Buscar este blog

jueves, 1 de junio de 2017

Bancoomeva debe indemnizarme por su pérdida de cooperativismo

¿La facilita, realmente?
Por John Acosta

El policía tomó los papeles que me pidió y se fue para detrás de mi automóvil. Pensé que es la misma actitud que toman siempre para obligar a que uno se baje, llegue hasta donde están  y les ofrezca “la liga”, que es la forma elegante como llaman al soborno. Jamás he sido partidario de semejante acto de corrupción. De modo que me quedé dentro del vehículo.  A través del retrovisor, lo vi acercarse de nuevo. Venía erguido, con la actitud desafiante de quien sabe que tiene en sus manos la sentencia condenatoria. “Este vehículo queda detenido porque tiene una orden de secuestro”, me espetó sin dilaciones. “¡¿Sííí?!”, pregunté aturdido todavía por la sorpresa. Entonces, me mostró la orden, que leí desde sus manos: solo vi Bancoomeva y secuestro, ambas en mayúscula sostenida. Hacía más unos dos meses había saldado toda la deuda que yo tenía con esa entidad, pero no me iba a poner a discutir eso con un policía, que, se suponía, ejecutaba una orden judicial. “Bueno, mi hermano, tómelo, el carro es suyo”, le dije impotente. “No, tiene que conducirlo hasta un parqueadero que tenemos. Yo me subo a su lado y usted sigue a mi compañero de la moto”, me contestó el agente.