Buscar este blog

jueves, 3 de octubre de 2013

¡Quién podrá salvarnos del voraz apetito de los comparendos electrónicos en Barranquilla!

Por John Acosta

El primer brote de alarma vino cuando la persona que me recibió la denuncia, en la inspección de policía, me dijo que, últimamente, eran muy frecuentes ese tipo de pérdida. “Esas placas ya no las están pegando bien”, me dijo. El segundo campanazo de alerta me pegó en el momento en que el  señor que me le tomó las improntas al carro, en la Secretaría de Movilidad de Barranquilla, me confirmó la cuestión, sin preguntárselo. “Le cuento que yo creo que esas placas ahora las pegan será con moco”, dijo con una determinación sincera. “A cada rato, viene gente aquí para lo mismo”, remató.


Todavía no sé qué  pasó exactamente con la placa del carro. Lo cierto es que tomé la calle 14 porque iba, a pleno medio día, de Barranquilla hacia Santa Marta. Empezó a llover fuerte. Cuando iba llegando a la carrera 17, vi que el arroyo era impresionante. Entonces, me desvié para tomar otra calle y, en la siguiente esquina, quedé atrapado por tremenda corriente de agua. El automóvil casi se apaga. Metí la primera, aceleré y salí al otro lado. Afortunadamente, pude llegar al puente sobre el río Magdalena, ya a la salida.

Todo el viaje fue en medio del aguacero. Llegué a Santa Marta, parqueé el carro en el sitio donde debía hacer mis vueltas. Salí de Santa Marta, todavía en medio de la lluvia.  Llegué a las nueve de la noche a mi casa. Noté que el portero del conjunto residencial, donde yo vivía, miraba con extrañeza al carro y no se atrevía a abrirme la puerta. Bajé el vidrio y el hombre me sonrió. “¡Ah, es usted! Es que como el automóvil le falta la placa de adelante, no sabía si era el suyo”, me dijo.

La dictadura de los comparendos electrónicos

Como uno de los requisitos para solicitar la copia de la placa es estar al día con el pago de multas y comparendos, me acerqué a averiguar por el estado de mi cuenta. “Tiene cuatro multas por comparendo electrónicos, dos en Barranquilla y dos en Puerto Colombia”, me dijo la recepcionista.  “Pero todas tienen rebaja del 50%”, trató de consolarme. Y me dio un turno para pasar a donde una de las personas que le dan el volante de pago. Cuando llego al sitio, la dama que me atendió me confirma que tengo rebaja.

Le pido que me explique por qué son los comparendos. Uno es por haber quedado sobre la cebra en un semáforo. Recordé perfectamente esa tarde. Había un trancón de los mil demonios. El semáforo cambió a rojo, pero yo estaba sobre la cebra. No quise continuar para no obstaculizarle el paso a los otros vehículos. Un taxista se detuvo frente a mí, bajó el vidrio y me gritó desde su ventanilla, con una actitud de solidaridad: “¡Muy amable de su parte, pero hubiera seguido porque la cámara no sabe de eso!”.

Tenía razón. Ese aparato electrónico no graba que hay un trancón, tampoco tiene en cuenta el acto de civismo de no continuar para permitirle el paso a los otros carros que pasaban horizontalmente: es una vil máquina. Recordé la dictadura de los aparatos mecánicos y electrónicos que narran en la saga de Terminator. Le conté la anécdota a quien me atendía. “Entonces, este no tiene la rebaja del 50% porque usted fue notificado.  Y se le cobra con los intereses de mora”, me dijo ¿Podrán creerlo? Lo peor es que el otro comparendo tiene sello de devolución dizque porque no encontraron la dirección de la casa, ¡siendo que es la misma de este que, supuestamente, sí fue notificado! ¡Contradictorio!

Por supuesto, no acepté tal atropello ¿A quién me dirijo para reclamar? ¿Se agotó ahí el recurso? ¿Acaso la razón de pegar mal las placas es para obligarlo a uno a notificarse de comparendos injustos como ese? No hay que olvidar que los servicios de instalación, operación, mantenimiento y procesamiento de datos e imágines registrados por estos equipos  los tiene un particular, mediante un contrato que va hasta el año 2026 ¿Cuál es el porcentaje que gana este particular por cada comparendo? ¿Cómo hago para demostrar que había el trancón esa tarde? ¡Es horrible esta impotencia que se siente!

Acabo de enviar un correo electrónico a la Secretaría de Movilidad de Barranquilla a ver si, por lo menos, recapacitan y me rebajan el 50% de este comparendo. Esperaré la respuesta.

El otro comparendo es por exceso de velocidad: yo iba a 60 kilómetros por hora, según el registro. Le digo a la niña que me atiende que tengo entendido que la velocidad  urbana máxima es esa. ¡Entonces, me dice que en el sitio donde está esa otra cámara es de 30! Ahí no hay colegio, ni hospital, ni nada que uno pueda suponer que se debe bajar la velocidad a 30 ¡Por Dios, quién nos salva de la voracidad de este contrato particular!


Mañana iré a Puerto Colombia a que me notifiquen los otros dos comparendos. Por lo visto, tendré que vender el carro para poder pagarle al señor de las cámaras: ¡lo que vale que un arroyo le lleve a uno la placa de su carro!