Buscar este blog

jueves, 29 de septiembre de 2016

Las estacas

Rosa Rojano Osorio, sonríe a la vida con 72 estacas
Estar viejo es luchar en cada despertar para aceptar y resolver los nuevos laberintos que van forjando las arrugas en la piel, en las manos y en los recuerdos

Por Linda Esperanza Aragón

¿Cómo se hace para arrancar esas estacas que se clavan y se vuelven indelebles? ¿Será posible ocultar unas cuantas estacas? Mucha gente lo intenta a través de cremas rejuvenecedoras, cosméticos y cirugías; hacen más rico a este sector industrial. No obstante, las estacas seguirán clavadas; seguirán justo donde están, pues la mentira no tiene fuerza en el territorio en que estas se instalan. Y por mucho que se intente sacarlas, el tiempo no miente, aunque el cuerpo refleje un rejuvenecimiento manipulado; el tiempo es franco.