Buscar este blog

Cargando...

jueves, 23 de agosto de 2007

Libardo ganó seis granos de maíz

Por John Acosta

Libardo contó los granos de maíz que tenía sobre la mesa: once. Respiró tranquilo porque iba ganando uno. Sus tres contendores le acababan de pagar de a dos cada uno por haber ganado él el partido anterior. Menos mal porque apenas tenía cinco, de los diez con que cada jugador inicia la jornada. Después de verificar sus granos, Libardo empezó a revolver las 28 fichas del dominó. “De todas formas, a Yayo lo mató su propia boca”, prosiguió con otras de las tantas conversaciones que había entablado con sus compañeros de juego desde que iniciaron el partido, cuatro horas y media antes. “Pero lo que él decía era mentiras: ¿cuándo había visto Yayo a un paramilitar en su vida? Nunca”, le replicó Saúl, mientras agarraba sus siete fichas. “Precisamente: es que él, además de mentiroso, era un bocón”, agregó otra vez Libardo. Miró a sus siete fichas: tres dobles y un pequeño juego de dos cuatro, más el doble cuatro. “La verdad es que él era el único que creía sus propias mentiras. Bueno, Libardo, sal rápido, que este partido me lo gano yo”, inquirió Antonio, confiado en el juego de cincos que le salió.

Libardo puso el doble seis en la mitad de la mesa. “Pero la guerrilla también le creyó. Por eso lo mató”, replicó. Antonio puso la ficha seis y cinco: “Sea lo que sea, así no se mata a un hombre”. “Toño tiene razón. Llegan dos tipos de a pie y vestidos de civil a las siete de la mañana a su casa y le preguntan si es verdad que él ofrece 300 mil pesos a quien le informe en dónde tiene la guerrilla los carros robados...” “...¡Juega rápido, hombre!”, le interrumpe Saúl a Jorge, que juega, entonces, seis y uno. “Imagínense de dónde iba a sacar Yayo 300 mil pesos, si él no tenía ni para comprar un paquete de cigarrillos”, dijo Saúl, al tiempo que acostaba el doble cinco. “Eso es lo que yo digo. Sin embargo, le respondió a los dos tipos que sí, que los paramilitares le habían dado la plata y que si ellos dos le daban la información enseguida, él les daba el dinero de inmediato”, repuso Libardo, antes de acostar el doble uno.

Antonio jugó el uno y tres. “Es que esa gente es muy viva: uno de los tipos llamó, entonces, por radio y dijo que afirmativo, que el sapo había cantado y apareció el jefe uniformado y montado en un caballo”, agregó Jorge, después de acostarse con doble tres. “Lo peor es que lo amarraron delante de su mamá y lo sacaron arrastrando de su casa, en pantaloneta y recién bañado”: Saúl juega cinco y cuatro. Libardo lamentó en silencio no tener ni un solo tres y le tocó acostarse con doble cuatro. “Pero nosotros somos una partida de cobardes: cómo es posible, hombre, que lo arrastran por la mitad del pueblo y nadie fue capaz de salir y decir esta boca es mía”, se lamentó Antonio, mientras jugaba el cuatro y tres. Ahora el juego había quedado a dos tres. Pero Jorge no pasó: “Con que tirando piedras, Toño, pero te jodiste”. Jugó el tres y seis. “Y la mamá, la pobre vieja, iba detrás, llorando y rogándoles a esos desalmados que no le hicieran nada al hijo”, dijo Saúl y puso el seis y blanco. Libardo colocó su único blanco: el juego quedó en cuatro y en tres. “Lo amarraron en el palo de mango que está en la última calle... ”. “...Ponte pilas, Toño, que te voy a jugar ésta”, interrumpió Jorge a Libardo, amenazando a Antonio con una ficha que tenía en su mano derecha alzada.

Antonio jugó el tres y cinco. Jorge bajó la ficha y la miró: doble dos, no podía jugarla. Puso, entonces, cuatro y uno. “Ajá, ¿por qué me la cambias?. ¿No y que me ibas a jugar la otra?”, le replicó Antonio satisfecho porque no le habían adivinado la jugada. Todos ríen, menos Jorge. Saúl miró las cuatro fichas que le quedaban: “Paso”, dijo y le pagó el pase a Jorge con un grano de maíz. “¿Viste por qué no la jugué?. Para poder cobrar un pase”, aprovechó Jorge para defenderse. “Ni paramilitares ni guerrilleros luchan por el pueblo. Todos son unos asesinos salvajes. ¡Juega rápido, Libardo!”, dijo Antonio. Libardo vio el juego que estaba sobre la mesa: uno por un lado y cinco por el otro. Él tenía una sola ficha para esa jugada: cinco y uno. Vino el dilema: o ponía el juego a dos unos o lo colocaba a dos cincos. Libardo no tenía más ni de lo uno ni de lo otro. Claro, se dijo, Antonio ha estado jugando por los cincos, lo que quiere decir que él es el dueño de ellos: lo puso a dos unos. “Paso”, dijo Antonio y le pagó su grano a Libardo. “Es verdad lo que venía diciendo Toño: Yayo murió con el primer tiro, no había necesidad de hacer lo que hicieron, vaciarle todo el proveedor de la pistola”, Saúl volvió a tomar el hilo de la conversación.

Jorge jugó uno y dos: “La pobre vieja cayó de rodillas en la mitad de la calle”. Saúl jugó dos y blanco. “No tengo de esas”, dijo Libardo y le pagó el pase a Saúl. Volvió a quedar con once granos. Antonio jugó blanco y cinco; Jorge, uno y blanco. Saúl puso blanco y tres. Libardo volvió a pasar: un grano menos. “Esos porquerías no respetaron siquiera la inocencia de los tres niños que pasaban por ahí, rumbo a la escuela”, dijo Antonio, mientras jugaba tres y dos: desde la jugada anterior había quedado encabezado con el cinco. Si Jorge no jugaba la única ficha que le quedaba, Antonio llegaba primero porque Saúl y Libardo tenían todavía de a dos fichas cada uno. “Arrancaron una hoja del cuaderno de uno de los muchachos, le pidieron prestado el lapicero a otro, escribieron Por Sapo y pusieron el letrero sobre el cadáver, los muy salvajes”, dijo Libardo, disimulando mal su disgusto por los dos pases seguidos que le cogieron. Jorge acostó sonriente el doble dos: “Señores: me pagan de a dos granos cada uno porque acabo de ganar”. Marina, la esposa de Libardo, se paró en la mitad de la puerta que da a la calle y les gritó de allí a los jugadores que estaban bajo la sombra del almendro. “Ve, carajo, ¿es que no piensan ir a almorzar? Ya son las tres y media de la tarde”, dijo. “Espérate un momento, que vamos a jugar el último”, le contestó su marido con resignación, pues le quedaban apenas ocho granos de maíz en las manos: había perdido dos.

“Revuelve rápido esa vaina, Jorge, que tú ganaste”, ordenó Antonio, desesperado porque sólo tenía tres granos de maíz. Jorge, en cambio, era el que más tenía: 18. Y Saúl, once. Después de que Jorge revolvió las fichas, todos cogieron sus respectivas siete. Libardo miró las suyas: un pequeño juego de tres dos, otro de dos blanco y el doble blanco (“la pelá”, como le dicen). Las organizó dos con dos, blanco con blanco, dos cuatro, un cinco, un tres y un uno. No le gustó para nada ese doble seis, pero se tranquilizó porque al menos le salió seis. Jorge no salió con doble: colocó el seis y blanco. Cuando vio ese seis, Libardo rezó en silencio para que Saúl no lo tapara y poder botar así ese doble seis que lo martirizaba.

En efecto, la guerrilla había asaltado cinco tracto mulas cargadas de electrodomésticos, licores y llantas: obligaron a los conductores a desviarse por una trocha destapada que atravesaba al pueblo de abajo arriba. Los camiones eran propiedad del gobernador de la provincia, de quien se decía era el principal patrocinador de paramilitares de la zona. “Blanco y dos”, dijo Saúl mientras colocaba la ficha que había cantado. Libardo exhaló un respiro de tranquilidad.

Esa tarde, la gente del pueblo se asustó cuando vio la nube de polvo que se acercaba, en medio del ruido descomunal de los motores. Los perros no ladraban de rabia, si no que aullaban con el rabo metido entre sus patas. Los niños, que nunca antes habían visto tan enormes carros, se abrazaban a las piernas de sus padres, en una mezcla de estupor por la magnitud de aquélla caravana insólita y, al mismo tiempo, de regocijo por el honor de presenciar ese acontecimiento histórico. Los adultos miraban, desde el sardinel de sus casas, la falta de conciencia de los guerrilleros, que tuvieron la desfachatez de pasarles semejante encarte frente a sus ojos sin detenerse a pensar en las terribles consecuencias para los pueblerinos, cuando los paramilitares decidieran contestar ese golpe. “Me acuesto con doble seis”, expresó Libardo.

A los pocos días, tuvieron que ver pasar a la romería de gente de pueblos vecinos que iban a comprar güisqui, televisores, neveras y llantas a precio de feria. Inclusos, algunos lugareños se aventuraron a subir también hasta el sitio donde los guerrilleros escondían los camiones, sólo para tener la dicha de tomarse licuado el jugo de mango. Hasta los cerdos del pueblo comieron hielo por mucho tiempo, mientras la fiebre por lo helado se diluyó con el tiempo: la gente se los daba en trozos camuflados entre el afrecho para suplirles la falta de yuca. “Y yo con el doble dos”, dijo Antonio enseguida. “Entonces queda a dos seis”, contestó Jorge, al poner el dos y seis. Miró con sorna a Saúl, esperando que pasara con esa jugada. Nada: “Seis y tres”, dijo Saúl.

Hasta que una mañana, dos semanas después del asesinato de Yayo, llegaron 200 paramilitares al pueblo. Se repartieron de a diez por casa, pidieron las cocinas prestadas y se prepararon el desayuno. Una mujer, que estaba apenas con su nieto de cuatro años, les suplicaba que no le hicieran eso porque después la mataba la guerrilla por favorecer a los paramilitares. No valieron los ruegos: los diez hombres armados cocinaron sus tres libras de yuca, los veinte huevos revueltos y la olla de café con leche. Entonces, la mujer se desmayó del susto y fue socorrida por un paramilitar que le preparó agua con azúcar. “Tres y dos”, puso Libardo. Antonio colocó dos y cinco; Jorge, cinco y tres. Y Saúl, tres y cuatro.

Después del desayuno, cada grupo se llevó a los adultos al parque. Les dijeron que lo único que querían era que los llevaran hasta donde estaban los camiones. Que si se portaban bien, no le harían nada a nadie. “Juego cuatro y dos”, dijo Libardo, satisfecho porque quedaba encabezado. “Paso”, dijo Antonio y le pagó el grano de maíz a Libardo. “Cómete ese seis”, convidó Libardo a Jorge, que no tuvo más remedio que obedecer: “Seis y cuatro”. “Paso”, dijo Saúl y le dio un grano a Jorge.

Cien paramilitares se quedaron en el pueblo y los otros se fueron con 30 pueblerinos, trocha arriba. A la media hora se sintió la balacera en el caserío. “Eran tiros de fusil”, concluyó Libardo. “Cuatro y blanco”, agregó. “¡Qué vaina, Libo, me la tienes adentro: paso”, dijo Antonio y pagó su grano “¡Carajo, pero tú no coges juego, Toño!”, se burló Jorge. “Puro dobles”, se defendió Antonio. “¡Soooo!”, hizo Saúl, como espantando una gallina: “Cuidado te come el único grano que te queda”, le espetó con sorna a Antonio. Una sonora risotada envolvió al ambiente. Marina volvió a asomarse, atraída, quizás, por la risotada. “¡Libardo, te advierto que no te voy a calentar la sopa!”, gritó desde la puerta. Libardo ni la volteó a ver. “Blanco y uno”, jugó Jorge. Saúl sonrió con alegría. “Ahora te comes esa cabeza”, le dijo a Libardo, mientras colocaba el uno y seis.

Cuando la gente vio bajar a la enorme nube de polvo, se hizo un silencio frío. Todos tenían un familiar entre los veinte guías que, además, sirvieron de escudos humanos. No se sabe si afortunada o desafortunadamente para los civiles que subieron obligados entre los paramilitares, en el escondite apenas habían seis guerrilleros. “Fue la primera, y ojalá la última, fosa común que se cavó en el cementerio de aquí”, dijo Jorge. “¡Pilas, Libo, bota esa cabeza!”, insistió Saúl. Todos se acordaron del caso, pero ninguno de los cuatro jugadores dijo nada para no contrariarlo: Saúl estuvo entre los 30 que subieron y su miedo durante el tiroteo se hizo realidad maloliente dentro de su pantalón. “Dos y uno”, jugó Libardo: le tocó botar la cabeza. Uno y cinco, jugó Antonio. Jorge pagó su pase a Antonio. “Fichas sobre la mesa”, pidió Saúl: tenía la ficha para cerrar el juego.

Jorge y Libardo tenían dos; Antonio, cuatro. Y, si cerraba, Saúl quedaba con dos. “¡Carajo, quién dijo miedo, si los bravos morimos peleando”, agregó y puso el cinco y seis. Lo cerró a seis. Volteó sus dos fichas: doble uno y el tres y uno. “Tengo seis pinta”, dijo. “Esas me ganaron a mí. Tengo ocho pintas”, Jorge volteó su tres y blanco y su cuatro y uno. “A mí, ni se diga”, Antonio mostró su cinco y cuatro, doble tres, doble cuatro y doble cinco. “Entonces, páguenme mis seis granos porque tengo cinco pintas”, dijo Libardo y volteó su doble blanco y su blanco y cinco.

Saúl aceptó con una mueca de desaliento. Antonio pagó los dos últimos granos que le quedaban. Saúl quedó con ocho: “Apenas perdí dos”. “Yo me gané seis”, dijo Jorge al mostrar sus 16 granos. Libardo los contó de a par. “Dos, cuatro, seis, ocho, diez. Estos son los míos”, dijo, los apartó y prosiguió: “Doce, catorce, dieciséis. Y estos los que gané”.

117 comentarios:

Loraine Obregón D dijo...

“Libardo Ganó Seis Granos de Maíz” es un escrito que debo reconocer que la forma como está narrada provocó que me perdiera a medida que iba leyendo, ya que está redactado de una forma peculiar, el cual pone en manifiesto un juego de dominó donde los jugadores son amigos y a medida que van colocando las fichas, se encargan de relatar la historia que sucedió en su pueblo en un entonces.

Tengo confusión si es un reportaje o si es una crónica, sin embargo considero que aunque la forma como está plasmada es innovadora, no me gusta el estilo.

Luis Carlos López M dijo...

Estoy sorprendido de cómo en el texto se logra universalizar (hacer acta para todo público) una situación cotidiana de provincia que aparentemente pareciera que solo es posible entender por aquellos que la han vivido o experimentado algún tipo de contacto con ella. Si manejar los sentimientos, pensamiento y emociones de un personaje en ocasiones es difícil, hay que resaltar la pluma certera del autor al logra mostrar con tan apropiada exactitud las pasiones y pensamiento de cada uno de los miembros de la partida de domino. Pienso que es el ejemplo más tangible donde la frontera entre la crónica y el reportaje no se vislumbran con facilidad.

Luis Carlos López M.
Grupo AD

José Lanao dijo...

La verdad me gusto mucho este escrito, debo confesar que me hizo ir por una cerveza y sacar mi domino, me envolvió de tal manera que no tuve mas remedio que ser un espectador de dos partidas de domino y al mismo tiempo oyente de una historia o hecho ocurrido en aquel pueblo. A medida que leía, yo iba armando el juego con mi domino, lo cual me pareció algo diferente y divertido.
Es difícil escribir para un publico, pero pienso que con estrategias o formas de redactar como estas, en donde el autor lo hace de una manera cotidiana logra captar la atención de todo publico.
Al final uno termina escuchando una historia y presenciando un empate entre Jorge y Libardo. jajajaja...

Kevin Pedrozo O dijo...

Nunca en la vida había visto un escrito como éste.
Donde una historia es desarrollada durante cualquier juego, en este caso, el de dominó.
Me impresiona mucho la manera de escribirlo, puesto que creo que no es muy fácil llevar la cuenta de un partido de estos e ir relatando el cuento. Me gustó mucho la verdad.
Pero también me causó confusión en si es reportaje o crónica. De manera personal creo que es crónica, pero de igual forma me queda la duda.

Arles Arrieta Támara dijo...

Es muy buen escrito.
Te atrapa cada vez más puesto que su redacción es muy distinta.
Ir leyendo, sabiendo lo que sucedió con Yayo y a la vez estar presente en un partido de dominó donde no puedes opinar, ni jugar, ni decir nada, solo estar pendiente a la historia y de cómo juega cada personaje es una forma muy diferente de redacción.
En realidad es muy confusa pero te enfrasca en el querer saber qué sudedió con Yayo y en quién ganará al final

susan dijo...

Libardo perdió seis granos de maíz, con solo leer el título, sentí que desde ese momento el escritor me atrapo con la historia y no sentí esa apatía como siento con otras lecturas, a medidas que uno como lector se dedica hacer esta tarea sientes curiosidad de explorar o ir mas allá de una lectura y juega un papel importante como si fueses el protagonista de la historia.

Anónimo dijo...

ANDRES MARTINEZ
GRUPO AD
me pareció un texto agradable el cual me atrapo y me envolvió demasiado, me gusto mas la parte donde cada uno de los jugadores de dominó relata una historia sucedida en su pueblo y pues eso me hizo reflexionar mucho en que tener sentido pertenencia.

Giselle Núñez dijo...

Es totalmente impresionante la forma en la que se divierte escribiendo y combinando historias, es que empezar hablando de un partido de domino y entre este mismo meter el cuento de Yayo y en lo que quedo, me dejaron impresionada.
Aunque eso sí, en muchas partes me confundí, pero de verdad bastante creativa esta forma de escribir.
No cualquiera tiene la capacidad de mezclar historias y atrapar al lector, como en mi caso lo hizo, para esto se necesita de infinidad de cosas y entre ellas que te guste escribir y leer, además de un poquito de imaginación para crear textos así.
Hasta puedo decir que me llamo mucho la atención esta parte del texto “Cuando vio ese seis, Libardo rezó en silencio para que Saúl no lo tapara y poder botar así ese doble seis que lo martirizaba.” Porque reviví esos momentos de y que intentos por aprender a jugar domino y me recuerda mucho que en ocasiones cuando me salía una cantidad así de grande deseaba q nadie me tapara el camino, de verdad me causo mucha risa esa parte.
INTERESANTE Muy INTERESANTE.
GISELLE NÚÑEZ
AD

sandra cervantes dijo...

Creo que de los tres escritos que lei fue el que mas me llamó la atención, me sorprendió como se podia ir narrando la historia mientras se jugaba un partido de dominó
Realmente me confundi y saber si es un reportaje o una crónica, a mi parecer es una crónica pero igual tengo aun la duda en mi cabeza, definitivamente un estilo unico, una redaccion que no es común, creo que es propio que no a todo el mundo se le ocurre, te mantiene hay con ganas de seguir leyendo para saber como terminara y quien ganara tan esperada jugada.
grupo: bd
sandra cervantes

Rochy dijo...

Debo ser honesta al decir que no me gusto esta historia. Me parecía mas interesante, cuando solo hablaban de lo que le paso a "Yayo" y la situación que vivía el pueblo con el enfrentamiento entre lo grupos guerrilleros, que el partido de dominó.

Me llamó mucho la atención, que es una crónica diferente, donde se narra una situación al tiempo que en que se narra otra.

PAULA POSADA DIAZ dijo...

Me llama mucho la atención la manera tan peculiar en la que se desarrolla este reportaje, creo que es muy original escribir una historia mientras juegan un partido de domino y teniendo en cuenta que eso hace parte de la cultura de los pueblos, lo cual hace que el lector se trasporte al lugar donde se desarrolla la historia, yo personalmente me imaginaba los hombres jugando domino, sin camisa, gordos, con cerveza en mano y a Libardo con bigote, así mismo, imaginaba la triste historia de Yayo y de las familias que perdieron familiares a causa de esa guerra, sin embargo en ocasiones sentía que quería que hablaran más de la vida del pueblo que del partido como tal, me gusto mucho este texto por el contexto en el que se desarrolla la historia, la temática y la manera de ser escrita la misma.

PAULA POSADA DIAZ
GRUPO BD

silvia muñoz dijo...

Este texto me pareció recreativo y que hacía por medio del juego que el lector se sintiera parte de la historia, aunque se debía estar al pendiente ya que en algunos momentos enredaba por la participación de varios personajes y a su vez las jugadas que se realizaban.
No dejando a un lado la muestra de un reportaje con investigación tanto de la historia que se comenta como del juego que se maneja en el trascurso de este escrito y la innovación de una forma creativa y didáctica para atrapar al lector.
Silvia Muñoz
BD

LINDA ENAMORADO dijo...

LINDA ENAMORADO
GRUPO BD
ESTE REPORTAJE ME PARECE QUE ESTUVO BIEN NARRADO, CUMPLE CON TODAS LAS CARACTERÍSTICAS DE ESTE GÉNERO PERIODÍSTICO. LA NARRATIVA LITERARIA, ESTUVO BIEN ORIENTADA, ME PARECIÓ MUY DINÁMICO, EL HECHO DE CONTAR UNA HISTORIA EN MEDIO DE UN PARTIDO DE DOMINÓ

JAVIER YEPES CARRIAZO dijo...

Como en la historia pasada logre transportarme a el lugar como si estuviera viviendolo, me pareció una forma diferente de escribir y muy divertida, es importante atrapar a el lector y creo que este texto lo hizo en mi con mucha facilidad una partida de domino después de esta lectura no caeria nada mal!!

Sajira Aduen AD dijo...

Debo confesar que el título no me atrapó ni me sedujo para que leyera el texto.
Luego de leerlo,el autor demuestra que hay que tener mucha creatividad e imaginación para construir esta historia con tantos elementos y no perderse ni él ni el lector al momento de interiorizarla.
Es interesante conocer una historia contada a través de una partida de dominó; se lee sin trabas y el estilo a la hora de contarla es admirable.

Julio Castro dijo...

La forma de escribir este reportaje fue muy peculiar, acogedor hacia las personas que manejan un lenguaje muy entendible, se maneja la intriga hacia el final y eso se vuelve interesante cada vez que se lee y lee.
JULIO CASTRO PINZON
GRUPO BD

Vanessa Pacheco dijo...

la historia esa narrada de tal manera que un hecho lleve al otro, el orden cronológico ayudo mucho a que no me des-concentrara o distrajera leyéndolo , y sin darme cuenta estaba llegando al final de la historia. El tema es colombianismo aunque aveces no de pena reconocerlo. Si lo veo como reportaje por la profundidad de la narración, los datos, detalles. sin embargo creo que si el inicio hubiera comenzado con un hecho fuerte tal ves no hubiera tenido duda alguna de leerlo, como si la tuve esta vez

Viviana Sanchez dijo...

"libardo ganó seis granos de maíz" puedo decir que esta lectura me gusto mucho puesto que a pesar que me confundo un poco en cuanto si es reportaje o cronica, me parecio bastante entretenido desde el momento que lo empece a leer pues te llama mucho la atencion como desde un partido de domino van contando historia que sucedieron en sus pueblos, es como si te fueras algun pueblo de tu familia y analizar a esas personas que lo hacen te envuelves de gran manera como si fueras tu mismo.

AMIS DAYANA RAMIREZ dijo...

Esta historia logra confundirme un poco en realidad no sé si es reportaje o crónica.

Me gusta mucho la manera como esta narrada creo que no es nada fácil, es muy interesante escribir una historia mientras juegan un partido de domino que a la final logra que el lector se involucre mas en la historia.

Buen trabajo profe en realidad es una historia muy creativa e interesante!


amis ramirez
AD

Juan Sebastian Rivero dijo...

La historia es muy entretenida, aunque analizando la situación es triste ver como uno habla de temas tan horrorosos como el asesinato de una persona de manera tan normal jugando dominó, eso es la muestra de que ya hemos perdido sensibilidad a causa de tantos años de violencia.

ERWIN SARMIENTO dijo...

Erwin Sarmiento Lambis
Grupo AD

Este reportaje me parecio muy agradable, debido a que el autor recrea y lo narra de tal forma que se hace atractivo al lector. Considero que el manejo de los personajes fue muy interesante, puesto que el hecho de contar una historia en medio de un partido de dominò, alternando con casos tan comunes como la violencia, en esa zona del paìs.

VIctor Daniel Amariz dijo...

A mí, particularmente, me gustó la historia, a pesar que en algunos momentos me enredé, puesto que se cuentan dos historias diferentes: la del partido de dominó y la de la muerte de yayo y la llegada de los paramilitares del pueblo. Podemos observar que el lenguaje dominante de este relato es el cotidiano, y poco se muestra lenguaje lírico o lenguaje técnico. Sin embargo, considero que es una crónica debido a que nos relata un acontecimiento que no ha perdido vigencia: la de la violencia por parte de los paramilitares y los guerrilleros en los pueblos de nuestro país.

Vicky Martinez V dijo...

Muy interesante. Muy original. Resulta un poco difícil ser "parte" de un juego de dominó donde solo estés como espectador sin poder opinar nada de lo que estas viendo. Muy buena forma de narrar. El que más me gustó.

Inguel de la Rosa BD dijo...

Me encantó el partido de dominoes como recurso literario para este escrito. Es totalmente innovador y pone en manifiesto la creatividad del autor a la hora de decidir la forma en que va a ser escrita un reportaje.
Sin emabrgo, cabe resaltar que esto puede traer consigo confusiones en la trama del relato, lo que puede ocasionar que el lector se pierda en el desarrollo de la historia.

Maria Cepeda dijo...

La verdad me confundió no sé si es reportaje o crónica según lo explicado en clases una de las diferencias que se tienen en cuenta entre en reportaje y la crónica es el de la vigencia: mientras un reportaje puede ser publicado y archivado, una crónica seria publicada y recordada puesto que nos relata un acontecimiento que no ha perdido vigencia en el tiempo. Además en ningún momento he notado estadística ni cifras que avalen un reportaje, además que su lenguaje no es científico ni es técnico.
grupo:BD

Larry Camacho Rodríguez. dijo...

By: Larry Camacho Rodríguez.

Es cierto lo que dijo Loraine, que forma tan peculiar de relatar esta historia aunque para mi sincermente la cuestión del dominó jugóun papel fundamental ya que, en cada juagada se detenia a relatar un hecho, pasaba otra jugada y venia otro hecho y eso es lo que hace interesante la trama y hace que uno quiera saber mas que fue lo que paso... Ese sería el elemento clave de John, te da las cosas a cuenta gotas como cual sediento que quiere más o como cual enamorado que quiere más de sua amada; eso si muy buen relato y más de esos propios pueblerinos que son nuestros que no se encuentran en otros lugares.

Said Sarquis Saad dijo...

Interesante forma de narrar un hecho tan lamentable como lo es el asesinato de una persona. Este estilo de entrelazar historias es realmente divertido. Anteriormente tuve la oportunidad de leer un relato así, en donde se presentaban más de una historia, pero en la cual había una principal que entretejía a todas, y de igual forma captó mucho mi atención

Maria Fernanda Gallardo dijo...

En mi humilde opinión, este reportaje es muy interesante, y lo hace así, la manera como el autor relata la historia principal (el juego de domino) y las que se desprenden de este (los temas desarrollados por los jugadores).

Además, me parece que cumple con todas y cada una de las características del reportaje literario. Un ejemplo más donde nos podemos dar cuenta que si se pueden contar historias que atrapen a los lectores, solo es cuestión de creatividad, dedicación y mucha pasión por la profesión para realizar excelentes trabajos.

Angelinne Silvera dijo...

Debo confesar que es una historia arroyadora, el titulo no me atrapó mucho pero ver poco a pcco "la historia en la historia" es increible, y no se si me haga entender, pero no solo es aquel partido de dominó, tipico de nuestras costumbres costeñas, sino lo que durante ese juego sucede. Logra captar mi atencion, mis ganas de seguir leyendo y mi interes por atreverme a scribir historias como esta que las habia pensado pero no sabia como desarrollarlas.

Diandra Pinto dijo...

Es muy interesante esta historia.

No sólo involucraría a quienes han sido tocados por algo parecido, también puede involucrar perfectamente a cualquier lector.

Me gusta la manera en que está escrita la historia y el contexto en que es narrada.

DIANDRA PINTO GÓMEZ BD

Katerine Roa dijo...

Situaciones tan pequeñas o tan cotidianas, como la que nos plasma este escrito, ns hace vivir por medio de la lectura, las experiencias de los personajes, creando una conexion de pasiones, sentimientos, pensamientos, que hacn de la lectura un deleite, es la perfecta forma de contar algo de manera propia particular, qu no solo sea el autor el que cuente la historia sino que los personajes por si solos son los que nos embuelven en la trama y nos dan a conocer lo que como autores queremos contar. excelente!

Anónimo dijo...

Por: Janny Mendoza Padilla

Una manera diferente de contar historias. Eso es muy bueno, salirse de lo normal y manejar la crónica de una manera entretenida, en este caso un juego de domino.

Me gusta profesor. Hace que te quedes allí sentado y no te despegues, porque de lo contrario te pierdas en la lectura. Es una historia que requiere toda tu atención desde que te dispones a leer hasta que la termines.

Ricardo Haydar dijo...

me gusta la forma en que es manejada la historia y como se relacionan e utilizan casos cotidianos, causando gran ansiedad al leer, por lo interesante en que ha sido narrada.

dioly acendra dijo...

Que puedo decir de este reportaje de los tres es el que mas me llamo la atencion por la particular forma de contar los hechos, una herramienta estrategica utilizada por el autor, ademas, cumple con todos los elementos de un reportaje.
el lenguaje abordado dentro del mismo lo hace entendible para tod publico.

doly acendra

Anónimo dijo...

Andrea Martínez Castrillón
Grupo: BD"
“Libardo Ganó Seis Granos de Maíz”
me gusta la manera en que el autor narra la historia lo interactiva que lo hace, el contexto tal coloquial en que lo narra, una lee la muerte de una persona, pero es difirente a todas las demas, ya que no es lineal, eso es lo que mas me llamo la atencion.

By:
AndrhyMc!

Anónimo dijo...

DAYANA GARCIA OSPINO-BD
"Libardo gano seis granos de maiz", cumple con las reglas de un reportaje pero tambien cronica. Me parecio impresionante e innovador, la forma en como esta narrada la historia, sin duda le suma un punto mas al autor. Aunque confieso que me confundi muchas veces, por ir leyendo el juego y a la vez los hechos, me gusta el estilo.

Anónimo dijo...

Es claro aquí el difuso limite entre un reportaje y una crónica, pues, aunque es una historia bastante original y diferente parece ser ambos generos periodisticos.

Es uno de los reportajes que más me ha gustado, que desde el primer momento en que leí el titulo logra acaparar mi atención. Es claro tambien la manera en que se narra la historia; segunda persona.

Juan Carlos Gaviria Romero. 6BD

Dilia Romero Prada dijo...

Si que estoy sorprendida con este relato, no me imaginé que me recordaría los juegos de mis tíos cuando se ponían a jugar dominó y hablan de todo, hasta resolvían los problemas del país.
Me parece que es una crónica ya que los que cuentan los hechos son los mismos narradores, pero me queda la duda de si es un reportaje por como fue escrito. Pero muy buen escrito (:

Sandra Múnera dijo...

Muy chévere esta forma de narrar la historia, la cual al principio parecer ser el partido de dominó, para terminar dándonos cuenta que realmente esa es la antesala para la historia real como es la de Yayo. Esto me recordó muchas cosas, el lenguaje utilizado, me remontó a mis años de infancia cuando mi abuela, mis tios, mi papa y mis primos se juntaban a jugar dominó y también a contar sus historias. Es una lectura que atrapa y que divierte

Etilvia Carolina Oliveros dijo...

Un excelente relato, logró elevar mi imaginación hasta el punto de introducirme en la historia, tanto que sentía la curiosidad cada vez que había una interrupción de los comentarios con referente a lo que estaban compartiendo, el asesinato de Yayo.
Sin lugar a duda un reportaje, ya que nos habla de un acontecimiento que en su momento fue noticia y que en éste texto se logra enmarcar como un acontecimiento que requirió investigación y retórica.

Nataly dijo...

Me parece interesante la manera en que se narra la historia, es muy creativa e innovadora. A veces confunde, lo cual me hace pensar que no es un escrito para cualquier tipo de lector, pues requiere más dedicación para lograr comprender bien el hilo conductor. La redacción o forma en que une los diálogos con la narración, me gusta, porque es diferente y no es tan simétrica.

Considero que es una crónica.

Nataly Beleño Ching
AD

Yuraniz noriega dijo...

El texto es una amuestra clara de que la la línea que divide la crónica y el reportaje, en la mayoría de las veces no se logra identificar, me gustó la manera como se llevó el escrito, es importante el hecho de que no es fácil construirla por la manera como se lleva la narración y esto es lo que más me llamó la atención.

Stephanie Suarez dijo...

Me parecio un poco confusa al principio, es origial contar 2 historia en medio de un juego de domino la primera la muerte de Yayo y la llegada de los paramilitares.
yo considero que es una cronica.

Rosana Rodriguez Ramirez dijo...

Este reportaje me pareció muy interesante, ya que el autor recrea y lo narra de tal forma que lo hace atractivo al lector.

YULEIDYS LENGUA dijo...

Libardo gano seis granos de maíz, fue el que mas me gusto de los tres reportajes, es impresionante como a pesar de que la historia es narrada en el intermedio de un juego de domino en ningún momento se pierde el hilo conductor de la historia. A demas cumple con todas las carasteristicas literarias del genero reportaje sin duda un gran traabajo!!

Leonardo Guerrero dijo...

En esta oportunidad me cuesta saber si es reportaje o crónica, debo reconocer que me gusta un poco el dominó y me hizo recordar cuando me pongo a jugar con unos amigos guajiros que viven cerca de mi casa, es una situación de momentos que pasamos en nuestra vida y por eso me gusta mucho y atrapa al lector, me gusto mucho esta historia ya que para entenderla se necesita de mucha atención, paz en la tumba de Yayo.

soranglly acacio dijo...

Un partido de dominó, tan común y corriente en nuestra región, es el marco para relatar otra historia, muy ingeniosa forma de contar los hechos.
Algo que ocurre todos los días en nuestras esquinas, tal cual,los amigos jugando dominó y al mismo tiempo hablando de temas que les ineresan.

Luz Mar dijo...

Luz Mar Ortega Lizarazo
AD
Me gustó mucho la técnica que se utilizó en este reportaje, pues el hilo conductor de la historia no se pierde en ningún momento, a pesar que, dentro de esta historia hay otra inmersa, es decir, el hilo conductor son esas personas jugando dominó, y la historia que se encuentra inmersa sería la que ellos están contando a medida que van jugando los partidos de dominó.
La historia que se cuenta no me parece tan atractiva, cosa que no significa que esté muy bien escrita. Para mí es un excelente ejemplo para realizar de una manera distinta un reportaje.
Quiero también resaltar que esta es una historia muy identitaria de nuestra cultura costeña, en donde se encuentran todas las tardes los viejos amigos a jugar varios partidos de dominó, apostando dinero y contando historias para entretenerse y aprovechar la tarde de una manera muy tranquila y feliz.

Angela Cabrera dijo...

Angela Cabrera dice...
No puedo identificar el estilo de esta narración que lo envuelve a uno entre una partida de ajedrez, con tertulia incluida, propia de las poblaciones del Caribe colombiano, con la historia de los horrores de la guerra que se sufre en muchos rincones de nuestro país.
Me confundía por ratos y debí volver a leer párrafos porque no tengo idea de cómo se juega el ajedrez. Y el hecho de no saber de eso, me desconcentraba en la historia apasionante de la crónica roja. También me desconcentraba y tuve que coger lápiz y papel para poder sumar y restar los famosos granos de maíz. Al final mis cuentas no coinciden con el relato que comienza con 40 granos y termina con 30.

Laura Severiche dijo...

No es fácil narrar una historia, interferida en ciertos puntos apropiados, con hechos cotidianos. Hechos que, de alguna u otra forma, hacen parte de la idiosincrasia de la región Caribe. No es fácil, mezclar y plasmar pensamientos de los protagonistas, en este caso, los jugadores de dominó, con sus conversaciones de una situación real, que les antecedió en días, semanas, o meses en su entorno social.
La forma en que decide contar o narrar este autor, además de peculiar, es didáctica y creativa, que necesita en cierta medida, leerse con detenimiento para no perder el hilo de la historia.
“La buena creatividad de narrar, se refleja en los comentarios de sus lectores”

Anónimo dijo...

Que sorprendida quedè, cunado finalice de leer esta historia, ya que el titulo me ubicaba en un contexto diferente, pero al momento leer el desarrollo, encuentro que es una historia muy particular, contada a través de un juego.verdaderamente es la primera historia que he leído con este potencial de creatividad y dedicación, puesto que se nota que no es muy fácil hacerlo.
Katherine Villazòn H

Dayana Jiménez dijo...

Que genial en la forma en la que esta narrada esta historia, esta narrada de tal forma que desde un principio hace que el lector se adueñe de ella, se meta en ella, me gusto mucho "Libardo ganó seis granos de maíz"

Dina R. dijo...

Interesante forma de narrar un hecho tan impactante, y por desfortuna, parte del diario vivir de los habitantes de los municipios colombianos.

Me gusta la forma como se incorpora el juego de dominó y entre palabra y palabra se narra una historia vivida por los propios personajes, y que, a pesar de ser algo trágico, para ellos es algo casi cotidiano, mostrando el bajo nivel al que hemos llegado como sociedad.

Libardo se fue con dieciséis granos de maíz, pero el pueblo se fue con veinte hombres menos.

Anónimo dijo...

pues aun que el texo tiene partes interesantes existen otras que no me atraparon en lo personal, la forma en la que se encuentra escrito, depornto por que no es la manera en la que normalmente estamos acostumbrados a leer fue la causa de mi poco interes en "libardo ganos seis granos de maiz"
considero que es un reportaje pero tambien podria ser una cronica depronto tambien es algo q me confundio de igual forma la linea que divide el reportaje de la cronica es muy delgada.
En geral aun cuando no disfrute del texto tiene varias cualidades que lo pueden hacer muy interesante para otras personas.

JHASEN GRANADOS AD

Jorge Vergel dijo...

es muy buen escrito tanto así que tienes que estar muy concentrado para entrar a entender muy bien lo que se quiere plantear, su estilo me da a pensar mas que es una crónica por su estilo florido aunque también me da un poco de confusión, porque por lo que se vio se indago mucho.

Cindy Aparicio Reyes dijo...

" Libardo Gano Seis Granos de Maiz". Como Todo buen periodista, debo hablar y escribir con sinceridad y esta es mi verdad:

El titulo Poco me impacto,y aun no logro identificar en ella que tipo de genero es, me encuentro algo confundida, pero en general la historia espectacular, que manera de redactar y el ingenio que se tiene para narrarla en medio de un partido de domino. Mi Motivacion para terminar la lesctura siemre Fue saber que paso con yayo.

Felicitaciones

Hannia Fuenmayor dijo...

Este escrito es admirable, no habia leido nunca algo parecido. La forma como esta narrado es muy peculiar, un escrito totalmente diferente a los otros dos. Considero que hay que saber escribir para contar una historia como esta, la cual se nota que esta narrada desde una partida de domino donde se crea la sensacion de estar viviendo el momoento, tambien opino que se debe tener mucha creatividad, imaginacion y estilo a la hora de contarla.

Jerm dijo...

Por: Javier Rosero

La forma de narrar los sucesos, vinculando con un juego tan clásico de la cultura caribeña, como es el domino, es algo que jamás habría imaginado. Sumamente creativo y expone una vinculación de los hechos, exigente, puesto que implica mantener al atención a cada detalle para no perder el hilo.


La integración de los diálogos al relato, siguiendo la continuidad de las partidas, le dio un toque particular de realismo e identificación con el contexto en el que vivieron las personas de esa población. No pensé leer algo referente al conflicto armado, desde esta perspectiva, fue muy enriquecedor leer esto.

Viviana Sanchez dijo...

"Libardo ganó 6 granos de maíz" me pareció una lectura bastante interesante, pues me gusto mucho porque me pareció bastante entretenida desde el momento que la empecé a leer.
Pues llama mucho la atención como desde un partido de domino se van narrando historias que sucedieron en su pueblo y tu como lector sientes como si te transportaras algún pueblo que haga parte tu familia y analizas a esas personas que lo hacen, te envuelves de gran manera como si fueras tu mismo.
VIVIANA SANCHEZ
GRUPO AD

leyder alvarez dijo...

No había tenido la oportunidad de leer algo como esto, donde la historia va siendo narrada durante un juego, en este caso el domino.
Pero no sé si es un reportaje o una crónica, pero en final, me atrapo como lector y me divirtió.

Diana Barrios dijo...

Me gusto mucho el formato en el que está escrita la historia, de verdad que me sentía ahí sentada al lado de los hombres que estaban jugando dominó escuchando la historia y no leyéndola aquí sentada en frente del computador. Muy buena forma de narrar esta historia John porque es así a como estamos acostumbrados saber de ellas , escuchándolas narradas por otras personas y que bueno poder leerla y a la vez sentirme que me la estén contando.

steven sierra dijo...

para mi esto es mas una crónica por que va narrando cada paso que dan los jugadores mientras apuestan sus granos de maíz, profe muy interesante esta propuesta mediante un juego de domino muy al estilo de lo que realiza martín tapia en su programa donde cuanta las historias de una manera poco comun en el medio del periodismo , muy buena tecnica de atraer a los lectores porque crea que muchos sabemos jugar o hemos jugado domino ver como estos 4 personajes dialogaban de algo mientras apostaban , cuando en la realidad estos dialogos no podrian tenerce en una partida normal mientras se apuesta muy buen desarrollo de la obra

Luisa Hernández Gutiérrez dijo...

Muy interesante esta narración, ya que hace que uno no se sienta al frente del computador, sino jugando en medio de esa partida de dominó, mientras uno escucha esos relatos tan divertidos y con estilo. Como me atrapo a mí... atrapo a muchos más lectores de eso estoy segura.

malory diaz dijo...

Una forma muy atractiva de relatar un suceso histórico que ocurrió en el pueblo, hace sentir al lector que se encuentra en un partida de domino y no en un relato el cual debemos leer, logran mostrar de manera muy clara un partido de domino, tratando de enredar al lector con un suceso que también se mostró interesante en medio del apetitoso partido. La verdad, particularmente me gusto mucho la forma en la que el relato logra hablar de dos cosas, en un mismo relato, con una sola secuencia.

marjorie de la hoz dijo...

Esta narración nos deja ver como es el día a día, ya que es común que mientras se juega se hable de todo un poco.
Es interesante este escrito, nos muestra dos lados totalmente opuestos, tenemos un juego de dominó que, se supone, es divertido, y tenemos una historia que es trágica para los mismos jugadores.
Como lectora quede atrapada, y le seguía el hilo a ambos casos

Hannia Fuenmayor dijo...

"Libardo Ganó Seis Granos De Maíz" es una historia muy llamativa, no es la tipica historia que lees por leerla, por la forma en como esta narrada, uno como lector logra involucrarse con ella. Admito que mientras iba avanzando con el escrito, en mi cabeza se iba creando un hilo lleno de imaginacion, espacio, y emocion con todo lo que pasaba; ademas debo agregar que a medida que leia la historia logro sacarme una que otra risa. Considero que ha sido diferente a las otras que he leido. Esta muy claro que esta escrita en tercera persona, en la entrada del texto se puede apreciar.

Angelinne Silvera dijo...

Este texto tiene la particularidad de ser como especie de mitad cronica, mitad reportaje por la forma en la que esta relatado.

Es interesante poder entrelazar las historias de forma dinamica y espontanea, dandole al lector el suficiente interes para ir mas alla y continuar con la lectura, interesados en saber en que terminara.

Un estilo nuevo, dinamico y novedoso.

Angelinne Silvera dijo...

Este texto tiene la particularidad de ser como especie de mitad cronica, mitad reportaje por la forma en la que esta relatado.

Es interesante poder entrelazar las historias de forma dinamica y espontanea, dandole al lector el suficiente interes para ir mas alla y continuar con la lectura, interesados en saber en que terminara.

Un estilo nuevo, dinamico y novedoso.

fergie.freyle dijo...

libardo gano seis granos de maiz , wao me a dejado sorprendida la manera en la que esta narrada, de una forma tan cotidiana que es un juego de domino, se entrelazan dos historias la de unos amigos en un juego interesante de domino, y la historia de yayo que la guerrilla se la cobro por sapo, de tal manera que cada jugada redactaba un poco mas de la historia hasta llegar al final, de tal manera que fueron entrelazadas perfectamente, logrando asi captar mi atencion, interes y respeto por mi profesor autor de esta.
por:fergie freyle

Kevin Coba Pèrez dijo...

Me parece seductora la manera en que se narra la historia, es muy creativa e innovadora. Me parece que cumple con todas y cada una de las características del reportaje literario, en donde resalta lo típico de nuestras costumbres costeñas. Sin duda me atrapó el manejo de los personajes, fue muy interesante, de inmediato cada una de las descripciones y personajes cobran vida en mi imaginación puesto que, el hecho de contar una historia en medio de un partido de dominó no es común y lo que lo hace mucho mas encantador y seductor.

Ailen Paola Teràn Hernàndez dijo...

Inicialmente puedo anotar que de entrada el texto logra engancharte, el lenguaje y las expresiones que los personajes lanzan, sin duda son propias de nuestra región. Increíblemente narra los sucesos de una excelente historia, enlazándolo con un juego tan clásico y popular de la cultura caribeña, como lo es un partido de dominó, y lo que me parece más admirable es que en ningún momento se pierde el hilo conductor de la historia. Me recuerda mucho esas tardes de mis amigos en las esquinas del barrio, apostando dinero y contando chistes e historias para entretenerse. Los granos de maíz al principio me confundieron, inmediatamente luego comprendí a que se referían. El titulo en primera instancia me ubicaba en otro contexto totalmente diferente, pero en el desarrollo de la historia todo tuvo sentido. Esta narración es totalmente creativa, despertó mi curiosidad y mi interés hasta el último punto. A pesar que la historia principal se refería a la muerte de yayo y la llegada de los paramilitares al pueblo, la forma en la que está escrita, narrada y contada me cautivó, incluso puedo decir que me gusto más la estructura narrativa que la historia como tal. Pero aun así esto no le quita el excelente trabajo. Su capacidad de imaginación, creatividad, sencillez y originalidad no tiene límite, me enorgullece saber que es mi mentor y que hoy por hoy sé y tengo la plena convicción de que puedo llegar a escribir con dedicación y empeño algún día, con la misma destreza que usted lo hace.

Sheryl Lissa Ospino dijo...

Me llamo mucho la atención este escrito que cada vez que leía me transmitía a este juego y estas historias que eran contadas.
Me pareció una excelente lectura y a medida que iba leyendo tendía a confundirme pero me paresia tan interesante que seguía leyendo hasta el punto de cogerle totalmente el hilo.

Sandra Paola Sànchez dijo...

Muy rara vez una historia logra engancharme desde el inicio, pero esta sin duda lo logró, el lenguaje y las expresiones que los personajes utilizan son propias de mi región Caribe, mi infancia la viví en un lugar donde esto de sentarse en un esquina a jugar dominó es muy común, mis abuelos y tíos siempre lo hacían, lo que evocó en mi gratos y muy bonitos recuerdos. La idea de narrar la historia inmersa en un juego de dominó en ningún momento hizo que perdiera mi concentración por el contrario me mantuve atenta, mi curiosidad aumentaba con el pasar de las líneas y el interés lo coseche hasta el último párrafo. El titulo al principio confunde, los granos de maíz quizás también, peor ya después todo va tomando forma y te ubica exactamente en lo es. Es creativa, con un lenguaje fluido y dinámico. No soy de las personas que lee con tanta frecuencia, yo creo que este interés se despertó en mí cuando empecé a leer sus escritos, y es que ¿quién no, con tanta imaginación, originalidad y creatividad? Lo felicito.

Angely Corredor dijo...

Me gusto mucho la historia porque en el momento en que estaba leyendo, me iba imaginando el juego de domino que tenían ellos y que se relacionaba con las experiencias, aventuras y las historias vividas, que estos señores contaban.

También me pareció muy interesante que en la misma narración se encontraran dos partes una que era como un juego por medio de una aventura, y otra que era una historia trágica.

Me llamo muchísimo la atención el lenguaje y el dialogo en que fue narrada la historia y la parte divertida que tenia.

Juan F. Piñeres dijo...

Este texto comienza de una manera muy interesante. A medida que van jugando libardo y compañia, se va contando la realidad que esta pasando en el pueblo que se encuentra inmerso en un conflicto entre paramilitares y guerrillero.

Es interesante como se mezcla la atmosfera de juego con el de violencia, ese aspecto es lo que mas me gustó de la historia, hace que la narración se vea fresca , original y creativa.

Pero a la mitad del cuento , se comienza a hacer una narracion del saqueo de este tipo de fuerzas armadas en el pueblo y cambia lo que se viene realizando en el principio en el cual los mismos jugadores hablan de la violencia que generan los grupos armados a traves de comentarios. Ese cambió no me gusto pienso que hubiera sido mejor si los jugadores siguieran construyendo la historia con comentarios.

Edward Díaz España dijo...

Para empezar, el texto muestra de una manera combinada una de las vivencias que a diario se ven en los pueblos, en donde a través de un partido de dominós los hombres que habitan éste cuentan los últimos acontecimientos del lugar, el estilo que utiliza el periodista es bastante interesante porque mezcla la conversación que llevan cada una de las personas con el juego que se está llevando a cabo. Hay que tener en cuenta que esta es una habilidad que no todos los periodistas poseen, por otro lado, el hilo conductor en el cual se enfoca la historia permite también que haya una interacción entre lo sucedido con aquel hombre y el diálogo durante el partido, es primordial conocer este tipo de relatos que toma una temática de interés, como lo fue la guerrilla en el pueblo y la enlaza por medio de los personajes que participan en ella, los cuales se ven representados en Antonio, Jorge y los demás.
En cuanto a lo que tiene que ver con el manejo de los tiempos me gusta la forma como combina una situación que ya tomó vigencia con el presente, el manejo de la sintaxis está presente de una manera concreta en las diferentes oraciones y lo que más me ha llamado la atención es la iniciativa de innovar con nuevos temas cotidianos, en este caso el poblado. Algo que no me gustó es que en todas las oraciones se nombran consecutivamente las fichas de dominós.

Heliany Hadit Herrera Barros. dijo...

La imagen de la casa de bahareque con un aire acondicionado, trae a mi mente, recuerdos, de todas aquellas casas guajiras donde la casa se está literalmente “cayendo” y tienen lujosas camionetas en las que se transportan. Además, esta historia me recuerda una de aquellas referidas por familiares, que viven en pueblitos, cercanos a “La Cierra”, donde los habitantes de estos lugares, son como en muchos casos , las victimas de el conflicto armado colombiano, no pueden andar tranquilos ni siquiera en su propia tierra. En el caso de este escrito, la guerrilla y el paramilitarismo, son los causantes de hechos antisociales como por ejemplo, la muerte sanguinaria de “Yayo”, el dolor de su madre, la toma de casas para su bienestar propio,(desplazamiento forzado, provocador de emigraciones) y el atraco de la tracto mula, donde tomaron estos enseres para venderlos y obtener dinero de ello, lastimosa mente historias como estas se viven a diario en nuestro país.

Y hablando en materia de estilos y demás, me gustó que la historia fuera contada por medio de un juego, narración que consideró, que solo puede ser fácil, para quien sabe escribir bien y jugar un buen dominó. En esta historia, hasta se explica cómo fue que Libardo “sé ganó seis granos de maíz”, y en este momento fue donde logré comprender el porqué del título.

Considero una hazaña, escribir una historia donde se pueda combinar: ese título, una realidad colombiana y la conversación en medio de los movimientos dados por las fichas del dominó.

Heliany Hadit Herrera Barros. dijo...

La imagen de la casa de bahareque con un aire acondicionado, trae a mi mente, recuerdos, de todas aquellas casas guajiras donde la casa se está literalmente “cayendo” y tienen lujosas camionetas en las que se transportan. Además, esta historia me recuerda una de aquellas referidas por familiares, que viven en pueblitos, cercanos a “La Cierra”, donde los habitantes de estos lugares, son como en muchos casos , las victimas de el conflicto armado colombiano, no pueden andar tranquilos ni siquiera en su propia tierra. En el caso de este escrito, la guerrilla y el paramilitarismo, son los causantes de hechos antisociales como por ejemplo, la muerte sanguinaria de “Yayo”, el dolor de su madre, la toma de casas para su bienestar propio,(desplazamiento forzado, provocador de emigraciones) y el atraco de la tracto mula, donde tomaron estos enseres para venderlos y obtener dinero de ello, lastimosa mente historias como estas se viven a diario en nuestro país.

Y hablando en materia de estilos y demás, me gustó que la historia fuera contada por medio de un juego, narración que consideró, que solo puede ser fácil, para quien sabe escribir bien y jugar un buen dominó. En esta historia, hasta se explica cómo fue que Libardo “sé ganó seis granos de maíz”, y en este momento fue donde logré comprender el porqué del título.

Considero una hazaña, escribir una historia donde se pueda combinar: ese título, una realidad colombiana y la conversación en medio de los movimientos dados por las fichas del dominó.

Heliany Hadit Herrera Barros. dijo...

La imagen de la casa de bahareque con un aire acondicionado, trae a mi mente, recuerdos, de todas aquellas casas guajiras donde la casa se está literalmente “cayendo” y tienen lujosas camionetas en las que se transportan. Además, esta historia me recuerda una de aquellas referidas por familiares, que viven en pueblitos, cercanos a “La Cierra”, donde los habitantes de estos lugares, son como en muchos casos , las victimas de el conflicto armado colombiano, no pueden andar tranquilos ni siquiera en su propia tierra. En el caso de este escrito, la guerrilla y el paramilitarismo, son los causantes de hechos antisociales como por ejemplo, la muerte sanguinaria de “Yayo”, el dolor de su madre, la toma de casas para su bienestar propio,(desplazamiento forzado, provocador de emigraciones) y el atraco de la tracto mula, donde tomaron estos enseres para venderlos y obtener dinero de ello, lastimosa mente historias como estas se viven a diario en nuestro país.

Y hablando en materia de estilos y demás, me gustó que la historia fuera contada por medio de un juego, narración que consideró, que solo puede ser fácil, para quien sabe escribir bien y jugar un buen dominó. En esta historia, hasta se explica cómo fue que Libardo “sé ganó seis granos de maíz”, y en este momento fue donde logré comprender el porqué del título.

Considero una hazaña, escribir una historia donde se pueda combinar: ese título, una realidad colombiana y la conversación en medio de los movimientos dados por las fichas del dominó.

Heliany Hadit Herrera Barros. dijo...

La imagen de la casa de bahareque con un aire acondicionado, trae a mi mente, recuerdos, de todas aquellas casas guajiras donde la casa se está literalmente “cayendo” y tienen lujosas camionetas en las que se transportan. Además, esta historia me recuerda una de aquellas referidas por familiares, que viven en pueblitos, cercanos a “La Sierra”, donde los habitantes de estos lugares, son como en muchos casos , las victimas de el conflicto armado colombiano, no pueden andar tranquilos ni siquiera en su propia tierra. En el caso de este escrito, la guerrilla y el paramilitarismo, son los causantes de hechos antisociales como por ejemplo, la muerte sanguinaria de “Yayo”, el dolor de su madre, la toma de casas para su bienestar propio,(desplazamiento forzado, provocador de emigraciones) y el atraco de la tracto mula, donde tomaron estos enseres para venderlos y obtener dinero de ello, lastimosa mente historias como estas se viven a diario en nuestro país.

Y hablando en materia de estilos y demás, me gustó que la historia fuera contada por medio de un juego, narración que consideró, que solo puede ser fácil, para quien sabe escribir bien y jugar un buen dominó. En esta historia, hasta se explica cómo fue que Libardo “sé ganó seis granos de maíz”, y en este momento fue donde logré comprender el porqué del título.

Considero una hazaña, escribir una historia donde se pueda combinar: ese título, una realidad colombiana y la conversación en medio de los movimientos dados por las fichas del dominó.

Angélica M. Torres Q. dijo...

Este reportaje fue escrito de una manera muy dinámica, logró relacionar el titulo en toda la narración manejando siempre el hilo conductor, esto es difícil para muchos. Se mantuvo muy especifico y conciso en cada relato con detalles, alcanzando la concentración del lector pese a las interrupciones del relato principal cuando se narraban los juegos que los personajes en aquella mesa de domino, la cual imagine y sentí ver los pasos y las hazañas e incluso pude oír la gallina cuando cuidaban el ultimo grano de maíz.

Paradójicamente esta situación la vivieron cientos de colombianos, donde los paramilitares y guerrilleros se paseaban en sus pueblos como perros por sus casas, sin dejarles ninguna opción de escoger si les querían colaborar o no. Muchas personas fueron asesinadas por ser acusadas de ayudar a algún uno de estos grupos, si bien lo recuerdo la masacre del Salado Bolívar es un ejemplo muy claro y horripilante, cuando autodefensas llegaron al pueblo tocando las puertas y comenzaron matando a una joven de 16 años, quien supuestamente era la novia de un jefe guerrillero, la arrastraron y la mataron así como a ella, posteriormente a una niña e incluso a una anciana, sin contar las demás personas torturadas y degolladas, por el simple hecho de que la guerrilla tomaba el pueblo como zona de descanso.

Después de este reportaje quisiera investigar más y escribir sobre estas atrocidades, para responderme la pregunta de cómo estas cosas injustas sucedían a la misma velocidad que existe entre gota y gota en un aguacero, y donde se encontraban las fuerzas militares cuando las necesitaban, ya que por lo general llegaban días y hasta semanas más tardes, como sucedió en Bojayá, tras la masacre en la iglesia del pueblo.

Ada luz Niño dijo...

Es interesante cuando se empieza a leer, porque es saber que durante toda la lectura se vinculan o unen dos historias; nunca había leído algo como este, que partir de un acción se desprendan o describan otros hechos.

Me pareció muy entretenida, diferente, exige mucha concentración, pues pienso que si te distraes pierdes el hilo de la conversación que se presenta y se puede confundir el lector.

Cabe resaltar que es una buena forma de redacción y que así podemos tocar temas de esta índole, que marcan la realidad colombiana y con escritos como estos los podemos dar a conocer de una manera muy real.

Ada Luz Niño Pàez
Grupo: AD

luz kelly campo dijo...

Libardi Gano sei granos de mais, me parece un reportaje muy completo pues tiene un hilo conductor la histoia y hace que el lector entre a imaginar el partido de domino que se esta realizando y la foma en que expresan mediante el juego los sucesos del pueblo, me parecio intresante ya que es una manera diferente de entar al lector pero que logra lo que se quiere y es mantener la atencion del lector.

Stephanie Flechas AD dijo...

“Libardo Ganó Seis Granos de Maíz” es uno de los grandes ejemplos de cómo al ser escritores podemos jugar con la redacción de todas las situaciones a las que tengamos que enfrentarnos para llevarle al lector instantes llenos de emociones e historias que los inviten a transportarse a cada escenario que plasmemos.

Es precisamente lo que como lectora pude sentir, como si estuviese sentada en aquella mesa observando el partido de domino, acompañando a cada personaje en sus pensamientos y viviendo cada emoción de los mismos, es interesante como no se recae en temas trillados que tienden a cansar al lector sino que con el estilo que adoptemos lograremos que un mínimo detalle se convierta en hechos significativos, que excelente reportaje el cual nos invita a salirnos de los limites y jugar con los diferentes estilos sintácticos, muy buena historia.

Stephanie Flechas AD

kevian gomez dijo...

En primer lugar me excuso por comentar este escrito tan tarde, pero habia anotado mal el nombre. en fin.

esta historia me impactò en su gran mayorìa por la manera en que fue contada, ya que, a pesar de la dolorosa trama que maneja, se hace menos fuerte si es contada de la manera jocosa con la cual se representa un juego de domino.

cabe resaltar, su excelente descripciòn de los hechos, la cual fue hecha de la manera mas minusiosa y cautelosa posible.

al leer este escrito es muy facil adentrarse en la historia.

kevian gomez dijo...

En primer lugar me excuso por comentar este escrito tan tarde, pero habia anotado mal el nombre. en fin.

esta historia me impactò en su gran mayorìa por la manera en que fue contada, ya que, a pesar de la dolorosa trama que maneja, se hace menos fuerte si es contada de la manera jocosa con la cual se representa un juego de domino.

cabe resaltar, su excelente descripciòn de los hechos, la cual fue hecha de la manera mas minusiosa y cautelosa posible.

al leer este escrito es muy facil adentrarse en la historia.

Karen Quimbayo dijo...

Es una historia que atrapa y recrea a el lector jugando con los personajes "Libardo Gano Seis Granos de Maíz" este reportaje es fácil de leer e interpretar ya que va dirigido a todo tipo de publico, ademas toman el domino un juego común donde en cada esquina de nuestro barrio de encuentra una mesa y hombre a su alrededor y mas aun como cada uno de ellos relata una historia.

Yimy Racedo dijo...

Me pareció dinámica y fluida la manera de narrar un suceso histórico, el flagelo que sufren las comunidades mas vulnerables y distantes de la protección del estado, todo contado por medio de una reunión de amigos.
me gustó la manera de contextualizar con párrafos que narraban cada momento, el juego de dominó y sus comentarios sobre el juego y la manera en la cual se introduce en la tragedia.

Laura Marulanda dijo...

Esta historia me pareció muy interesante, la manera en la que se relata, su redacción diferente y la relación que se tienen entre los personajes, lo que causa una sensación al estarla leyendo que te inunda y te hace sentir que haces parte de la historia, la manera en la que se destaca la cultura la diversión al plasmarla es de grato ejemplo leer historias así, el lenguaje que es una parte fundamental logro acoger y lograr el cumplido porque atrapa al instante al lector.
Laura Marulanda.

María del Mar Arteaga Muskus dijo...

La manera de redactar la historia es atractiva, ya que desde hechos cotidianos como es un partido de domino entre amigos, logra construir otra narración de un hecho, sin que se pierda el hilo conductor de ésta. Es innovador el reportaje y por esto se refleja la manera creativa de redacción que posee el autor. No se puede negar que como lectora me sentí totalmente atraída ante la narración, ya que pude imaginar cada uno de los hechos que iba leyendo y así me sumergía cada vez más ante una actividad y unas historias que pertenecen a la realidad.

Anónimo dijo...

Es impresionante la forma en que este texto esta narrado y juega con cada uno de los detalles que enriquecen la historia; trágica por un lado pero por otro mágica , lo que la hace única dentro de su categoría. Muy interesante el desarrollo de esta narración y ni que decir de los personajes.

Neibeth Loaiza

Anónimo dijo...

Cristinela Fergusson

ESCRIBIR CON SENCILLEZ ES TAN DIFÍCIL COMO ESCRIBIR BIEN! En éste escrito se vinculan ambos aspectos, que permiten que el lector entienda rápida y eficazmente el lenguaje, un lenguaje decorado por un contexto y escenario cultural propiamente de la costa Caribe.
Por consiguiente, es realmente interesante apreciar como a través de un juego se puede contar una historia, a la vez, con personajes que suscitan al lector hacia la vinculación de la narración. Así mismo, es atractivo el titulo de la redacción porque al leerlo puedo imaginar una historia y al observar el desarrollo de los acontecimientos, es una totalmente diferente, pero que no deja de lado en ningún momento el objetivo inicial del texto.

Es primera vez que tengo la oportunidad de leer este formato o estilo, que refleja una amplia diferencia entre otros escritos desarrollados en primera persona, demostrando la creatividad del autor, la calidad y coherencia de los sucesos y, el enriquecimiento de la narración con los minuciosos detalles.

Me encantó!!!.

MELISSA SANTIAGO GUTIERREZ dijo...

Es la ultima historia que leo en el semestre y se que me haran falta en vacaciones, sin duda esta historia me impactò demasiado en su gran mayorìa diria yo por la manera en que fue narrada, es como un poco triste o dolorosa por asi decirlo pero la manera en que se cuenta la hace un poco burlezca y hasta podriamos decirle divertida, con la cual se representa un simple juego de domino.
al leerla es muy facil contextualizarce en la historia. no fue mi favorita, pero aclaro resaltar que me gusta leer cuando me siento dentro de las lecturas, y con esta me sucedio!

Keyla De la Cruz dijo...

Como narradores podemos jugar mucho con la cotidianidad, es interesante el saber que podemos contar una historia a partir de una situación propia de una cultura popular.

Permitiendo al lector de esta manera hacer que se recree en su mente la situación y el contexto narrado, a partir de un juego tradicional que sirvió de hilo a la construcción de la historia.

Destaco que desde el inicio de la lectura me visualizaba pasó a paso cada suceso, lo que refleja que el autor puede llevar al lector a visionar los acontecimientos que cuenta a partir de la descripción.

Kathleen dijo...

Bueno, en primera instancia debo decir que la lectura o el cuento es un poco largo, pero no le quita lo interesante y lo bien escrito que está.

En segundo lugar, debo resaltar que me gustó mucho el título del escrito " Libardo Ganó Seis Granos de Maíz" que además de ser muy creativo, genera al lector apego en cada uno de los párrafos que va leyendo.

Y finalmente, debo decir que este cuento logró captar con facilidad mi atención; la forma de narrarlo y de contarlo me pareció muy original.

Lina Fontalvo dijo...

Podría decir que este reportaje me gusto michisimo.Porque al parecer esta completo, tiene un buen manejo del tiempo, conduce el hilo conductor de la historia. Aunque esa mezcla de ambos relatos tienden a confundir al lector en algunas ocasiones. Puesto que también puede tornar a ser un poco complicado por el juego de números en el presente reportaje.

De modo que lo que más me llamo la atención fue ese juego de números acompañado de una historia .Donde le exige al lector leer minuciosamente para su comprensión.

Maria Olga Villamil dijo...

Para mi fue un gran gusto seguir paso a paso la historia que nos narra. Su manera didáctica, creativa y singular nos permite a nosotros como estudiante vislumbrar las diferentes maneras de jugar con los escritos, sin dejar a trás lo serio e importante que puede ser lo que se narra y se quiera dar a conocer. Sin duda puedo decir que el tema ha sido uno de los más interesantes que he leído de este autor.

ARMANDO VILLA dijo...

son historia q suln sucder en los ueblos como esas son muchas las matanzas q isieron estas bandas criminales,en los pueblos se utilizan muchas class de juego para compartir el ultimo cuento del publo o la hija de la señora fulana q se salio con el hijo del señor fulano en este caso el domino l sonador de una ficha de domino fue testigo mudo de un asesinato de uno de los hijos del pueblo interesante la historia como se narra me gustoo bastante por q se utiliza un juego para darle vida a una muerte anunciada

helen perez dijo...

particularmente, me gustó la historia, a pesar que en algunos momentos me enredé, por lo que se cuentan dos historias diferentes: la del partido de dominó y la de la muerte de yayo y la llegada de los paramilitares del pueblo.
Podemos observar que el lenguaje dominante de este relato es el cotidiano, y poco se muestra lenguaje lírico o lenguaje técnico. Sin embargo, considero que es una crónica debido a que nos relata un acontecimiento que no ha perdido vigencia: la de la violencia por parte de los paramilitares y los guerrilleros en los pueblos de nuestro país.
me gusto mucho
att helen perez

talina lora dijo...

es interesante como esta narrada esta historia, simplemente en tu mente se va creando la imagen y el contexto de todo lo que van contando. nunca había leído un cuento de esta clase en donde se esta haciendo una acción que es una historia, pero se cuenta otra en ese mismo momento.Esto lleva a que el lector se sienta identificado porque esto sucede muy comúnmente en los pueblos y que su mente vaya creando cada movimiento del juego de dominós, tal ves el que ya no ha jugado quiere volver a jugar. es una historia interesante, triste pero el escritor se encarga de que el lector la va bonita.

sandra cantillo dijo...

me parece una manera muy interesante de contar la historia, ya que no hay solo 1 lado o una verdad, cada uno cuenta algo que enriquece la historia del otro y aun se interrumpe por los comentarios de sus jugadas no se pierde el hilo de la historia al leerlo.
se me presenta de que mas bien parece una cronica o una anécdota que usted presencio lo que me hace dudar tambien de que persona gramatical se uso pero por lo que pude ver trata de usar el "ellos", lo cual no es común.
me gusta el punto de partida de la historia, es bastante dinamico contarlo entre una partida de domino y si fue que reunió las historias lo hizo muy bien aunque me doy cuenta que solo fue testigo de todo lo que ellos hablaban mientras jugaban. lo hace ver mas real

andres gomez dijo...

libardo gano seis granos de maiz, es un escrito que tiene una manera facil y que logra hacer diferente la forma de contar una historia cotidiana , te transporta a esos juegos de domino y a la gran duda de saber como estan tus contraincantes frente a ti en el partido , tiene mucho sentido a la hora de leerse y es muy facil la forma en como atarapa la atencion de quien la lee... gran hjhistoria profe

Jonathan Rocha Ospino dijo...

esta historia al principio con el nombre "libardo gano seis granos de maiz", te lleva a pensar en como vive una persona en medio de la agricultura, pero no. es una historia diferente el cual te narra dos situaciones a la vez, el momento en que los personajes juegan domino y el conflicto armado en que vive el pueblo, en el momento en que ellos van colocando sus fichas, cuenta un poco lo que a pasado con el conflicto.

MARIA JOSE RODRIGUEZ dijo...

Me gustó mucho la técnica narrativa que utilizó en este reportaje, es impresionante como a través de un partido de dominó nace y se relata una historia que atrapa inmediatamente al lector por todas las vivencias que muestran los personajes, es mas que claro que son episodios, anécdotas y momentos de nuestra cultura costeña, donde esta clase de juegos de azar son parte de nuestra identidad. Libardo gano seis granos de maíz es una historia que se encuentra inmersa y es de admirar como contando a medida que van jugando los partidos de dominó.
Al momento de visualizar la historia se connota que no es interesante y poco atractiva pero a medida que te sumerges en ella queda más que claro que son episodios importantes. Para mí es un excelente ejemplo y estilo a la hora de realizar este tipo de narraciones.
Para nadie es un secreto que nuestro país a sido envuelto en la crueldad y asesinatos de grupos al margen de la ley que sin pedir permiso alguno llegan a los pueblos donde se vive una libertad y tranquilidad a cometer actos macabros, esta historia me identifica porque viví muy de cerca esta problemática, y es increíble como te muestra sin tapujos una situación real, vivencial mediante un juego tan complejo como lo es el domino….

por: MARIA JOSE RODRIGUEZ

Gustavo Cabrera Mendoza dijo...

En primera instancia anoto, que este es uno de los muchos flagelos que afronta nuestro país; claramente se ve reflejado dos historias, la principal que se refería a la muerte de yayo y la otra que era la llegada de los paramilitares al pueblo, y como se paseaban como perros por sus casas, sin la posibilidad de dejarles decidir a los habitantes de la población, si querían ayudarles o no. La frase “los granos de maíz” al principio me confundieron un poco, pero luego en el desarrollo de la historia comprendí a que se referían. Me parece interesante destacar la idea de narrar la historia inmersa en un juego de dominó, esto le da dinamismo, al mismo tiempo que las descripciones y personajes cobran vida hasta el punto de adentrarse en la historia. Esta idea innovadora en ningún momento hizo que perdiera mi concentración por el contrario me mantuve atento. Muy pocas historias logran captar mi atención desde el principio pero “ Libardo ganó seis granos de maíz” despertó mi interés y mi curiosidad hasta el último punto. La estructura narrativa que manejó la historia fue minuciosa, lo que permitió divisar pasó a paso cada suceso.

Juan Dys dijo...

Juan David Manotas Escudero

LLega un momento en que me pierdo en el tiempo, cuando ya terminan de hablar de lo sucedido con Yayo y se dan como datos aparte sobre lo ocurrido después del asesinato del hombre. Pienso que, a partir de ahí, el juego de dominó pierde sentido en la historia.

Las transiciones mentales que se producen al imaginar lo que pasa (el juego) y lo que cuentan (la historia de yayo y lo que pasó posteriormente), tiende a confundir. Imagino que debió luchar contra la confusión al escribir, por eso mis felicitaciones.

Haciendo una evaluación general, considero que es una lectura interesante (no cautivadora).

María Teresa Gutiérrez Coll dijo...

Como siempre, muy buena descripción de los hechos.
Lamentablemente estos hechos son tan comunes en nuestro país que las personas no se asombran por nada.
Sin embargo, estamos para juzgar o aplaudir al autor, en mi caso personal lo voy a alabar, sin duda nos sumerge en la historia, nos coloca en el momento, en el preciso instante donde ocurren los hechos, eso es algo para alabar y aplaudir, sin duda. En cuanto al contexto narrativo y literario, está muy bien manejado y estoy enamorada de estos textos.
Muchas gracias, John!

Diana Carolina Rodríguez Pereira dijo...

Indudablemente es una historia muy interesante y llamativa, ya que nos transporta a ese momento en que los hombres están en su juego de dominó y al mismo tiempo se puede visualizar la segunda historia que ellos mismos están narrando.
La técnica de narrar dos acontecimientos a la vez resultó muy fascinante, puesto que el lector no se enreda en los cambios de historia y puede hacer el flashback sin dificultades.
Muy buena historia que además nos deja evidenciar, a través del relato que narraban los jugadores, las emociones del mismo pueblo en esos momentos de angustia y temor cuando la guerrilla y los paramilitares hacían acto de presencia; una realidad que tristemente hace parte de nuestra historia.

Nanci Suárez V. dijo...

Es muy buea la historia, la forma de narrarla contando una historia que ellos, los jugadores, están narrando durante su juego debajo del palo y la historia ya como tal que usted narra de todo lo sucedido del juego.
Es difícil y a la vez confuso tratar de imaginarse esas dos historias porque una es mas violenta y se quiere saber y la otra es como más tranquila, sencilla, como lo que es 4 jugarodes jugando dominó.
2 cosas que me pude dar cuenta es que la jorfa en como escribió whiskey es muy notoria y creo que lo hizo así por el tipo de persona que estaba escribiendo y otro dato fue una de las fotos, la ultima donde sale "yayo" no creo que debió haber ido ahí sino cuando uno de los jugadores narraba esa parte cuando lo amarraron al palo de la esquina.
Nanci Suárez.

silene ramos dijo...

logre perderme u poco del texto, ya que no me queda claro si es una cronica o un reportaje, sin embargo me resulta interesante el estilo en que se manejay se logra narrar la historia sonde el epicentro de los acontecimientos se dan durante un partido de dominó.

freddy solano dijo...

La narración de un juego, adentrándose a otra narración intercalando la del juego junto a la otra, como es la del juego de domino y el contar de una historia de los paramilitares y guerrilleros que como siempre viven enmarcando un realidad colombiana y en otros países suramericanos, como es el temor de un pueblo pequeño soberano y bajo por no querer ser atrapados y víctimas de esa violencia

ricardo haydar dijo...

me parece una lectura muy entretenida por la forma en que es narrada, dandole sencillez al texto, convirtiendolo en una forma facil e interesante para leer, mostrando una situacion muy comun en la costa como es el juego del domino... muy creativa la idea de narrar un partido de domino y contando una historia a la vez.
ricardo haydar

luz acevedo dijo...

Me llama mucho la atención la manera tan peculiar en la que se desarrolla este reportaje, creo que es muy original escribir una historia mientras juegan un partido de domino, alternando con casos tan comunes como la violencia, en esa zona del paìs.Considero que el manejo de los personajes fue muy interesante, ya que lo que hacian rcreaban aun mas la historia.

Anónimo dijo...

KATHERYN MELÉNDEZ.
Cuando se incluyen dialogos en un relato, es común que estos suenen acartonados y poco naturales, pues se tiende a estructurarlos y en la realidad un dialogo es muy variado, inestable.
Me parece un veradero reto contar hechos del conflicto armado dentro de una conversación de más de dos personajes dentro de un juego de dominó e incorporar el ritmo del juego con la historia de construyen los personajes que juegan en conjunto. Es ambicioso y creativo, una excelente forma de innovar en la narrativa, manteniendo la naturalidad y el gusto de lo cotidiano.

Hernan Cantillo dijo...

Es excelente escrito.
Logra transportarme a el lugar como si estuviera viéndolo, solo estar pendiente a la historia y de cómo juega cada personaje es una forma muy diferente de redactar el texto, como lo ha dicho en clase anteriores es importante atrapar al lector y creo que este texto lo hizo con mucha facilidad.
Se me hace muy interesante conocer una historia contada a través de una partida de dominó; se lee sin trabas y el estilo a la hora de contarla es de admirar.

karen rodriguez dijo...

me parece una forma diferente de mantener los sentidos del lector abierto a la narracion que se esta haciendo y el manejo de los personajes es maravilloso, lo mismo que la forma de textualizar y entrelazar la historia del conflicto violento que parece estar viviendolo uno mismo en tiempo y espacio de manera tan natural que impacta de verdad me gustó.es algo como lo que hace telecaribe actualmente.

Alana Villar dijo...

La interacción de la historia se realiza de manera muy amena y promueve un dialogo donde se conserva el legado caribeño, utilizando recursos estilísticos, como el ambiente, desarrollo del trama y el lenguaje que se utiliza; concibiendo una relación sujeta a los hechos, donde para lograr una cadena se necesita de cada hecho formando un trama fascinante. Me impactó que saliera a flote el tema de los grupos armados.