Buscar este blog

jueves, 8 de septiembre de 2016

¿Regresó la pueril estrategia electoral de polvorizar al oponente mediante condenas políticas y jurídicas?

Como en la anterior campaña presidencial, vuelve a coincidir la campaña
del plebiscito con 
sonados casos de uribistas acusados: anulación de la
reelección del procurador Ordóñez, suspensión del magistrado Pretelt y
captura del ex ministro Arias
Por John Acosta

Los hechos se empecinan en demostrar que, al parecer, ha regresado la misma estrategia pueril de la anterior campaña presidencial colombiana como arma trapera para desacreditar al contrincante, ahora en otra campaña electoral, la del plebiscito.

La campaña presidencial de 2014 se caracterizó por la guerra sucia entre los candidatos más opcionados: Juan Manuel Santos a la reelección, apoyado por los partidos de la U, Liberal y Cambio Radical, y Óscar Iván Zuluaga, del partido Centro Democrático. (Lea aquí: Queremos propuestas, no agravios, señores Santos y Zuluaga) El país presenció, impávido, los ataques de lado y lado, que, incluso, rayaban en la bajeza. Por supuesto, en estas batallas por la degradación moral y sicológica del adversario tenía las de ganar quien ostentaba el máximo cargo de la República, pues contaba a su disposición con toda la parafernalia  económica, militar, política y hasta jurídica para responder los ataques del contrincante y fabricar el riposte con la mayor contundencia posible para polvorizar al enemigo. (Lea aquí: La ultraizquierda y lo más granado de la oligarquía santafereña en un mismo costal: ¿otro falso positivo? )Y, finalmente, lo logró. Óscar Iván Zuluaga solo contaba con el apoyo tácito del procurador de entonces, Alejandro Ordóñez; el presidente Juan Manuel Santos, con el Fiscal de la época (Luis Eduardo Montealagre), con el Congreso, con las cortes Suprema de Justicia y la Constitucional, el Consejo de Estado, el Consejo Nacional Electoral, los organismo de seguridad del Estado, los medios de comunicación masiva, en fin. (Lea aquí: ¿El Fiscal Montealegre y los medios de comunicación asimilaron el golpe de la primera vuelta?)