Buscar este blog

viernes, 9 de septiembre de 2016

Dos nobeles de paz, Piero y otras personalidades pensaron el Siglo XXI en Uniautónoma

La guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992; Jody
Williams, Premio Nobel de la Paz 1997, y el cantante argentino Piero
Fotos y textos: equipo de Comunicaciones de Uniautónoma

Pensando el Siglo XXI, el evento institucional de la Universidad Autónoma del Caribe, reflexionó en su versión 2016 sobre Construcción de Paz en tiempos de Incertidumbre.

La Universidad Autónoma del Caribe otorgó a las nobeles de Paz Rigoberta Menchú y Jody Williams, el título de doctoras Honoris Causa, la máxima distinción de la institución. El Consejo Directivo de la Universidad Autónoma del Caribe exaltó las obras de las nobeles por sus esfuerzos contra la discriminación, la violencia, por una sociedad en paz, la defensa de los derechos humanos y por el fin del conflicto en las sociedades en las que vivieron.


En la última jornada, del segundo día del encuentro académico Pensando Siglo XXI, se sentaron en un mismo panel dos mujeres ganadoras de un Nobel de Paz, Rigoberta Menchú y Jody Williams. Dialogaron sobre la justicia transicional, la verdad como clave para lograr la paz, el plebiscito y las víctimas.

Rigoberta Menchú y Jody Williams recibieron el Doctorado Honoris
Causa en Ciencias Sociales y humanas
Frente a la discusión sobre la justicia que tiene en vilo al país, se puso en debate la necesidad de saber qué significa y hasta dónde tiene que llegar la justicia en los tiempos de posconflicto; a esto, Rigoberta expuso un binomio del concepto de justicia del cual es necesario tener claridad. “La justicia social que representa un anhelo de igualdad, de tener opciones, de tener trabajo, pero también una justicia penal, de la cual se tienen muchos nortes y sures. Sin embargo, esta debe pasar por una fehaciente investigación profunda, donde se debe establecer la verdad, usar el sistema legal vigente. Aquí no se vale hacer justicia por las manos, ni en la calle, y mucho menos criminalizar la paz y a las víctimas”.

En esta misma línea, ante la idea de que a la paz no se llega sin cárcel, Jody Williams afirmó que, sin lugar a dudas, “la gente de las Farc tiene que ir a la cárcel, pero también la gente militar, los políticos, empresarios, quienes han ganado mucho dinero en esta guerra y deberían estar presos y esto sería una locura. Aquí siempre quieren echar toda la culpa a las Fac, incluso los militares han hecho cosas horribles”.

Educación y paz

Rigoberta Menchú dialoga con Sergio Fajardo y Sara Vera
En el primer conversatorio, del tercer día del encuentro Pensando Siglo XXI, llegó al panel de conferencistas el exgobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, quien expuso los puntos claves de cómo debe construirse una sociedad en paz. En diálogo con Rigoberta Menchú hablaron del papel fundamental de la educación para pasar la página de la violencia y construir una nueva página de oportunidades.

Rigoberta Menchú invitó a todos los jóvenes a salir de las redes sociales, y “enfocar sus esfuerzos en crear una propia ruta de paz. Hacer iniciativas de paz, tener creatividad, sembrar una conducta buena”. En esta línea, Fajardo sólo exhortó a todos a que desde la juventud se atrevan a trabajar en política, ya que “educándose y participando es como se puede trasformar el mundo”. El conversatorio fue moderado por la directora de Relaciones Internacionales del Icetex, Sara Vera Aguirre.

La comunidad internacional y la paz

Juan Tokatlian, Marcelo Fabre, Claudia Riveros y Luis Ernesto Salina
La economía y el acompañamiento internacional, factores importantes para el desarrollo del posconflicto en Colombia, fueron los temas centrales en el conversatorio “Relaciones Internacionales en la Construcción de la Paz”, en el cual participaron Juan Tokatlian, experto en relaciones internacionales y sociólogo argentino; Luis Ernesto Salinas, representante de la OEA; y Marcelo Fabre, representante del Banco Mundial.

En el conversatorio, moderado por la directora del Centro de Altos Estudios para la Paz, Claudia Riveros, los invitados estudiaron el panorama de las inversiones y fondos internacionales, la importancia de Colombia para el mundo en un momento tan crucial como el que se está viviendo, y las prioridades del país en esta transición hacia la construcción de una paz sostenible. 

Juan Tokatlian, experto invitado, afirma que Colombia cuenta con la madurez suficiente para que, si se llega a dar la aprobación popular del acuerdo de paz negociado en La Habana, Cuba, se den de la mejor manera. “La comunidad internacional está expectante a lo que Colombia puede lograr en materia de paz, y creo que en América Latina hay un compromiso para apoyar el fin del conflicto en el país”.

Por otro lado, Luis Ernesto Salinas explicó que Colombia debe lograr un desarrollo económico más efectivo, y salir del actual, que se basa en la subsistencia. Afirmó, además, que las inversiones y colaboraciones de los fondos internacionales no son tan grandes como se escuchan, por lo que es necesario que haya una coordinación entre todos los cooperantes y que no se doblen los esfuerzos.

Marcelo Fabre, por su parte, dejó claro que Colombia necesita superar los problemas de movilidad social que enfrenta hoy en día. Con una participación enfocada en el cambio social que la población necesita, el representante del Banco Mundial compartió con los presentes una visión positiva de lo que le depara a Colombia si se logra una movilidad social que beneficie a las zonas afectadas por el conflicto armado. Sobre el acuerdo de paz enfatizó en que se necesitan puntos creíbles y posibles para que se puedan poner en práctica a nivel político y social.

Las regiones y la paz

Amylkar Acosta, Eduardo Verano, Sandra Devia y Rmasés Vargas
Durante la conferencia La paz desde las regiones: todo está acordado, el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, y el director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos, Amylkar Acosta, abrieron el debate sobre la importancia de las regiones para el proceso de posconflicto, la integridad de los tratados y el compromiso del estado con las zonas rurales que han sido afectadas por la violencia y el conflicto armado. El debate fue moderado por Sandra Devia.

Acosta afirmó que el pasado del país está manchado con la violencia y el terror, lo cual no se desconoce; sin embargo, explicó que es por esta razón que la paz no se logra en los escritorios donde se firmen unos tratados de paz, sino en los territorios donde la sangre inocente fue derramada como resultado del conflicto armado que dejó cerca de 6,7 millones de víctimas desde el año 1985.

Por su parte, el gobernador Eduardo Verano planteó su ponencia desde la suposición de que el país pasará por un proceso de posconflicto y que le dio el sí al plebiscito. Afirmó que se necesita un nuevo modelo de Estado, el cual promueva equidad en las regiones que han sido afectadas por la guerra, para garantizar que la guerra no vuelva al país. “Vamos a apoyar el posconflicto porque nos interesa un país que camine en la paz, y nos interesa que los departamentos más afectados y las regiones que han sufrido la guerra salgan adelante”.

Ciencia, innovación y paz

Liney Manjarrés, Yaneth Giha y Felipe González
Pensando Siglo XXI abrió espacio para un conversatorio que debate por primera vez temas como la ciencia e innovación en el marco del posconflicto, en el que la directora de Colciencias, Yaneth Giha, presentó las nuevas políticas que desde el Gobierno Nacional se están impulsando en torno a la biodiversidad, como una forma de volvernos a identificar como país en el posconflicto.

En esta jornada también participó el presidente de Acesco, Felipe González, representante del sector industrial en la región, quien hizo una reflexión sobre el papel que están asumiendo las empresas en la construcción de una economía sostenible para la paz y la incertidumbre que ahora afronta el mercado local y nacional en un escenario de posconflicto.

En este encuentro sobre investigación y desarrollo, también hizo presencia Liney Manjarrés, vicerrectora de Investigación y Transferencia de la Universidad Autónoma del Caribe, quien afirmó que dentro del papel de la academia en la paz, “la Autónoma se ha preparado para el posconflicto. Es una universidad inclusiva, porque es desde la diversidad donde se construye país. Aquí estamos generando un clima de tolerancia, donde aprendamos el verdadero concepto de inclusión”. A su vez, quedó claro que, en poco tiempo, la universidad ha logrado la construcción de una masa crítica, buscando una visión global del conocimiento, pero con unas políticas de acción local.

Comunicación y paz

Clemencia Rodríguez, Luis Navarro, María Emma Wills y Antoni Castells
La academia sigue siendo una herramienta importante para alcanzar la paz en la sociedad. Esa fue una de las premisas más destacadas del panel ‘Comunicación, Violencia y posconflicto’, moderado por el docente Luis Ricardo Navarro. Con la participación de docentes humanistas y especialistas en comunidades afectadas por el conflicto, los presentes pudieron analizar junto a los académicos lo que trae consigo la formación educativa que incluye paz y resolución de conflictos en la población.

Clemencia Rodríguez, docente de la Universidad de Temple, compartió la ponencia ‘Medios Ciudadanos y Conflicto Armado en Colombia: 2004-2009’. Durante su sustentación, mostró la importancia de los medios ciudadanos como el Colectivo de Comunicaciones de Montes de María y la Red de Emisiones Comunicativas de Magdalena Medio. Explica Rodríguez que la función de estos medios es proporcionar una información transparente y sin la intención de persuadir a la comunidad.

Por otra parte, el investigador de la Universidad Veracruzana de México y doctor de Comunicación en Masas de la Universidad de Florida, Antoni Castells, estudió el caso de violencia y posconflicto de Veracruz, en México, y el de España, durante el gobierno de Francisco Franco. Ambos procesos de violencia y paz fueron planteados como contextos que mostraban que la paz, como resolución de conflictos, no involucraban la participación del pueblo, por lo que las consecuencias siguieron (y siguen en algunos casos), aun cuando las armas no fueron empuñadas por ningún grupo subversivo.

Por último, la asesora de la Dirección General del Centro Nacional de Memoria Histórica, María Emma Wills, con su ponencia “Comunicar para la democracia: de qué estamos hablando”, dio a conocer cómo los medios de comunicación, masivos o ciudadanos, cumplen una importante misión en el posconflicto.

La canción protesta y la paz

El rector de la Universidad Autónoma del Caribe presenta a Piero
En la última jornada, del tercer día de encuentro Pensando Siglo XXI, el rector de la universidad instaló la mesa de ponencia, esta vez con un invitado colombo-argentino, Piero, cantante y pensador, quien habló de paz. A la apertura del evento, el rector recordó la importancia que tiene Pensando el Siglo XXI, que se realiza todos los años en la universidad, donde “se reflexiona sobre el acontecer que sucede en todo el mundo, pero ahora Colombia es la protagonista, por ello este año hablamos de paz”.

El encuentro contó, por parte del cantante latinoamericano, con anécdotas sobre sus recorridos en tiempos de guerra por Colombia y uno que otro canto, que algunos de sus detractores han caracterizado como canciones de protesta, a lo que él asevera que realmente son canciones de propuesta. Piero recordó la historia hacia los años 70, cuando hizo la primera gira por el país, afirmó que eran tiempos donde “se vivía en una América inocente, bonita e ideal, pero la cosa de un momento a otro cambió. Empezamos a descubrir un país en otro país, una realidad que la gente no estaba acostumbrada, no conocía”.

La jornada fue matizada con la presencia de los niños gestores de paz, de World Vision, quienes compartieron con los presentes la experiencia de los niños pertenecientes al movimiento.

Cultura y paz

Alberto Salcedo Ramos y Weildler Guerra
Durante el conversatorio Cultura y Paz, en el marco del encuentro Pensando el Siglo XXI, el periodista y cronista Alberto Salcedo Ramos reflexionó con el antropólogo Weildler Guerra.

En el desarrollo del conversatorio, los invitados debatieron puntos clave acerca de la participación ciudadana en el cambio social que, según Alberto Salcedo, es necesaria para reconocer al otro como un humano con derechos y deberes dentro de la sociedad. Además, el periodista cuestionó la manera en la que los colombianos van a construir una cultura de convivencia, cuando en los últimos años solo se ha vivido el conflicto y la guerra.

Weildler Guerra compartió con los presentes su perspectiva acerca del papel de la cultura, y señaló que es necesario movilizar las conciencias de los colombianos a que se desprendan de los prejuicios, y que es necesario que todos los recursos económicos que se gastaron en defensa militar y guerra, se redireccionen de ahora en adelante a la ciencia, el conocimiento y la investigación para formar una sociedad en paz y educada para el futuro. Agregó que la reconciliación consiste en reconocer los derechos del otro, y que Colombia debe convertirse en un país civilizado, donde reconozca la humanidad del otro, conocerlo y acercarnos a él.

Academia para la paz

Martha Romero, Claudia Beltrán, Luis Navarro, Primitivo Pérez, Yaneth
Santana, Claudia Riveros y Pablo González
Al cierre de Pensando el Siglo XXI, se vivió el último conversatorio Academia para la Paz. El encuentro moderado por Claudia Riveros, directora del Centro de Altos Estudios para la Paz, tuvo como invitados especiales a Yaneth Santana y Primitivo Pérez, desplazados por la violencia de la vereda La Bonga, quienes ahora viven en San Basilio de Palenque. Ellos compartieron su experiencia sobre los procesos de memoria histórica que se han venido desarrollando en compañía de los docentes investigadores de la Universidad Autónoma del Caribe.

El proyecto se viene realizando desde la academia hacia la comunidad de La Bonga, bajo la convocatoria del Centro de Memoria Histórica, con el objetivo de hacer memoria desde las regiones. El proyecto fue liderado por un equipo de docentes de la universidad, conformado por Martha Romero, Luis Ricardo Navarro y Claudia Beltrán, quienes dialogaron en el panel, sobre la experiencia de trabajo social liderado en la comunidad.


Primitivo y Yaneth agradecieron a la Autónoma por todo el proceso de resignificación de la memoria, porque para ellos contar sus historias ha representado recordar el pasado y eso es vivir. Ella agregó que “la Yaneth del 2001 no era capaz de sentarse ni siquiera a decir quién era ni que se llamaba Yaneth. Yo siento que como mujer me he superado. La universidad después de 15 años me llevó a La Bonga, fue una fiesta regresar a la tierra donde nací. Dormí, hicimos un sancocho, dormimos en la hamaca, en el colegio, hicimos un recorrido”.

Artículos relacionados:
El Siglo XXI hay que pensarlo ahora

El Siglo XXI comenzó con la caída del Muro de Berlín: Carlos Alberto Montaner