de decisión se le derrumbó de un tajo, cuando tuvo que escoger la profesión que estudiaría. “Es que todo se empeñaba en canalizarme para lo que ahora soy: me moría por estudiar Diseño de Modas”, me dijo cuando me confesó su homosexualidad. Cuanta hoja de papel en blanco se le presentaba, la cogía para hacer trazos de vestidos sobre ella. Soñaba con estar en Cartagena de Indias vistiendo, con sus diseños encopetados, a las aspirantes a obtener el título de la más hermosa del país en el Concurso Nacional de Belleza. El fuerte carácter de su madre lo volvió a encarrilarse por el camino de ser el macho que debía: “Ese no es oficio de hombres”, le dijo la mamá entonces. Antonio María tuvo que volver a prometerse que jamás sería marica.

Con esas elucubraciones sobre su vida llegó a estudiar a la universidad. Escogió una carrera que estudiaba la mayoría de las candidatas al Reinado Nacional de Belleza de Cartagena: Comunicación Social y Periodismo. Era la primera vez que le tocaba compartir un claustro educativo con mujeres. Y, cuando menos lo esperaba, surgió de nuevo esa complicidad que sólo sentía con el género femenino, y que él buscaba esquivar por todos los medios posibles con malos resultados siempre. De manera que esa vez tampoco pudo evitarlo: se hizo amigo inseparable de tres compañeras de curso. Andaba con ellas para arriba y para abajo. De un lado para el otro. Hacían los trabajos juntos, departían en cafetería, iban a la biblioteca. Mejor dicho: volvió a sentir la felicidad de su niñez, cuando sus hermanas y su madre vivían sólo para él.

Pero tuvo que suceder lo inevitable. Una tarde iba solo por el pasillo de la universidad y se vio de pronto en medio de una calle de honor que le hicieron algunos de sus propios compañeros de curso. Lo envolvieron con tan tremenda rechifla, que Antonio María quiso tener en ese momento un poder sobrenatural para desaparecer de allí. Pero como si semejante escarnio fuera poco, al final de los silbidos escuchó un coro que le desmigajó el alma: “¡Mariquiiiitaaa!”, gritaron.

Hasta el último segundo antes de morir postrado en la cama de un hospital, Antonio María se preguntó toda la vida de dónde había sacado fuerzas ese desafortunado día para seguir caminando como si nada. “¡Mierda, me descubrieron!”, fue lo único apropiado que encontró para decirse en medio del escozor de su alma. Llegó hasta el rincón más apartado de la universidad sin mirar para ningún lado, casi muerto de la vergüenza. Ahí lo encontraron sus tres amigas, sentado en un desvencijado pupitre. “Esta es mi despedida de la universidad”, les dijo llorando. “No estoy preparado para soportar semejante cruz de bochorno por el resto de la carrera”.

Ellas lo convencieron de que la mejor forma de evitar esos episodios dolorosos no era huyendo, sino haciéndose amigos de quienes se habían burlado de él. Así lo hizo. Empezó a impostar la voz para parecer más hombre que sus nuevos amigos. Cuando estaba con ellos, ponía en pereque a cuanta mujer se le atravesaba. Llegó a convencerse a sí mismo de que ya no era homosexual. “No sé por qué me costó tanto aceptar que yo era el más grande de los maricas”, me dijo la tarde que me confesó su condición. “A todos los que yo conozco del gremio les fue fácil desde un principio, incluso a los que fueron violados y les quedó gustando la cosa”, agregó ese día.

Lo cierto fue que en la universidad no volvió a sufrir por sus inclinaciones porque se olvidó de ellas. O, al menos, eso creyó él. Porque el asunto volvió a aflorar cuando menos lo esperaba. Se había graduado y empezó a trabajar en el periódico regional en la sección de Locales. Allí conoció a Isabel, la reportera gráfica, que no tenía ningún inconveniente en tratar de ocultar, inútilmente, su trasero diciente y sus senos redondos: nunca se pintaba los labios, ni se aplicaba rubor ni sombras, usaba botas texanas, cabello corto, vestía de jeans y camisas anchas remangadas hasta los codos. Ella fue la salvación de Antonio María. O la perdición, como diría la mamá de él.

Isabel le contó que ella era una lesbiana feliz, aunque debía ocultarlo en el periódico para que la directora, una religiosa consumada, no la echara de patitas a la calle. Lo convenció de que sólo las mentes avanzadas eran capaces de vivir con orgullo ese estado, así tuvieran que disimularlo en una sociedad tan subdesarrollada como la que nos rodeaba. Lo invitaba a fiestas clandestinas que hombres y mujeres de su categoría hacían en casas del sur de la ciudad. “¡Ay!, para mí fue impresionante ver a dos hombres besarse y acariciarse entre sí”, me confesó la tarde que decidió contarme que él era homosexual. “Imagínate que los hombres me sacaban a bailar y yo no fui capaz de aceptar”, dijo sonriente.

No sé qué papel jugó Tomás Darío, el de Judiciales, en aquella época. Supongo que de apoyo total al amigo, pues le dio a un hijo para que Antonio María se lo bautizara: cuando yo llegué a trabajar al periódico ya ellos eran compadres sacramentales. Apenas vi a Isabel supe que a ella no le gustaban los hombres. Empecé a mamarle gallo: la enamoraba, le echaba piropos, la abrazaba a la fuerza y ella me levantaba a rodillazos y a codazos, muerta de la risa. Nunca me contó nada, tal vez porque suponía que lo de ella era obvio. Con ella, me pasó lo mismo que con Antonio María: me di cuenta rápidamente de que a Isabel le fastidiaban las mujeres.

No sé exactamente cuánto tiempo pasó después de mi llegada, tal vez seis u ocho meses. Lo cierto fue que Antonio María resultó enganchado con una chica que trabajaba en Clasificados. “Nojoda, se salió el marica este con la suya”, fue lo primero que pensé cuando no las presentó. Todas las tardes salían, se llamaban por el teléfono interno a cada rato: no había motivos para dudar que no se querían de veras. A mí se me disipó la duda sobre la virilidad de Antonio María.

La tarde en que él me refirió su otra o, mejor, verdadera vida, lo único que se me ocurrió preguntarle fue por su relación con esa chica. “Ha sido de las situaciones más tormentosas que he tenido en mi existencia”, me dijo. Y me contó de los múltiples artificios que él debía acudir a diario para impedir quedar a solas con ella: sabía que en esas condiciones él tenía la obligación de recurrir a sus artimañas de macho para lograr someter a su hembra, mediante las caricias atrevidas y el galanteo propios de un hombre de verdad, que era lo normal en una relación de ese estilo; es decir, el varón proponiendo insistentemente y la mujer frenando en seco. Pero a Antonio María no le nacía por ningún lado, por más que se esforzaba en hacerlo, seguir aquella regla de oro del noviazgo. “Y, entonces, la vaina terminaba al revés: ella era la que insinuaba ir más allá y yo tenía que hacerme el loco”, me dijo ese día.

Hasta que no supo cómo ni por qué terminaron metidos en la habitación de un motel. Antonio María se entregó en cuerpo y alma para hacer bien su trabajo: le besó el cuello sublime, los pechos redentores, los muslos torneados, las nalgas enloquecedoras. Todo era innovador para él y se esmeraba para que su reputación quedara intacta en el periódico. No obstante, para él fue un polvo sin ganas. “Nunca supe cómo logré la eyaculación, pero me sentí feliz de no haber quedado mal en esa ocasión”, me contó. Lo peor fue cuando ella hizo evidente que se dio cuenta del desgano de su novio para aquellas lides pasionales. “Me descubrió, me dije esa noche”. Se alegró montones cuando escuchó la conclusión de su chica. “Gracias por brindarme tu virginidad”, le dijo ella. Le confesó que se sentía muy mal porque era indigna de la pureza que él acababa de ofrecerle. “Has debido darte cuenta de que tú no eres el primero”. La verdad, él ni siquiera lo había notado, pero le agradeció a Dios que ella tomara el asunto por donde no era.

La relación duró poco tiempo, como era de esperarse, aunque fue suficiente para que nadie, en el periódico, dudara de la hombría de Antonio María. Por esa época, llegó una estudiante en práctica a la sección Política, que era donde yo trabajaba. Nunca pude valorar si ella era más inteligente que bella porque le sobraban los dos atributos. Hice todo lo posible para conquistarla, pero a ella le gustó, desde un principio, Antonio María. Supongo que fue otro enorme compromiso que le cayó encima al pobre hombre, que acababa de salir de un suplicio. Él no podía negarse a las demostraciones de cariño de la joven estudiante, a no ser que quisiera echar por la borda todo el esfuerzo hecho con la chica de Clasificados para colocar en alto su dignidad masculina.

Empezó a salir con ella. Afortunadamente para él, el período de prácticas terminó a los seis meses. Y en el periódico no volvimos a saber más de ella hasta la tarde en que Antonio María me confesó su homosexualidad. Al preguntarle por esa relación, me sorprendió diciéndome que fue la que más lo ayudó a aceptarse como marica. Me contó que una vez estaba sentado en el sofá, en una de las visitas rutinarias que solía hacerle a la casa de ella, cuando de repente apareció el hermano de la joven en la mitad de la sala. “Ojalá tú lo vieras: ese hombre era bellísimo”, me dijo esa tarde. Y sintió otra vez el mismo cosquilleo en el vientre que le removió las entrañas cuando, en su pubertad, vio el modelo del póster acostado en la grama en calzoncillos, que fue el mismo desasosiego que, ya muy entrada su adolescencia, le revolvió las tripas la media mañana aquella en que el animal del estudiante que le sacudía sus profundidades por esa época, se blandía a poca distancia de sus ojos. Entonces la miró a ella y a él. “Y me dije: definitivamente me gusta mucho más el hermano”. No volvió más a esa casa.

Renuncié al periódico para irme a explorar el mundo al interior del país. Duré unos años por fuera, pero la nostalgia por mi tierra caribe me estaba despedazando el alma y entonces regresé a recoger las piezas desperdigadas de mi aliento, hecho trizas por la lejanía, las junté apenas pisé el terruño anhelado y las pegué con el cariño de mi gente.

Volví al diario a ocupar la sección de siempre. Ahí estaban todos los amigos. Enseguida descubrí que Antonio María había renunciado para sí mismo a la pretensión de parecer hombre sin sentirlo, aunque todavía se empeñaba en ocultar su verdadera esencia a los demás. Ya no pretendía mujeres, tampoco salía a mamar gallo con nosotros, pero aún forzaba su voz para parecer varón. Noté que un joven llegaba en una motocicleta a esperarlo a la vuelta de la esquina. Siempre me pareció sospechosa esa actitud de sigilo. Era evidente el desespero de Antonio María para salir a la hora del almuerzo y del cierre, ya en la tarde: parecía como preocupado por no recibir un regaño si se demoraba en partir.

Hasta que ambos, Antonio María y yo, decidimos inscribirnos en una capacitación que nos patrocinó el periódico. Si había quedado en mí algún resquicio de duda sobre la homosexualidad del amigo, esa quedó completamente despejada el primer día de clases, cuando el facilitador del primer módulo nos pidió que todos nos presentáramos, uno por uno, ante el resto de compañeros. Al corresponderle el turno, Antonio María lanzó una expresión que, estoy seguro, para los demás pasó inadvertida, pero para mí fue definitiva para convencerme de que él era marica. “La satisfacción más grande de mi existencia fue haber conseguido la pareja con que hoy comparto mi vida”, dijo entonces. Haber usado la palabra “pareja” en vez de “mujer” para ocultar que se refería a un “hombre”, bastó para confirmar lo que sospeché desde el primer momento en que conocí a Antonio María. Y me remitió enseguida al joven de la motocicleta, que lo esperaba a la vuelta del periódico.

Las clases transcurrían normales hasta que una tarde, después de una apretada jornada académica, lo invité a visitar la cafetería del hotel que, por esos días, había montado un amigo mío. Quedaba justo al lado de una afamada discoteca gay de la ciudad. “Nojoda, María, ¿te imaginas? : ¡Ahora sí voy a saber quién es marica en esta urbe! Porque me voy a sentar en la puerta del hotel, nada más para ver quién entra y quién sale de ese lugar”, le dije como mamando gallo. Muchos años después, me dijo que al escucharme esa frase, fue cuando decidió confesarme lo suyo: “Antes de que me pillaras entrando a esa discoteca, preferí contártelo yo mismo”. No fue sino entrar al hotel cuando se desgajó del cielo un fuerte aguacero. Eso presagiaba que la conversación iba ser larga, pues esta ciudad caribeña se paralizaba con la lluvia. Primero nos sentamos en la barra, pedí dos cervezas, le presenté al dueño y la tertulia tripartita giró en torno a cuestiones triviales. Al poco tiempo, el propietario del hotel se disculpó porque tenía que atender otros asuntos propios de su actividad. Entonces, Antonio María y yo decidimos sentarnos en una mesa. “Sé que vamos a tener que realizar muchos trabajos en grupo, de modo que es mejor que sepas algo sobre mí”, me dijo. Noté cierta angustia en él para tratar de buscar la forma menos traumática de contarme su cuestión, de manera que decidí hacérselo fácil. “Ya sé, María: eres marica y el muchacho de la moto es tu pareja”, le dije de sopetón. Le golpee el hombro y agregué: “no se preocupe, compadre: cuente con mi absoluta reserva. Además, por eso es que no te llamo por tu nombre sino por tu apellido, que es un nombre de mujer”.

Entonces me contó de su viaje a la capital del país, por recomendaciones de Isabel, la reportera gráfica del periódico, para visitar, sin escondijos, las discotecas gay de esa ciudad. Fue por la época en que yo me había retirado del diario. “Nunca antes había disfrutado de una aventura tan fascinante como esa: ya no tuve dudas de que yo era el más grande marica de la historia”, me dijo. La primera noche fue de choque. Estaba sentado en una mesa, junto con unas amigas que le había recomendado Isabel, hasta que se le acercó un apuesto hombre, de bigote y barba cerrada. “¿Bailamos?”, le dijo con una sonrisa cargada de picardía. Antonio María rebuscó inútilmente, hasta en los rincones más apartados de su humanidad, cualquier resquicio de hombría que le ayudara a disimular su turbación. “No, gracias”, alcanzó a responder y todo el resto de su vida se arrepintió de haber pronunciado aquellas dos palabras en el momento menos apropiado. “Te cuento que, hasta hoy, todavía no he tenido la oportunidad de bailar con un hombre tan bello como ese”, me confesó esa tarde. Pero la jornada siguiente se la desquitó: “al principio, me sentía extraño danzando pegado al cuerpo de otro hombre; enseguida descubrí que no había dicha superior a esa y no me senté más en toda la noche”.

Regresó al periódico convencido de dos cosas: que sería marica para el resto de su vida y que tenía que ocultarlo para no ser rechazado por la sociedad. Isabel, feliz de que Antonio María decidiera ser homosexual, empezó a presentarlo ante el “gremio”, como llaman ellos a los de su comunidad. No demoró nada en lloverle pretendientes, atraídos por la virginidad de Antonio María en aquellos menesteres, pero él se mantenía firme en su voluntad: no sería un marica fácil. Soñaba con tener un hombre joven y de piel blanca, como se lo dijo a Isabel. Un sábado, ella organizó una cena en su casa para presentarle la pareja de un amigo común. “Apenas lo vi, me gustó”, me contó. “Mi amigo duraba unos seis meses con cada relación. De manera que era cuestión de esperar medio año para tener la posibilidad de aspirar a su pareja engañada”. No tuvo que esperar tanto.

Isabel subió al segundo piso de su casa, junto con el amigo de ambos, y Antonio María se quedó abajo con el joven que le había movido las entrañas. “Lo que más me gustó de él, fue que ese día me enseñó el lado amable de ser marica”. Así es: le sirvió la cena con una dedicación envidiable en cualquier esposa abnegada. Pero la estocada final vendría después, cuando le ofreció el jugo en un recipiente de cristal. “Voy a tomar en el mismo vaso para ver cuál de los dos lo deja untado de pintalabios”, le dijo. Era obvio que ninguno de los dos usaba labial, pero ese apunte terminó por rendir a Antonio María.

Esa noche, terminaron todos en una discoteca gay que queda en el centro de la ciudad. El único que no llevaba acompañante exclusivo era Antonio María, que debió bailar varias canciones con un joven que se acercaba a la mesa y lo invitaba. Isabel, como era frecuente en las últimas semanas, salió de discusión con su pareja: se fue para su casa y la dejó sola hecha un mar de lágrimas. Al regresar de contonear su cuerpo al ritmo de la música, Antonio María encontró que su tormento estaba solitario, pues el amigo estaba consolando a la chica de Isabel. Se sentó feliz a su lado y hablaron largo y tendido, hasta que Antonio quiso probar suerte con la invariable estrategia. “Anda, muchacho, dejemos de hablar porque tu hombre se va a poner celoso”, le dijo con la sonoridad propia de un individuo de su estilo. No cabía de la dicha cuando escuchó la respuesta esperada de su ya amado Francisco: “Qué importa, si se pone bravo tiene el doble problema de calmarse solo”. Después, no pasó nada interesante esa noche. Ya de madrugada, llevaron al amante de Francisco donde un familiar, que vivía a tres cuadras de la discoteca, dizque porque se iba a quedar durmiendo ahí.

Al día siguiente, Isabel llamó a Antonio María para que le hiciera el favor de ir a recoger a la casa de ella los motetes de su pareja: “Llévaselos a su casa: esto se acabó, Toño”. Para sorpresa de Antonio María, allá donde Isabel estaba el amante de Francisco, que había ido a buscarle una encomienda a su enamorado. “Las cosas cuando se van a dar, todo se facilita para que se den. Lo cierto fue que yo no desperdicié esa oportunidad”, me contó Antonio. Le ofreció al hombre llevarlo hasta su destino, con la única intención de volver a ver al joven que le removió hasta las profundidades más recónditas de su ser. “Lo encontramos en bermudas y sin camisa: te podrás imaginar mi emoción”. Lo invitaron a que los acompañara a llevarle la maleta a la amiga de Isabel. “Cuando llegamos allá, el muy bobo de su amante prefirió quedarse escuchando música en el carro. Así es que yo me bajé dichoso con Pacho”. Tuvieron que quedarse casi dos horas tratando de consolar a la desengañada mujer. Era obvio que al regresar al vehículo, encontraran, por lo menos, inquieta a la persona que se había convertido en el único y gran obstáculo para el cumplimiento de los planes de un ser acabado de entrar al mundo del homosexualismo. Antonio María, no obstante la contrariedad evidente en su opositor, le propuso algo que lo terminó de sacar de sus casillas: “Primero te llevo a ti y después a Pacho”, le dijo, con la mal disimulada intención de quedar a solas con Francisco. “No, al revés”, respondió el iracundo hombre.

No pasaron cinco días, cuando alguien del gremio le contó a Antonio María que Francisco era engañado por su amante: la noche de la discoteca no se quedó donde un familiar, como lo hizo creer entonces, sino donde una conquista reciente. Antonio María no negó que sintió cierto fresquito al enterarse de la situación, pero no quiso emplear esa arma baja para conseguir su objetivo. Total, ya hacían 48 horas que se había dado su primer beso con Francisco, lo que indicaba que su hombre también le jugaba sucio a su pareja. No obstante, le dolió mucho cuando el sábado siguiente, exactamente una semana después de haberlo conocido, su hombre le dijo que no podían verse ese día porque él iba a salir con su pretendiente. “Pasé las horas sabatinas más amargas de mi vida”, me dijo. Hasta que a las cuatro de la tarde sonó el teléfono. Era Francisco. “Ajá, ¿y tú no y que estabas con tu adorado?”. “Sí, pero ya regresé. ¿Qué, nos vemos?”. “¿Ahora?”. “Sí, ¿qué tiene? Aún no empieza la noche”. “Está bien, paso por ti en 20 minutos”.

Ya hace diez años que hacen vida en común, con dos camas individuales en la habitación para no despertar la malicia en los visitantes curiosos. Aún así, hay gente que no se traga el cuento, como las amigas de la capacitación con las que solíamos hacer los trabajos académicos juntos. Siempre que llegábamos al apartamento de Antonio María, me preguntaban con cierta perversidad por la novia de él. “María, ponte pilas porque estas mujeres sospechan la vaina”, me tocó comentarle la situación. En vista de que no había tareas para hacer por esas semanas, Antonio María organizó una cena en su vivienda, precisamente con las tres compañeras del curso. Cuando llegué con ellas, Antonio María y Francisco estaban acompañados de dos atractivas damas, que presentaron como la novia de cada uno. Toda la noche pasaron besándose con sus supuestas amantes y ya a la salida, Antonio María me apartó a un lado. “No te hilvanes más los sesos, hombre. Esa es una pareja de lesbianas que nos están haciendo el favor. Cuando nos toca, nosotros también se lo hacemos a ellas”, me dijo. “Ajá, ¿y esos besos tan reales?”, le pregunté. “Eso es la importancia de ser de doble tracción”, me dijo y soltó la carcajada.

En los últimos meses, notaba bastante delgado a Antonio María. En dos o tres oportunidades estuvo grave en el hospital. Nunca me dijo qué tenía y yo le respeté la decisión suya de no contarme nada. Por eso, jamás le mencioné el tema. Siempre me hablaba de su enfermedad, sin mencionar cuál era. A veces tenía unas recaídas que lo ponían cadavérico, pero volvía a recuperarse. Hasta que no aguantó la última internada en la clínica: murió a los tres días.

Habíamos hecho una gran amistad desde la tarde en que me contó que era marica. Incluso, mi mujer los quería mucho a él y a Francisco, aunque Antonio me insistió en que tampoco le contara a ella sobre su homosexualidad. Estoy seguro de que ella, como yo antes de enterarme por confesión del mismo protagonista, tenía la certeza de que ellos eran pareja, pero nunca me preguntó nada. Se conformaba con licuar feliz los jugos de las frutas que ellos le mandaban conmigo. Gozaba mucho al escucharme las historias que delataban el carácter mezquino de Antonio María, como cuando, teniendo automóvil, compró motocicleta para ahorrar en el gasto de la gasolina. No niego que, a veces, con Antonio y Francisco, entrábamos en largas discusiones, como cuando ellos decidieron asistir a un templo evangélico en protesta porque la iglesia católica en nuestro país se oponía al matrimonio entre personas del mismo sexo. “No sean tan pendejos ustedes, ¿acaso no saben que al tarado de Bush hijo lo reeligieron los evangélicos gringos, precisamente porque se oponía a lo mismo?”, les dije entonces. En todo caso, ellos me contaban, muertos de la risa, las peripecias que debían vivir dentro del templo para que los demás hermanos no se enteraran que los dos hacían vida en común. Cuando debían realizar actividades en las que el pastor dividía el grupo de mujeres aparte del grupo de hombres, Antonio y Francisco se miraban entre sí. “Mierda, ¿y para cuál de los dos grupos cogemos nosotros?”, se decían con picardía.

Yo seguía llamando a Antonio por su apellido, porque, curiosamente, es un nombre de mujer. Y más cuando esa tarde, en la cafetería del hotel, le pregunté que cuál de los dos, entre él y Francisco, era el pasivo y él me respondió, ya liberado de su caparazón, con una voz más femenina que nunca: “¡Ay, yo, bobo!, ¿es que acaso no se me nota? ¿Tú crees que yo doy para cambiarle aunque sea una llanta al carro?”. Por eso supuse que Antonio María debía querer estar siempre en el grupo femenino de trabajo de su iglesia evangélica.

Comentarios

  1. The blog is very good!
    Congratulations!
    http://nelsonsouzza.blogspot.com
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Vaya estilo para narrar una de las situaciones más halladas en estos tiempos, ojalá sea más que una motivación de ser gay, una iniciativa a la vida incómoda que pueden recibir estos posibles protagonistas del género "masculino". LA PREGUNTA DE CIERRE: ¿La historia fue real?

    ResponderEliminar
  3. Compadre Eduardo, gracias por leerme. La historia es totalmente cierta, no hay una letra que conlleve fantasía.

    ResponderEliminar
  4. Nojoda john, no te imaginas de que manera me he divertido con este "peliculezco" relato... Entre otras cosas ¿espero que tengas el permiso de los protagonistas para hacer esta publicación, o es que los nombres han sido cambiados para protección de sus verdaderas identidades? ;)

    ResponderEliminar
  5. Gracias, viejo Juan K. Tanto mi amigo (antes de morir, obvio), como su pareja, leyeron esta crónica y les encantó. Es más, la idea de escrbibirla me la dieron ellos mismos.

    ResponderEliminar
  6. Primito lindo, me encanto !!! un beso Arlette

    ResponderEliminar
  7. Gracias, mi adorada primita. Que mi Dios me la bendiga

    ResponderEliminar
  8. Excelente crónica, me divertí mucho leyendola, una historia que logró mantenerme enganchada y atenta a todo el desarrollo del personaje. Puedo ver en ella lo aprendidó en clase, pues esta tiene un lenguaje muy ameno, muy coloquial y esto logra no solo llamar la atención del lector, sino tambien, hacerlo parte de ella. Muy buena !!! Felicitaiones profe, espero con la práctica poder llegar a escribir algo tan divertido e interesante como esta !!!


    Rossana González.
    AD

    ResponderEliminar
  9. OSCAR DE LA HOZ SALAS - GRUPO AD - REDACCIÓN9:54 a. m., octubre 21, 2011

    Principalmente, tengo que iniciar diciendo ¡que historia! La verdad que el lenguaje utilizado es lo que me llamo más la atención. De igual forma cumple con todos los elementos del reportaje: investigación, narrativa literaria, entre otras.

    ResponderEliminar
  10. Profe que buen trabajo, está redactada de tal manera, que desde que se comienza a leerla, logra captar la atención de uno inmediatamente. Muy chevere, me gusto mucho y los términos que utilizo me causo mucha risa. :D

    ResponderEliminar
  11. Esta historia está redactada para que el lector sienta agrado al leer, el lenguaje que se utiliza es propio de una cronica, pero el desarrollo es propio de una reportaje de personaje.

    ResponderEliminar
  12. Jhon Excelente trabajo , todos somos diferentes de tal modo que interpretamos y plasmamos historias diferentes , vemos como juegas con la información , utilizar términos “coloquial” y es una forma importante de atraer al lector .
    SUSAN HERRERA PATIÑO

    ResponderEliminar
  13. este reportaje, tiene una forma muy aprticular de contar la vida eh historia de un persona, su manera algo cruel y a su vez burlesca de como habla del personaje hace que los lectores quieren continuar hasta el final para saber que sigue despuesy si a eso le sumamos que toca directa e indirectamente un tema como lo es el homosexualismo como existen personas q se aceptan, otas que se niegan a si mismo y tambien como los ve una sociedad hacen de este texto un gran reportaje.

    Jhasen Granados
    Grupo ad

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Chévere la historia, a mi manera de ver un poco fuerte, pero me imagino que es parte de la manera de escribir suya y de atrapar al lector con sus términos coloquiales, está muy bien narrada, los tiempos y el desglose de las épocas muy bien definido, es decir, no hace que el lector pierda el hilo o se desconcentre por saltar a otro tiempo... Interesante...
    Profesor John, dígale a su amigo que de hecho ninguna "religion" menos la cristiana o evangelica permite matrimonios entre el mismo sexo. Que mal testimonio.

    Nataly Beleño Ching AD

    ResponderEliminar
  16. Cindy Aparicio Reyes3:18 p. m., octubre 21, 2011

    "El reportaje ideal debe contarnos una historia, debe parecer un cuento". Anuar Vargas.

    "El Reportaje es la sumatoria de todos los generos periodisticos". Jhon Acosta.

    Yo Puedo Decir Que Hoy He Aprendido A La Perfeccion Lo que es un Reportaje y lo hermoso y dificil que es redactarlo. Este reportaje que acabe de leer, posee un lenguaje caracteristico, jocoso y atrayente. aunque un poco fuerte, desde el inicio hasta el fin logro captar toda mi atencion.

    nada mas que decir profesor felicitaciones,

    ResponderEliminar
  17. Muy buena historia. Considero que una de las cosas que la hace más atractiva es su lenguaje. En este relato podemos observar claramente lo que es un lenguaje florido y colorido, y, sabiendo que es una historia real, podemos concluir diciendo que este es un verdadero ejemplo de lo que es el periodismo literario.

    ResponderEliminar
  18. Larry Camacho Rodríguez.4:45 p. m., octubre 21, 2011

    By: Larry Camacho Rodríguez.

    Excelnete forma de narrar esta crónica, me divertí en cada palabra y me reí a carcajadas del pobre Antonio María. Todo está perfectamente fluido, sencillo y da gusto leerlo, además que el lenguaje del escrito muy coteño, muy regional, colorido y sobre todo diverso hacen de este texto digno de leer.

    Quizas por el morbo de saber cada vez de los hechos desaforunados del pobre hombre, es lo que engancha a unio aseguir puntualmente la lectura pero es sencillamente excelente.

    ResponderEliminar
  19. De verdad que una historia muy interesante, realemnte me gusto mucho su lenguaje coloquial, una historia exquisita en la cual te das cuenta de muchas cosas... me llamo mucho la atencion que es una historia verdadera, parece una novela, uno cree que estas cosas no suceden y de verdad que estamos equivocados
    una historia que da risa, intriga, te llena de sentimiento, no puede dejarse de leer ni un minuto queria saber cada momento que sucedia, de verdad que con esto aprendi lo que es un excelente reportaje, felicitaciones profe, de verdad escribes de una manera fascinante.
    felicitaciones

    Sandra Cervantes
    grupo: bd

    ResponderEliminar
  20. Si era verdad que usted se hiso amigo de ellos 2 porque les agaraadaba comoa migos o porque queria averiguarse el chismesito y confirmar l averdad de aquel hombre, que en ese momento no era su amigo?? jajaja. El lenguaje tiene una combinacion que atrapa. Es directo, detallado, explicito, extenso pero caracteristico, sabrosongo. Esta maneraa colorida de escribir fue lo qu eme permitio seguir interesada por el texto" el gusanito" palabras que me hacen sentir un " engaño" necesario para seguir viajando por laas lineas del relato. s tod aun avida, desde la niñez hasta la universidad y luego el traabajo, condensada en estas lineas que dicen mucho y no son tanto. Pero no solo es una anecdota, tambien es un areflexion a ael estilo de vid que se le dan a los niños, al papel de las madres, aa laa importancia de los hermanos, tanto hombres como mujeres, a no solo existir y ser amigos, a ayudaar a los vecinos, a ver mas aaya de nuestros ojos, a reflexionar sobre cada aaccion. En un futuro como maadre, no solo pensare en hacer sentir feliz a mi hijo, sino en darle esa felicidad que tal ves no se vera en el presente pero si en el futuro.
    Tal ves, personalmente me hubiera gustado sebntir un lenguaje menos #mariposon"porque pudo haber sido la intencion , relacionandolo con el temma principala pero creo con un lenguaje menos folclorico y mas drastico, el matiz fuera otro.
    vanessa pacheco

    ResponderEliminar
  21. Si era verdad que usted se hiso amigo de ellos 2 porque les agaraadaba comoa migos o porque queria averiguarse el chismesito y confirmar l averdad de aquel hombre, que en ese momento no era su amigo?? jajaja. El lenguaje tiene una combinacion que atrapa. Es directo, detallado, explicito, extenso pero caracteristico, sabrosongo. Esta maneraa colorida de escribir fue lo qu eme permitio seguir interesada por el texto" el gusanito" palabras que me hacen sentir un " engaño" necesario para seguir viajando por laas lineas del relato. s tod aun avida, desde la niñez hasta la universidad y luego el traabajo, condensada en estas lineas que dicen mucho y no son tanto. Pero no solo es una anecdota, tambien es un areflexion a ael estilo de vid que se le dan a los niños, al papel de las madres, aa laa importancia de los hermanos, tanto hombres como mujeres, a no solo existir y ser amigos, a ayudaar a los vecinos, a ver mas aaya de nuestros ojos, a reflexionar sobre cada aaccion. En un futuro como maadre, no solo pensare en hacer sentir feliz a mi hijo, sino en darle esa felicidad que tal ves no se vera en el presente pero si en el futuro.
    Tal ves, personalmente me hubiera gustado sebntir un lenguaje menos #mariposon"porque pudo haber sido la intencion , relacionandolo con el temma principala pero creo con un lenguaje menos folclorico y mas drastico, el matiz fuera otro.
    vanessa pacheco

    ResponderEliminar
  22. Me llama mucho la atención el tema teniendo en cuenta que hoy día son muchas las personas que atraviesan por esta situación de llevar un estilo de vida que no desean y de mostrar ante la sociedad algo que no son, es un reportaje cuyo forma de ser narrado nos atrapa y nos invita a continuar leyendo, me llama mucho la atención la creatividad del título y la manera como encaja con el contenido del reportaje además de la forma divertida y a la vez formal en la que es escrita la historia

    Paula Posada
    Grupo:BD

    ResponderEliminar
  23. El tema elegido para hacer el reportaje me parece iteresante ya que muestra un tema latente como es la lucha interna que vive una persona homosexual para aceptarse y encajar en una sociedad que lo rechaza.
    Aunque respeto el estilo del autor, me parece un poco salido de tono la forma como se narran algunos hechos importantes en la vida del protagonista.
    Me gustó mucho el recorrido que se hizo a lo largo de la vida del María, narrando las ituaciones por las que tuvo que pasar.

    ResponderEliminar
  24. Inguel de la Rosa BD5:37 p. m., octubre 21, 2011

    Me ENCANTÓ. Este tipo de lenguaje me fascina,sobre todo en un tema tan controvertido como el homosexualismo. Pese a que para algunos lectores puede sonar grotesco, a mi criterio, es espléndido, porque atrapa con su narración cruda, aunque sutil dentro de lo que cabe.
    A pesar de la extensión del texto, su forma de escritura recrea el contenido del reportaje, el cual es llamativo porque es una historia que refleja el lado que muchos desconcocen de la homosexualidad, esa situación adversa que atraviesan, experiencias no gratas que deben vivir y recordar por siempre, ese modelo de vida que deben aprender a llevar.
    Inguel de la Rosa BD

    ResponderEliminar
  25. Victor Daniel Amariz5:39 p. m., octubre 21, 2011

    A pesar de ser un texto MUY largo, debo confesar que es uno de los mejores trabajos que he leído. Este texto, sin duda, es una crónica, y lo justifico a partir de la narración utilizada: un escrito fresco, divertido, atrayente para el lector. Nada que ver con la rigurosidad ni las normas que posee un reportaje. Por otro lado, se utiliza mucho el tiempo, y posee un orden cronológico que nos ubica en el contexto de Antonio María. Es un muy buen trabajo profe, me divertí mucho leyéndolo.

    ResponderEliminar
  26. Julio Castro Pinzon5:39 p. m., octubre 21, 2011

    En esta historia, se evidencia las ganas que tiene el autor de contar toda la historia desde un principio, cronológicamente ilustra la vida de Antonio María, en algunos casos, pienso que se debió manejar un lenguaje más adecuado para referirse a la condición sexual del hombre, pues al poder ser leído por alguna persona que no sea de la costa Caribe y no sepa de los sinónimos que se manejan al momento de contar y de ser contado en tercera persona de manera subjetiva.
    Es entretenida y muestra una larga pero divertida historia.

    Julio Castro Pinzón
    GRUPO: BD

    ResponderEliminar
  27. Excelente forma de contar está crónica, hace que el lector sienta la satisfacción de leer, el lenguaje que utiliza es el adecuado para una crónica. Logra captar la atención de uno. Debo confesar que me hizo reír demasiado leyéndola, buena forma de redactar fue muy divertido porque desde el inicio hasta el fin logro captar toda mi atención..

    ResponderEliminar
  28. Kevin Pedrozo Oliver (BD)5:44 p. m., octubre 21, 2011

    Claramente es una crónica, donde se cumple en contar de cierto momento a otro donde Antonio está en eso que llamamos el "Tibiritabara" y que al final resulta así.

    La historia me gustó mucho, puesto que tiene ese sabor picante con el que yo particularmente suelo escribir. Es directo, explicito y hasta jugueton, maneja esa jocosidad que muchas veces al lector atrapa.

    ResponderEliminar
  29. Esta es una historia que atrapa al lector desde el primer momento que uno comienza a leerlo, sobre todo en la manera que está escrita. Es muy sencilla para que al lector se le haga más fácil entender, y quede maravillado con el texto. Cada frase, a su vez, tiene un significado que nos atrapa y nos hace entrar en razón un poco. Eso hace que uno cada vez quiera leer más por la forma como lo narra, y saber que eso que acabamos de leer sucede en la vida a diario. grupo BD

    ResponderEliminar
  30. Antes de entrar en materia, debo admitir que me gustó mucho, ya que considero que es una crónica que maneja palabras muy llamativas, las cuales pertenecen al lenguaje coloquial, el natural y por supuesto, el literario.

    Me sorprendo la manera de cómo el docente Jhon Acosta maneja el tiempo en la historia, logrando trasladar al lector de manera agradable y amena hacia la infancia que marcó la vida del personaje principal.

    Gracias a la crónica “Riña Estéril De Un Varón Invertido”, pude diferenciarla del reportaje anterior, puesto que no manejó citas e información profunda, sino que a partir de la vida de una persona y solo con su testimonio, logró plasmar un excelente escrito.

    ResponderEliminar
  31. Su narración es interesante, y lo vuelve aun más la forma como se desenvuelve la historia: lo definiría como un reportaje con cierto estilo a crónica. Tiende a confundirme, puesto que no sabía que género periodístico es el escrito.

    ResponderEliminar
  32. Aunque tiende a ser extensa su lenguaje es divertido cuenta por etapas la historia de un personaje bastante indeciso.

    ResponderEliminar
  33. ANDRES MARTINEZ GRUPO AD

    estuvo muy buena la historia ya que seduce, persuade al lector y hace que quede impactado a medida que va leyendo creándole la y curiosidad y ansiedad, a pesar que el lenguaje es un poco fuerte sirve para saber entender lo que se esta leyendo, me divertí mucho, fue super chevere, teacher lo felicito super me encanto ................

    ResponderEliminar
  34. estoy de acuerdo con mis compañeros que argumenta el lenguaje como lo mas relevante de la historia. pienso que la manera mas secilla de acceder a una historia es que sea comprendida y sea muy explicita en lo que quiere contar.
    la manera mas facil de salir de los tabu es conociendo mas a fondo la realidad y verdadero problema o la motivacion de las personas a tomar este tipo de vida
    steven sierra niebles

    ResponderEliminar
  35. Javier Yepes Carriazo6:03 p. m., octubre 21, 2011

    Teniendo en cuenta la clase de hoy y la forma de la escritura del texto pienso que esta es una cronica, narrando de una forma muy directa la historia de un personaje cuyo hilo conductor era el mismo pero en tercera persona.
    el lenguaje coloquial que se utilizo y la historia se prestaron para que uno como lector no se despegara de la lectura y seguir hasta el final.

    ResponderEliminar
  36. Comparto muchas opiniones de mis compañeros y teniendo en cuenta que es muy dificil diferenciar los generos de cronica y reportaje, personalmente pienso que se sale un poco del genero del reportaje ya que no cumple con ciertos parametros para esto.
    El texto describe una historia basada en la vida real y persuade mucho a el lector, personalmente yo me rei mucho con lo que lei, pero no debo ocultar que el lenguaje utilizado quizas hizo mas facil mi apreciasion, ya que fue un lenguaje muy cotidiano en nosotros los jovenes.

    ResponderEliminar
  37. Andrea Martínez Castrillón
    Grupo:"BD"

    "Riña Estéril de un macho invertido"
    Me encanto esta crónica, pues despierta en el lector la sed de saber más y más sobre esta situacion que muchos la vemos de manera jocosa, pero es una situacion en la cual tienen participacion la autoestima del personaje, al verdad es que me gusto mucho las metaforas utilizadas, mantiene la atencion, no solo por el tema, ni por lo que cuenta, si no porque sabe que decir y en el momento justo que lo debe decir.
    ademas que la cronica tiene como tal el elemento principal que la cronologia de la historia, la cual deja muy clara y definida.

    By:
    AndrhyMc!

    ResponderEliminar
  38. Puedo decir sin equivocarme, que fue uno de los textos que mas me gusto.
    Si algo debe tener un texto es lograr mantener al lector contento y entretenido, con ganas de querer terminarlo y saber lo que pasaba con este personaje, que poco a poco se convirtió en el centro de atención. A mi particularmente me atrapo de principio a final.
    Algo destacable la forma tan jocosa en la que el autor se expresa de Antonio María o la forma en la que utiliza términos del común y expresiones, que para algunos pueden ser un tanto fuertes e inclusive en algunas me incluyo, porque a veces pienso en como verán los demás esta forma tan particular de redactar, pero sin duda muy buen texto.
    Utiliza un lenguaje como ya dije jocoso, ameno, entretenido, sin pelos en la lengua, fuerte pero quizás esa forma fue la que más me atrapo.
    Sin ser LAMBONA, como usted dijo en la clase de esta mañana, quiero que sepa cuan me gusto y que lo felicito por esa forma tan interesante e inteligente de utilizar las palabras.
    AD

    ResponderEliminar
  39. Nancy Suárez
    Me pareció muy interesante en sí todo el documento, sobre todo por el tema y la historia en general; es un tema que no se puede relatar tan expresivamente pero con este artículo demuestra lo contrarío. Me gusto mucho que narra todo, como desde niño se fue dando cuenta lo que sentía por los hombres y esa inclinación que tenía hacía ellos. Además, que muestra con mucho detalle como sucedieron las cosas y como fueron pasando a medida que fue creciendo y como llegó a aceptar lo que de verdad era y sentía.
    Y lo mas importante es que deja al lector con ganas de saber más sobre Antonio María

    ResponderEliminar
  40. Profe que buen estilo utilizo para realizar esta cronica desde el principio hasta el final muy interesante ojala todas las cronicas que leyera fueran asi desde el comienzo atrapa y llaman mucho la atencion de inmediato muy interesante..!

    ResponderEliminar
  41. Contar un reportaje no es es cuestión de 24 horas, ese es el mensaje principal que me deja éste ultimo relato, por eso conocer el personaje y ahondar en lo que piensa y lo que vive, es tomarse el trabajo de constatar y trasmitir una realidad,que ademas de no ser fácil, nos motiva a tener gusto por escribir y ser profundos en el campo profesional para así llegar a muy buenos resultados.
    No se trata de escribir cosas bonitas, sino atrapar con la verdad.

    ResponderEliminar
  42. Profe no te imaginas cuando me he divertido leyendo esto, que historia diferente, lleva un hilo conductor poderoso, tuviste la suerte de conocerlo a él y así darte cuenta de aspectos relevantes de su vida, me gustó mucho la historia, pues cuentas todo de él, desde que era un niño, hasta el triste día de su muerte desafortunada, me gustó mucho la forma como describías al personaje y los sentimientos que lo caracterizaban, y lo que más llamo la atención es que la historia es atrevida, debido a los hechos que transcurren en ella.

    ResponderEliminar
  43. Dollys Acendra EScobar
    Grupo: BD

    a medida que leía la crónica notaba que el desarrollo de la misma me iba envolviendo de tal forma que no veía la hora de seguir la lectura para saber en que terminarían los hechos. resalto que el lenguaje de utilizado dentro del desarrollo de la crónica fue un elemento importante en el enganche del lector.
    por otro lado a pesar de ser un poco extenso cada párrafo fue importante en el desenvolvimiento del personaje.

    ResponderEliminar
  44. Betsey Escobar Cassiani7:30 p. m., octubre 21, 2011

    Analizando ampliamente el reportaje anterior, que creo que no tiene connotación de reportaje sino de crónica, por la forma de narración que utilizo el periodista en este texto. Además el carácter que se maneja es cronológico, es decir por tiempos. En primera instancia, empieza narrando el presente del personaje, abordando las anécdotas que explican el porqué de la inclinación que tuvo el implicado hacia los de su mismo sexo, llevando un hilo conductor y situando al lector en las circunstancias en que se dan los hechos. Luego emprende su niñez y las etapas duras de su adolescencia, para así relatar todas las experiencias que tuvo en su vida, las cuales representaron algo vergonzoso y duro de asimilar para los que estaban a su alrededor.
    El lenguaje del periodista es bastante coloquial, el cual hace que el relato sea claro y conciso para todos aquellos que lean esta crónica. Maneja ciertas pautas, que por ocasiones tienden a aburrir al lector, pero a medida que va transcurriendo la narración de los sucesos la historia retoma el interés que al inicio muestra hacia el lector.

    ResponderEliminar
  45. Juan Sebastian Rivero7:38 p. m., octubre 21, 2011

    Tengo la incognita si es un reportaje o una crónica, pero de lo que no me queda duda es de la calidad con la que se narran los diferentes momentos y situaciones. Esta todo claro, no hay lugar a confusiones al momento de entender lo que ocurre en esta buena historia.

    ResponderEliminar
  46. Me parecio realmente divertida pero al mismo tiempo interesante esta historia. ¡Qué manera de atrapar al lector! Empieza uno leyendola y no se quiere despegar hasta el final. Excelente profesor, el lenguaje, lo jocoso, la manera de contar la historia, una de mis favoritas hasta ahora


    Por Sandra Múnera

    ResponderEliminar
  47. Definitivamente este reportaje me encanto. Desde que leí el primer párrafo quede conectada con la historia. Excelente redacción, manejo de vocabulario, y cronológicamente esta bien escrita. Junto a mi esposo leí la historia de Antonio Maria, y no parabamos de reirnos y a la vez, entender su conflicto interno. El lenguaje es característico de nuestra región, pero sin perder el respeto al personaje. Me gusto como contó de manera pintoresca, una de las problematicas que vive nuestra sociedad, que aún con muchas organizaciones que los protegen, sigue existiendo la discriminación y el machismo en nuestro país.

    MARIANA RODRIGUEZ MENDOZA
    6 BD

    ResponderEliminar
  48. yizeth polo grupo BD7:48 p. m., octubre 21, 2011

    exelente reportaje tiene un estilo de narrar muy particular aunque me causo risa en algunas partes puesto aveces usa un tono burlesco en la historia llama mucho la atencion del lector

    ResponderEliminar
  49. Alvaro Javier Berdejo7:56 p. m., octubre 21, 2011

    a mi parecer, este relato denota mas una crónica que u reportaje. el autor hace un poco de cronología en la vida del personaje utilizando el lenguaje de un verdadero periodismo literario

    ResponderEliminar
  50. Profe! estos relatos son dignos de su personalidad, fresca, divertida y muy profunda. una cronica que simplemente es deliciosa e indudablemente disfrutable, narrativa literaria es excelente.
    Dios siga bendiciondo el talento de sus letras!

    ResponderEliminar
  51. Me agrado bastante esta lectura, imagino los gestos de tu cara cuando hablabas con Antonio, cómo lo tratarías al principio y me hace pensar como la curiosidad (para no decir chisme) te llevó a conocer su parte más sensible,esa que no fue fácil para él descubrirla.
    En cuanto a la forma narrada me gusto mucho porque engancha de una al lector, hace que quieras saber más de lo leído. Buena esa!

    ResponderEliminar
  52. Me parece demasiado interesante esta lectura desde el momento en que leo el título.
    Cuando leí el título quedé en blanco, ninguna idea se me pasó por la cabeza, nada imaginé sobre lo que contenía el texto.
    Es muy curiosa la temática que abarca el autor, más sabiendo que es basada en la vida real. Aun si no fuera real, esta historia, estoy segura que la creeríamos, pues hoy día es común hallar historias como esta.
    Por otro lado, me gusta la manera en que el autor lleva la historia, pues aunque toca otros personajes relevantes, nunca pierde Antonio maría el protagonismo, y hasta el final envuelve y lleva la coherencia y cohesión necesaria para atraparnos.

    ResponderEliminar
  53. Este es un texto que atrapa desde el principio, con esa gran historia que cuenta cronológicamente en algunos casos que hace que sintamos que leemos una crónica la vida de un personaje que la vida le colocaba una prueba difícil y todo lo que tuvo que pasar hasta el día de su muerte, además de tratar todo los temas que lo marcaron y lo llevaron a ser homosexual lo presenta de una manera coloquial, con un lenguaje que aunque era explicito, no era grotesco sino más bien que buscaba que el autor colocara en uso su creatividad sin perder el interés por terminar de leer e reportaje y también podemos ver cómo se maneja de muy buena forma la proximidad que tiene el reportero con el personaje siguiendo lo dicho por Jaume Vilalta I Casas en su libro “el espíritu del reportaje” haciendo énfasis en que el reportero debe tener la máxima conexión directa posible con el protagonista de los hechos.
    Silvia Muñoz BD

    ResponderEliminar
  54. Me parece demasiado interesante esta lectura desde el momento en que leo el título.
    Cuando leí el título quedé en blanco, ninguna idea se me pasó por la cabeza, nada imaginé sobre lo que contenía el texto.
    Es muy curiosa la temática que abarca el autor, más sabiendo que es basada en la vida real. Aun si no fuera real, esta historia, estoy segura que la creeríamos, pues hoy día es común hallar historias como esta.
    Por otro lado, me gusta la manera en que el autor lleva la historia, pues aunque toca otros personajes relevantes, nunca pierde Antonio maría el protagonismo, y hasta el final envuelve y lleva la coherencia y cohesión necesaria para atraparnos.
    DIANDRA PINTO GÓMEZ, Grupo BD

    ResponderEliminar
  55. Wendy olano Torrado8:24 p. m., octubre 21, 2011

    esta cronica se narra de una manera literarea pero sin perder el estilo de autor que en varias oportunidades deja ver su libre exprecion. a diferencia del texto anterior, este no trae datos ni investigacion que lo conviertan en un reportaje

    ResponderEliminar
  56. vicky martinez vergara8:36 p. m., octubre 21, 2011

    El lenguaje hace que este gran reportaje se convierta en una historia para recomendar. Muy buen trabajo Jhon. Excelente (no es lambonería) pero me encantó su lenguaje coloquial, la manera de narrar, definitivamente para releer.

    ResponderEliminar
  57. Profe me encanto la historia, realmente interesante aunque un poco fuerte pero así se vive en nuestra realidad. Buenisima la forma de narrar esta crónica, buen manejo de tiempos y espacios, la terminología que utilizo, sin palabras, literalmente jocosa y llamativa, eso hace que desde que uno empieza a leer, logra atrapar al lector dejándolo con ganas de alimentarse cada vez más de la historia, pues en mi caso. Muy chévere profe Jhon, felicitaciones ;)

    Hannia Fuenmayor - AD.

    ResponderEliminar
  58. lo primero que tengo que decir es que la historia es demasiado buena, me tenia atonita leyendo, su lenguaje cautiva, coloquial y facil de digerir, mas explicito no pudo ser. excelente reportaje gracias por compartir con nosotros esta historia.

    johanna riascos AD

    ResponderEliminar
  59. En este caso primer parrafo no es quien capta la atencion del lector. El titulo mas que todo es el que capta la atencion, con ese juego de palabras que lleva un mensaje. Tambien se ve reflejado en este documento el nivel de observacion tan sorprendente del autor, ya que se dedio a detallar hasta los movimientos y pestañeos de un homosexual escondido.

    ResponderEliminar
  60. Bien, a pesar de que es un reportaje muy extenso, no deja que el lector se distraiga, al contario, mantiene la concentración. Algo que me agradó, fue que llamó a cada una de las situaciones por su nombre, como debe ser.
    Por otro lado, el manejo de las figuras literarias estuvo bien empleado, cuestión que no emparchó el reportaje, sino que le dio un aire y estilo que hace amena la lectura para x o y receptor.
    A mi juicio, no sé, puedo estar en lo correcto o no. Cuando estaba leyendo el texto, sentí, en una u otra ocasión, redundancia en esta frase: “me confesó la tarde que decidió contarme que él era homosexual”. De redacción no sé mucho, pero fue inútil tratar de evadir dicha frase, ya que mi mente, apenas volvía a leer estas mismas palabras en otros párrafos, arrojaba: redundancia.
    Tal vez esté equivocada, solo estoy en un proceso de aprendizaje. De estar o no estar errada, sería bueno profesor John, que me lo haga saber.
    Del resto, solo quería traer a colación esta inquietud, que a mi parecer, me daba constantemente resultado de repetir la misma idea o frase. Cabe resaltar, que el texto está muy bien escrito, coherente y me agradó.

    ResponderEliminar
  61. AMIS DAYANA RAMIREZ9:28 p. m., octubre 21, 2011

    Es muy llamativa esta historia, principalmente el lenguaje es bastante atractivo es directo y detallado, me dio mucha risa al momento de leerla y tenía la curiosidad de lo que iba a suceder de verdad me atrapo de una manera impresionante, sobre todo porque me encantan las historias relacionadas con los gay.
    Sin comentarios profesor lo felicito, es una excelente manera de narrar esta historia!!



    AMIS DAYANA RAMIREZ PUELLO
    AD

    ResponderEliminar
  62. Katherine Villazòn H
    Es una crónica muy buena, porque se trata de un tema del que muchos quieren escribir, pero pocos lo hacen de la manera más divertida e interesante.
    Està escrita en un lenguaje apacible, es una historia que logra mantenerte ansiosa, porque quieres saber más y no dimensionas cuándo va a llegar el final, para ver lo que sucederá. Muy buena.
    Katherine Villazòn H

    ResponderEliminar
  63. Claudia Rodado Castro9:36 p. m., octubre 21, 2011

    CLAUDIA RODADO
    GRUPO BD

    Muy interesante el enfoque que le das a esta historia, se puede analizar y observar cmo una cronica que muestra identidad de muchas personas LGBT que atraviezan por este proceso, como tal considero que hemos sido creados por un Dios perfecto que hizo hombre y mujer para acompañarse pero respeto a cada uno de los miembros de las comunidades LGBT(Lesbianas, geys, lesbianas, travestis) pienso que todos somos iguales y merecemos respetoa nuestros estilos de vida, y no somos quienes para juzgar, por lo cual me parece muy inetresante la cronica y el espacio brindado a las personas con diversas orientaciones sexuales.

    ResponderEliminar
  64. Que excelente forma de narrar esta crónica un desenlace formidable y ademas de eso muy bien estructurado también usando un poco la exageración para referirte a las cosas que pasaban o que hacían Antonio Maria dudo mucho para salir del closet y tu lo tenias fiscalizado jajaja

    ResponderEliminar
  65. LINDA ENAMORADO MENDOZA
    La verdad inicio expresando !QUE HISTORIA! magnificamente redactada, y estrategicamente estructurada. Sin embargo, al momento de leerla me surge una duda entre si es cronica o es reportaje; puesto que el texto se centra en la descripción no precisamente cronologica, pero si secuencial de la vida de Antonio María, por su parte, considero que posee elementos de reportaje por los recursos narrativos que se emplean en ella, y la forma en como en ocasiones el mismo autor interviene dando su apreciación, hecho que eventualmente no sucede dentro de la estructura de la crónica.

    grupo bd

    ResponderEliminar
  66. María Victoria Mejía AD

    Bueno, me parece que este reportaje tiene partes fuertes, más que todo al inicio, pero la forma de narrarlos haciendo uso del contexto del protagonista es muy sutíl. Atrapa.

    ResponderEliminar
  67. Maria Fernanda Gallardo AD9:54 p. m., octubre 21, 2011

    En mi humilde opinión, esta es excelente la historia porque atrapa al lector, le mantiene pegado a todo lo relacionado con el personaje y su desarrollo, el lenguaje utilizado es el adecuado, ya que, le permite tener presente el tiempo y el lugar donde se desarrollan los acontecimientos. Considero que lo expuesto, sirve de ejemplo para lo explicado por el profesor hoy durante la clase, como lo es el periodismo literario, es florido, colorido y lo primordial es que no es nada fantasioso, es absolutamente real.
    En un principio creí que no me gustaría, pero resulto todo lo contrario me ¡fascinó!

    Maria Fernanda Gallardo AD

    ResponderEliminar
  68. muy interesante, divertida y cautivadora cronica, en un principio cuando empece a leerla sentia que se trataria de algo asi, es mas me hizo recordar aquella vieja salsa de Willy Colon " El Gran Varon" no se puede corregir a la naturaleza arbol que nace doblao, jamaz su tronco endereza. esta cronica no solo muestra su gran profecioanalismo, sino que nos habre la mente a los futuros comunicadores, a salirnos de la monotonia, y a encontrar historias en donde no creemos que existan ; y como si fuese poco nos demuestra que ante todo debemos tener el sentido de la percepcion muy desarrollado, para poder ver mas alla de lo no reflejado a simple vista

    ResponderEliminar
  69. Me encanto, me fascino, es un reportaje que con ese lenguaje tan coloquial, característico y divertido atrapa al lector, teniendo en cuenta hoy en día el tema de la homosexualidad, me parece una historia fantástica. Envidia de la buena! Lo felicito por esa forma de escribir.
    Jessica Mendoza
    Grupo BD

    ResponderEliminar
  70. es muy pero muy "atrapador" esta crónica, principalmente porque desde que empiezas la primera oración, ya enganchas al lector y lo ubica en seguida al contexto que va a tener la historia. además, se utiliza un lenguaje, que hace que el lector tenga una conexion con las expresiones que se manejan dentro de sus culturas. de igual manera, no se pierde el respeto y la discreción para contar la historia; hace que la historia sea interesante de leer y a medida que uno sigue leyendo se "va metiendo mas en la película".
    por mi parte, al principio vi una historia muy larga para leer, pero es tanta la concentración, que cuando termine se me volvió corta.
    ¡felicidades profesor! demasiado buena la historia.
    Eudys Johanna Gaona Mantilla. Grupo AD

    ResponderEliminar
  71. SINDY DE LA CRUZ

    Me encanto esta crónica, mantuvo mi atención y lo más importante que debe tener un texto es poder mantener la atención del lector, aparte muestra con mucho detalle como sucedieron las cosas y como fueron pasando a medida que fue creciendo y me llamo mucho la tencion porque es una historia un poco atrevida.

    ResponderEliminar
  72. SHARELL CASTILLO ROMAN

    Excelente historia, me gusto su manera de narrar, y curiosamente me hizo reír, aparte es una historia verdadera aparte me lleno de sentimientos como el de causarme risa y aunque no me guste leer los texto largos este me atrapo profe lo felicito me gustó mucho

    ResponderEliminar
  73. ERWIN SARMIENTO
    GRUPO AD

    Este documento se encuentra verdaderamente sustancioso, en la calidad de describir cada una de las etapas de Antonio María; considero que al ser un poco confuso el tipo de género periodístico, se asemeja mucho al reportaje, ya que es contado como una novela; es decir, describiendo cada una de los acontecimiento y la intervención que giró entorno a la homosexualidad de este hombre.
    Se utilizan un lenguaje muy llamativo, lo cual lo convierte es un reportaje creativo.

    ResponderEliminar
  74. Este son el tipo de reportajes en el cual, puedes lograr tener una serie de emociones en un solo instante, debo confesar que al principio tenia mis serios prejuicios sobre el tema, tal vez el titulo no me atrapo mucho, o tal vez ver las lineas del texto con mis ojos cansados no era que me motivara mucho, pero como toda buena historia paso a paso va generando expectativa o mas bien este caso ganas de seguir leyendo, me gusta mucho la forma en la que escribe, se nota el profesionalismo, pero lo mas importante de escribir así es mantener al lector atento, y tener esa atención hasta la ultima oración.

    ResponderEliminar
  75. YURANIZ NORIEGA
    A medida del transcurso de la lectura de esta crónica es muy interesante el hecho del lenguaje tan directo, claro y divertido, que le da ese toque de subjetividad dentro de la narración. Es muy importante tener en cuenta que la elaboración de este contenido tuvo aspectos importantes, como detalles de los sucesos ocurridos e inclusive hace que cada una de las escenas narradas fuesen creadas de manera mental, por lo que se pudo tener un contacto de principio a fin con la historia.

    ResponderEliminar
  76. :) Buena manera de llevar una historia. Me gusto el manejo de tiempos. Pero a mi no me gusto la historia. Bueno, poco o nada me gusta estilo para contar las cosas.No me atrapo.

    ResponderEliminar
  77. A mi consideración el anterior texto es una crónica, pero con tendencia de reportaje, pues es clave la ubicación del tiempo en cada uno de los momentos , pero no es secuencial, salta de la época de trabajo a la infancia, luego a la actualidad, en otro momento en una cafetería, por esta razón es un poco ambiguo, pero es un texto que a pesar de su extensión mantiene al lector en todo momento en el clímax, teniendo en cuenta que no pierdes el interés en la lectura, y quieres saber más y más y más. En cuanto al lenguaje me pareció bastante pintoresco por el uso de diminutivos, que le dan ese aire de complicidad entre el lector y el autor, su redacción es muy buena y gustosa.


    MARÍA DEL PILAR DE LA ROSA CONTRERAS
    GRUPO:BD

    ResponderEliminar
  78. Me parace una cronica que no solo muestra la experiencia de una persona de una manera detallada, trasladando al lector al tiempo en donde se vivia la historia,ambientando al lector,haciendolo sentir los momentos vividos por los actores de la historia de una forma natural.

    ResponderEliminar
  79. Me parace una cronica que no solo muestra la experiencia de una persona de una manera detallada, trasladando al lector al tiempo en donde se vivia la historia,ambientando al lector,haciendolo sentir los momentos vividos por los actores de la historia de una forma natural.

    ResponderEliminar
  80. Rosana Rodriguez Ramirez10:55 p. m., octubre 21, 2011

    Es muy bueno, es una crónica en donde se maneja un escrito fresco, entretenido. Es también atractivo para el lector se utiliza mucho el tiempo tiene un orden cronológico que nos ubica en el contexto.

    ROSANA RODRIGUEZ RAMIREZ

    ResponderEliminar
  81. ALCAM - ALVARO CAMARGO10:55 p. m., octubre 21, 2011

    excelente historia!!!
    pero la forma de redacción como esta escriba y como desarrollada la historia pareciera que fuera un reportaje, pero definitivamente es una crónica porque le hacen falta algunos datos característicos propios del reportaje.
    pero sin duda excelente historia y redacción.

    ALCAM

    ResponderEliminar
  82. ALCAM - ALVARO CAMARGO10:55 p. m., octubre 21, 2011

    excelente historia!!!
    pero la forma de redacción como esta escriba y como desarrollada la historia pareciera que fuera un reportaje, pero definitivamente es una crónica porque le hacen falta algunos datos característicos propios del reportaje.
    pero sin duda excelente historia y redacción.

    ALCAM

    ResponderEliminar
  83. generalmente estamos acostumbrados a leer trabajos periodisticos que en el comienzo tengan una introduccion, que haga que uno se enamore del texto y quiera continuar leyendolo, creo que este por ser directo desde el comienzo y con una frase simple pero contundente hace que quieras saber que va a pasar, el profesor jonh utilizo un juego de palabras que me gusta mucho, narrandolo desde su experiencia y jugando con los personajes, hace que sea entretenido y poco convencional, la retórica que se usa en el documento es bien interesante, me deja claro que para escribir bien no es necesario ser aburrido.

    ResponderEliminar
  84. excelente reportaje!! No se si es porque es una historia real, pero esta narrada con un lenguaje tan fresco y sencillo que se comprende totalmente la historia y el contexto en en el que esta se desarrolo incluso por momentos llegue a sentir que conocia a Antonio Maria y hasta sentir el padecimiento de un pobre hombre que solo en su vejes de se decidio a ser medio marica y no a salir del closet libremente. Excelente historia y muy buena forma de contarla

    ResponderEliminar
  85. El relato de "Riña estéril de un macho invertido" considero que está narrado de una forma que parece más crónica que reportaje. Vi en la historia poca ficción y más realidad, lo que la deja un poco por fuera de la literatura y la sumerge más en el periodismo.

    Juan Carlos Gaviria Romero. - 6BD.

    ResponderEliminar
  86. Luz Mar Ortega Lizarazo - AD
    Excelente Reportaje!!! Excelente estilo! Vaya, qué manera de escribir. La historia como tal tiene algo que llama la atención y con los pequeños adornos que usted le coloca, hace que el lector sienta lo que lea y se lo imagine. Es bastante detallista y profundo. Todo se relaciona entre sí. Y como todo reportaje está basado en un hecho real y no fantasioso, me parece impresionante la manera en como plasma esa realidad en algo tan suculento para leer!!!

    ResponderEliminar
  87. Es una historia muy entretenida, con una narración pulcra; el lenguaje utilizado es coloquial, colorido y atractivo para el lector.
    No estoy de acuerdo con que digan que es una historia fuerte, sino real y se narró como se tenía que narrar. Está muy bien elaborada, en ningún momento el lector se pierde a pesar que se cuenta en varios tiempos a la vez.
    Atrapa de entrada, no da pereza leerlo, siempre se quiere saber más y se llega a tener diferentes emociones al mismo tiempo.

    Sajira Aduen AD

    ResponderEliminar
  88. Es que uno siempre sabe lo que es, el problema es decírselo a los demás.

    De entrada vemos una idea jocosa, llamativa y atrevida, una frase que automáticamente incita a continuar la lectura y descubrir por qué Antonio María decidió ser marica.

    La descripción que se realiza de Antonio María es exacta y nos da un vistazo de quién era, claro, sin perder el estilo cómico que se dio desde un comienzo.

    A través de una situación, que de hecho puede pasarle a cualquiera, se habla de un tema tan importante como la homosexualidad y la díficil y contradictorio que es aceptarnos a nosotros mismos en una sociedad donde somos vistos de reojo desde cualquier ángulo imaginable.

    A través de los ojos de Antonio María, se cuenta la historia de una persona y las posibles causas de lo que es hoy. En mi parecer, se genera la cuestión de si el homosexual nace o se hace, si es producto de las enseñanzas y conductas que lo rodean, como la sobreprotección de una madre, en el caso del hilo conductor de esta historia.

    Por otro lado, las anécdotas narradas podrían rayar en lo grotesco o vulgar, pero son escritas de tal forma, que se convierten en un acto jocoso y agudizan la lectura.

    Lo que resulta para algunos controversial, no es más que la historia de un hombre. Un hombre con un primer amor, frustaciones y dudas. Esto, más las prudentes intervenciones del autor, convierten la narración el algo más personal, acerca al personaje y al autor con los lectores.

    Dina Herrera
    BD

    ResponderEliminar
  89. DAYANA GARCIA OSPINO- BD
    Luego de tener conocimiento de que la historia fue real por el mismo autor, me atrevo a decir que casi es una película de esas de terror pero no por el suspenso, sino por la forma en como estructura y cuentan la historia, logrando que como espectadora quiera seguir leyendo. Es divertida y chévere, pues saber tantas características del personaje hace imaginárselo y más de un género que ha tomado fuerza a través del tiempo. Me llama mucho la atención el lenguaje coloquial utilizado y el manejo de los tiempos.

    ResponderEliminar
  90. Este escrito me pareció muy interesante porque a pesar de ser extenso, está escrito en un lenguaje muy cotidiano y sin tanto rodeo está contando una historia de la vida real, que para muchos puede considerarse tabú.
    Adicionalmente, puede ser un gran ejemplo para las mamas que en muchas ocasiones sobreprotegemos a nuestros hijos sin medir las consecuencias de nuestro exceso de amor en el futuro de éstos.

    ResponderEliminar
  91. Luis Carlos López M3:55 p. m., octubre 22, 2011

    Este texto es un “ladrillo” en todo el sentido de la palabra, pero por el mismo lenguaje pintoresco y efervescente hace que el lector permanezca en vilo mientras se divierte al leer las disparata situación que se cuenta de forma secuencial, con una narrativa única.
    La descripción minuciosa de los personajes, sus sentimientos y hasta pensamientos frente a la circunstancias que a simple vista rayan en la tesis de la conducta moral, se constituyen en este caso en elemento diferenciador del estilo libre del autor, que con un expresión fresca logra hacer de la crónica una forma de mostrar identidad y arraigo por autóctono del Caribe.
    Luis Carlos López Martínez
    Grupo AD

    ResponderEliminar
  92. Lorena Jaraba Padilla
    BD

    Wowh. No se por dónde empezar, jajaja.
    Bueno, a primera vista me pareció una crónica muy burlesca por cómo comienza a escribirse.
    Tocó mucho mis emociones. Me reía mucho y de repente sentía algo de tristeza, más adelante impotencia, entre otras cosas.
    Debo confesar que al principio no quería leer eso tan largo, y a estas horas de la noche, menos. Pero sin dudarlo me enamoré del personaje que en alguna ocasión quise asociar con una historia inventada y no con un hombre que pasó por todo eso.
    Aunque el lenguaje fue bastante crudo, el toque literario descriptivo lo hacía entretenido y fácil de entender.
    Me gusta el hilo de la crónica. Comienza con un episodio, y se transportan al pasado, después al presente, y así sucesivamente.
    me encantó profe, ojalá algún día pueda escribir algo con ese nivel.

    ResponderEliminar
  93. ANDRES GOMEZ GANEM
    PROFE QUE CATEGORÍA PARA NARRAR UNA HISTORIA COMO ESTA MIS RESPETOS LA VERDAD FUE UNA HISTORIA MUY BIEN CONTADA Y NARRADA ATRAPA MUCHO EN SU TRAMA Y EL LENGUAJE ES PERFECTO PARA ESTE TIPO DE ESCRITOS.. NUEVAMENTE PROFE BUENÍSIMO

    ResponderEliminar
  94. Viviana Sánchez Cabracas.8:41 a. m., marzo 30, 2012

    Al momento que se va realizando la lectura va atrapando al lector puesto que profesor ya tuve la oportunidad de leer esta crónica y me parecio bastante interesante, que buen estilo utilizo para realizar esta crónica desde el principio hasta el final ojala todas las que leyera fueran así desde el comienzo hasta el fin atrapa y llaman mucho la atención de inmediato...!

    ResponderEliminar
  95. Ailen Paola Terán Hernández8:52 a. m., marzo 30, 2012

    De antemano lo felicito por tan emocionante, enérgica, divertida y atractiva historia. El lenguaje que utilizó es extraordinario, sin duda eso es algo que lo caracteriza a usted. Es una historia extensa, pero la forma en la que empiezas a narrar el lenguaje que utilizas, me mantuvo enganchada y con el transcurrir de las líneas me fui interesando aún más por el texto. Me enganchó, me cautivo. La intriga, los sentimientos y la risa fueron mis acompañantes en esta lectura. Me gusta porque es directo, explicito y detallado. Me encanto es lo único que puedo decir.

    ResponderEliminar
  96. María del Mar Arteaga Muskus8:54 a. m., marzo 30, 2012

    Me gusto mucho la manera de narrar, ya que el autor por medio del lenguaje y el estilo logró convertir una situación cotidiana en la actualidad como la homosexualidad en una historia refrescante y jocosa. Por ser un reportaje deja en evidencia toda la investigación realizada.

    ResponderEliminar
  97. SANDRA PAOLA SÁNCHEZ9:01 a. m., marzo 30, 2012

    Definitivamente el que escribe, escribe! De entrada vemos una idea graciosa, atrayente y audaz, una frase que instintivamente incita a continuar la lectura y descubrir por qué Antonio María decidió ser marica.
    A través de una situación, que de hecho puede pasarle a cualquiera de nosotros, se habla de un tema tan importante como la homosexualidad, algo que ya hoy en día es normal en el mundo y lo difícil y contradictorio que es aceptarnos en una sociedad donde somos vistos de reojo desde cualquier esquina imaginable.

    Pienso que Antonio María, se cuenta la historia de una persona y las viables causas de lo que es hoy. Considero, se genera la cuestión de si el homosexual nace o se hace, si es fruto de las enseñanzas que lo envuelven, como la sobreprotección de una madre, en el caso del hilo conductor de esta historia.

    ResponderEliminar
  98. bastante jocosa la historia y en muchos puntos causa risa, me parece que hubo una inconsistencia en el relato en que dice . "Con ella, me pasó lo mismo que con Antonio María: me di cuenta rápidamente de que a Isabel le fastidiaban las mujeres" se supone que la tipa era lesbiana como le iban a fastidiar las mujeres profe ? jejejeje de todas formas muy buen relato y fue divertido de leer

    ResponderEliminar
  99. Como primero tengo que decir que fue una historia muy larga, pero ante todo lo felicito profesor nunca creí leer algo así de parte de usted. lo digo por el lenguaje utilizado. me gusto mucho la forma como narro la historia y como de una manera muy responsable todo un tema tan delicado como es la homosexualidad , es una historia diferente y atractiva felicidades lo que más que me impacto fueron los detalles . helen perez

    ResponderEliminar
  100. Keyla María De la Cruz9:13 a. m., marzo 30, 2012

    En primer lugar el párrafo de inicio engancha al lector, a pesar de ver una historia tan densa y extensa, sentí que quería saber cómo finalizaba esta crónica, la sentí tan real que palabra a palabra imaginaba las situaciones que acontecían, al principio pensé que se iba a tocar la homosexualidad de manera cliché como siempre se hace sin embargo esta historia fue tan particular que la volvería a leer una y otra vez, por su simplicidad en el lenguaje y el relato tan particular.

    ResponderEliminar
  101. Una historia un poco larga pero buena un lenguaje cómico y sencillo que hace que el lector se interese por lo que se seguirá narrando. El lenguaje y el hecho de que muestre en realidad como son las cosas le dan un tono de picardía al texto. Muy buena narración.

    ResponderEliminar
  102. En realidad me encanto la historia a pesar de ser tan larga, en ningún momento deje de leer, es del tipo de lecturas que te motiva continuar para conocer su desenlace, la trama es muy interesante, además de que ésta fue vivida por el escritor. Me gusto la forma de redactarla, es muy descriptiva y utiliza términos coloquiales que hacen que se convierta en una historia de esas que uno como lector nunca olvida.

    ResponderEliminar
  103. Maria Olga Villamil9:16 a. m., marzo 30, 2012

    Sin duda un texto bastante descriptivo, la narrativa que lo caracteriza permite al lector hacerse una idea visual de cada situación que en esta se presenta. La manera jocosa y sutil con que se detallan las escenas hace de esta una historia encantadora.

    ResponderEliminar
  104. A pesar de lo extenso de esta crónica, logro captar la atención y curiosidad con la intencionalidad de seguir leyendo, el lenguaje empleado me pareció de mucha importancia porque muestra la realidad atravesada sin adornos, excelente forma de redactarla.
    Laura Marulanda!

    ResponderEliminar
  105. Stephanie Flechas AD9:21 a. m., marzo 30, 2012

    Este reportaje fue realmente interesante, pues no maneja esa típica formalidad a la que normalmente estamos acostumbrados, es puntual, emplea un lenguaje claro y conciso sobre un tema que actualmente está en furor, así que podía ser un ejemplo muy interesante de cuán importante es elegir un tema para realizar una gran y detallada investigación, personalmente me gusto y fue muy divertida.

    ResponderEliminar
  106. Edward Díaz España, sexto AD.9:21 a. m., marzo 30, 2012

    Para empezar, me parece que el periodista recopiló toda esa información a través de las vivencias con Antonio María y acompañado de su grado de percepción, el lector al incorporarse en el reportaje se ubica inmediatamente en los contextos. Me gusta mucho la forma como redacta el reportaje: con un lenguaje sencillo y sin alterar las situaciones que se vivieron en aquel entonces, es decir, utiliza cada expresión o palabra, tal y como lo dijeron los personajes, además el verbo en pasado se convierte en la herramienta primordial para contar lo que sucedió en esa historia pasada, la variedad de conectores le da un toque a la lectura, es variable en cuánto a los conceptos. Finalmente, la lectura es interesante porque es una situación de la vida real, y por este hecho real, tiende a que el lector se incline por conocer del escrito.

    ResponderEliminar
  107. Jajaja! Muy jocosa la historia.

    Esta es una manera muy particular de hacen un excelente reportaje. Aunque un poco largo,pero logró captar toda mi atención e interés.

    Esta historia se contó con un lenguaje florido y cotidiano lo que hace de este reportaje un muy buen escrito.

    ResponderEliminar
  108. Jajaja! Muy jocosa la historia.

    Esta es una manera muy particular de hacen un excelente reportaje. Aunque un poco largo,pero logró captar toda mi atención e interés.

    Esta historia se contó con un lenguaje florido y cotidiano lo que hace de este reportaje un muy buen escrito.

    Kathleen sotomayor

    ResponderEliminar
  109. Juan Fernando Piñeres9:23 a. m., marzo 30, 2012

    Este texto refleja la realidad de la admicion del homosexualismo en la sociedad. Esta muy bien trabajado y su lectura es muy fresca. Por otra parte se nota que se hiso una investigacion rigurosa en los persobajes que aparecen en el sobretodo de Antonio Maria , se tocan aspectos intimos de la vida de este y creo que con eso logra llamar la atencion de los lectores.

    ResponderEliminar
  110. Me gusta mucho el estilo narrativo que tiene. Ademas, la pofundidad de los acontecimientos paso a paso me hizo intoducime por un momento en la historia.Puesto que conforme iba leyendo, mas queria seguir lo haciendo.Pese al gran tamaño que tenian algunos parrafos;la cual eran extensos.

    ResponderEliminar
  111. Cada párrafo tiene su exclusividad, narrando los hechos del personaje y las expresiones del autor en un lenguaje muy jocoso. Este reportaje es muy llamativo, tanto así que le da al lector la sensación de ir mas allá, de sentir que lo dijo todo pero quiero saber más. Está escrito con detalles y buena investigación, manteniendo siempre la subjetividad de los acontecimientos. A pesar de ser una historia muy extensa mantiene concentrado a cualquiera que la lea, por su lenguaje, por la perfecta narración y la jugosidad que resalta la historia. Cada párrafo tiene su exclusividad, narrando los hechos del personaje y las expresiones del autor en un lenguaje muy jocoso. Este reportaje es muy llamativo, tanto así que le da al lector la sensación de ir mas allá, de sentir que lo dijo todo pero quiero saber más. Está escrito con detalles y buena investigación, manteniendo siempre la subjetividad de los acontecimientos. A pesar de ser una historia muy extensa mantiene concentrado a cualquiera que la lea, por su lenguaje, por la perfecta narración y la jugosidad que resalta la historia.
    Cabe resalta su excelente estilo para contar historias reales y del común pero con la magia de dedos e investigaciones las convierten en historias sorprendentes y novedosas, así todo el mundo las cuente pero no igual que usted.

    ResponderEliminar
  112. Cada párrafo tiene su exclusividad, narrando los hechos del personaje y las expresiones del autor en un lenguaje muy jocoso. Este reportaje es muy llamativo, tanto así que le da al lector la sensación de ir mas allá, de sentir que lo dijo todo pero quiero saber más. Está escrito con detalles y buena investigación, manteniendo siempre la subjetividad de los acontecimientos.
    A pesar de ser una historia muy extensa mantiene concentrado a cualquiera que la lea, por su lenguaje, por la perfecta narración y la jugosidad que resalta la historia.
    Cabe resalta su excelente estilo para contar historias reales y del común pero con la magia de dedos e investigaciones las convierten en historias sorprendentes y novedosas, así todo el mundo las cuente pero no igual que usted.

    ResponderEliminar
  113. la verdad es muy interesante la historia,la forma como lo es contada de manera coloquial, hace que uno se envuelva en ella, es muy facil de entender el texto por la forma como lo es contado.

    ResponderEliminar
  114. la verdad es muy interesante la historia,la forma como lo es contada de manera coloquial, hace que uno se envuelva en ella, es muy facil de entender el texto por la forma como lo es contado.

    ResponderEliminar
  115. me gusta la lectura no es comun el tema interesante la historia se utliza el dialecto adecuando para la narracion,esta clase de lectura nos sirven mucho como guia por la forma como fue comentada... por el escritor ...ARMANDO VILLA

    ResponderEliminar
  116. Heliany Hadit Herrera Barros9:52 a. m., marzo 30, 2012

    La historia narra una situación por la que atraviesan muchos hombres y mujeres actualmente, el inicio de la lectura se convirtió en un “gancho atractivo” para seguir leyendo me refiero a lo inusual de sus palabas,
    Muchas personas han escrito sobre la homosexualidad, pero considero que esta es un estilo original, y poco utilizado por quienes se refieren al tema.
    Me gustó que la historia inicio centrándonos, de cuál sería el personaje, y luego relata cada una de las videncias, situaciones, experiencias y sentimientos de Antonio María, quien me imagino tuvo mucha paciencia y confianza en relatar todas las comunes costumbres de nuestros días, pero fuertes declaraciones, a mi forma de ver.
    La narración es larga, el periodista narra la historia de su colega, contando el momento desde que lo conoció, las conversaciones y momentos vividos, las conclusiones que hacia al observarlo y enlaza nuevamente su narración cuando habla de un periodo de tiempo donde se aleja del protagonista, hasta que retoma nuevamente su amistad.

    ResponderEliminar
  117. La extensa narración desarrolló casi por completo al personaje principal, utilizando elementos de la crónica para llevar un reportaje con un tema cada vez más expuesto en la sociedad.

    ResponderEliminar
  118. Excelente este reportaje. El lenguaje es unico, me saco una que otra carcajada, muy buena historia profe. Confieso que con este texto logre conectarme mas que con los otros, realmente no hay punto de comparacion con los demas, el estilo de narrar de esta es bastante peculiar, por eso considero que la historia es bastante llamativa al momento de leerla, como tal da gusto leerla.

    ResponderEliminar
  119. A pesar que me pareció muy extenso los párrafos, fue un buen reportaje porque logra captar la atención del lector, y a medida que uno va leyendo el texto se va transportando a todas las vivencias y aventuras que tuvo que pasar Antonio maría.
    Ahí se ve detalladamente la descripción del personaje principal y Además tiene un lenguaje sencillo y muy espontaneo.

    ResponderEliminar
  120. MARIA JOSE RODRIGUEZ10:38 a. m., marzo 30, 2012

    es un exelente reportaje que transmite al lector simpatia pero sobretodo alegria, de una tematica verdadera pero contada de la manera mas informal posible, donde el lenguaje florido y jocoso estan a la orden del dia. exelente trabajo jhon...!!

    ResponderEliminar
  121. Por: Javier Rosero

    Tocar un tema tan sensible, con un relato tan detallada y expresivo, además de hilarante y real, hacen que sea una pieza muy interesante para leer. La profundidad de la investigación y la vinculación directa a la vida de la persona objeto del reportaje, acompañada de la sintaxis limpia, fluidez y exactitud en la utilización de los términos, conjugados con los recursos semánticos, dio como resultado la inexistencia de fatiga, a pesar de lo extensa.

    ResponderEliminar
  122. Disfrute tanto de la historia y de la creatividad tan picara con la que se conto, que no le preste atención a la estructura del texto, sólo me limite a disfrutar cada frase que leí.

    ResponderEliminar
  123. Inolvidable reportaje, muy bien redactado, no provoca que se acabe jamás esa historia que narra una problemática tan difícil como lo es la homosexualidad. excelente.

    Aspectos relevantes, su descripción detallada y creatividad.

    ResponderEliminar
  124. Juan David Manotas Escudero

    Siempre acostumbro a tomarme mi tiempo para leer y comprender mejor los textos. Admiro las descripciones tan bien detalladas que ubican al lector, que suplen con excelencia la carencia de imágenes. Además, el lenguaje y recursos literarios te hacen sentir y pensar que se trata de pura fantasía. Aplaudo el estilo impregnado en este escrito, no aburre al lector.

    ResponderEliminar
  125. Este reportaje llama mucho la atención principalmente su lenguaje, el cual tienes un toque divertido y a la vez chistoso, cabe resaltar que el esta excelentemente escrito, coherente y agradable.

    ResponderEliminar
  126. este reportaje fue narrado con un perfecto lenguaje, aveces burlesco pero interesante, con un tema delicado, aunque no desconocido para muchos en esta sociedad, cada párrafo de este texto narrativo literario,logra en si llamar la atención del lector por la manera jocosa que cuenta una a una de las vivencias de Antonio Maria desde su infancia hasta el momento de su extraña muerte.
    por:fergie freyle

    ResponderEliminar
  127. Luisa Hernández Gutiérrez2:33 p. m., abril 01, 2012

    Me gusta el lenguaje en el que cuentan la historia y la vida de la persona, eso hace que el lector se entretenga y sé envuelva en el tema con facilidad. Se nota que es un buen trabajo de redacción.

    ResponderEliminar
  128. Desde que nos diste en clase el nombre de este texto me dieron ganas de leerlo, el nombre es muy llamativo y la historia ni se diga, me reí mucho y la disfrute como ni te imaginas. Que buena historia, me encanta el lenguaje que usaste y la manera tan detallada de redactar tremenda historia. me ENCANTÓ

    ResponderEliminar
  129. me gusta la forma en que es narrada la historia utilizando un lenguaje relajado, mostrando situaciones que logran entretener al lector mostrando jocosidad y sencilles a lo largo de la historia.
    Ricardo haydar

    ResponderEliminar
  130. En esta crónica escrita de manera clara, sencilla y bien textual izada, los elementos objetivo
    Son fáciles de visualizar, por la buena narrativa que va subiendo el nivel paulatinamente y llevando al lector a un éxtasis; como también se denota que es una historia real de esos casos
    que son frecuentes en nuestra sociedad por culpa de la sobre protección de los hijos y la falta de cuidado sobre todo en esas edades. Es un buen ejemplo para la sociedad.

    ResponderEliminar
  131. Diana Rodríguez Pereira6:39 p. m., abril 02, 2012

    Estuvo buenísimo este texto. Debo decir que me llamó la atención desde el principio y me envolvió más al seguir leyendo; además podemos notar que la forma en la que está escrito es muy cotidiana, muy comprensible, lo cual, lo hace mas accesible para todas las personas. Es un relato muy divertido y relajado, pero a la vez muy interesante.

    ResponderEliminar
  132. Leyder Alvarez

    Muy buena crónica, ya que hoy en día es mucha la gente que atraviesan por esta situación, de llevar un estilo de vida que no desean y de mostrar ante la sociedad algo que no son, la forma la cual es narrada , aunque un poco fuerte, desde el inicio hasta el fin logro captar toda mi atención.

    ResponderEliminar
  133. Es una historia muy interesante, realmente me gusto mucho su lenguaje coloquial el cual nos permite digerir de manera muy fácil y agradable. Se notó que quiso contar toda la historia desde un principio, cronológicamente ilustra la vida de Antonio María. Es larga la narración pero divertida. Este tipo de historias por la manera en que el autor la cuenta despierta en el lector la sed de saber más y más sobre esta situación que muchos la vemos de manera jocosa, pero es que es una situación en la cual participa la identidad de una persona. Me gusto.

    ResponderEliminar
  134. Un reportaje interesantísimo sobre la multiplicidad y entendimiento de lo que tiene que ver con la homosexualidad que cada día va marcado mas a nuestra sociedad con los diversos temas familiares sociales, pero sobre todo en la religión, esa constante lucha que tiene la iglesia, con la globalización contemporánea y de las creencias sobre un país tercermundista en subdesarrollo que para estos siglos ya debería ver el tema como algo de la sociedad civil normal, y no como tabú. Por eso la sociedad, y los nuevos conceptos no hacen avanzar a la misma no la dejan porque creen que la marcación que dejaron los años 50, aun sigue latente y que servirá en algún momento como solidificación de un país que ni siquiera en tema tecnológico a podido avanzar.

    ResponderEliminar
  135. excelente repotarje, pues hace que el lector tenga interes cada vez mas grande a medida que va profundizando el texto,la manera en que cuenta la historia y que atrapa al lector con su lenguaje jocozo y particualar, teniendo en cuenta que es un tema interesante en nuestra sociedad... me encanto!

    ResponderEliminar
  136. Gran historia debo admitir que desde que vez el el nombre del reportaje cautiva generalndo curiosidad al lector, es una cronica freca y divertidad manejando palabras llamativaas, utilizando terminos coloquiales en donde nos atrapa cada vez mas, y mas aun cuando el machismo es el pan de cada dia en el mundo entero

    ResponderEliminar
  137. Esta narración puede ser extensa pero entretiene bastante, logra mantenerlo a uno ahí para continuar leyendo, su lenguaje marca mucho tiene algo que lo atrapa a uno como lector.
    Me gusto por que lo mantiene ahí fijo a uno y le cuenta historias que uno cree que no suceden pero son cosas que para unos en común ara otros no.

    ResponderEliminar
  138. Angelinne Silvera Orozco3:31 p. m., abril 16, 2012

    Angelinne Silvera
    El texto es una crónica picante, llamativa y coloquial.
    El tipo de lenguaje que maneja se presta para la lectura cómoda y placentera, aun con la extensión larga que posee.
    La temática normalmente hace que este sea un texto que por su título llame la atención y capte tu esta durante toda la lectura.

    ResponderEliminar
  139. Jorge M. Noriega Charris.3:36 p. m., abril 16, 2012

    El titulo me dijo de lo que iba a tratar la historia. No me gusta las palabras usadas para referirse a ciertos personajes, sin embargo le da un toque polémico y controversial. Lo que hace que la leas es el titulo y es como uno de esas historias contadas en tv que a todos nos llama la atención.

    ResponderEliminar
  140. María Teresa Gutierrez Coll10:55 a. m., abril 17, 2012

    Sin duda este tipo de historias esconde un morbo que a cualquiera, hasta el menos interesado, enganchan en su lectura. Además de una historia llamativa por su temática, me atrapo por ser descrita de manera excelente; sin herir susceptibilidades y por ser contada con un humor fantástico.
    Considero que más historias deben ser narradas de esta manera, cómica, así no se ven tan mal intencionadas o lanzadas a juicios injustos. Para el autor mis más sinceras felicitaciones, Maestro. No todo el mundo posee el don de entretener con humor inteligente.
    ¡Crónica excelente!

    ResponderEliminar
  141. Con esta historia se puede ver el manejo del escritor sobre sus palabras, las cuales crean una atmosfera, que no te dejan salir, el captar la atención del lector y mantener la tensión constante que crea curiosidad, son capacidades que pertenecen a los verdaderos escritores y este escrito tiene esas cualidades.

    ResponderEliminar
  142. felicitaciones por tan excelente historia , desde el principio me senti enganchado y queria leer mas y mas , esto se debe a la forma tan sencilla como hace el relato, al lenguaje coloquial que hace y que permite que el lector se meta dentro de la historia.

    ResponderEliminar
  143. Sheryl Lissa Ospino9:21 p. m., mayo 08, 2012

    Desde el principio de la historia me llamo la atención, aunque sabia que era muy extensa no podía dejar de leerla, fue descrita de una excelente forma, fue contada de una manera humorística pero a su vez con un lenguaje coloquial que hace que los lectores se enganchen y se apasionen por seguir leyendo (esto me ocurrió a mi). Excelente lectura.

    ResponderEliminar
  144. este reportaje, tiene una forma muy ORIGINAL de contar la vida un persona,algo cruel y a su vez burlesca todo esto conyeba a que los lectores quieren continuar leyendo y leyendo hasta el final para saber que sigue en este reportaje, no es mi estilo ya que no estoy deacuerdo con este tipo de personalidad, no los critico ni los juzgar pero no me siento comoda saber mas de estos temas a que su ves ya es cotidiano en la actualidad.

    ResponderEliminar
  145. me parece un buen escrito porque deja ver la manera como una persona persive la condicion de otro, haciendo notar y mostrando un desacuerdo con dicha conducta, este tipo de escritos por lo general siempre terminan en polemica, cabe anotar que el lenguaje empleado es muy seco y preciso para referirce a cada cosa desde un punto critico pero sin dejar a un lado el interes del lector por saber con que otra cosa saldra el autor cuando se referie a un marica , me encanto la frase de puta en caceria creo que es exacta para la situacion de ese momento

    STEVEN SIERRA NIEBLES

    ResponderEliminar
  146. muy buen trabajo, desde que empiezas a leer la historia sientes que te atrapa palabra por palabra, sientes esa necesidad de culminar y saber que pasa con el personaje principal. los terminos colociales le dan un color distinto a la narracion y te hacen ver la sensibilidad y la profuncidad del tema que es muy fuerte y muy controversial en un pais tan machista y tan desligado de la particularidad ,ser es decir, es muy dificil intentar demostar quien eres en una sociedad que humilla y critica la diferente, es un reportaje muy bien armado ya que es la profundisacion de un tema latente como es la homofobia y podria decir que tiende hacer un hibrido entre el reportaje con un manejo del tiempo tipo cronica en donde se muestra a lo largo del tiempo quiene es personaje y situaciones en las que el redactor nos hace ver y conocer la identidad del personaje.

    ResponderEliminar
  147. Carlos Torres Herazo8:47 p. m., mayo 18, 2013

    Con este texto queda claro que el reportaje es el rey de los géneros periodísticos; el juego que tiene con los tiempos y la cronología con que se cuenta, hace que el lector quede atrapado y quiera terminar de conocer como termina la vida del personaje.
    Además toca un tema bastante polémico en nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  148. Es interesante la trama de la crónica, que está hilada de tal manera que engancha el lector, aunque cae en un pequeño valle entrando al desenlace.

    ResponderEliminar
  149. Jeniffer Pallares4:51 p. m., mayo 23, 2013

    Muy interesante la historia, me divertí un poco. Me gusta el comienzo del texto, el lenguaje que utiliza, pues, entretiene al lector y el manejo de los tiempos.

    ResponderEliminar
  150. Jonathan rocha ospino6:52 p. m., mayo 23, 2013

    se ve que a través de las vivencias con Antonio María se pudo obtener toda la información,esta escrito con un lenguaje sencillo y sin alterar las situaciones que se vivieron en aquel entonces, es decir, utiliza cada expresión o palabra, tal y como lo dijeron los personajes. el lector apenas comienza a leer el texto, este lo trasporta al contexto de la narración.

    ResponderEliminar
  151. Me parecio muy interesante y divertido este reportaje, no solo por la manera tan detallada y directa en que esta contada la historia, sino tambien, por el tipo de lenguaje utilizado y por el manejo de los tiempos, sin duda alguna es un reportaje que atrapa de principio a fin.
    sin mas palabras, debo decir que es un excelente reportaje.

    ResponderEliminar
  152. sin duda un gran escrito, lastima las condiciones en las que tuve que leerlo, poca luz y letra extremadamente pequeña, me hubiese gustado leerlo en otras condiciones y poderlo disfrutar mas.
    me parecio tambien un poco extenuante aunque suene contradictorio, por el tamaño del texto, me parecio muy largo.

    CAROLINE DOUGLAS ALCALA.

    ResponderEliminar
  153. Vanessa M. Gil Castro11:15 p. m., mayo 23, 2013

    Primero que todo el escrito me parece muy interesante, y más aún porque tiene como protagonista una temática de actualidad, que a pesar de haber sido escrita en el 2011 sigue en total vigencia, la forma en la que este es narrada es atrapante ya que maneja un lenguaje claro para los lectores y un forma de detallar las situaciones directas, puntuales, detalladas.

    El manejo de los tiempos es algo notorio a lo largo del escrito, esa forma tan particular que tiene al momento de jugar con estos crea interés en el lector, particularmente me entretuve leyendo puesto que atrapo toda mi atención desde el momento en el que comencé a leer, el solo título despertó esas ganas en mi de saber de qué trataba el escrito.

    Vanessa M. Gil Castro

    ResponderEliminar
  154. laura Diaz Fuentes11:16 p. m., mayo 23, 2013

    El reportaje me envolvió desde que supe cual era su tema pues es algo que esta que en controversia hoy en día, el manejo de los tiempos se hace de una manera muy buena, el lenguaje coloquial que se utiliza le permite al lector entender mejor el texto.
    Detalla las situaciones que pasan de una manera tan detallada permitiendo al lector imaginarse todo a medida que va leyendo.

    Laura Diaz

    ResponderEliminar
  155. Definitivamente un texto muy entretenido, ya que su lenguaje es muy atrayente, pero de igual forma lo es el tema ya que esta en su apogeo, y describe la situación que pasan las personas que deciden ser homosexuales, la manera que se abarco el tema fue sencilla para la claridad del lector

    ResponderEliminar
  156. Es muy atractivo leer, este documento, ya que principalmente se expone al ser humano con y sin sus fortalezas naturales, la manera como educan los padres juega un papel muy importante en nuestro futuro, en lo que vamos a ser, y lo que podemos lograr, pero depende de nosotros también romper barreras y límites. El manejo de la tercera persona fue muy buena, el lenguaje me pareció el correcto, las palabras no se sobrepasaban a mi parecer al momento de decir “marica”, ni tampoco ofensivas, muy chvere.

    ResponderEliminar
  157. Hillary Castañeda1:21 p. m., mayo 30, 2013

    Hay muchos hombres que aparentan ser normales, llevan una vida oculta que no hace bien a nadie. Hombres casados,con hijos, que tienen relaciones clandestinas con otros hombres, porque en realidad son homosexuales pero, por algún motivo que desconozco, no lo quieren admitir. ¿Por qué? porque vivimos en una sociedad aun en pleno siglo XXI de doble moral, hipócrita. En relación a lo anterior, me gustó el documento de periodismo literario, ya que narra la travesia de la lucha que muchos hombres tienen por ocultar la mujer que realmente llevan dentro. Antonio Maria, llevaba una doble vida, pero por lo menos pudo ser feliz, sin llegar a los extremos de inventarse otra donde existirían esposa e hijos.

    El escrito comienza con la narración en tercera persona para contextualizar al lector, para luego en primera persona adentrarse en lo vivido en carne propia, que fue su fuente de información: la observación. Así continua en tercera persona en su mayoría.

    En cuanto a las variaciones del tiempo, es una herramienta para reafirmar y de igual manera contextualizar al lector sobre un hecho que está siendo narrado en el presente y tuvo sus inicios en el pasado, se remonta a aquella época para darle fuerza al argumento.

    ResponderEliminar
  158. Muy buen escrito. En verdad me gustó la forma como el escritor plasmó la historia de Antonio Maria y cómo, haciendo juego con los tiempos gramáticales, no terminó explicitamente la historia con la muerte del protagonosta, sino con un suceso leberador en su pasado.

    ResponderEliminar
  159. Espectacular; tal vèz, un poco extenso, para girar entorno al mismo tema. Pero muy creativa la forma como, cuan montaña rusa al estar al nivel del suelo, entraba el narrador a jugar un papel dentro de la historia y se quitaba el rol obniciente, elevando, de nuevo, esta buena historia.

    Luis Àngel Porto T.

    ResponderEliminar
  160. Espectacular; tal vèz, un poco extenso, para girar entorno al mismo tema. Pero muy creativa la forma como, cuan montaña rusa al estar al nivel del suelo, entraba el narrador a jugar un papel dentro de la historia y se quitaba el rol obniciente, elevando, de nuevo, esta buena historia.

    Luis Àngel Porto T.

    ResponderEliminar
  161. Natalia Ricardo Naizir6:16 p. m., mayo 30, 2013

    Primero va de pasado, después al presente y luego si relata la historia desde la niñez del personaje remontándose nuevamente al pasado y llegar a un punto en el que está contando la historia y mezcla los tiempos. Me gusta como en momentos cuenta la historia y de repente el escritor habla sobre el tema y expone una frase del momento. Me parece que en ocasiones la historia puede ser el relato de Antonio María con interrupciones y todo, pero contado por el escritor que es amigo de Antonio y cuenta lo que él le relato. Además en este juego con el tiempo, realizan pausas en la historia que la hace llamativa, pues el autor relata lo que estaba sucediendo en el presente y luego pasa a lo que Antonio le decía o había dicho para volver nuevamente al momento de la historia en el que estaba antes del cambio de tiempo. La tercera persona es lo que predomina durante todo el texto literario, me fije en muy pocas ocasiones que el escritor usó primera persona, como para referirse a algo que le sucedió en cierto momento, como cuando quiso conquistar a la practicante de la sección de política. Pero prácticamente se manejaron estos dos tipos de persona gramatical porque el escritor relataba la historia que él veía, lo que le estaba pasando y lo que el personaje principal (Antonio) vivía, decía y había vivido. El poco uso de la primera persona, para mí se realiza en los momentos necesarios, pues lo veo como una conexión en el tiempo y en los hechos que se están presentando en la historia. Y por último, me pareció interesante como menciona solo en un momento y por encima el asunto del hospital y los últimos días de Antonio, como un punto de intriga en lo que será el final.

    ResponderEliminar
  162. Esta es una historia de vida cotidiante ante muchas personas (hombres)que fueron demasiado mimadas y que las madres no vieron a futuro lo que repercutía esto a sus hijos.
    la historia se ve que como su amigo relata la historia de lo que le contó y lo que veía, de igual manera es una historia o un caso de vida que atrapa de inmediato al lector tras encontrarse en ella un desenvolvimiento con lenguaje cotidiano que genera por su particularidad la ubicaion de quienes lo leemos.
    gran historia pero sobre todo admiración por Antonio Maria por todo lo que tuvo que pasar

    ResponderEliminar
  163. Si analizamos el texto bien la historia hace un juego entre pasado y presente y es poco el uso de la primera persona, el reportaje es interesante, a pesar de que ya tiene 2 años de haberse escrito, el tema todavía está en auge, y aparte es un tema difícil de tratar.
    LAURA RODRIGUEZ JALAFFS

    ResponderEliminar
  164. Una excelente historia que mantiene al lector entretenido y a la vez lo hace reflexionar, teniendo en cuenta que es real. Es una situación muy difícil en las que se ven estas personas, ocultando su estilo de vida por temor al rechazo de la sociedad, acuden a engañarse ellos mismos, reprimiéndose e incluso teniendo una doble vida. Por otro lado se utiliza un lenguaje fresco y divertido, nos lleva bien en el tiempo ubicándonos paso a paso en la vida del personaje dejándola clara y definida.

    ResponderEliminar
  165. El texto está escrito con la intención de contar la historia de Antonio María, por lo que el autor utiliza la tercera persona gramatical, al igual que al relatar sucesos de otras personas como la jefa de redacción del periódico y Tomás Dario, redactor de Judiciales, entre otros. Pero en algunos casos, para referirse a pensamientos o acciones del autor, utiliza primera persona.
    Me pareció muy acertado utilizar un lenguaje coloquial, ya que hace entretenido el texto, además de ser totalmente explícito y el manejo que le da a los tiempos, contando diversas anécdotas dentro de la historia de Antonio María.
    El texto es extenso, pero nunca perdió la hilaridad, por lo tanto siempre quise seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  166. Un interesante relato, que inicia con un pensamiento sobre, algo que ocurre dentro de un contexto y que termina con averiguaciones del periodista, para no terminar en especulaciones.

    Excelente la forma de contar paso a paso los hechos que marcaron la vida (pasado - presente - futuro) de Antonio Maria.

    Breinner Arteta Cañizares

    ResponderEliminar

  167. NOMBRE: GREISY BETTIN

    Excelente escrito!! Muy extenso pero lo amerita porque desglosa cada momento de la vida de Antonio maría, es una historia muy real, que viven muchos de los homosexuales en nuestro país, que no tienen un estatus, y un estratos social, que quieren salir de la oscuridad y no puede por el temor al rechazo de sus propias familias, y de la misma sociedad que lo discriminan como si fuera un delito pertenecer a la comunidad LGBT. La constitución política de Colombia dispone en el “ARTICULO 13. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. Todos somos igual antes la ley.

    ResponderEliminar
  168. excelente escrito, me gusta mucho al forma como juega con los tiempos gramaticales. ya que cuenta la historia pasada o la niñes de antonio maría, luego va hasta el futuro y luego continua con la hilaridad dela historia, esta clase de escritos son muy interesante ya que juega con la narratividad de la historia,logrando trasladar al lector por todos los tiempos gramaticales.

    ResponderEliminar
  169. Doriana Cormane Tamayo6:07 p. m., junio 06, 2013

    El escrito en si, es cierto, fue extenso; pero de entrada capto mi atención, de tal manera que llegue hasta el final, solo por querer saber que fue de toda esa confesión que Antonio Maria le hacia a su amigo y que éste, muy hábil y jocosamente supo relatar.

    Tengo que decir, que resaltar, que fue de gran agrado de mi parte tener que encontrarme con el uso de símiles muy bien usados para mencionar situaciones, digámoslo así, con carga erótica que nunca rayo en lo vulgar, ni en lo sexual, muy a pesar del tema tan claro que se estaba exponiendo.

    Por otra parte, en cuanto al manejo del tiempo tengo que decirlo de esta manera: "el pasado, alguna vez, fue presente..."; todo ello, para decir, que se manejo el pasado, un pasado mas antiguo (la niñez de Antonio Maria), y un presente, que es el que esta en la mente del lector, y que se puede suponer que es reciente, sin que en realidad lo sea; todo ello, porque el tema siempre ha causado revuelo y hoy mas que nunca.

    Es cierto, en algún momento, todos nos hemos topado con un Antonio Maria, o una Isabel, y siempre es bueno tener en cuenta lo siguiente: "ante todo, somos seres humanos". La homosexualidad es un tema que tiene mucha tela para cortar; pero en síntesis quiero dejar esto claro, y también, que Dios no hace acepción de personas; así que la religión es cosa de hombre...pero el trato o la relación que cada uno tenga con Dios, eso es lo realmente importante...

    Antonio Maria, fue como muchos, un ser humano con sentimientos, dudas, luchas, logros, aciertos y desaciertos, y todos en algún momento en la vida nos hemos visto enfrentados a diversas situaciones duras con que lidiar. La de el se llamó homosexualismo... la de otros seria, alcohol, drogas, en fin...
    Menciono esto, porque deseo resaltar que me impresiono mucho su lucha y constancia en su búsqueda de ser el mismo, y de ser feliz.

    ResponderEliminar
  170. Daniella Aguilar T.6:58 p. m., octubre 29, 2013

    Excelente manera de relatar historias de vida de otros, hablar tan claramente de lo que otro ha vivido muestra el gran conocimiento que tenia sobre esa persona para poder hablar con tanta propiedad del tema, creo que todos hemos pasado por ese momento en el que dudamos del lado varonil de algun amigo o compañero de clases, grupo o trabajo.

    Lo que Antonio María vivió es algo que viven a diario muchas personas, mujeres u hombres, que se dan cuenta de que sus afines sexuales no son "normales". el hecho es que un país tan poco abierto como este es mejor callar lo que se piensa y esconder lo que se es antes de ser bombardeado de criticas y peor aun si te encuentras en las costa donde el machismo es aún más fuerte.

    ResponderEliminar
  171. Este reportaje muy interesante relata la historia de la lucha que vive Antonio Maria , entre lo que es y lo que debe ser para la sociedad; desde muy pequeño se dio cuenta de su homosexualidad, por diferentes sucesos de su infancia, como los juegos a la vaca y el torito, o el afiche del modelo que había en su cuarto,o el joven de su colegio del cual estaba enamorado, mientras fue creciendo Antonio Maria, poco a poco fue perdiendo un poco el miedo, sin embargo hasta el ultimo de sus días, no "salio del closet" por miedo.
    Esta es una historia real, y estoy segura que así como esta existen muchas mas en la actualidad, por temor al rechazo las personas temen revelar su sexualidad, estoy muy de acuerdo con algo mencionado en el texto y es : " sólo las mentes avanzadas eran capaces de vivir con orgullo ese estado, así tuvieran que disimularlo en una sociedad tan subdesarrollada como la que nos rodeaba" , me parece totalmente real y acertado esto, ademas pienso que la inclinación sexual de una persona no tiene porque ser motivo de rechazo , en mi opinión esto no afecta lo que una persona sea, y en mi caso no discriminaría a alguien por ser gay o lesbiana. Otra cosa que me gustaría comentar y que es uno de los focos de estudio de hoy en día, es si las personas nacen con esta condición de homosexuales o se hacen, yo personalmente me inclino mas por la segunda, y esta historia es un claro ejemplo, Antonio, vivió siempre apegado con sus hermanas, fue el consentido de su mama, creo que sin duda esto influye en la formación de una persona.
    En general profesor lo felicito por este interesante y mágico relato, por contarlo de una manera jocosa, muy característica de usted y por tener ese don de atrapar al lector y que den mas ganas de seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  172. Resumen:
    Riña estéril de un macho invertido, es el relato del joven Antonio María, el cual vive diversas situaciones en su vida que lo llevaron a comportarse como un marica, entre esas su madre, agente primordial que trunca el desarrollo como hombre, sus hermanas y amigos en la niñez, que de cierto modo entre la picardía y la inocencia también lo indujeron a esto. El desafortunadamente no tuvo en su camino “buenas personas”, porque aun en el trabajo se hace muy amigo de una lesbiana, con quien finalmente termina de reafirmar sus inclinaciones, tanto así, que fue por ella que conoce a su pareja con quien llevaba 10 años. Solo su amigo, el que relata la historia intenta ayudarlo, pero se da cuenta de que ya era muy tarde, solo le quedó comprenderlo y aceptarlo como ser humano.
    Una vida llena con tantos altibajos y desaciertos como los de María, era de esperarse que no tendría un buen fin como lo relata la historia; Toño termino muriéndose de una enfermedad que la verdad no mencionan y que su amigo nunca quiso preguntar.

    Opinión:
    El autor de este relato deja ver al desnudo la gran facilidad que tiene para jugar con los tiempos gramaticales, además incluye al protagonista del relato (Antonio María) como si tuviese una conversación en el momento con él. Además pude notar que al texto por ser algo extenso, se le tuvo que adicionar imágenes para así no saturar al lector. También utilizó un lenguaje abierto, directo y sin disfraces, lo cual capta mucho la atención de los lectores, ya que estos temas siempre despiertan diversas sensaciones en las personas.

    Luisa Lidueña Ortega

    ResponderEliminar
  173. María José Rodríguez Henao6:38 p. m., noviembre 01, 2013

    Resumen:
    por otra parte, "La riña estéril de un macho invertido" nos cuenta la historia de Antonio María, un "hombre" que desde pequeño vivió con la condición sexual que él quería a escondidas. por miedo a ser aislado por la sociedad y hasta por su misma familia. Su condición de homosexual él la tenía desde muy niño, le gustaban los juegos de niñas y en el colegio, le gustaba un compañero pero pudo más el temor y se llevó su gran secreto a la tumba.
    Opinión:
    No es nada aislado a la realidad, esta es la historia que se vive a diario en Colombia, aunque hoy en día menos, ya que son menos los homosexuales que viven "en el closet" muy interesante.

    ResponderEliminar
  174. Esta es una historia más de aquellas personas que nacen, según ellas, con una condición sexual equivocada, y con el pasar del tiempo, se dan cuenta de lo que quieren evitar por miedo al rechazo y lo que en realidad desean gritar, sin que nadie se lo reproche. Pero, que de igual forma, en el transcurso de sus vidas, terminan por aceptarse tal cual como son y no les importa lo que piensan los demás.

    Nunca he tenido nada en contra de este tipo de personas. Porque, aunque no comparto esta clase de cosas, las respeto, porque, a fin de cuentas, cada persona decide que hace y que no hace con su vida.

    Juan David Bermudez Fandiño

    ResponderEliminar
  175. "Riña estéril de un macho invertido", es una historia que relata la lucha de un homosexual para esconder su situación delante de la sociedad. María, como el relator de la historia de decía, fue un hombre al que la vida le puso todo para volverse marica, debido a que dentro de su familia siempre fue sobreprotegido y tratado como niña por parte de su madre y hermanas mayores. Antonio era su nombre, él siempre lucho para esconder sus gustos por el mismo sexo. Pero después de muchos años, cuando ya había terminado la universidad y estar trabajando en un periódico, la vida le mando como una compañera (también homosexual) llamada Isabel, quien le enseñó a María todo lo necesario para ser un gran marica. Finalmente Antonio María, murió de una penosa enfermedad.
    Es una interesante historia, estamos acostumbrados a juzgar a la población homosexual, pero no sabemos que es lo que realmente esta población sufre para poder tratar de tener una vida digna. Con cada palabra que leía, eran 5 más que quería leer porque nunca había leído algo como esto.

    ResponderEliminar
  176. RESUMEN
    Este reportaje relata cada uno de los sucesos más relevantes de la vida de Antonio María, un hombre que tuvo la difícil tarea de aceptar su condición de ser homosexual dentro de una sociedad que, aún, rechaza a estas personas. Este texto inició describiendo la forma de actuar del personaje principal para ubicar al lector en el contexto de la historia. Además, se contaron cada uno de los hechos que marcaron la vida de Antonio María y que permitieron entender su inclinación por personas de su mismo sexo, entre esos, se narraron las inocentes experiencias que tuvo de niño como el juego de la ‘vaca y el torito’, el amor escondido que sintió por un compañero de la escuela y dos relaciones fracasadas con mujeres. Se le contó al lector que Antonio murió a causa de una enfermedad que él nunca reveló y se cierra con la narración de uno de los momentos vividos del autor del reportaje con el personaje principal.

    COMENTARIO
    En ocasiones, cuando los textos son un tanto extensos, muy pocas veces, los autores logran mantener interesante la lectura desde su inicio hasta al final. Este reportaje fue uno de esos en los que a uno le resulta difícil desviar la atención de la pantalla, puesto que, la forma en cómo fue narrada la historia de ese hombre que siempre se vio en la encrucijada de ser o no ser, mantuvo vivo ese interés de saber qué seguía a continuación. Hubo un párrafo en el que el autor dio a conocer que el personaje principal ya había fallecido; sin embargo, esto no fue motivo para no querer seguir leyendo, ya que cada una de las partes del reportaje le aportaba algo nuevo a la historia.

    KAREN GÓMEZ GALLARDO
    6to. Semestre AD

    ResponderEliminar
  177. Luis Fernando Guerra Salcedo, grupo: CD10:48 a. m., noviembre 02, 2013

    Antonio María, escondía su homosexualidad, se notaba a leguas. Él intentaba no demostrarlo, imitaba la voz gruesa de un hombre y caminaba, o por lo menos lo intentaba, como lo haría un hombre. Antonio María estaba luchando contra sí mismo, pues, el país es muy machista; sin embargo, diez años después Antonio admitió su real condición sexual, y muestra que su crianza, alrededor de su madre, fue uno de los primeros indices de su homosexualidad. Desde joven con afiches y con la atracción sexual que sentía por un compañero, marcaron la historia de este joven. Su adolescencia fue otra marca, ya que, quiso estudiar diseño de modas, pero su familia no lo apoyo, entonces estudio comunicación social y periodismo, donde sufrió actos de discriminación por parte de sus compañeros de curso. Después de esto conoció a Isabel, una lesbiana que le ayudó a ser él mismo. Consiguió pareja; sin embargo, escondía frente a la sociedad su homosexualidad. Antonio, falleció posteriormente por una enfermedad.

    Opinión.
    Este es una especie de crónica, donde se hace uso de distintos tiempos, se junta el pasado, con el presente de la historia de manera perfecta, y sirve, sin duda, para comprender a fondo la vida de Antonio María, un homosexual, que luchó casi toda su vida por ser un hombre.

    ResponderEliminar
  178. Es la triste realidad en Colombia, miembros y no miembros de la comunidad LGTBI en Colombia llevan la batuta en condición de respeto por sus derechos, pero si nos ubicamos en contextos de el defender los derechos y la igualdad, mas no el dilema de diversidad de orientaciones sexuales en el mundo, en Europa vemos como esto no se ve esto es algo normal, sociedad conservadora y no abierta a nuevas ideas y a la cultura moderna.


    En el Articulo se ve reflejado la orientación sexual de un personaje que al parecer se guarda detrás de un cuerpo que no es de el sino el equivocado, todo al parecer es magnifico para los que se burlan de eso pero desastroso para el individuo oculto en mar de bello y rudeza.

    ResponderEliminar
  179. María C. Sandoval Grupo: AD8:45 p. m., noviembre 02, 2013

    RESUMEN
    Este reportaje , habla sobre la vida oculta y la que todos conocieron de Antonio María , de los sucesos de su infancia que lo llevaron a sentir atracción por el sexo opuesto, y de la agobiada vida que llevo por mantener su imagen de macho varonil ante la sociedad y la salida que le brindo su amiga lesbiana Isabel. Después de un tiempo, muere de una enfermedad que nunca confeso.

    OPINIÓN

    Reportajes como este son los que lectores esperan leer, por su lenguaje , por la información detallada. Además , en este no se necesitó si no la fuente del narrador Omnisciente , que tiende a ser más creíble, ya que el vive la situación y así mismo la cuenta. esta también es la clase de reportaje que mantiene atento al lector.

    ResponderEliminar
  180. Antonio María es un homosexual que durante su infancia y adolescencia intentó ocultarse a sí mismo su verdadera identidad, rechazando la idea de que le gustaban los hombres e intentando comportarse como sus amigos, poniendo voz gruesa e invitando a salir a las mujeres, pues para aquella época ser homosexual era un verdadero motivo de burla y rechazo por parte de la sociedad. Con el paso del tiempo, luego de un par de relaciones fallidas con algunas mujeres, Antonio confirmó su atracción por el mismo sexo; en el texto se narran los sucesos de su infancia, la sobreprotección de su madre y las peripecias de este hombre para aceptar su condición de homosexual y su verdadera identidad. Antonio murió de una enfermedad, luego de contarle su historia al narrador del texto y trabar una amistad con el mismo.

    Es un texto muy bien narrado que, a pesar de su extensión, en ningún momento hace perder al lector su interés, ya sea por lo interesante de la historia como por la buena estructura narrativa y tratamiento en general de su autor. Casos como este hay muchos en nuestra sociedad, a Antonio le tocó un tiempo en el que “salir del clóset” era un poco más complicado que ahora, y este artículo plasmó claramente la riña interna de un hombre por encontrarse con su verdadero yo.

    Katherine Agüera Restrepo

    ResponderEliminar
  181. El reportaje cuenta acerca de Antonio María un hombre el cual tiene una lucha interna por aceptar su homosexualidad en una sociedad la cual rechaza a estas personas.
    En el reportaje se ve como él desde niño por ese sobreprotección de su mama inconscientemente hace cosas de niña y es así cuando se va forjando su personalidad y sus gustos y desde pequeño comienza su gustos por los hombre y comienza a forjarse su feminidad, por esa misma lucha interna que el tenia de verse como un hombre normal el intenta tener relaciones con mujeres pero por más que intentara estas fallaban
    En la historia se ve como el intenta ser un hombre normal, el intenta tener relaciones con otras mujeres pero esta a su vez fallan y es ahí donde el confirma su atracción por su mismo sexo. Antonio murió de una enfermedad la cual él nunca quiso nombrar y su amigo respeto la decisión de el de no quererle contar que tenia.
    OPINIÓN
    Me gustó mucho el texto ya que la historia me atrapo totalmente, en él se puede ver las lucha de este tipo de personas por aceptar su homosexualidad ya que la sociedad rechaza este tipo de personas, es una lectura muy entretenida la cual lo caracteriza mucho ya que muestra su don de atrapar a las personas con su escritura.
    DAYANA DANGOND

    ResponderEliminar
  182. “Riña estéril de un macho invertido” es un reportaje que narra la historia de un joven llamado Antonio María, que durante su infancia y adolescencia mantuvo una lucha interna por mantener su condición de homosexual oculta, intentando comportarse como sus amigos, poniendo voz gruesa y cortejando a toda mujer que se le pasara por el frente, sin embargo, el destino se encargo de que esto no fuera así y que con el tiempo, Antonio terminara por aceptar y confiarle a sus más allegados amigos su atracción por personas de su mismo sexo, también nos narra un poco de los factores que influyeron en su condición y que comprometieron a su madre y hermanas por haberlo consentido tanto y de cierta forma hasta crearle dependencia.
    En mi opinión, me llamo mucho la atención el tema, teniendo en cuenta que hoy día son muchas las personas que atraviesan por esta situación similar, de llevar un estilo de vida que no desean y de mostrar ante la sociedad algo que no son, aunque parezca normal y exista en algunos países la aprobación de matrimonios del mismo sexo. Es un reportaje que a pesar de que su forma literaria es directa, detallada, explicita, cruel, burlesca y extensa lo hace interesante y en algunas ocasiones chistoso y que a su vez nos incita a continuar leyendo, también me llamo la atención la forma como mezcla los tiempos y cómo encaja el contenido del reportaje con el título.

    ResponderEliminar
  183. "Riña estéril de un macho invertido"
    Este reportaje cuenta la historia de Antonio maria, un niño que a temprana edad comenzó a sentir atracción por el genero masculino, y que gran parte de su inclinación se la debe a la sobreprotección de su madre y hermanas. Relata la terrible lucha de este Antonio con su ser, todo lo que experimento para tratar de ser el hombre que por naturaleza era, y todo el camino que recorrió para descubrir y aceptarse tal y como era.

    Opinión

    Este es un reportaje un poco extenso pero interesante, en el cual se evidencia el conocimiento de la historia de vida del personaje y la gran habilidad del escritor para redactarla, haciendo uso de el recurso cronológico, que le permitió contar la historia de comienzo a fin, tal y como se fue dando sin perder el hilo.
    Carmen Toncel
    Grupo: AD

    ResponderEliminar
  184. Riña estéril de un macho invertido
    Cuenta la historia de Antonio María, un adolecente más que decidió ser homosexual, durante su niñez y juventud intentó ocultarse a sí mismo y a sus familiares su verdadera identidad, tuvo varias relaciones con algunas mujeres, pero estas fracasaron. Antonio corroboró su afinidad por el mismo sexo; en la historia relatan los acontecimientos de su infancia, la sobreprotección de su madre y sus hermanas; Luego Antonio María muere de una enfermedad.
    En mi opinión, es un texto muy extenso, que al principio llama mucho la atención, pero después aburre al lector por sus extensidad, es un tema que se ha venido tocando hace muchos años, trillado, es una historia más de un joven gay. Pero cabe resaltar la agilidad del escritor en no perder la cronología, ni el hilo de la historia.
    Yacelis Gutiérrez
    Grupo: AD

    ResponderEliminar
  185. Cuenta la historia de Antonio María , un joven que a su temprana edad decidio ser homosexual y durante su infancia quizo ocultarse asi mismo y a su familia su verdadera atracción sexual , Antonio tuvo relaciones con varias mujeres pero era un total fracaso y fue hay en donde se dio cuenta de su no afinidad no eran las mujeres , en la historia cuentan como la mama lo tenia bajo una sobreprotección y sus hermanas ya con el tiempo Antonio muere .

    Es un texto muy extenso que de pronto para muchas personas se les interesante pero como a otras le resulta aburrida al principio del texto se siente el interés de querer saber como terminaría el protagonista pero por su extensidad se torna un poco aburrida , este texto tiene mucha relación con lo que se esta viviendo desde hace muchos años y que ahora en este siglo ha tomado mas fuerzas, pero por mas extensa que sea hay que resaltar que de pronto el lector no dejaría de leerla como para no perderle el orden al texto.

    ANGIE TORRES
    GRUPO:AD

    ResponderEliminar
  186. Angelica Ricardo Gonzalez8:55 a. m., noviembre 04, 2013

    Al inicio de este escrito nos describen a un hombre que esta en una lucha interna, ya que no sabe si es o no es marica. El autor de este cuenta todas esas mañas si se podrían llamar así, que el percibió en su compañero de trabajo. Él redactor decide hablar con la jefa de redacción del periódico, pero ella en un tono de sorpresa no muy sorprendida le respondió “no, hombre, que va, no creo”, es por esto, que él decide dejar las cosas hasta ahí solo llevaba trabajando en el periódico 15 días mientras que, Antonio María llevaba casi un año. Paso el tiempo y ese redactor se hizo muy amigo de Antonio María y de Tomas Darío, este último ya sabía la verdad por boca del mismo Antonio, quien vio en él a un gran amigo y una persona muy reservada, mientras que, en el redactor por su manera de ser “mamador de gallo” prefirió seguir guardando su secreto y toda la lucha estéril para no aceptar su condición.
    Pasaron diez años y Antonio María decide contarle a su otro amigo toda la verdad pero este toma una actitud de rechazo y de reproche hacia él. El redactor comprendió un poco mas la situación después de saber la historia de vida de Antonio María, al tener una madre que lo tubo a los 50 años, y que fue muy sobre protectora con su pequeño hijo, nunca lo dejaba jugar con los niños porque podía ser muy peligroso y Antonio se podía lastimar, estas entre otros acontecimientos que impulsaron poco a poco a este hombre a ser lo que es hoy en día. Le confesó a su amigo un sin número de historias y situaciones en las que se vio envuelto.

    Particularmente no había leído un escrito en primera persona, a mi parecer es un poco más complicado. Desde que inicie a estudiar comunicación social-periodismo me han enfatizado y recalcado en nunca incluirme en cada cosa que escriba es por esto, que para mi rompe con los esquemas.
    Cabe resaltar que el tono coloquial implementado por el autor le da un ritmo agradable a la lectura a pesar de estar tratando un tema complicado y de mucha controversia actualmente.

    ResponderEliminar
  187. "Riña estéril de un macho invertido" cuenta la historia de Antonio María, un homosexual que desde niño viene en una lucha constante por encajar en la sociedad. Se muestra claramente como un niño(a) puede llegar a invertirse por los tratos que en su casa le dan y por la sobreprotección que muchas madres le brindan a sus hijos, en este caso una madre que hacia el papel de abuela y que veía al niño menor de la casa, como la piedra preciosa, frágil, que tenía que cuidar para que no se lastimara. La historia de Antonio, muestra una realidad difícil de todos los tiempos, personas que pasaran por esto antes de “salir del closet” y aceptarse tal y como son.
    Opinión:
    Aun con la “alta capacidad de aceptación de diversidad de géneros” (entre comillas porque muchos solo lo dicen de dientes para afuera), todavía hay repercusiones sociales que nos limitan a ser como realmente queremos ser, y no solo de la inclinación sexual que tengamos, sino de la moda, el factor comida, estereotipos personales y un sinfín de cosas que dan un determinismo en la sociedad. Se empieza por aceptarnos a nosotros mismos. En cuanto a la redacción del reportaje, me pareció divertidísimo, las palabras son llevadas de una manera única, sin ser burlada la historia cuenta detalles de la vida de Antonio María muy entretenidamente.

    Chavely Fernández Jiménez AD

    ResponderEliminar
  188. KEVIN LEANDRO THOMAS GONZALEZ3:08 p. m., noviembre 04, 2013


    RESUMEN
    "La riña estéril de un macho invertido”, relata la historia de Antonio María un homosexual que durante su infancia y adolescencia intentó ocultarse a sí mismo y a la sociedad su verdadera identidad, inicio centrándonos, de cuál sería el personaje, para ubicar al lector en el contexto de la historia, nos narra las experiencias inocentes que tuvo de niño como el juego de la ‘vaca y el torito’, el deseo de un afiche de un hombre en calzoncillos ,el amor escondido que sintió por un adolecente de la escuela y sus dos relaciones fracasadas con mujeres.

    COMENTARIO
    Este texto logro conectarme más que los otros, realmente no hay punto de comparación con los demás, a pesar que me parecieron muy extensos los párrafos, fue un buen reportaje porque logra captar la atención del lector, la homosexualidad ya debería ser un tema como algo de la sociedad civil normal, y no como tabú. La narración te hace ver la sensibilidad y la profundidad del tema que es muy fuerte y muy controversial en un país tan machista como Colombia, es muy difícil intentar demostrar quien eres en una sociedad que humilla y critica, por eso muchos hombres aparentan ser hombres, llevan una doble vida se casan tienen hijos pero a escondidas para ocultar su homosexualidad tienen encuentros con otros hombres ¿es justo esto lo que hacen? con sus esposas, con sus hijos, una vida así como la que empezó a llevar Antonio María, por lo menos pudo ser feliz el, sin llegar a inventarse otra vida y hacer felices a otros.



    KEVIN LEANDRO THOMAS GOZALEZ
    6T0 AD

    ResponderEliminar
  189. Coraima Serrano Quiroz. Grupo: AD3:13 p. m., noviembre 04, 2013

    Este reportaje cuenta la historia de Antonia María, un hombre que, desde niño luchó incansablemente por no dejar aflorar la lucha interna que vivía, esa de la inclinación que sentía hacia los hombres, intentaba convencerse así mismo, que podía ocultar eso, intentó refugiarse en varias ocasiones, en dos mujeres, entablando una relación sentimental con ellas, pero cuando, llegaba la parte sexual, el no hacía más que intentar esconder su falta de deseo y que no se notara su preferencia sexual. A través de Isabel, su compañera en el periódico, que también presentaba inclinaciones por las personas de su mismo sexo, en pocas palabras, era lesbiana; Antonio María, se encontró así mismo, en el mundo que los dos por naturaleza debían habitar, y que ella le enseñó. Fue así como Antonio María se enamoró de un hombre y decidió aceptar su condición y no esconder más que el era el más grande de los maricas.
    COMENTARIO: Me parece interesante en gran medida este reportaje, el lenguaje narrativo utilizado, la forma cronológica de contar los sucesos, logran transportarnos a los escenarios de la historia, e imaginarnos cada una de las escenas de una forma más viva; además, aquí se cuenta una realidad, que es intrínseca en nuestra sociedad, el temor que siente las personas que tienen inclinaciones por personas de su mismo sexo de publicarse, por miedo a ser juzgadas, burladas o en el peor de los casos apartados y violentados. el miedo a no ser aceptados, hacen que este tipo de personas vivan en el "anonimato", que no sean capaces de aceptarse así mismas, pero, tarde o temprano terminan haciendo saber, algo que nunca han podido ocultar.
    Coraima Serrano Quiroz GRUPO: AD

    ResponderEliminar
  190. “Riña estéril de un macho invertido”

    Cuenta la historia de un hombre, que desde pequeño vivió, en una constante lucha, por encontrar su “Yo”, un dilema entre seguir sus instintos femeninos, o aceptar la condición varonil con la que nació, para no cargar con los prejuicios del mundo en el que vivimos hoy en día. Tuvo que pasar por infinidades de situaciones, que lo llevaron a tomar la decisión que marcaría cada uno de sus pasos, sin contar con el apoyo de su familia, ya que ellos no aceptarían un “marica” en su seno familiar. Con el pasar del tiempo se lleno de valor y logró aceptar que los hombres eran los que despertaban en él, todo tipo de sensaciones, desafortunadamente su salud le jugó una mala pasada, y murió por una enfermedad, que no logro revelar, lo que sí se puede decir, es que se fue feliz, porque fue quien quiso ser.

    Opinión

    La particularidad del texto tan extenso, quizás para unas personas es aburridor, para otras como en mi caso estaba desesperada por terminar, para saber cómo terminaría la vida del protagonista, y vaya sorpresa, ¡Murió!. Sin embargo me pareció un texto muy llamativo porque nos muestra los tropiezos y esfuerzos que hacen las personas de esas condiciones, para sentirse aceptados, y lograr adaptarse en un mundo como este.

    Estudiante: Sheyla Salas
    Grupo: AD

    ResponderEliminar
  191. Juliette Eljure Barrera - Grupo CD3:21 p. m., noviembre 04, 2013

    La homosexualidad de Antonio María era más que evidente. Siendo el menor de seis hermanos y acostumbrado a jugar con sus hermanas debido a la sobre protección de su madre; se crió sintiendo preferencias por su mismo sexo, pero al ver que sus deseos estaban por fuera de lo normal, tomó la decisión de rechazar esas preferencias y tratar de actuar como un varón para no ser rechazado o excluido por la sociedad. Varios hombres hicieron que confirmara su homosexualidad, pero solo hasta que conoció a Isabel, sintió la seguridad que lo llevó a aceptarse a sí mismo y por ende aceptar su homosexualidad.

    La homosexualidad ha sido muy criticada, desde sus primeras manifestaciones hasta la actualidad, obviamente esas críticas vienen acompañadas de rechazos y de exclusiones, que hacen que de una u otra manera, las personas se sientan inseguras y traten de ocultar a toda costa su verdadera situación. Por ello, me pareció muy interesante la temática tratada ya que habla abiertamente, de algo tan cotidiano, pero que aun así, sigue siendo mal visto por la sociedad.

    ResponderEliminar
  192. "riña estéril de un macho invertido"
    ANDREA ORTEGA SOTO.

    Antonio María, quien es el personaje principal de esta historia permite que el escritor muestre como fe su lucha desde muy joven por tratar de ocultar y aparentar algo diferente a lo que era en si. La homosexualidad de Antonio y su temor a ser descubierto y a ser "diferente" en la sociedad que no permite personas "normales" marcó desde muy pequeño las tendencias sexuales de este joven. Por su parte el apoyo que recibió de sus compañeros y conocidos que de una u otra manera conocían o suponían cual era la verdad le dieron cierto apoyo al joven María que en medio de su incertidumbre descubrió en sí mismo no poder negarse por más tiempo el hecho de ser completamente gay.

    Este es el tipo de historias que deben ser redactados con mucho cuidado porque con textos extensos lo que se busca es mantener conectado al lector y no por el contrario, que pierda esas ganas de continuar con la lectura. Fue un texto bien llevado por el autor en el que se logra evidenciar el conocimiento para lograr desenvolverse de esa forma al momento de escribirla.
    este texto en particular trata un tema que en nuestra sociedad actual no pasa desapercibido, sin embargo la manera de como el escritor nos manera esta historia es completamente diferente a como se está acostumbrado percibir o recibir estos textos, porque además nos muestra claramente desde otro angulo la lucha no solo con ellos mismos,sino también con las personas y la sociedad que los rodea.

    ResponderEliminar
  193. Jennifer Valeth Granados6:47 p. m., noviembre 04, 2013

    RESUMEN
    Este texto cuenta la historia de un hombre que vivió rodeado de sus hermanos, acostumbrado a jugar con sus hermanas, debido a la sobre protección que su madre les tenía. Luchó incansablemente por no dejarle ver a los demás lo que en realidad pasaba dentro de su cabeza y su cuerpo. Sintiendo una gran inclinación hacia la población masculina, este hombre no quería aceptar lo que realmente le pasaba y entabló una relación sentimental con dos mujeres, pero al llegar a la acción sexual, se daba cuenta de que no sentía ninguna atracción por estas mujeres y que su preferencia eran los hombres.
    Gracias a la gran colaboración de Isabel, su compañera de trabajo en el periódico, quién también sentía una inclinación por las personas de su mismo sexo; Antonio decidió aceptarse a sí mismo y comenzar una relación con un hombre, dejándose de esconder de todos los que lo conocían.

    OPINIÓN
    Es un texto bastante largo y delicado, la gran extensión pueda que distraiga al lector y le haga perder el hilo, pero esta historia fue narrada de muy buena manera, contando los hechos con detalles, de manera cronológica y dejándonos sumergir en cada una de las escenas que se cuentan. Este es un tema que aún no es bien visto en nuestra sociedad, hay muchas personas que hacen parte de la comunidad LGTBI que no se atreven a "salir del closet" por lo que puedan personas lo demás de él o ella. Temen ser juzgadas, maltratadas o burladas por la sociedad, que aún no tiene la madurez suficiente de aceptar que todos tenemos derecho a la libre expresión de nuestros sentimientos.

    ResponderEliminar
  194. Antonio María, un hombre que quería esconder lo que realmente era, homosexual, quien desde niño sintió esa empatía hacia los de su mismo sexo, el ser el menos de sus hermanos, el niño consentido, mimado, y que solo jugaba a muñecas con sus hermanas, se vio envuelto en una situación que quiso ocultar para evitar el rechazo de todos lo demás. En el colegio, en su trabajo y hasta en su casa, lo podían discriminar por tan solo ser diferente, homosexual.

    La narración permite poder sentir y vivir el momento vivido por el protagonista y los que vivieron todos los momentos junto a él. Una historia muy bien contada, y descrita de manera minuciosa, que hace saborear el texto.

    Grupo: AD

    ResponderEliminar
  195. maria laura lascano Grupo AD2:11 p. m., noviembre 05, 2013

    resumen:
    Este es la historia de Antonio María, un chico que nació cuando su madre cumplió los 50 años, y fue criado por su abuela con todos los cuidados y mimos exagerados y con una sobreprotección que con el tiempo se convirtió en su pasantía para lograr los propósitos: llegar a ser un marica. En todo momento trataba de fingir la voz grave y decidida de un varón, pero siempre terminaba ronco por el esfuerzo que hacía por imitar una voz que no era la suya. De igual forma, su caminar indeciso tratando de no delatar su verdadera condición a través de un paso fingido de un hombre verdadero.Poco después ingresó a la Universidad a estudiar comunicación social, carrera de la cual se graduó con honores, después de ello entró a trabajar en el periódico como redactor, sin embargo, allí surgieron los problemas, ya que no se aceptaba personas de esa naturaleza en un lugar de trabajo como el periódico, aunque los chismes iban y venían respecto de su condición, jamás se pudo comprobar su condición y él se estaba dando tiempo pensando si realmente se aceptaba a sí mismo, como lo que era en realidad, y del cual se le notaba a leguas aunque tratara de demostrar una virilidad que nunca tuvo y que apenas se le insinuaba a si mismo cuando sufría alguna excitación. Con el tiempo, conformaron un grupo de amigos, iban a los centros comerciales, tomaban cervezas extranjeras todos los sábados, y llevaban siempre una vida normal en su trabajo, aunque en el fondo Antonio María, siempre mantenía una lucha constante con su propio yo. Desde pequeño era el rey, su mamá, sus hermanas, siempre vivían para atenderlo: bañarlo, vestirlo, peinarlo, hasta que llegó a la adolescencia, siendo tratado como un niño de 3 años, durmió con sus padres hasta la edad de 13 años, y de ahí en adelante siempre mostró inclinaciones por las personas de su mismo sexo, siempre aprovechaba cada minuto para dejar que otros lo acariciaran, coleccionaba afiches de hombres desnudos y se excitaba mirándolos detenidamente. Sin embargo, en una ocasión intentó demostrar su virilidad con una compañera de trabajo, pero ella se dio cuenta que en todo momento había fingido pasionalmente. La relación llegó a su fin a raíz de todo esto, y Antonio María continuo sus relaciones con personas del mismo sexo. Estando en esas funciones adquirió una enfermedad que con el tiempo lo llevó a la muerte.

    comentario:

    El ser humano desarrolla su personalidad de acuerdo a las circunstancias y ambiente en que vive, por lo tanto, si se le protege demasiado y se le brindan mimos exagerados, puede llegar a cambiar su personalidad, lo más aconsejable es que al niño y a la niña se le inculquen los principios morales y éticos adecuados, para evitar este tipo de situaciones que se presentan en nuestra sociedad actualmente.

    ResponderEliminar
  196. JULIANA BARRENECHE RAMÍREZ
    REDACCIÓN PERIODÍSTICA I - GRUPO CD

    RESUMEN:

    Antonio maría, un personaje cubierto tras el telón de un hombre intentaba ocultar su feminismo, feminismo que no podía a simple vista esconderse; las palabras de John Acosta parecían inquietas ante los demás compañeros de la sala de redacción, palabras que sin tapujo alguno dieron cuenta de la condición de marica de aquel compañero de trabajo.

    Pasaron los años y tras un encuentro las verdades que Antonio María siempre había ocultado, ahora estaban sobre la mesa; entre anécdotas Antonio recuerda sus inicios, aquellas experiencias que lo llevarían a ser lo que ahora era, recuerda los tratos de su madre, los escondites en los matorrales con el torito, Esthercita y su otro amiguito, aquel afiche con que se masturbó por primera vez, aquel encuentro en el baño del colegio con el grandulón que lo enloqueció pasionalmente con su pene.

    Llega un tiempo en que Antonio quiere alejarse de lo que siente y reincorporarse al machismo que la sociedad cataloga como “normal”, pero su empeño desvanecía poco a poco, su carrera, era una de esas ramas que lo unían estrechamente con su condición de marica, el diseño de modas y la comunicación social se habían puesto a su favor para seguir tallando en él su camino; en sus comentarios agrega que le fue demasiado duro aceptarse tal cual como era; durante el tiempo que estuvo en la universidad fue fácil olvidarse de esto, pero al laborar como profesional en el periódico se encontró con la realidad que tanto deseaba ocultar.

    El tiempo transcurría y tras un encuentro en el hotel, la verdad que John siempre había querido oír llegó, no literalmente dicho por el personaje, pero si confirmado por el mismo, quien tras escuchar la verdad saliente de la boca del autor, solo aceptó lo dicho y continúo contando sus experiencias homosexuales.

    Como es normal los desamores siempre están presentes, pero en el caso de Antonio María, el amor le jugaría una buena pasada, había encontrado al hombre con quien compartiría el resto de su vida y con quien disfrutaba seguir encubriendo su preciado secreto.
    Tras una enfermedad que nunca fue confesada, Antonio deja el mundo, pero su amigo John sigue recordando cada una de sus buenas historias.

    OPINIÓN:
    Solo tengo para decir: EXCELENTE!

    ResponderEliminar
  197. Riña estéril de un macho invertido, es la historia de Antonio María, un joven periodista que desde su niñez luchó con su sexualidad. Era el menor de sus hermanos, el consentido de la casa, durmió con su madre hasta los 13 años cuando se mudaron de barrio, donde Antonio María jugaba con sus amiguitos y siempre hacia el papel de mamá o de vaca.
    En la secundaria, luchó por ser varonil pero una figura de un hombre robusto y atractivo llamó su atención, luego de haberle visto en el orinal del colegio su “animal”; en la universidad continuó con esta lucha tras montárselas sus mismos compañeros de clases y sus tres amigas le aconsejaron que se hiciera amigos de ellos y se comportará como ellos, para que cambiaran el concepto que tenían del “mariquita”.
    Cuando llegó a trabajar en un periódico, continuó su lucha en definir su sexualidad, allí tuvo relaciones con unas mujeres por poco tiempo, él no tenía mayor interés en ellas, solo las tuvo por mostrar su hombría en el periódico. Isabel, la amiga que tenía en el periódico años después lo incitó a destapar su homosexualidad frecuentando discotecas gay y codeándose con gente de esa comunidad, conocía a Francisco comenzaron un vida común y tiempo después María murió por una enfermedad.

    Esta es la realidad, muchos niños comienzan una vida bajo luchas por la definición de su sexualidad, uno de los casos más evidentes es cuando las mujeres de la casa tienden a consentir y hacer parte de sus actividades a los niños, que tiempo después desarrolla hábitos contrarios a su sexo. Los correctos principios y valores morales son la base de un niño en formación, es intolerable que gracias a las malas crianzas las vidas de muchos se pierdan.

    ResponderEliminar
  198. BLEYDIS CANTILLO

    RESUMEN:

    Quien vive la lucha es Antonio Maria un hombre que creció entre exagerados mimos y cuidados por parte de su abuela su madre y hermanas. Se pensaba que era marica pero nadie lo había comprobado, la lucha interna la tiene el tratando de aceptar su condición. Desde su niñez mostraba la indecisión entre ser hombre o marica y se la pasaba fingiendo la voz ronca y el caminar de macho, pero sus inclinaciones lo delataban coleccionaba afiches de hombres desnudos con el que se masturbo por primer vez, el juego de la "vaca y el torito", durmió con sus papas hasta los 13 años, era un niño consentido, le gustaba que lo acariciaran, el encuentro en el baño con el grandulón del colegio que lo tenia fascinado con su pene.

    Estudia comunicación social y esta carrera lo ayuda aceptarse como marica pero el no ser un Varón lo llevo a no ser aceptado en un trabajo como redactor de un periódico. En medio de su lucha intenta tener una relación con dos mujeres lo disimulaba bien hasta que llegaba el encuentro sexual y era inevitable su falta de deseo. Gracias a Isabel que era lesbiana y compañera del periódico se empieza aceptar como marica y se enamora.

    Él redactor delata la condición de Antonio con la jefa de redacción del periódico, Paso el tiempo y se hizo muy amigo de Antonio María y de Tomas Darío, este ya sabia de su condición, Mientras que por la "mamadera de gallo" y la molestad-era del redactor no le genero confianza y a pesar de ser amigos guardo su secreto. Después de 10 años en un encuentro en el hotel Antonio Maria le confirma lo que el redactor tanto sospechaba y toma una actitud de rechazo hacia el. En medio de sus relaciones con parejas de su mismo sexo se contagio de una enfermedad y esto lo llevo a la muerte. Después de este suceso el redactor recuerda con gracia y cariño las historias de su amigo Antonio Maria.

    Opinión:

    Me pareció un buen tema para la realización de un reportaje ya que muestra la lucha que vive un homosexual que la sociedad no ve. La manera en la que esta escrito me parece entretenida y divertida, lo que provoca que a pesar de ser extenso se continué leyendo. Un tema como este necesita de un lenguaje como el que se uso mucho más directo para no maquillar las situaciones por las que pasa un homosexual, siendo este un tema polémico. Algunos hechos se narran quizás de manera grotesca por los términos utilizados pero esto lo hace más directo. A través de la secuencia cronológica con que se cuenta la historia vivimos en el tiempo de Antonio Maria. La manera en la que se cuenta hace pensar que se trata de una crónica.

    ResponderEliminar
  199. JULIETH SMITH ARIAS PINZON6:13 p. m., noviembre 05, 2013

    JULIETH SMITH ARIAS PINZÓN

    “RIÑA ESTIRIL DE UN MACHO INVERTIDO”

    María como solía llamarle Jhon Acosta a aquel “hombre” protagonista de este reportaje, quien se caracterizaba por su fuerte voz y por llamar la atención de hermosas mujeres, guardaba desde muy pequeño un secreto que poco a poco se fue convirtiendo en la cruz de su vida. Caminar y comportarse como todo un varón, era lo que más le costaba a Antonio MaríaCon gran disimulo logro esconder su realidad por mucho tiempo, sin embargo, personas que lo analizaban muy bien y compartían largas horas con el como su compañero de trabajo Jhon Acosta, a simple vista podían darse cuenta de su condición. Antonio era el menor de sus seis hermanos, fue traído al mundo cuando su madre tenía 50 años, por tal razón siempre fue consentido a tal punto de llegar a ser sobreprotegido.
    En su constante lucha por no aceptar lo que realmente era, decidió estudiar comunicación social-periodismo pero no por gusto a la carrera como tal sino más bien porque era la carrera que estudiaba la mayoría de las candidatas al Reinado Nacional de Belleza de Cartagena. Gran parte de su vida fue disimular ante la gente, hasta que conoció a su gran amiga Isabel, una lesbiana que trabajaba con él. Ella pudo haber sido el ejemplo perfecto para aceptar su condición o como dirían muchos, la que le dio el empujoncito al abismo que tanto había tratado de esquivar. Un día Antonio María decidió revelarle el secreto más grande de su vida a quien hace mucho dudaba de su virilidad pero que no se atrevía a tocar el tema. Durante una larga charla le conto muchas anécdotas de su largo trayecto como homosexual y lo difícil que fue aceptarse como “el más grande de los maricas”. Jhon Acosta sin Antonio María sin duda alguno nunca hubiese podido hacer este grandioso reportaje, y Antonio María sin él, hubiese pasado por desapercibido luego de su muerte por muchos de nosotros los estudiantes que hoy tenemos el placer de leer parte de su gran historia de vida.

    COMENTARIO:
    Este reportaje me hizo vivir en carne propia lo que pudo haber sentido Antonio María en ese entonces. A pesar que no apoyo el homosexualismo siento que por lo que tienen que pasar algunas personas como Antonio es muy duro, sentir miedo a ser excluidos y rechazados por la sociedad es algo que no todo el mundo se atreve afrontar. El lenguaje utilizado y la buena conexión de las palabras lograron captar toda mi atención. Puede que para muchos se torne un poco extenso, pero para los que realmente se conectaron con la vida de este joven se pudo tornar fascinante! Grandes historias pasan por desapercibidas o simplemente son mal contadas, pero este reportaje ha sido escrito por uno de los más grandes escritores para mi, mi profesor de redacción. Gracias Jhon Acosta por se de gran ejemplo para mi, seguramente más adelante al momento de querer hacer un reportaje si sigo todas tus indicaciones y ejemplos como estos, realizare un excelente trabajo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bertha Mejía y “Lucía Arjona” sí son primas, pero en la vida real no fueron tan amigas como las muestra la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta

Por John Acosta
Hay que decirlo de una: sí es cierto que Bertha Mejía y “Lucía Arjona” (como la llaman en la novela Diomedes Díaz, el Cacique de La Junta) son primas también en la vida real, sí es cierto que ambas fueron mujeres de Diomedes Díaz y tuvieron hijos con él, pero lo que no es cierto es que ellas hayan sido tan amigas en su niñez y juventud, como lo muestra la citada novela. Reconozco una vez más que un dramatizado no tiene por qué ceñirse estrictamente a la realidad, pero me veo en la necesidad de aclarar públicamente unos puntos, como ya lo hice un texto anterior sobre El Mono Arjona en la novela (El Negro Acosta en la vida real) para ver si disminuye la romería de llamadas que recibo a diario para preguntarme sobre estos asuntos faranduleros. Hay otros datos en la obra televisiva, alrededor de estas dos mujeres, que tampoco concuerdan.

¿Por qué Arias fue a la cárcel y Santos a la Presidencia, si los "falsos positivos" fueron peores que Agro Ingreso Seguro?

Por John Acosta
Cualquiera sabe que es peor el escándalo de los “falsos positivos” que el de Agro Ingreso Seguro: ambos son una vergüenza, pero en el primero se atentó contra vidas y en el segundo no, aunque sí se robaron dinero de campesinos necesitados. Sin embargo, al momento de hacer justicia, el ministro responsable del primer caso fue premiado con la  Presidencia de la República y el ministro responsable del segundo, pagó dos años de cárcel ¿Qué hay de diferencia entre los dos titulares de esas carteras? Uno contaba (cuenta todavía) con el favorecimiento del diario El Tiempo y el otro no.

Diomedes Díaz nunca se robó a “Lucía Arjona” de una supuesta boda que jamás existió en la realidad

Por John Acosta
La enorme imaginación del libretista de la novela de Diomedes Díaz, me hizo romperme la promesa de no volver a escribir sobre las inconsistencias de este culebrón con la realidad. Supongo que la razón principal de sacrificar el enorme atractivo de la verdad, que en el caso del difunto artista de la música vallenata supera cualquier fantasía de dramaturgo televisivo, es que la programadora RCN quiere curarse en salud y salirle al paso a futuras demandas de los protagonistas reales con los que no llegó a ningún acuerdo económico para la realización de este remedo de biografía. O posibles demandas de los tantos escritores repentinos que corrieron a  publicar la historia de este cantante fallecido.